5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

25 consejos para que tu viaje a Nueva Zelanda salga más barato

¿Es caro viajar a Nueva Zelanda? Pues menos de lo que pensábamos antes de viajar al país. Muchas cosas son más caras en España que en Nueva Zelanda. Y, por si no fuera suficiente, después de 7 semanas en el país, te damos 25 consejos para que tu viaje a Nueva Zelanda salga más barato de lo que creías.

Consejos Ahorrar Viaje Nueva Zelanda Tarjeta Billetes Guia
Billetes, monedas, guía y tarjetas, todo preparado para disfrutar de Nueva Zelanda

Todos nuestros consejos para ahorrar en Nueva Zelanda son muy prácticos y muy específicos –bueno, a lo mejor los primeros dos no, perdónanos–. Ojo, que cuando hablamos de ahorrar, no hablamos para nada de ir a lo más barato: no te aconsejamos dormir en un dormitorio compartido en un albergue o comer de latas. Nosotros dormimos siempre en hoteles con baño privado, con algún capricho en hotelitos muy monos, y también comimos en buenos restaurantes. Nuestros consejos son, básicamente, para pagar menos por lo mismo y poder gastar el dinero en disfrutar lo que más te apetezca.

No nos enrollamos más, aquí van nuestros 25 consejos para ahorrar en tu viaje a Nueva Zelanda. Todos los precios son de octubre-noviembre de 2023.

Saltaconmiconsejo


Además de leerte, y poner en práctica, nuestros consejos para ahorrar, no dejes de pasarte por nuestra megaguía para viajar a Nueva Zelanda con las respuestas a todas tus dudas y por nuestros 15 lugares que ver en Nueva Zelanda. Verás que te merece la pena el viaje al otro lado del mundo.

1. Evita, si puedes, la temporada alta

Esto puede parecer, y es, una perogrullada pero, como en todo el mundo, los viajes a Nueva Zelanda en temporada alta son mucho más caros. ¿Cuándo es la temporada alta en Nueva Zelanda? De diciembre a febrero. Aunque ya desde mediados de noviembre los precios empiezan a subir y a principios de marzo siguen altos. Épocas como octubre o abril son buenas. Evitar la temporada alta te permitirá, además, aprovechar ofertas de último minuto y viajar improvisando día a día, como nos gusta a nosotros. Con el clima neozelandés, la flexibilidad es una gran ventaja.

2. Busca tu vuelo a Nueva Zelanda con tiempo

No empezamos fuerte, lo sé. El segundo punto también es bastante perogrullada, pero los vuelos a Nueva Zelanda no son baratos, sobre todo en temporada alta. Míralos con tiempo, un mínimo de tres meses de antelación. Eso sí, nosotros admitimos que lo compramos con menos, un mes y medio antes del viaje –pero no era temporada alta–. Puedes mirar en buscadores como Skyscanner o crearte una alerta en Google Flights, ver cómo van variando las tarifas, ponerte un objetivo de precio máximo y comprar cuando los vuelos estén por debajo de él. Eso fue lo que hicimos nosotros. ¡Ah! y una vez hayas comprado los billetes, da de baja las alertas y no vuelvas a mirar los precios. Por tu salud mental, más que nada.

¿Un buen precio para un vuelo a Nueva Zelanda desde España? Todo lo que esté por debajo de los 1.200 € por persona. En temporada baja, en agosto, los vimos por poco más de 900 €.

¿Sabías que…?


Nosotros compramos el vuelo Madrid-Auckland con China Eastern, vía Shanghai. Si vuelas con ellos –suelen tener las tarifas más baratas–, puedes comprar directamente en sus webs italiana o francesa –no tienen española–. Así evitarás los cargos de emisión de las agencias y pagarás en euros, ahorrándote el cambio de divisa de la web estadounidense.

3. Usa tu propio vehículo (aunque te pese como a nosotros)

Lo que más nos dolió en Nueva Zelanda fue no poder viajar como a nosotros más nos gusta: en transporte público. Bueno, lo hicimos en parte, pero vimos que no merecía mucho la pena. Hay muy pocos trenes –solo hay alguno de cercanías en Auckland y Wellington y algún tren panorámico con recorridos limitados– y, básicamente, solo una compañía de autobuses interurbanos: Intercity. Hace años había otra más barata, Naked bus, pero en 2018 la compró Intercity y la cerró.

Consejos Ahorrar Viaje Nueva Zelanda Intercity
El autobús de Intercity de Auckland a Paihia

El problema no es que los billetes de autobús sean caros. Puedes encontrar un Auckland-Wellington –unos 640 km– por 33 NZD –unos 19 €–. Es un precio parecido a los de España: un Madrid-Barcelona, más o menos la misma distancia, cuesta eso. El problema es que la red de transporte no es muy extensa y llegar a los puntos de interés –en su mayoría, rincones naturales– solo es posible, cuando lo es, con excursiones.

¿Sabías que…?


Si no tienes otra que viajar en transporte público porque no tienes carnet, Intercity tiene unos pases llamados FlexiPass y TravelPass. Son bonos por horas de viaje o por itinerarios más grandes que pueden permitirte ahorrar un poco.

Las excursiones son relativamente caras. Por ejemplo, para Cape Reinga desde Paihia –una excursión de un día– más el tour en barco a la Bahía de las Islas gastamos 255 NZD –unos 145 €– por persona. No es caro respecto a una excursión del mismo tipo en Europa, pero, desde luego, hacer muchos tours encarece bastante el viaje.

4. Si vas en temporada alta o viajas en camper, planifica con tiempo, si no, no

Ya hemos dicho que en temporada alta es todo más caro. Esto incluye vuelos internacionales e internos, hoteles, alquiler de vehículos, etc. ¿Qué puedes hacer en este caso? Reservar con tiempo. Los alquileres de furgonetas o camper mejor cuanto antes los cierres. Si puedes seis meses antes, adelante, sobre todo si vas a viajar en temporada alta. Así encontrarás campervans a todo riesgo a menos de 100 € al día y autocaravanas grandes por menos de 200 € al día.

Entonces, ¿es mejor reservar siempre todo con mucho tiempo de antelación? No. Un rotundo no. Si no vas en camper o autocaravana y no viajas en temporada alta, uno de nuestros mejores consejos para ahorrar en tu viaje a Nueva Zelanda es que aproveches las ofertas de último minuto. Nosotros reservamos coches en Rentalcars con un par de días de antelación y hoteles en Booking el mismo día o el día de antes a precios buenísimos. Hablamos de 18 € al día un coche con seguro a todo riesgo o menos de 70 € al día hoteles de cuatro estrellas en pleno centro de ciudades turísticas.

5. Reserva con Booking, sale más barato que en el hotel

Nunca lo entenderemos, porque Booking se lleva una parte de comisión, pero en Nueva Zelanda si llamas al hotel conseguirás un precio más caro o, como mucho, el mismo. Además, en temporada baja, con Booking hay muchas ofertas de última hora, más aún si eres Genius. Así que, ya sabes, reserva con Booking. Si lo haces con los enlaces de nuestra web, te costará lo mismo –puedes seguir usando tu descuento Genius– y nos harás un favor a nosotros porque ganamos una parte.

Reservar con Booking ayuda también para el consejo 18.

6. Pide la NZeTA desde la app

Para viajar hasta tres meses a Nueva Zelanda desde España y otros países hispanohablantes como Argentina, México y Uruguay por turismo no hace falta visado. Lo que sí es necesario es la New Zealand Electronic Travel Authority o NZeTA. Este permiso se pide online y lo recibirás también por vía electrónica en menos de 72 horas. Cuesta 23 NZD –unos 13 €– si lo pides en la web y 17 NZD –unos 10 €– si lo pides en la app, merece la pena bajarse la app. Tampoco es que sea un gran ahorro, pero ¿por qué regalarles esos 6 dólares? Eso sí, a veces la app desde España falla. Nosotros tuvimos que pedirlo desde Francia. Lo bueno de la app es que la NZeTA llega más rápido. En nuestro caso fue casi inmediato.

7. Reserva alojamientos con cocina

Otro consejo perogrullada, pero ahí va. Puedes cocinar en tu hotel. Hay apartahoteles muy chulos, como el Nesuto Stadium Hotel and Apartments en Auckland, que nos encantó y que une la comodidad de un apartamento con cocina completa a las de un hotel con recepción 24 horas.

Más allá de los albergues –que los hay con habitaciones dobles con baño privado muy chulas como el Adventure Queenstown Hostel o el Piha Beachstay Accommodation–, algunos moteles tienen cocina privada. Un par que nos gustaron fueron el Parklands Motel en Te Anau y el Colonial Motel en Blenheim.

También hay hoteles con cocina compartida, de hecho, hay un concepto de “hoteles para trabajadores” que nos encantó. Una de nuestras mejores estancias en relación calidad-precio fue en el Harvest Park Studios Workers Accommodation en Cromwell –entre Queenstown y Wanaka, cerca de Arrowtown–. Un hotel muy nuevo, con habitaciones muy cómodas y una cocina espectacular. E incluso en hoteles “peculiares” como el Rustic Rails Accommodation de Dargaville, en unos antiguos vagones de tren, tienen cocina compartida.

Los campings, que a menudo tienen bungalows o habitaciones privadas con baño, siempre tienen cocinas compartidas. Uno de nuestros favoritos fue el Tasman Holiday Parks de Te Anau.

Cuando no tienen cocina, los moteles y casi todos los hoteles tienen una neverita, un hervidor de agua y, en muchos casos, un microondas y suelen dar leche fresca y sobrecitos de té, café y chocolate. Ya tienes algo para el desayuno. Lo que pocos hoteles y alojamientos en general ofrecen es el desayuno incluido, aunque hay excepciones. El mejor desayuno incluido que tuvimos fue en el Abseil Inn, en Waitomo.

Si pinchas en los enlaces de los hoteles, podrás ver sus precios.

8. Compra en supermercados

Tanto si puedes cocinar, como si no –también hay platos preparados al peso–, ten en cuenta los supermercados a la hora de comer. Y, ¿cuáles son los más baratos? Los hipermercados. ¿De qué marca? Hay tres grandes cadenas: Pak’nSave –los amarillos–, Woolworths, ex Countdown, –los verdes– y New World –los rojos–. Los hemos puesto en orden del más barato al más caro, aunque en todos hay ofertas y no hay muchísima diferencia. Los Woolworths/Countdown y los New World también tienen supermercados más pequeños en las ciudades. Otras cadenas como Fresh Choice y Four Square tiene supermercados medianos y pequeños algo más caros.

Como curiosidad, los Woolworths/Countdown y los Fresh Choice son del mismo grupo australiano y Pak’nSave, New World y Four Square son del mismo grupo, neozelandés. Por eso, en estos últimos verás por todas partes carteles de “Proudly New Zealand owned”.

Consejos Ahorrar Viaje Nueva Zelanda Supermercado Pack'n Save
Los orgullosos neozelandeses Pack’n Save

Nosotros tenemos que decir que “nos aficionamos” a la carne del Pak’nSave. Los solomillos de ternera estaban espectaculares y los encontramos a unos 29 NZD, unos 17 € el kilo. Mucho menos de la mitad de lo que cuestan en España. Como ves, no todo es caro en Nueva Zelanda.

9. No le tengas miedo a los restaurantes, ¡no son tan caros!

Aunque cocinar te hará ahorrar, prueba la cocina local, no es cara.

Las pies son un clásico de la comida rápida –puedes buscar las que han ganado los New Zealand supreme pie awards si quieres probar algunas de las mejores–. Las encontrarás desde 6/7 NZD –3,50/4 €–. Otro imprescindible es el fish & chips. Las piezas de pescado y las patatas fritas se compran por separado y con media porción de patatas comen bien dos personas. Por unos 15-20 NZD –8,50/11,50 €– puedes hacerte con dos raciones de pescado y media de patatas fritas.

Donde Comer En Wellington Fish Chips Seamarket
El fish & chips de Wellington Seamarket

También hay comida rápida internacional, barata y rica. Aquí tienes sitios en los que nos encantó la comida y sus precios: ramen de Tanpopo Ramen, Auckland, 20 NZD –unos 11 €–; las “pancakes” coreanas de No.1 Pancake, Auckland, 8,90 NZD –unos 5 €–; hamburguesa de Fergburger, Queenstown, 19,40 NZD –unos 11 €–; souvlaki de Dimitris Greek Food Riverside, Christchurch, 16 NZD –unos 9 €–. Como ves, son parecidos a los precios españoles, hasta algo más baratos en algún caso.

Los restaurantes “clásicos” tampoco son caros. Los precios, en general, son parecidos a España, hasta diríamos que más baratos. El menú del día no se estila, pero en muchos hay platos del día más baratos a la hora de comer. En tres de los mejores restaurantes que probamos –todos recomendados y en pleno centro de ciudades turísticas– gastamos unos 32-33 € por persona con primero, segundo y postre. ¿Cuáles son los restaurantes en cuestión? Thistle Inn, en Wellington, Richmond Café, en Te Anau, y Tony’s, en Auckland. Como plus, el agua del grifo es gratis en todos lados y suele estar muy buena.

10. No des por descontado que viajar en furgoneta es más barato

Casi todo el mundo da por hecho que la mejor forma de viajar por Nueva Zelanda es en autocaravana. Puede que sea así y, si te gusta, lo tendrás bastante fácil. Lo que no tienes que dar por hecho es que sea la forma más barata de hacerlo.

Los alquileres de caravanas grandes son caros, los de campervans medianos tampoco son baratos –además de que, para viajes largos, son algo más incómodos– y las furgonetas son más caras y gastan más que los coches. Si no reservas con mucho tiempo, te saldrá más barato, sobre todo en temporada baja, alquilar coche y dormir en hoteles reservando en el último momento ambas cosas –mira el punto 4–. Considera que una habitación doble en un buen hotel puede costarte unos 70 euros, un alquiler de coche con seguro a todo riesgo menos de 20 euros, puedes tener opción de cocinar y el coche consume mucha menos gasolina –también hay muchos híbridos, tenlo en cuenta y elígelos aunque el alquiler sea un poco más caro–.

Si vas a viajar en furgoneta o campervan por Nueva Zelanda, asegúrate de que sea selfcontained. O sea, que tenga un depósito que almacena el agua que se utiliza en ella. Las campervans que no son selfcontained no pueden acceder a casi ninguno de los sitios de acampada gratuitos ni a los campings de bajo coste.

Para saber dónde puedes dormir con tu camper o autocaravana, tienes la app Campermate. Además de evitarte multas por dormir donde no debes, puedes buscar campings gratuitos o de bajo coste, están clasificados por precio. Los de bajo coste cuestan 10 NZD –unos 6 €– por persona y noche.

11. La relocation, esa gran desconocida

¿Sabías que puedes alquilar coches y hasta autocaravanas gratis en Nueva Zelanda? Más ahorro que eso, imposible. ¿Cuál es el truco? Ninguno. En Nueva Zelanda, como en Australia y en algún otro país, muchas personas alquilan en un sitio –por ejemplo, en el aeropuerto de Auckland– y lo dejan en otro –por ejemplo, en el aeropuerto de Christchurch–. Las empresas de alquiler necesitan “reubicar” sus vehículos. De ahí las “relocations”: ofertas que te permiten alquilar gratis durante unos días para devolverlos a sus oficinas de origen.

A menudo, el alquiler incluye también un depósito de gasolina –puedes entregarlo vacío– y, si tienes que cruzar de una isla a otra, también el ferry para el coche y el conductor. Lo que no incluyen es el seguro a todo riesgo. Siempre van con el seguro básico, así que, si quieres tranquilidad, tendrás que pagar la diferencia. También puedes añadir más días de alquiler pagándolos a precio normal o reducido, según la oferta.

Nosotros hicimos dos relocations en nuestro viaje. Una de tres días con una furgoneta desde Queenstown a Christchurch, que no incluía gasolina y por la que pagamos solo el todo riesgo y el segundo conductor 22 NZD al día –unos 12,50 €–. Y una de una semana con un coche desde Christchurch hasta Auckland que incluía un depósito de gasolina y el ferry. En ese caso, el segundo conductor también estaba incluido –con coches es casi siempre gratis en Nueva Zelanda– y solo pagamos la mejora del seguro, 20 NZD al día –unos 11 €–.

Otro consejo para que tu viaje a Nueva Zelanda te salga más barato: busca las relocations en páginas como Transfercar.

12. Alquila el coche por separado en cada isla

Las compañías de ferry que conectan la Isla Norte y la Isla Sur de Nueva Zelanda a menudo “fallan” cancelando sus viajes a última hora por problemas de mala mar o problemas técnicos con sus barcos. Para los “caminantes”, es fácil encontrar una plaza en otro ferry, pero, si vas con un vehículo, es más complicado.

A nosotros nos pasó: Interislander nos canceló el ferry tres días antes de salir. Nos ofrecía cambiar el billete por otro tres días después… cuando ya teníamos que estar en Auckland. Por suerte, con la otra compañía, Bluebridge, conseguimos una plaza un día después del previsto inicialmente, pero porque fuimos rápidos. Una hora después todos los barcos estaban ya llenos con los damnificados de Interislander.

Coche Montanas Espejo
Las montañas te acompañarán en el espejo retrovisor de tu coche casi todo el viaje

Este problema lo conocen las compañías de alquiler –de hecho nos enteramos por ellas, aunque inicialmente creíamos que exageraban– y, en muchos casos, cobran un suplemento muy elevado por cambiar de isla con el coche. En la compañía en que lo preguntamos unos 400 €.

Ya sabes, tanto por tranquilidad como para ahorrar, mejor alquilar en las dos islas por separado. Y, si no, busca compañías que no te cobren por sacar el vehículo de la isla donde lo alquilas.

¿Sabías que…?


Muchas compañías de alquiler de coches y algunos hoteles, como el Tasman Holiday Parks de Te Anau, dan códigos de descuento para los ferrys, tanto en coche como “andando”. Un truco más para ahorrar algo.

13. Si puedes, deja el coche donde lo alquilaste y, si no, elige bien dónde

Otro suplemento muy importante aparece al alquilar un vehículo en una ciudad y dejarlo en otra. Las compañías intentan evitarlo, porque tienen el problema de devolver los coches a su punto de origen, de ahí lo de las relocations. Intenta organizar tu viaje de forma que devuelvas el vehículo donde lo has alquilado. Y, si no, mira a cuánto ascienden esos suplementos de “relocation”. En una de las compañías en las que alquilamos, de Auckland y Christchurch y viceversa cobraban 1.600 NZD –unos 910 €– y de Queenstown a Christchurch y viceversa 400 NZD –unos 228 €–.

14. Usa el seguro de Rentalcars

Podríamos decirte que, cuando alquilas un coche, no alquiles con seguro a todo riesgo para ahorrar. Pero la verdad es que a nosotros nos gusta siempre viajar con todo riesgo, por si acaso –además, si pasara algo, aunque solo fuera un rasguño, acabarías perdiendo dinero–. Lo que sí puedes hacer para ahorrar, y bastante, es usar la cobertura premium del Rentalcars en lugar que el seguro a todo riesgo de la compañía de alquiler.

¿Las desventajas? Que tendrás que dejar una fianza más alta –pero, con tarjeta de crédito, ni siquiera es un pago, es una retención– y que, en caso de que pase algo, tendrás que adelantar el dinero del daño. ¿Las ventajas? Que el ahorro suele ser muy importante y que Rentalcars te devolverá el dinero en poco tiempo y el proceso es muy sencillo. A nosotros nos pasó una vez y te lo contamos en La cobertura premium de Rentalcars, ¿si o no?

15. Considera los vuelos internos en lugar que el ferry

Ya hemos dicho que los ferrys no siempre son fiables. ¿La alternativa? El avión, claro. ¿Lo bueno? Que viajar en avión puede ser hasta más barato que en ferry. Hay muy buenas ofertas, hasta con poco tiempo de antelación, si no vas en temporada alta. Nosotros encontramos un Wellington-Queenstown con Jetstar por unos 50 euros con menos de una semana de antelación y maletas incluidas. En el aeropuerto nos enteramos de que no hacía falta facturar para los dos: nuestras mochilas se podían pasar como equipaje de una sola persona. ¡Y las vistas de las montañas de la Isla Sur antes de llegar a Queenstown son una pasada! Elige asiento a la derecha.

Vistas Avion Wellington Queenstown
Vistas desde el avión Wellington-Queenstown

La verdad es que intentamos viajar de la manera más sostenible posible, pero entre el precio y la comodidad, nos pareció buena opción hacer un vuelo interno. A la vuelta, fuimos en ferry –que también tiene buenas vistas del estrecho de Cook–. Pero, recuerda, ¡déjate margen de tiempo por si acaso!

16. Ahorra en gasolina: cuatro trucos

La gasolina en Nueva Zelanda tampoco es cara, está más o menos al precio de España, o incluso algo más barata. Eso sí, hay mucha diferencia de sitio a sitio. En las grandes ciudades, donde hay mucha competencia, los precios son más bajos, mientras en los pueblos pequeños y más alejados, como es normal por otro lado, es más cara. Además, en algunas carreteras –como la del mundo perdido o la Milford Road– ni siquiera hay gasolineras. Así que, el primer truco para ahorrar gasolina –y para no quedarte sin– es repostar llenando el depósito en grandes ciudades.

Otro truco poco truco es comparar precios entre diferentes gasolineras. Si no quieres pasarte por todas, lo mejor es que te bajes la app Gaspy, donde podrás verlos en tiempo real.

Un truco más para ahorrar en gasolina en tu viaje a Nueva Zelanda: en los hipermercados Pak’nSave y New World –ya sabes, son del mismo grupo– dan descuentos para repostar en sus gasolineras. Suelen ser unos 6 centavos por litro, unos 3/4 céntimos de euro. Tampoco es gran cosa, pero mejor que nada. Y en los Pak’nSave la gasolina ya es bastante barata. El descuento lo tienes en el ticket de la compra del hipermercado, gastes lo que gastes. Al ir a echar gasolina, simplemente tendrás que pasar en la máquina el código de barras con el descuento.

Último truco: alquila coches híbridos. Ya lo hemos dejado caer antes. El alquiler a lo mejor es un poco más caro, pero merece la pena.

17. Usa una tarjeta de débito que no te cobre comisiones de cambio

Este consejo para ahorrar en tu viaje a Nueva Zelanda vale para cualquier viaje a cualquier sitio del mundo. La mayoría de bancos cobran comisiones, en algún caso bastante elevadas, por utilizar sus tarjetas en compras con moneda extranjera. Por eso, desde hace tiempo, nosotros utilizamos Revolut. Ya con su plan gratuito, no cobra comisiones de lunes a viernes para cambiar y gastar lo equivalente a 1.000 € al mes y sacar del cajero 200 € al mes. Si necesitas más, las comisiones siguen siendo bajas o puedes hacerte un plan mejor. Te lo contamos más en detalle en Comisiones de Revolut, ¿de verdad no cobran por el cambio de divisa y en cajeros extranjeros?. Además, si te das de alta aquí, tendrás 10 € de crédito gratis en tu tarjeta para gastar en lo que quieras. Ten en cuenta que debes tener 18 años o más para abrir una cuenta Revolut y aquí puedes ver los términos y condiciones.

¿Sabías que…?


Durante los fines de semana –de 22 h del viernes a 23 h del domingo, hora peninsular española–, las tarjetas Revolut cobran una comisión del 1% de cambio. Puedes “ahorrártela” cambiando moneda desde la app antes de ese momento. De esa forma pagarás ya con moneda local y no habrá cambio en fin de semana.

18. Evita las comisiones locales de pago con tarjeta

Más allá de las comisiones que te cobre tu banco por usar la tarjeta en países con otra moneda, están las comisiones locales. En este caso, las de los bancos de Nueva Zelanda por sacar del cajero y las tiendas por usar la tarjeta al pagar.

Respecto a sacar del cajero, buenas noticias: muchos bancos neozelandeses no cobran por usar sus cajeros con tarjetas internacionales. De hecho, dos de los más grandes, Bank of New Zealand y Westpac, no lo hacen. Si ves una oficina de uno de esos bancos, saca dinero allí.

Las malas noticias vienen a la hora de pagar con tarjeta en Nueva Zelanda. Muchos, sobre todo hoteles y restaurantes, cobran un suplemento que normalmente varía del 1,5% al 4% por pagar con tarjeta. Sí, a nosotros también nos extrañó en un país tan avanzado, pero así son las cosas.

En el caso de los restaurantes, poco se puede hacer, más que pagar en efectivo, si lo aceptan. Lo que puedas pagar sin comisión –como supermercados, gasolineras, etc.– págalo con tarjeta y guarda el efectivo para los restaurantes.

Respecto a los hoteles, siempre que puedas, elige la opción de pagar por adelantado en Booking. Evitarás la comisión por pagar con tarjeta del hotel que Booking no te cobra nunca. Si hay cancelación gratuita y luego cancelas, no te preocupes, te devolverán el dinero rápidamente.

¿Sabías que…?


Si has reservado con Booking y, a la hora de cobrar, el hotel pasa un cargo más alto del previsto, revisa la sección “A tener en cuenta” de la ficha del hotel en Booking. Ahí debería estar indicado que te cobrarán un suplemento por usar la tarjeta. Si no aparece, aunque esté en el correo de confirmación una vez finalizada la reserva, puedes reclamar que te lo devuelvan.

19. En las ciudades, hazte con las tarjetas de transporte

Las grandes ciudades, como Auckland, Wellington, Queenstown y Christchurch, tienen una tarjeta monedero que permite utilizar los transportes públicos locales con tarifas reducidas.

En Queenstown, la Bee Card cuesta 5 NZD. El billete de autobús del aeropuerto al centro sin la tarjeta 10 NZD y con tarjeta 2 NZD. Solo la ida y vuelta al aeropuerto, con la Bee Card sale por 9 NZD y sin ella por 20 NZD. Además, la Bee Card se puede compartir con lo que el ahorro es aún mayor si vais dos o más.

Consejos Ahorrar Viaje Nueva Zelanda Tarjeta AT HOP Auckland
La AT HOP Card de Auckland

En Auckland la AT HOP Card no se puede compartir. Bueno, se puede, pero la segunda persona paga la tarifa completa sin descuento. Eso sí, no se puede acceder a los autobuses sin ella. Sin la tarjeta, tendrás que ir al centro desde el aeropuerto con el SkyDrive por 18 NZD, mientras que con la tarjeta serán 10,80 NZD –5 NZD de la tarjeta y 5,80 NZD del viaje–. Para la ida y vuelta son 16,60 NZD frente a los 36 NZD del SkyDrive.

En los aeropuertos de Queenstown y Auckland puedes comprar las tarjetas precargadas con 10 NZD por 15 NZD. En cambio, en Christchurch no se puede comprar la tarjeta de transporte en el aeropuerto. Si solo haces el viaje de ida y vuelta al aeropuerto, te merece la pena comprar el ticket normal. Todo es ir viéndolo según tus necesidades.

20. Compra en los outlets

Entre todos nuestros consejos para ahorrar en tu viaje a Nueva Zelanda, seguramente este sea el más friki. Pero, oye, nosotros te contamos todo lo que hemos hecho, por friki que sea. Muchas fábricas neozelandesas tienen, junto a sus instalaciones, un outlet donde venden sus productos, a veces con pequeñas taras o de temporadas anteriores, a precios mucho más baratos que en las tiendas. Si ves algo que te gusta, busca la fábrica del producto en cuestión, si tiene un outlet y si está en tu recorrido, nunca se sabe…

Nosotros fuimos al outlet de una marca de ropa que nos encantó, Global Culture, en Christchurch, y a uno de nuestras galletas neozalendesas favoritas, Cookie Time, también en Christchurch. Y a un par de queserías: la de Evansdale entre Dunedin y Oamaru y la de Barrys Bay en la Península de Banks, cerca de Christchurch.

21. Contrata un buen seguro de viaje (con descuento) para evitar gastos imprevistos

Otro consejo para que tu viaje a Nueva Zelanda te salga más barato que vale en todo el mundo: contrata un buen seguro de viaje. Te evitará, además de molestias, gastos imprevistos, incluyendo –pero no solo– los posibles gastos médicos, que en Nueva Zelanda no hay sanidad pública gratuita. Además, por leer nuestro blog, tienes un 5% de descuento contratando los seguros de IATI en este enlace. En Nueva Zelanda tuvimos que usarlo por un problema de JAAC en un tobillo y funcionó fenomenal. Echa un vistazo a nuestro artículo El mejor seguro de viaje internacional para ver cuál se ajusta más a lo que necesitas.

Consejos Ahorrar Viaje Nueva Zelanda Hospital
El hospital de Kaikoura

22. Apréndete las normas de tráfico y evita las multas

Este consejo también es universal: apréndete las normas de tráfico locales, así evitarás las multas. Cuando alquiles, te darán –o puedes pedir– el libreto “Driving in New Zealand”. Está en diferentes idiomas, español incluido. Para adelantar trabajo, también puedes descargarlo aquí en pdf. No viene mal, por tu propia seguridad, leerlo con calma.

Que sepas, por ejemplo, que solo se puede aparcar en el lado del sentido de conducción. O que muchos aparcamientos gratuitos tienen un límite de tiempo y, aunque no haya forma de poner la hora en la que has llegado en el coche, los vecinos pueden –y, a menudo, lo hacen, según nos comentaron– denunciarte si lo dejas más del tiempo establecido.

Consejos Ahorrar Viaje Nueva Zelanda Senales Aparcamiento
Los minutos que puedes aparcar… tenlo en cuenta

Si vas en furgoneta, fíjate en los carteles: en muchos sitios no se puede pasar la noche o no se puede si la furgoneta no es selfcontained. También puede haber límite de días, ser necesario un registro, etc.

23. Compra la tarjeta SIM o eSIM que más te convenga

Un buen consejo podría ser no comprar ninguna tarjeta SIM ni eSIM local y desconectar un poco, que siempre viene bien. Pero tener Internet es útil para viajar hoy en día. Además, tener un número de teléfono es necesario en caso de tener una emergencia, de tener que llamar a tu hotel, a una grúa, etc.

Si vas a usar mucho Internet –si viajas en camper y no duermes todas las noches en campings– y no quieres preocuparte por los megas, puedes comprar una eSIM con datos ilimitados de Holafly, desde este enlace con un 5% de descuento. Es la opción más sencilla: la contratas desde casa y la activas al llegar. Eso sí, los planes con Holafly no incluyen llamadas y son de 3 semanas máximo.

Hay dos grandes compañías de telefonía en Nueva Zelanda: One y Spark. Nosotros fuimos a sus tiendas y preguntamos por el plan que más nos convenía –también los puedes ver en sus webs–. No los hay de datos ilimitados como con Holafly, pero serán suficientes y salen bastante más baratos. Lo bueno además, es que tienen un número de teléfono con llamadas ilimitadas en Nueva Zelanda. En el caso de Spark, incluso con llamadas gratuitas a España. Nosotros lo contratamos con ellos y nos hicieron la eSIM en el momento. Te aconsejamos que por lo menos una persona tenga un número de teléfono local para llamar en caso de emergencia.

No te mentimos, si contratas con Holafly nos llevamos una comisión, por eso todos los blogueros te la recomiendan. Pero nosotros elegimos otra opción, no podemos recomendarte Holafly para todos los casos.

24. Elige museos y actividades gratuitas

Lo más caro en Nueva Zelanda, como en muchos países, son las actividades y excursiones. No te vamos a decir que dejes de hacerlas. Visitar Hobbiton o la cueva de Waitomo, navegar por Milford Sound o Doubtful Sound o las excursiones en barco como la de la Bay of Island son experiencias increíbles. Y, si te gusta hacer paracaidismo, los vuelos en avioneta o helicóptero o las actividades de turismo activo, tampoco dejes de hacerlas.

Hobbiton Agujero Hobit Sara JAAC
Delante de un agujero hobbit en Hobbiton

Eso sí, también hay actividades gratuitas que como experiencias añadidas pueden “llenarte” otros días. Los parques nacionales no tienen entrada: siempre es gratis hacer senderismo en Nueva Zelanda –excepto si tienes que contratar un transporte en una ruta lineal o los refugios–. Hay muchos museos gratuitos, de hecho nuestro museo favorito del país, el Te Papa de Wellington, lo es. Y lo mejor de Nueva Zelanda lo tienes gratis: contemplar sus paisajes, sus cielos nocturnos, sus auroras australes… También hay muchas cuevas y bosques en los que ver la luminiscencia –como la de Waitomo– gratis, por ejemplo en la Costa Oeste de la Isla Sur.

25. Prueba el autostop

Siguiendo con la sinceridad, este consejo para ahorrar en Nueva Zelanda es el único que no hemos puesto en práctica. Con dolor de nuestro corazón, porque teníamos ganas de hacerlo. Hacer autostop es, como en todo el mundo, además de una forma de ahorrar, una manera de conocer a gente local o a otros viajeros. Nosotros no somos para nada expertos en esto, lo hemos probado solo puntualmente en algún país, pero en Nueva Zelanda sí que sabemos que está permitido y es seguro.

Eso sí, no vimos a casi ningún autoestopista por el país. Vamos, se pueden contar con los dedos de una mano los que vimos en nuestros casi dos meses en Nueva Zelanda, de los que 28 días fueron en la carretera. Como los lugares a visitar suelen estar un poco aislados, creemos que es una opción solo si tienes mucho tiempo. Aunque otros viajeros nos han dicho que, por lo menos antes de la pandemia, era muy fácil.

También tenemos que confesar que no recogimos a esos pocos autoestopistas que encontramos. Siempre por un “buen motivo”: falta de espacio. Los vimos cuando íbamos con la furgoneta, que va sin cinturones traseros y solo puede llevar dos ocupantes en carretera, y con el último coche, que era tan pequeño que para meter las mochilas en el maletero teníamos que abatir los asientos traseros.

Monte Taranaki Nueva Zelanda Lago Mangamahoe
El monte Taranaki con el Lago Mangamahoe en primer término

Ya tienes todos nuestros consejos para que tu viaje a Nueva Zelanda te salga más barato. Verás que no es tan caro viajar por el país y, si nos haces caso, aún menos.

¿Te quieres de ir de viaje a Nueva Zelanda? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Nueva Zelanda aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Auckland aquí, en Wellington aquí, en Christchurch aquí o en Queenstown aquí.
  • Alquila el coche en Nueva Zelanda al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Nueva Zelanda aquí.
  • Contrata tu excursión en Nueva Zelanda aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios