5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

La Milford Road: mucho más que la carretera al Milford Sound

Tienes bien marcada en la ruta por Nueva Zelanda la visita al Milford Sound. No nos extraña, porque ya te contamos que es uno de los lugares más turísticos del país y lo es por un buen motivo. Pero, de camino hacia o de vuelta desde él, te vas a encontrar con una carretera flanqueda por una locura de paisajes, miradores, rutas de senderismo… Hablamos de la Milford Road y podemos asegurarte que la vas a disfrutar tanto o más que el propio fiordo.

Milford Road Lake Gunn Bosque Salto
Saltando en el bosque de hayas rojas de Nueva Zelanda junto al Lake Gunn

Para ir abriendo boca, te diremos que la Milford Road forma parte de una ruta panorámica más grande que recorre todo el sur de la Isla Sur de Nueva Zelanda, la Southern Scenic Route. Y, para que no te lleves una sorpresa, te avisamos de que vas a necesitar mucho más tiempo del que te dice Google Maps para recorrerla. Porque no vas a ser capaz de pasar frente a todos los miradores sin parar para hacer una foto ni podrás dejar de recorrer los senderos entre bosques que parecen de cuento de hadas.

Llena el depósito de gasolina y descarga el mapa en el móvil –no encontrarás gasolineras ni cobertura– y prepárate para un constante wow.

Saltaconmiconsejo


Como no podía ser de otra forma, la Milford Road –junto con el Milford Sound– está en nuestro listado de 15 lugares que ver en Nueva Zelanda. ¿Quieres saber cuáles son los otros 14? No dejes de leer nuestra guía de viaje por Nueva Zelanda con todo lo que tienes que saber antes y durante tu paso por Aotearoa.

La carretera al Milford Sound desde Queenstown y Te Anau

La Southern Scenic Route que mencionábamos antes no es una carretera lineal por completo. Bueno, lo es entre Milford Sound y Dunedin –con un desvío en Bluff–. Pero también forma parte de la ruta el tramo que va desde Queenstown hasta Te Anau.

Eso sí, por mucho que la carretera desde Queenstown hasta Milford Sound sea una ruta escénica en todos sus 288 km, solo el tramo entre Te Anau y el fiordo recibe el nombre de Milford Road, la SH94. Hablamos de 118 km que Google Maps te dirá que puedes completar en menos de una hora y cuarenta y cinco minutos de conducción.

Milford Road Nueva Zelanda
Los paisajes de la Milford Road

¡No le hagas caso! Vas a necesitar unas dos horas sin paradas. Pero, como vas a parar, calcula entre tres y cuatro horas para no pillarte los dedos. No querrás estar en la otra punta del mundo y tener que dejar de disfrutar de esa maravilla porque hayas calculado mal los tiempos, ¿no? Además, hay un túnel de un solo sentido con un semáforo que regula el tráfico en el que puedes llegar a esperar más de un cuarto de hora.

En nuestras rutas en coche por Nueva Zelanda de 15 días y 3 semanas te recomendamos hacer noche en Te Anau antes de visitar el fiordo y recorrer con calma la Milford Road a la vuelta.

Qué ver y dónde parar en la carretera al Milford Sound

Llevas un rato pensando “pero, ¿qué hay que ver en la Milford Road que necesito tanto tiempo?”. Pues llega la respuesta.

Hemos colocado las paradas más importantes –algunas imprescindibles en nuestra opinión– en el orden Te Anau – Milford Sound, porque de alguna forma había que ordenarlas. En el mapa, más abajo, las puedes ver también y organizarte. Eso sí, aunque decidas hacerlas a la vuelta, alguna tiene que ser a primera hora de la mañana. No te preocupes, te indicamos la mejor hora. Nosotros hicimos la Milford Road dos veces por cada sentido… somos así.

El mirador al valle de Eglinton

El valle de Eglinton, Eglinton Valley, fue creado por un glaciar. Así como suena. Más adelante en la ruta pasarás por su punto de origen –el Homer Tunnel–, pero ahora toca parar el coche para ver la forma que excavó el hielo durante miles de años entre las montañas. No tendrás que echarle mucha imaginación para “ver” la lengua del glaciar pasar junto a la carretera. De hecho, esta parte de la Milford Road va sobre ese antiguo glaciar.

Milford Road Nueva Zelanda Eglinton Valley
La forma de U del Eglinton Valley

Pon el coche en el arcén para tomar una foto a la ida y a la vuelta. Ya elegirás después la luz que más te haya gustado.

Los Mirror Lakes (parada imprescindible)

El nombre de los Mirror Lakes no puede ser más descriptivo. Se trata de láminas de agua junto a las montañas que, cuando el clima acompaña, se convierten en auténticos espejos. Te recomendamos parar por la mañana, cuando el sol ilumina las montañas. Eso sí, lo más importante es que no haya nada de viento. Con viento, ¡adiós reflejo perfecto! 

Milford Sound Fiordo Nueva Zelanda Road Mirror Lakes
Reflejos perfectos en los Mirror Lakes

Hay un aparcamiento junto a la pasarela de madera que recorre los “espejos”. Es un paseo circular –vuelve al aparcamiento–, muy sencillo y corto: unos 5-10 minutos, aunque estarás más tiempo sacando fotos.

La Avenue of the Disappearing Mountain y el Knobs Flat

Después de los Mirror Lakes, la carretera nos devuelve al antiguo glaciar. Una extensa llanura con las montañas a los lados y cerrándose al final sobre la línea de asfalto: el Knobs Flat. Todo el arcén de esta larga recta se convierte en un mirador.

Milford Road Knobs Flat Coche
El coche en el arcén en Knobs Flat

Esta zona se conoce como la Avenue of the Disappearing Mountain porque una ilusión óptica hace que la montaña al fondo de la carretera se haga más pequeña en lugar que más grande al acercarse.

A primera hora de la mañana nos encontramos con la bruma subiendo desde la vegetación al recibir los primeros rayos de sol. Una “niebla” que le da un toque todavía más mágico al paisaje.

El sendero al Lake Gunn y el bosque de hayas rojas de Nueva Zelanda

Llega el momento de bajar del coche para algo más que hacer una foto. Junto al Lake Gunn está uno de esos senderos que no te puedes perder en la Milford Road: el Lake Gunn Nature Walk. Menos de un kilómetro y medio, tres cuartos de hora en teoría, aunque ya te decimos que nosotros tardamos más de hora y media en hacerlo. Y no es porque sea un sendero complicado, al contrario, fue por las mil fotos del bosque de hayas rojas de Nueva Zelandatawhai raunui para los maoríes y red beech para los neozelandeses angloparlantes– y del propio lago.

Milford Road Lake Gunn Bosque
El bosque de hayas rojas de Nueva Zelanda

Los troncos rojizos, el musgo de un verde intenso que sube por todas partes, los helechos, las pequeñas plantas en el suelo… Lo hemos dicho unas cuantas veces, pero va una más: los bosques de Nueva Zelanda son una maravilla.

La Pop’s view y el Hollyford Valley Lookout (parada imprescindible)

Las montañas cubiertas de vegetación se abren lo justo para que asome un pico cubierto de nieve en Pop’s view. El nombre es un homenaje a Robert Andrew, Pop, que murió en una avalancha. Al otro lado, el río Eglinton también te pedirá que le saques alguna foto con más picos nevados al fondo. Las vistas son más bonitas por la tarde, cuando los picos están iluminados.

Milford Road Nueva Zelanda Pop's View
El río Eglinton desde Hollyford Valley Lookout

Las vistas son parecidas desde el Hollyford Valley Lookout y la verdad es que nosotros no encontramos la entrada al Pop’s view y solo paramos en el mirador. Por cierto, solo es accesible en el sentido Milford Sound – Te Anau, no intentes parar a la ida: es peligroso.

El aparcamiento de Christie Falls

No te vamos a decir que recorras la Falls Creek Route, porque es una caminata complicada de entre cuatro y ocho horas ida y vuelta, dependiendo de hasta dónde quieras llegar. Pero sí que te diremos que pares donde comienza el sendero porque es ahí, en el aparcamiento de Christie Falls, donde más cerca pasa la carretera del río, llegando incluso a cruzarlo.

Milford Road Nueva Zelanda Christie Falls
La fuerza del agua junto al aparcamiento de Christie Falls

Ver la fuerza con la que baja el agua desde lo alto de las montañas y el color por todo el polvo de roca y oxígeno que lleva ya son buen motivo para parar. Además, las enormes rocas de piedra maciza que están en el lecho del río contra las que rompe la corriente completan la foto.

Saltaconmiconsejo


Cuidado con el único loro alpino del mundo, el kea, que seguramente se acerque al coche en el aparcamiento. Cuando veas su pico y sus garras entenderás lo de “cuidado”. Tampoco le des de comer.

El mirador de Monkey Creek (parada imprescindible)

En el mirador de Monkey Creek las altas montañas se hacen con el paisaje. La nieve en las cimas brilla bajo el sol y un cielo azul perfecto. Nosotros fuimos a finales de primavera y había mucha nieve y tuvimos suerte con el día. De todas formas, estamos seguros de que bajo un cielo plomizo serán todavía más amenazantes y te obligarán a hacer unas cuantas fotos.

Milford Road Nueva Zelanda Monkey Creek
La vista desde el mirador de Monkey Creek

¿Sabías que…?


¿Dónde están los monos de Monkey Creek? En ningún sitio. El nombre parece deberse al perro de William Henry Homer, Monkey. Todavía faltan un par de paradas, pero ya te decimos que este William Henry Homer también tiene su homenaje en la Milford Road.

El manantial alimentado por el glaciar es tan puro que, en teoría, se puede beber directamente. Es probable que encuentres a alguien jugándose el tipo para llenar un bidón de agua. Si te animas, hazlo bajo tu propia responsabilidad, por lo de beber el agua y por el riesgo de caerte al manantial. 

La luz es mejor por la mañana, tenlo en cuenta.

El mirador del valle de Gertrude

Antes de atravesar las montañas –sí, hay que ir al otro lado para llegar al fiordo– todavía queda un mirador más. Es el mirador al valle de Gertrude, Gertrude Valley. Más río glaciar, más picos nevados, más vegetación exuberante y mil fotos más que te llevarás a casa.

Milford Road Nueva Zelanda Gertrude Valley
Gertrude Valley

Aunque no te recomendamos hacer la Gertrude Saddle Route –una ruta bastante complicada de 7 km, con mucha elevación, unas 6 horas–, sí que deberías parar para admirar los valles de esta parte de la Milford Road por última vez camino de Milford Sound o por primera a la vuelta del fiordo.

El Homer Tunnel

Decíamos, cuando hablábamos de los tiempos, que hay un túnel en la Milford Road de un solo sentido controlado por un semáforo. Pues es el Homer Tunnel. Tendrás pocas posibilidades de parar –si no se cierra el semáforo–, pero conforme te vayas acercando, camino de Milford Sound, verás aparecer un agujero en mitad del bloque de piedra de la montaña que parece tragarse la carretera.

¿Sabías que…?


El nombre del túnel es en honor del tal William Henry Homer que mencionamos antes. Si su perro Monkey tenía una parada en la Milford Road, él no iba a ser menos.

Milford Road Nueva Zelanda Cleddau Valley
Cleddau Valley, otro valle glaciar en la Milford Road

Cuando lo superes, te encontrarás con una sucesión de curvas cerradas que bajan por el otro lado de la montaña. En una de ellas, hay una zona en la que puedes parar para tomar una foto del agujero y de la carretera descendiendo por la ladera hacia el Cleddau Valley. También puedes parar a la vuelta del fiordo, pero, seguramente, encuentres más tráfico en ese momento.

El sendero hasta The Chasm (parada imprescindible, cuando vuelva a abrir entero)

La naturaleza en Nueva Zelanda es salvaje y tiene cosas como llevarse por delante parte del The Chasm Walk, el sendero hasta The Chasm –el abismo–. Lo hizo en 2020 y destruyó el puente sobre el río Cleddau. Así fue como nos lo encontramos nosotros, cortado porque no había puente para llegar al otro lado del río. Sí que pudimos llegar a la orilla y asomarnos, pero, en ese estado, no merece la pena la parada. Puedes ver si han acabado las obras en la web del Department of Conservation. El camino entero lleva unos 20 minutos.

Milford Road Nueva Zelanda The Chasm
No pudimos hacer completo The Chasm Walk, pero sigue siendo una pasada el bosque

Las vistas desde el puente colgante de Tūtoko

También hay una ruta de senderismo que sale desde el puente colgante de Tūtoko, la Tūtoko Valley Route, pero tampoco te vamos a decir que la hagas –son 5 horas de caminata–. Eso sí, si lo mencionamos ya imaginarás que es porque las vistas se merecen una parada con calma.

Milford Sound Fiordo Nueva Zelanda Road Tutoko River
Cruzando el río Tūtoko

Al otro lado del túnel también hay ríos glaciares con violentas corrientes y lechosos colores que corren sobre enormes rocas. La carretera no los cruza, pero tú puedes hacerlo sobre el Tūtoko Suspension Bridge que lleva ahí desde 1940.

¿Cuánto tiempo se tarda en llegar de Queenstown a Milford Sound?

Hemos dicho que vas a necesitar un par de horas para recorrer la Milford Road entre Te Anau y Milford Sound. Ojo, eso sin parar. Con todas las visitas, calcula entre tres horas y media y cuatro, como poco. Google Maps es un optimista con su hora y cuarenta y cinco minutos.

Para llegar desde Queenstown hasta Milford Sound tendrás que sumar un par de horas más. Las que tardarás en recorrer los 170 km de carretera estrecha y con bastantes curvas hasta Te Anau. Por supuesto, un par de horas contando con que no vas a parar en ningún sitio… cosa que seguramente hagas.

Milford Road Nueva Zelanda Retrovisor Monkey Creek
Tampoco dejes de mirar por el retrovisor… lo que queda atrás también es impresionante en la Milford Road

Nuestra recomendación es hacer el tramo desde Queenstown hasta Te Anau el día antes de visitar Milford Sound. Así, por la mañana, solo tendrás que recorrer la Milford Road casi sin paradas y aprovechar la vuelta para disfrutar de sus paisajes.

Mapa de la Milford Road con sus paradas

Lo bueno de la Milford Road es que no tiene pérdida. Es una única carretera y no hay desvíos. Aún así, para que sepas dónde parar y qué te espera en cada punto, aquí tienes un mapa. Recuerda descargarlo antes de salir de Te Anau, luego no hay cobertura.

Consejos para recorrer la Milford Road

Fue lo primero que te dijimos: no hay gasolineras ni cobertura de móvil desde Te Anau. Así que el consejo más importante a la hora de recorrer la Milford Road es: llena el depósito de gasolina y descarga los mapas, entradas y cualquier otra cosa que quieras –como este artículo– en el móvil.

Lo de la gasolina puede tener solución. Ojo, que decimos “puede”. En el puerto de Milford Sound hay una gasolinera, con un precio bastante más caro, pero que no siempre dispone de combustible.

Milford Road Nueva Zelanda Cascada
Más allá de las paradas, sigue con los ojos bien abiertos… puedes encontrar cascadas junto a la carretera

El segundo consejo es que, antes de lanzarte, mires si está abierta. Si una tormenta se llevó por delante un puente en The Chasm, ya imaginarás que puede haber momentos en que cierren la Milford Road por seguridad. En invierno, también la nieve o el hielo pueden impedir la circulación. Echa un vistazo al estado de la carretera en esta sección de la web de la NZ Transport Agency para ver si puedes pasar.

Por último, disfruta. La carretera es, en sí misma, un destino turístico y reclama su tiempo. Aunque hemos seleccionado las paradas más impresionantes en nuestra opinión, no hay ninguna que te defraude –ya hemos dicho que nosotros recorrimos la Milford Road dos veces en cada sentido–. Eso sí, para solo en los lugares habilitados: hay muchos aparcamientos. La carretera es bastante estrecha y tiene mucho tráfico, no estorbes a los demás conductores.

Milford Road Nueva Zelanda Lake Gunn
La orilla del Lake Gunn

Pocas rutas en coche te van a hacer disfrutar tanto como la Milford Road con sus paisajes. La guinda perfecta a la visita al fiordo más famoso de Nueva Zelanda y el aperitivo para la Southern Scenic Route.

¿Te quieres de ir de viaje a Nueva Zelanda? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Nueva Zelanda aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Auckland aquí, en Wellington aquí, en Christchurch aquí o en Queenstown aquí.
  • Alquila el coche en Nueva Zelanda al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Nueva Zelanda aquí.
  • Contrata tu excursión en Nueva Zelanda aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios