5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

15 imprescindibles que ver en Nueva Zelanda

Casi dos meses –en realidad 52 días completos– pasamos en Nueva Zelanda. Recorrimos más de 8.000 km con cuatro coches diferentes, otros pocos con tres autobuses interurbanos, montamos tres veces en barco y una en ferry, volamos una vez, subimos a un tren panorámico… No se puede decir que no aprovechamos bien el tiempo. Solo “paramos” un día porque tuvimos que esperar para una excursión y el tiempo que pasamos en las ciudades, caminando sin prisa y disfrutando de estar lejos del volante. El “problema” ha llegado a la hora de elegir de entre todos los lugares que visitamos, los imprescindibles que ver en Nueva Zelanda.

Saltando Playa Piha Atardecer Nueva Zelanda
Saltando en la playa de Piha al atardecer

Obviamente, son los lugares que no deberías dejar de visitar en Nueva Zelanda en nuestra opinión. Todos los que están en la lista entraron en nuestro itinerario –algunos de los clásicos se quedaron fuera y por eso no están, como el Tongariro o el Abel Tasman– y, lo que encontramos en el momento –clima, carreteras cortadas, atardeceres…– también influyen en que estén o no incluidos. Lo sentimos. Todas las listas son subjetivas y esta no iba a ser la excepción. Eso sí, ninguno de los lugares que te recomendamos te va a dejar indiferente.

Nos ha costado tanto seleccionar solo 15 imprescindibles que ver en Nueva Zelanda, que hemos hecho un segundo listado de lugares que visitar en el país si tienes más tiempo. Y todavía se nos han quedado fuera unos cuantos… ¡Qué difícil es hacer los listados!

Saltaconmiconsejo


Date una vuelta por nuestra megaguía para viajar a Nueva Zelanda con las respuestas a todas tus dudas. Y, si todavía tienes dudas sobre si viajar o no al país porque crees que es muy caro, echa un vistazo a nuestros consejos para ahorrar en un viaje a Nueva Zelanda y te llevarás una sorpresa.

15 lugares que visitar en Nueva Zelanda

No te fijes en el orden en el que aparecen en el listado, es solo geográfico. Repasamos nuestro mapa del viaje y hemos seleccionado los lugares que ver en Nueva Zelanda de norte a sur. Tampoco pienses que se pueden ver todos en una “línea recta”. Es solo de norte a sur, no siguiendo una ruta.

Vamos allá. ¿Cuántos crees que te sonarán antes de leerlos?

1. Los bosques de kauri de la Isla Norte

Los bosques en Nueva Zelanda son una auténtica locura: la mezcla perfecta entre un bosque del norte de Europa y una selva tropical. Por todo el país nos dejaron con la boca abierta. Era pasar entre los troncos de dos árboles y encontrarse con una maravilla.

Bosque Waipoua Kauri Te Matua Ngahere Nueva Zelanda
Te Matua Ngahere en el bosque de Waipoua

De entre todos por los que caminamos, nos quedamos con los bosques de kauri en el norte de la Isla Norte, la región de Northland. Los kauri son árboles milenarios, gigantescos y endémicos del país. Estuvieron a punto de desaparecer por la tala de los colonos y ahora están protegidos. En el bosque de Waipoua viven el más viejo –con más de 2.000 años de edad– y el más grande –con más de 50 metros de altura y 13 de circunferencia–. Son Te Matua Ngahere, El padre del bosque, y Tāne Mahuta, El señor del bosque–, respectivamente. Tampoco te pierdas el bosque de Trounson.

2. Bay of Islands

El nombre de Bay of Islands no puede ser más descriptivo: hablamos de una bahía llena de islas e islotes. La puerta de acceso es la población de Paihia –menos de 2.000 habitantes–. No dejes de dar un paseo por la orilla de la bahía y de disfrutar de la tranquilidad del pueblo, a pesar de la cantidad de turistas que llegan cada día.

Bay of Islands Hole Rock Nueva Zelanda
The Hole in the Rock, en Bay of Islands

Pero lo que pone a Bay of Islands en la lista de lugares que ver de Nueva Zelanda son las islas. Tendrás que contratar una excursión en barco para acercarte a las paredes verticales de los islotes, saludar a las aves que las habitan y pasar por debajo del Hole in the rock, el agujero en la roca. Además de desembarcar en una de las islas y hacer una ruta de senderismo entre ovejas. Si tienes suerte, también pueden asomarse ballenas, delfines, pingüinos y focas a saludarte en el barco.

3. Auckland

Aunque muchos viajeros pasan rápidamente por las ciudades neozelandesas, nosotros tenemos que decir que nos lo tomamos con mucha calma. Entre los primeros días del viaje y los últimos, pasamos más de una semana en Auckland, la ciudad más grande del país. Museos, restaurantes, paseos, volcanes –sí, hay un volcán en medio de la ciudad–… y también hay islas.

Auckland CBD Monte Victoria Sara Nueva Zelanda
El skyline de Auckland desde un banco en el Monte Victoria

No dejes pasar la oportunidad de caminar por la isla de Rangitoto, en el Golfo de Hauraki, frente a Auckland. Piensa que la mitad de las catedrales de Castilla y León estaban acabadas antes de que Rangitoto apareciera. Se cree que surgió de una erupción volcánica entre los siglos XIII y XIV. Tampoco dejes de acercarte a las playas en la costa oeste como Piha para ver unas puestas de sol espectaculares.

4. Cuevas de Waitomo

Dos son las razones por las que hablamos de las Cuevas de Waitomo: la propia cueva kárstica con sus estalactitas y estalagmitas, descubierta a finales del siglo XIX, y su habitante más especial. Sí, la fauna de Nueva Zelanda también se cuela en nuestra lista de lugares que ver en el país. Eso sí, hablamos de una fauna muy muy pequeña, además de tímida. Es el gusano luminosoArachnocampa luminosa–, tan endémico como los kauri y que vive en lugares oscuros.

Cuevas Waitomo Rio Nueva Zelanda
Navegando en las Waitomo Caves

Navegar por un río subterráneo con un techo de piedra que parece estrellado con cientos de gusanos luminosos te va a dejar el cuello hecho polvo, pero merecerá la pena.

¿Sabías que…?


Además de en las Cuevas de Waitomo también nos encontramos con el Arachnocampa luminosa en bosques de la Isla Sur. Como en Minnehaha en Fox Glacier, en un paseo nocturno.

5. Hobbiton

Estamos seguros de que, para mucha gente, Hobbiton es el motivo para viajar a Nueva Zelanda. Puede que sea, junto a la ciudad de Auckland y, tal vez, el Milford Sound, lo más conocido del país fuera de sus fronteras. La campaña de promoción que supuso para Nueva Zelanda la trilogía de El señor de los anillos no se puede pagar con dinero. La campaña no, pero tú sí que tendrás que pagar para visitar el set de rodaje de las dos trilogía. Las dos, porque fue a raíz de la grabación de la trilogía de El hobbit cuando se decidió recuperar los escenarios y abrirlos al público.

Hobbiton Agujero Hobit Sara JAAC
Delante de un agujero hobbit en Hobbiton

Siéntete Frodo, Sam, Pippin, Merry o el mismísimo Bilbo. Si, como a nosotros, te encantan las películas –las primeras, lo de la trilogía de El Hobbit…–, vas a disfrutar de tu visita a la Comarca como un niño pequeño. Y, si no, también te va parecer una locura ver las puertas de los agujeros hobbits asomando por la ladera de la colina.

Puedes contratar tu excursión a Hobbiton desde Auckland, y hasta combinarla con la visita a las Cuevas de Waitomo.

6. Rotorua: Whakarewarewa y Wai-o-Tapu

La cultura maorí tiene su “plaza fuerte” en Rotorua. No deja de ser triste que los antiguos habitantes del país hayan quedado relegados a barrios en pocas ciudades de la Isla Norte –casi no vimos en la Isla Sur–. Pero, precisamente por eso, es importante no dejar pasar la ocasión de conocerla un poco más.

Rotorua Whakarewarewa Haka Nueva Zelanda
Haka en Whakarewarewa

En Rotorua está el barrio maorí de Whakarewarewa en el que hacer una visita guiada con una local, pasear por sus calles, ver un espectáculo de danzas –no puede faltar la haka–, probar la comida típica y descubrir algo más sobre la actividad geotérmica y ver algunos géiseres.

¿Sabías que…?


El agua hirviendo está tan cerca de la superficie, a menos de 15 centímetros de profundidad, en Whakarewarewa que nos contaron que los muertos no pueden enterrarse. Las tumbas se levantan sobre el suelo en el cementerio. 

Rotorua Wai-o-Tapu Nueva Zelanda
Los colores de Wai-o-Tapu

Más zona geotermal en Nueva Zelanda. Prepárate para oler un poco de azufre, para ver lagunas humeantes llenas de burbujas, géiseres y colores que parecen pintados sobre las rocas. Pasarás unas horas recorriendo los senderos de Wai-o-Tapu y sacando cientos de fotos de esos colores y de esos paisajes que te recordarán películas de ciencia ficción en planetas lejanos.

7. La carretera del mundo olvidado

Los paisajes de Nueva Zelanda son de esos que te obligan a parar el coche en cada curva. Bueno, eso las primeras decenas de curvas, después acabará por darte rabia lo bonito que es todo. Nos lo habían dicho antes de ir y lo comprobamos allí.

Carretera Mundo Olvidado Nueva Zelanda
Paisajes de la carretera del mundo olvidado

La carretera del mundo olvidado, la SH 43, es el resumen perfecto de los paisajes del país: colinas cubiertas de verde, volcanes –como el Taranaki–, túneles, bosques, pueblos de madera, cañones, ríos… Un muestrario casi completo, solo faltan los paisajes de costa.

Rincón Salta Conmigo


En mitad de la carretera del mundo olvidado está el pueblo de Whangamomona. Sus casas de madera parecen sacadas del Far West, pero lo que lo hace único es que sus habitantes se declararon república independiente de Nueva Zelanda en 1989. Puedes llevarte el sello en tu pasaporte en el Whangamomona Hotel, que es también el bar y la oficina de turismo del “país”.

8. Wellington

Solo podemos decir que Wellington fue uno de los lugares que más nos gustaron en nuestro viaje a Nueva Zelanda. Y eso, en un país en el que lo que siempre se “vende” son los paisajes, es mucho decir. El tamaño perfecto para llegar a casi todas partes caminando por el paseo marítimo o por las calles interiores. Museos en los que pasar horas entretenidos, restaurantes para chuparse los dedos, playas en las que relajarse o bañarse y parques tan grandes que sirvieron como decorados para escenas de El señor de los anillos. La escena en la que los hobbits se esconden debajo de un árbol del jinete negro se rodó en un ¡parque urbano de Wellington! Es el Monte Victoria.

Wellington Mezcla Estilos Nueva Zelanda
La mezcla de estilos arquitectónicos en Wellington

Saltaconmiconsejo


Si tienes pensado cruzar el Estrecho de Cook en avión desde Wellington, dale una vuelta a la idea de volar hasta Queenstown y ver la cordillera de los Alpes neozelandeses desde el avión. Acuérdate de seleccionar asiento en el lado derecho y en ventanilla.

Pasamos una semana en Wellington. En un primer momento fue porque no había billetes para el ferry, pero, al final, nos habríamos quedado allí unos cuantos meses.

9. Pancake Rocks

Pondríamos la mano en el fuego y no nos quemaríamos. Seguro que no has oído hablar de las Pancake Rocks de Punakaiki en Nueva Zelanda. Confesamos que nosotros tampoco y que entraron en nuestro recorrido de rebote. Por la cercanía a otros puntos que íbamos a visitar: los glaciares Fox y Franz Josep –que se han quedado fuera de la lista–.

Pancake Rocks Punakaiki Atardecer Nueva Zelanda
Atardecer en las Pancake Rocks

Las “rocas tortitas” salen del mar en la costa oeste de la Isla Sur apilándose unas sobre otras hasta formar islotes de finos estratos. Los últimos rayos de sol los tiñen de dorado y las hacen todavía más irreales. Aunque su mayor atractivo llega con las mareas altas y las olas entrando entre ellas formando chimeneas de vapor de agua. Vamos. que volvimos a la mañana siguiente para verlo.

10. El Lago Tekapo

El color del agua en Nueva Zelanda es diferente al del agua en otras partes del mundo. Agua de glaciar, cantidad de oxígeno, algas, limpieza… todo se alía para que los turquesas te obliguen a mirar dos veces cada río. La explosión de color –más allá de las aguas termales de Wai-o-Tapu– la vimos en el Lago Tekapo. Un azul turquesa que en nuestros cerebros era mucho más espectacular de lo que los sensores de las cámaras eran capaces de captar.

Lago Tekapo Colores Nueva Zelanda
El color del Lago Tekapo, con los picos nevados al fondo

Subimos a lo alto de Mount John, hasta el observatorio, y no paramos hasta que conseguimos en las pantallas algo parecido a lo que teníamos ante nuestros ojos. Aunque también lo conseguimos en la orilla con los picos nevados al fondo.

Saltaconmiconsejo


Hablando de observatorios, la zona del Lago Tekapo es famosa por sus cielos nocturnos. Intenta pasar por aquí en días de luna nueva para disfrutarlos aún más.

11. El Lago Pukaki y el Monte Cook

Las aguas del Lago Pukaki no son tan coloridas –o nosotros no las encontramos así–, pero el motivo para estar en la lista de lugares que ver en Nueva Zelanda es el Monte Cook, el más alto del país, que se asoma al fondo del lago. Bueno, el salmón ahumado que venden en la oficina de turismo del Lago Pukaki también justifica llegar hasta allí: comida con vistas.

Lago Pukaki Salmon Nueva Zelanda
Salmón con visas en el Lago Pukaki, aunque el Monte Cook esté cubierto

Más allá del lago, el Monte Cook es otro de los imprescindibles del país. El problema es que puede pasarte como a nosotros: nos lo encontramos con la cima cubierta en todas las ocasiones. Y decimos en todas, porque lo buscamos desde varios sitios: el Lago Pukaki, el Lago Hooker y el Lago Tasman. Solo desde este último, y de lado, conseguimos ver la cima de Aoraki –su nombre en maorí–.

Lago Hooker Monte Cook Aoraki Nueva Zelanda
Aoraki se asomó tímidamente en el Lago Hooker

Más allá de que no tuviéramos el premio final de ver a Aoraki reflejado en el Lago Hooker, tenemos que decir que el Hooker Valley Track es una ruta de senderismo imprescindible. Además es sencilla, corta y apta para todos los públicos y edades.

12. Milford Road y Milford Sound

Llega el momento de otro de los puntos más famosos de Nueva Zelanda: el Milford Sound. El fiordo más conocido del país, con sus acantilados y sus cascadas, sus pingüinos y sus focas, y ¡sus mosquitos! No hay viaje que se precie que no incluya la navegación por él.

Milford Sound Nueva Zelanda
La escala del Milford Sound, fíjate en el barco…

No vamos a decir que no lo navegues, pero sí que te recomendamos que le prestes también atención a la carretera que te lleva hasta él, la Milford Road. Atención y bastante tiempo, porque hay unos cuantos miradores “establecidos” y pequeñas rutas que salen de ella, además de todas las veces que querrás parar el coche para confirmar que eso que estás viendo es real. Un consejo, no dejes de mirar por los retrovisores, lo que queda detrás también te va a volar la cabeza.

¿Sabías que…?


Otro de los grandes atractivos de la zona es el Milford Track, una ruta de senderismo de 53 km y unos cuatro días de duración considerada entre las mejores del mundo. El “problema” es que hay pocas plazas en los refugios y su fama ha provocado que tengas que reservar con muchos meses de antelación –más de seis–. Así que, tenemos que decir que nosotros no pudimos hacerla…

Si no tienes coche o no te animas a conducir, puedes contratar tu excursión a Milford Sound desde Queenstown. Y no creas que no disfrutarás de la Milford Road así, habrá paradas por el camino.

13. Queenstown

La puerta de entrada a Milford Sound también se merece una visita por sí sola. La ciudad, de unos 30.000 habitantes, es tan tranquila y acogedora como todas las de Nueva Zelanda. Si te gustan los deportes de aventura, Queenstown es tu lugar, y si, como nosotros, buscas menos la adrenalina, también. Senderos, parques, la vista desde lo alto del Skyline, atardeceres en el Lago Wakatipu y buena comida.

Queenstown Skyline Nueva Zelanda
La vista de Queenstown desde el Skyline

En sus alrededores también te encontrarás con unos cuantos escenarios más de las trilogías de El señor de los anillos y El Hobbit. Por si faltaban motivos para hacer una parada en la ciudad.

14. Oamaru y su estética steampunk

La mayoría de veces que veas Oamaru en un listado de lugares que visitar en Nueva Zelanda será por los pingüinos que salen cada atardecer del mar para pasar la noche en sus nidos en tierra firme al lado de la ciudad. Pero nosotros somos un poco menos convencionales y te aconsejamos pasar por Oamaru por algo más friki. Es como si el steampunk se hubiera inventado aquí: edificios victorianos con una tecnología basada en la máquina de vapor. La visita al museo Oamaru HQ es la guinda del pastel de ese viaje de ciencia ficción.

Oamaru HQ Nueva Zelanda
La entrada del Oamaru HQ

15.La Southern Scenic Route y los Catlins

Si te decimos que la Milford Road forma parte de una carretera panorámica más grande, seguro que quieres recorrerla entera. Hablamos de la Southern Scenic Route y sí, nosotros quisimos recorrerla. En sus 810 km, además de los paisajes, también te harán parar el coche algunas ciudades, playas, el punto más al sur de la Isla Sur, cascadas, faros…

Tunnel Beach Nueva Zelanda
Tunnel Beack, en Dunedin

Waipapa Point, Curio Bay, las cataratas McLean, el faro de Nugget Point, la Tunnel Beach en Dunedin o el propio Dunedin son paradas obligadas.

Más lugares que ver en Nueva Zelanda, si tienes tiempo

Lo de elegir 15 lugares nos ha costado mucho. Tanto que, por el camino, hemos preparado otra lista de “no tan imprescindibles”, pero sí muy recomendables.

Te pedimos perdón desde ya. Estabas buscando cómo seleccionar lugares que ver en Nueva Zelanda y creías que lo tenías hecho con los primeros 15 y ahora salimos con una lista B. Haznos caso y sigue leyendo. Vas a ir al otro lado del mudo, tal vez merezca la pena alargar el viaje un poco más, ¿no crees?

Cape Reinga y la Ninety Mile Beach

Recorriendo la Southern Scenic Route llegamos al punto más al sur de la Isla Sur, pero antes, los primeros días del viaje, visitamos Cape Reinga, el punto más al norte de la Isla Norte y de toda Nueva Zelanda.

Cape Reinga Faro Nueva Zelanda
El faro de Cape Reinga

La excursión –sí, fuimos con una excursión– incluía también la playa de las noventa millasNinety Mile Beach– que, aunque larguísima, no llega a los casi 145 km que son 90 millas. En realidad son 55 millas, unos 88 km, que tampoco está mal.

La costa de Tutukaka

Al sur de Bay of Islands, al este de la Isla Norte, la costa es una locura de calas, playas, acantilados, bosques, islotes… Es la costa de Tutukaka y, aunque casi siempre queda fuera de los circuitos por estar a medio camino de Auckland, te podemos asegurar que merece el desvío de la State Highway 1 –SH 1–. Algunos nombres para abrir el apetito: la Whale Bay, el faro de Tutukaka, la Ocean Beach…

Tutukaka Coast Whale Bay Nueva Zelanda
La Whale Bay en la Tutukaka Coast

El Monte Taranaki

Fue descubrirlo desde la SH 3 y decidir que queríamos verlo desde todos los ángulos. El cono perfecto del Monte Taranaki nos recordó al Fuji y, como aquél, también se mostró esquivo al principio. Eso sí, al día siguiente le hicimos un book desde todos los miradores del Taranaki. El que la sigue la consigue.

Monte Taranaki Nueva Zelanda Carretera 3
El cono del Taranaki desde la carretera 3

Christchurch

Hemos dejado fuera de la lista de lugares que ver en Nueva Zelanda a Christchurch porque, aunque también pasamos casi una semana en ella, nos pareció la ciudad menos “visitable” de las grandes del país. Eso no quita que le guardemos un sitio en la lista B.

Christchurch Tranvia Nueva Zelanda
Un tranvía turístico por las calles de Christchurch

La Península de Banks

En los alrededores de Christchurch, tienes que hacer una excursión a la Península de Banks. Pueblecitos de madera, bahías, playas, bosques –siempre hay bosques en Nueva Zelanda– y queserías. ¿Qué más se puede pedir? Una parada en la bahía de Akaroa y enamorarse del lugar es todo uno.

Banks Peninsula Akaroa Bahia Nueva Zelanda
La bahía de Akaroa en la Península de Banks

Kura Tawhiti, Castle Hill

Atravesamos los Alpes neozelandeses en la Isla Sur de todas las maneras posibles por tierra. Primero conduciendo desde Greymouth hasta Christchurch. Y después, ida y vuelta, en un tren panorámico, el TranzAlpine –del que te hablamos en El tren transalpino de Nueva Zelanda, uno de los mejores viajes en tren del mundo–.

Kura Tawhiti Castle Hill Nueva Zelanda
Las rocas de Kura Tawhiti

El caso es que, en coche, descubrimos unas rocas de formas cuanto menos curiosas que parecían haber caído del cielo en mitad de una llanura gigantesca. Obviamente paramos y, en un cartel, nos enteramos de que estábamos en Kura Tawhiti o Castle Hill –para los colonos británicos–. Bueno, estábamos nosotros y mucha más gente, porque es otra excursión clásica desde Christchurch.

Lago Wanaka, Wanaka tree

Nueva Zelanda va sobrada de bosques y de lagos. Hemos incluido un par entre los imprescindibles del país y ahora hablamos de otro más –y se han quedado otros fuera, pero no hay sitio para todos–. El Lago Wanaka se visita casi siempre porque está a medio camino de Queenstown y los glaciares o el Monte Cook. Pero, no es solo por su buena posición, también es por un árbol que crece en mitad del lago. Casi como los árboles del desierto de Namibia, pero solo uno, vivo y en mitad del agua. El Wanaka Tree es uno de los símbolos del país.

Wanaka Tree Nueva Zelanda
Wanaka Tree

Arrowtown

Hemos dicho más de una vez lo de pueblecito que parece sacado del lejano oeste… Pero es que Arrowtown es el más Far West que vas a encontrar –más allá de los convertidos en parques temáticos–. Una calle llena de negocios clásicos, una zona con construcciones mineras de varios siglos de antigüedad y, por si fuera poco, también hay un bosque donde se rodaron escenas de El señor de los anillos.

Arrowtown Nueva Zelanda
Hasta la farmacia de Arrowtown se merece una foto

Moeraki Boulders Beach

Tal vez te estabas preguntando por esas gigantescas bolas de piedra que has visto en una playa y de las que no habíamos dicho nada. Es la Moeraki Boulders Beach y por esas curiosas bolas casi perfectamente esféricas la incluimos en la lista B. No hay nada más en los alrededores y se ve en un momento… Para que te des cuenta de lo difícil que ha sido seleccionar qué ver en Nueva Zelanda.

Moeraki Boulders Beach Nueva Zelanda
Las rocas de la Moeraki Boulders Beach

Doubtful Sound

La fama se la lleva el Milford Sound, pero no es el único fiordo de Nueva Zelanda. Piensa que hay una región que se llama directamente Fiordland. Si tienes tiempo –y buen presupuesto, que la excursión no es barata–, te aconsejamos el menos conocido y masificado Doubtful Sound. Navegarás por un lago y cruzarás montes en un autobús todoterreno antes de llegar al puerto en el fondo del fiordo. Ahí disfrutarás del Sound of silence.

Doubtful Sound Niebla Nueva Zelanda
La niebla en Doubtful Sound

Una visita para nota

No todo el mundo puede hacerlo, porque depende de tu lugar de residencia o de nacimiento o del que quieras buscar. Hablamos de visitar las antípodas. Nosotros condujimos unos cuantos kilómetros hasta llegar a Weber para visitar las antípodas de Madrid. Es, seguramente, lo más friki que hemos hecho nunca, pero queríamos llegar lo más lejos posible de nuestra casa sin salir al espacio exterior. Si sientes curiosidad por lo que hay al otro lado de la Puerta del Sol, echa un vistazo a nuestro artículo Las antípodas de Madrid.

Weber Antipodas Nueva Zelanda Puerta Sol
En medio de todo ese verde y de esas ovejas están las antípodas de la Puerta del Sol de Madrid

Mapa con los lugares que ver en Nueva Zelanda

Ya sabes cuáles son, pero puede que no tengas ni idea de dónde están. Aquí tienes un mapa con todos los lugares que te recomendamos visitar en Nueva Zelanda. Los imprescindibles en naranja y los otros en gris. ¿Y las antípodas? Pues tendrás que buscar las tuyas.

¿Te dará tiempo a verlo todo en tu viaje? ¿Tendrás que pedir unos días más de vacaciones? Y, lo más importante, ¿cuántos lugares sabías que existían antes de leer el artículo? Nueva Zelanda te espera, con esto y mucho más… ¿Hemos dicho ya que nos ha costado mucho seleccionar y que mucho ha quedado fuera?

¿Te quieres de ir de viaje a Nueva Zelanda? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Nueva Zelanda aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Auckland aquí, en Wellington aquí, en Christchurch aquí o en Queenstown aquí.
  • Alquila el coche en Nueva Zelanda al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Nueva Zelanda aquí.
  • Contrata tu excursión en Nueva Zelanda aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios