EuropaLisboaPortugal

Cascais y alrededores: reyes, pescadores, espías y surferos

  
Hay muchísimo que ver en Cascais, una de las villas marineras más seductoras y elegantes de Portugal, a pocos kilómetros de Lisboa. Te llevamos por los rincones más interesantes del que se convirtió en destino de veraneo de reyes y aristócratas. Sin olvidar sus alrededores, llenos de maravillas naturales y arquitectónicas, incluyendo los palacios de Sintra. Además, te lo ponemos todo en un mapa para que no te pierdas nada.

Pequeñas casas de pescadores, unas iglesias y una fortaleza para protegerse de los peligros que venían del mar. No había mucho más en Cascais en 1755, cuando el devastador terremoto que destruyó Lisboa también arrasó con gran parte de esta villa. Pero algo cambiaría totalmente su semblante a finales del siglo XIX: la llegada del rey Luis I de Portugal. El rey que quería ser marinero –no tuvo más remedio que ser rey por la muerte de su hermano mayor– escogió un pueblo pesquero como su residencia veraniega en lugar de la vecina Sintra.

En la misma época, nacía la moda, entre la aristocracia y la alta burguesía europea, de bañarse en la playa. El cocktail perfecto. Cascais tuvo su época dorada y se llenó de grandes villas de veraneo. Al proclamarse la república, en 1910, la villa volvió a “apagarse”. Pero, durante la Segunda Guerra Mundial su vecina Estoril se llenaría de nuevo de monarcas y famosos de todo el Viejo Continente, además de de espías…

Que ver en Cascais Portugal Boca Inferno Salto

Hoy Cascais es una localidad de playa llena de vida que no ha perdido ese carácter aristocrático pero que tampoco olvida su pasado marinero. A ella llegan apasionados de su historia, surferos –las olas de Cascais están entre las grandes mecas del surf de Europa–, amantes de la playa y turistas de todo tipo. Entre ellos, nosotros, que te contamos qué es lo que más nos gustó de la ciudad. Si te preguntas qué ver en Cascais y alrededores, sigue leyendo.

Lo primero que tienes que ver en Cascais: el casco histórico

Lo primero es lo primero: hay que empezar por un paseo sin rumbo por el casco histórico. OK, banalidad, pero, para ser más originales, lo de perderte por sus calles no te lo decimos. Es pequeñito, así que es prácticamente imposible.

Que ver en Cascais Portugal Casco Historico

Así empezamos nosotros y Cascais nos regaló la primera sorpresa. Seguramente por ser temporada baja, nos encontramos con calles tranquilas y apacibles, ocupadas solo por locales. Disfrutamos de sus casas blancas o recubiertas de azulejos, decoradas con flores. Toda la zona entre la Rua de los Navegantes y la Avenida Vasco de Gama era así. Desde la iglesia parroquial de la Asunción –el domingo, antes de la misa, abre y se pueden admirar sus azulejos– llegamos hasta la iglesia de Nuestra Señora de los Navegantes.

Que ver en Cascais Portugal Iglesia Asuncion

Si buscas más movimiento y restaurantes, tienes que ir hacia la Plaza 5 de octubre, donde se encuentra el ayuntamiento, con su fachada de azulejos. Y de ahí hacia la Alameda dos Combatentes da Grande Guerra, rodeada por restaurantes y tiendas de souvenirs.

Que ver en Cascais Portugal Tiendas

¿Sabías que…?


Los mundialmente famosos mosaicos que decoran el suelo de la playa de Copacabana se inspiraron en los portugueses. El suelo de la Plaza 5 de octubre tiene la misma decoración de olas que se “exportaría” después a Manaos y a Río de Janeiro.

Que ver en Cascais Portugal Plaza 5 Octubre

Entre esas dos zonas encontrarás una “intermedia” con callecitas con tiendas más interesantes. Como Happy Sardin, con sus curiosas decoraciones a partir de uno de los motivos portugueses más clásicos: la sardina. O Juicy Soaps, con jabones artesanales o cerámica. O Cais 16, donde hasta hay talleres para aprender a pintar azulejos. Son mínimo para cinco personas, así que nosotros no pudimos –cuestan 60 € por persona, por si te interesa y vas con un grupo de amigos–.

Que ver en Cascais Portugal Cais 16

La ciudadela de Cascais: protección de piratas y españoles

Antes de que la familia real decidiera veranear aquí, en 1870, Cascais era una simple villa marinera. Simple, pero fortificada. La entrada a Lisboa por mar tenía que estar protegida. ¡Había que defenderse de piratas y españoles! En el siglo XIV el rey mandó construir un primer castillo, que se fue ampliando en los siglos sucesivos.

Que ver en Cascais Portugal Ciudadela Pico

La ciudadela sigue ahí y hoy hasta puedes dormir en ella. Sí, además de galerías de arte, hay una pousada –los “paradores portugueses”–: la Pestana Ciudadela Cascais. Nosotros no dormimos en ella, pero sí entramos a curiosear y dimos con ¡652 golondrinas en el hall! Según nos explicaron, representan los días que duró su remodelación. Es una de las instalaciones artísticas del “Art District”: hay obras en muchas habitaciones. Ah, y frente al hotel está su restaurante: la Taberna da Praça. ¡Riquísimos sus petiscos!

Que ver en Cascais Portugal Pesta Ciudadela Hall

Rincón SaltaConmigo


Además de entrar en la ciudadela, hay que rodearla para apreciar la muralla en toda su magnitud. No te olvides de bajar hasta la marina. Nosotros fuimos ahí para tomar el barco a Lisboa y, por casualidad, disfrutamos de la mejor vista de las fortificaciones de la ciudadela.

Que ver en Cascais Portugal Ciudadela Marina

Uno de los palacios presidenciales de Portugal en la ciudadela

Pero volvamos a la historia. En la ciudadela también vivía el gobernador de Cascais. Eso sí, la “simple” casa del gobernador no era digna de un rey. En 1870, con la llegada de Luis I de Portugal, se transformó completamente hasta convertirse en un verdadero palacio real.

Que ver en Cascais Portugal Ciudadela Palacio Salon

Tras años de abandono, en 2004 empezó la restauración, que duró nada más y nada menos que siete años. ¡Ésas serían muchas golondrinas! Hoy es uno de los palacios presidenciales de Portugal y se puede visitar con visita guiada –los horarios van cambiando, así que es bueno informarse con antelación, tienes la información de contacto en su página web oficial–.

Que ver en Cascais Portugal Ciudadela Palacio Habitacion

Nos encontramos con un palacio con obras desde el siglo XV hasta nuestros días y con todas las comodidades del siglo XXI: enchufes, wifi, aire acondicionado… Sirve, además de como museo –con tapices, cuadros, el primer teléfono usado en Portugal, las primeras farolas del país en su patio… y, cómo no, azulejos–, de residencia para dignatarios que visitan Portugal. Una auténtica joya.

Que ver en Cascais Portugal Ciudadela Patio Faroles

Las playas urbanas de Cascais: arenales a tiro de piedra

Casco histórico, palacios, museos –de los que hablamos más abajo– sí, pero ¡en Cascais hay playas! Para eso venían los reyes y siguen llegando los turistas a la bahía de Cascais. Algunas de ellas están en plena ciudad. La pequeña Praia da Rainha y las grandes Praia da Conceição y Praia da Duquesa son las más céntricas.

Que ver en Cascais Portugal Playa Urbana

Aunque no te bañes, un paseo por ellas por la mañana es imprescindible. Al final de la playa de la duquesa descubrimos uno de los edificios más emblemáticos de Cascais. Hablamos del neogótico Palacio de los Duques de Palmela, uno de los grandes palacetes que se levantaron aquí a finales del siglo XIX.

Que ver en Cascais Portugal Paseo Maritimo

Rincón SaltaConmigo


Desde el casco histórico, puedes llegar a las playas recorriendo la pequeña calle Fernandes Thomás. Ahí te encontrarás con unos bonitos miradores.

Que ver en Cascais Portugal Miradores Deporte

El Museu Condes de Castro Guimarães: el museo que tienes que visitar en Cascais sí o sí

Si solo tienes tiempo para visitar un museo en Cascais, tendría que ser el Museo de los Condes de Castro Guimarães. El palacio de principios del siglo XX, residencia de verano del irlandés Jorge O’Neill –los tréboles lo recuerdan– y de los condes de Castro Guimarães después, nos alucinó un poco más en cada sala.

Que ver en Cascais Portugal Museu Condes Castro Guimaraes Fachada

Un imprescindible que visitar en Cascais, con sus azulejos rescatados tras el terremoto de Lisboa, una biblioteca con volúmenes raros y antiguos, un órgano portátil… por no hablar de vajillas de porcelana de Indias, contadores o relojes antiguos. Hasta un pequeño salón de té o las cajas en las que lo transportaban desde las colonias.

Que ver en Cascais Portugal Museu Condes Castro Guimaraes Sala

¿Sabías que…?


El té, que en portugués es chá –como en Asia–, llegó a Gran Bretaña de manos de Catalina de Braganza. Fue ella quien, continuando la tradición portuguesa, instauró la costumbre en la corte británica al casarse con el rey Carlos II en 1662. ¡Sin ella no existiría el afternoon tea!

Por cierto, el palacio que acoge el museo se encuentra en el parque más antiguo de la ciudad: el parque Marechal Carmona. No dejes de dar una vuelta por él, te cruzarás con gallos, patos y pavos reales. En verano, se llena de tumbonas y eventos culturales, como el festival de música EDP Cool Jazz de julio. Al lado del museo, verás también la capilla de San Sebastián con sus azulejos.

Que ver en Cascais Portugal Parque Marechal Carmona Gallo

El mercado de Cascais: frutas, verduras y, cómo no, ¡pescado fresco!

Si estás en Cascais un miércoles o un sábado por la mañana no deberías perderte el Mercado da Vila de Cascais. En realidad, está todos los días, pero miércoles y sábado por la mañana se monta el gran mercado tradicional de frutas y verduras de productores locales. Una explosión de colores y sabores bajo una gran carpa.

Que ver en Cascais Portugal Mercado

Tampoco puedes perderte el mercado del pescado, como no podía ser de otra forma en una villa marinera. No falta tampoco una zona de restaurantes. En la página oficial de turismo de Cascais tienes más información y los horarios.

La Boca do Inferno: maravilla natural en plena ciudad de Cascais

Cascais está rodeada de maravillas naturales. Pero hay una que está prácticamente en plena ciudad. Hablo de la Boca do Inferno, boca del infierno, a unos minutos a pie del centro. Un gran arco de piedra, entrada de la que fue una gruta que daba al mar, ahora colapsada.

Que ver en Cascais Portugal Boca Inferno

Su nombre “terrorífico” se debe al ruido que producen las grandes olas que rompen aquí con fuerza. Eso sí, nosotros en primavera nos encontramos con un rincón paradisíaco más que con uno infernal… Cierto es que no vas a estar solo: es uno de los lugares más codiciados para las fotos de Instagram en Cascais, sobre todo en la puesta de sol.

La duna da Cresmina y la praia do Guincho, paraíso del surf en Cascais

Pero si hablamos de maravillas naturales hay “una pareja” imprescindible a menos de un cuarto de hora en coche del centro de Cascais: la Duna da Cresmina y la Praia do Guincho. ¿Qué tal unas dunas al lado de la ciudad que acaban en una paradisíaca playa surfera? Suena bien, ¿no?

Que ver en Cascais Portugal Playa Guincho Dunas

El sistema dunar de Guincho-Oitavos es un imprescindible del Parque Natural de Sintra-Cascais. Se puede pasear “por encima” de la duna de Guincho y de la de Cresmina gracias a pasarelas de madera desde el Núcleo de Interpretação da Duna da Cresmina. Más abajo, está la playa del Guincho, todavía bastante salvaje y siempre llena de surferos. ¿Sabías que Cascais es una de las grandes metas del surf de Portugal?

Que ver en Cascais Portugal Playa Guincho Surfer

Por cierto, si quieres darte un capricho, puedes quedarte a dormir junto a la playa en una antigua fortaleza y comer en su restaurante con estrella Michelin: el hotel de cinco estrellas Fortaleza do Guincho.

Rincón SaltaConmigo


De camino a la playa del Guincho puedes parar en la Casa da Guia. Es un pequeño centro comercial, pero muy diferente, con tiendas muy coquetas y ¡azulejos! Pero, sobre todo, con preciosas terrazas y vistas al mar.

Que ver en Cascais Portugal Casa da Guia

El paseo marítimo entre Cascais y Estoril

Nos vamos hacia el otro lado de la ciudad y volvemos a sus playas urbanas. Pasada la Praia da Duquesa y el Palacio de los duques de Palmela, seguimos el paseo marítimo –que, por cierto, también es parte de uno de los Caminos de Santiago– y llegamos hasta una playa más: la Praia das Moitas. Ya estábamos en Estoril.

Que ver en Cascais Portugal Playa Urbana Palacio Duques Palmela

El paseo marítimo entre Cascais y Estoril es muy agradable y, a primera y última hora del día, cuando lo recorrimos nosotros, está lleno de locales corriendo, yendo en bici o paseando a sus perros. Además de las vistas, el ambiente también está genial. ¡Y no faltan las terracitas!

El casino de Estoril y el hotel Palacio: tras las huellas de reyes, espías y… ¡James Bond!

Ya que estábamos en Estoril, nos acercamos al casino, uno de los más grandes y famosos de Europa. Aunque no seamos de juegos de azar, admitimos que echamos una “moneda” a una máquina tragaperras. Como imaginarás, no ganamos nada.

Que ver en Cascais Portugal Casino Estoril

Este casino inspiró a Ian Fleming para su primera novela de James Bond: Casino Royale. De hecho, 007 “nació” en Estoril. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas cabezas coronadas y personalidades de diferentes países recalaron aquí. La ciudad se transformó en un nuevo Biarritz, un imán para la mundanidad. Los espías de ambos bandos tampoco tardaron en llegar. Entre ellos se encontraban Ian Fleming y el yugoslavo Popov, apodado “El Triciclo”. Un “guapo” –debía de ser para la época, porque la foto…– y mujeriego espía doble que inspiró al escritor para su personaje más célebre.

Que ver en Cascais Portugal Hotel Palacio Estoril Fotos

Si quieres conocer un poco más sobre esta historia, acércate al hotel Palacio Estoril. Aunque no te hospedes, podrás recorrer la galería de fotos de personalidades que sí lo hicieron. Y, en su bar –conocido como “bar de los espías”–, tomarte el “verdadero” Martini de James Bond o, mucho mejor para los que no bebemos, los mejores pastéis de nata de la zona de Cascais. El hotel sale en la película 007 al servicio de su Majestad, de 1969. El joven conserje que le da la llave a James Bond sigue trabajando ahí.

Que ver en Portugal Hotel Palacio Estoril Bar Espias

Rincón SaltaConmigo


Las celebridades se encontraban en el casino, en el hotel, en un par de restaurantes y… en una pastelería: la pastelería Garrett. Nosotros, aún sin serlo, fuimos a probar su especialidad: las areias –literalmente “arenas”–. Los empuerados, parecidos a las yemas de Santa Teresa, también están deliciosos.

Que ver en Cascais Portugal Pasteleria Garret Estoril Areias

Muy cerca está también el museo Espacio memorias de los exilios, donde podrás ver, entre otras cosas, los registros de hotel de Ian Fleming y Antoine de Saint-Exupéry.

Que ver en Cascais Portugal Espacio Memorias Exilios Registro Hotel

Un museo diferente: la Casa das Historias Paula Rego

Si tienes tiempo para visitar otro museo, te recomendamos también la Casa das Historias Paula Rego. Aunque no lo visites, puedes admirar por fuera el curioso edificio del arquitecto Eduardo Souto de Moura.

Que ver en Cascais Portugal Casa Historias Paula Rego Exterior

En su interior nos con el mundo de “las historias” contadas por Paula Rego, artista plástica contemporánea portuguesa afincada en Londres. Sus cuadros, que cuentan cuentos y crean mundos entre lo animal y lo humano, son muy curiosos.

Que ver en Cascais Portugal Casa Historias Paula Rego

Otros museos que puedes ver en Cascais y Estoril

Hay unos cuantos museos más en Estoril y Cascais, la mayoría ubicados en el “barrio de los museos”. Nosotros, por ejemplo, visitamos el del faro de Santa Marta y el del mar Rei Dom Carlos. En el primero encontramos interesantes y curiosos instrumentos utilizados por los fareros y conocimos más sobre la historia de los faros en Portugal –el primero se construyó justo ahí–. Además, la vista desde el faro hacia Cascais es preciosa.

Que ver en Cascais Portugal Faro Santa Marta

En el segundo, descubrimos más sobre la historia de la ciudad y su conexión con el mar, además de conocer su fauna marina y encontrarnos con trozos de pecios rescatados. Muy curiosa la cesta de picnic para la playa de finales del siglo XIX.

Que ver en Cascais Portugal Museo Rei Dom Carlos Cesta Picnic

Cada museo cuesta de 1 a 5 €, pero puedes comprar un billete diario combinado por 13 € que incluye diez museos. Aquí puedes verlos todos con los precios de cada uno.

Los alrededores: de Cascais a Sintra, ciudad de palacios (no solo el Palacio da Pena)

Además de todo lo que hay que ver en Cascais, una buena razón añadida para quedarse ahí es que, a menos de 20 kilómetros, está una de las grandes maravillas de Portugal. Hablamos de Sintra, la famosa residencia veraniega de los reyes lusos. Un casco histórico y un paisaje de rocas y jardines románticos salpicado de palacios que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Que ver en Sintra Portugal Palacio Pena

Además del más famoso Palacio da Pena, también visitamos la Quinta da Regaleira, con su tan “instagrameable” pozo iniciático; el Palacio Nacional, lleno de historia; el Palacio de Montserrate, con sus preciosos jardines, y el Castillo de los Moros, con sus magníficas vistas hacia el casco histórico y el Palacio da Pena.

Que ver en Sintra Portugal Quinta Regaleira Pozo

El Cabo da Roca: la puesta de sol en el punto más occidental de la Europa continental

Cerca de Sintra hay otro lugar simbólico muy concurrido: el Cabo da Roca. ¿Qué tiene de especial? El paisaje es muy bonito, sí, pero igual que en muchos otros puntos de la costa de Sintra. Lo que tiene de “especial” es que es el punto más occidental de la Europa continental. Si quieres ver la última puesta de sol de Europa, tienes que venir aquí.

Que ver en Cascais Portugal Cabo Roca Puesta Sol

Rincón SaltaConmigo


Antes de llegar al cabo, puedes hacer una parada y tomarte algo en la terraza del bar Moinho Dom Quixote. No está Don Quijote pero sí un antiguo molino y un ambiente muy relajado.

Senderismo por el Parque Natural de Sintra-Cascais

El Cabo da Roca, como las dunas de Cresmina y del Guincho, forma parte del Parque Natural de Sintra-Cascais. Aquí nos encontramos con paisajes muy variados: desde acantilados hasta dunas, playas, bosques o los jardines exóticos de la sierra de Sintra.

Que ver en Cascais Portugal Senderismo Costa

Hay muchos senderos señalizados en el parque. En Cascais puedes informarte y conseguir en mapa en la oficina de turismo o en la Eco-Cabana al lado del Museo Casa das Historias Paula Rego. Nosotros optamos por hacer dos senderos fáciles y cortos en una mañana, que nos dieran la oportunidad de conocer dos tipos de paisajes del parque: el costero y el serrano.

Una ruta por la costa y una por la sierra

En la costa, hicimos el pequeño sendero –muy fácil y corto: 2 km ida y vuelta, menos de una hora tomando muchas fotos– que, desde el Cabo da Roca, llega al mirador de la fantástica playa de la Osa, praia da Ursa. Ojo, no se puede bajar a la playa: hay peligro de caída de rocas. En el camino nos fuimos encontrando con plantas curiosas como pinos piñoneros convertidos en arbustos adaptándose al viento. O con las primeras “saudades”, las coloridas flores que cubren este paisaje de marzo a junio. En el mapa de abajo indicamos el punto de salida.

Que ver en Cascais Portugal Praia Ursa

En la sierra, nos acercamos a la Peninha, uno de sus puntos más altos, donde disfrutamos de las vistas hacia el mar y la desembocadura del Tajo. Junto a la capilla del siglo XII, construida por el portaestandarte del primer rey de Portugal, comenzamos nuestra segunda ruta –un poco más larga: 2,75 km en total, menos de hora y media con muchas fotos–. Como la anterior, lo indicamos en el mapa de abajo. Nos adentramos en el estupendo bosque de cedros donde existe una mutación única en el mundo. ¡Con la corteza casi tan blanda como el corcho! Ah, no te pierdas la obra de arte creada por la naturaleza en uno de estos troncos. Bajo una hoja mojada y pegada a él creció un hongo. Al despegarse, la hoja dejó “impreso” su perfil. Gracias a nuestro guía de Walk Hike Portugal por enseñárnosla.

Que ver en Cascais Portugal Senderismo

Más pueblos y playas con encanto que ver en los alrededores de Cascais y Sintra

Además de recorrer el parque a pie, también lo hicimos en coche. En los alrededores de Sintra visitamos unos cuantos pueblos con encanto como Ulgueira, Penedo o Almoçageme.

Que ver en Cascais Portugal Ulgueira

Y playas como la paradisíaca Praia da Adraga –por lo visto, el restaurante que hay ahí es una maravilla–, la Praia Grande, la Praia Pequena do Rodízio o la Praia das Maçãs –”de las manzanas”, porque aquí bajaban por el río las manzanas caídas en él–.

Que ver en Cascais Portugal Praia Pequena Rodicio

Si te gusta el vino, no puedes perderte tampoco las bodegas de la zona de Colares –en Almoçageme está una de las más antiguas, la Adega Viúva Gomes–.

Que ver en Cascais Portugal Azenhas do Mar

Si solo tienes tiempo para ir a un sitio, es Azenhas do Mar en la hora dorada, antes de bajar al Cabo da Roca a ver la puesta de sol. ¡Cuando las casitas blancas del pueblo se pintan de tonos cálidos con las últimas luces del día es una verdadero espectáculo!

Cómo llegar a Cascais desde Lisboa

Llegar a Cascais desde Lisboa es muy fácil: hay una línea de tren con mucha frecuencia que en 40 minutos conecta la estación de Cais do Sodré de Lisboa, al lado de la Praça do Comerçio, con la de Cascais. Es una especie de Cercanías que para también en otras estaciones en Lisboa y pasa por Estoril. En Google Maps puedes ver qué estación coger desde donde estés en Lisboa y consultar los horarios.

Que ver en Cascais Portugal Faro Puente

Si quieres conocer bien los alrededores de Cascais y Sintra, lo mejor es que alquiles un coche en el aeropuerto de Lisboa, puedes ver precios aquí.

Tours a Cascais y Sintra desde Lisboa

Nosotros te aconsejamos quedarte en Cascais por lo menos un par de noches –en nuestro caso fueron tres–. Si estás en Lisboa y solo tienes un día y quieres visitar también Sintra, echa un vistazo a los tours de un día desde Lisboa aquí. Será solo para hacerte una primera idea: te garantizamos que querrás volver para ver más.

De Cascais a Lisboa de forma diferente: ¡en barco!

Si quieres volver a –o llegar desde– Lisboa de forma diferente, ¿por qué no hacerlo en barco? Desde la marina de Cascais nosotros tomamos uno a Lisboa –se contratan en la tienda Aquastart–. Nos encantó la experiencia de ver la ciudad desde una perspectiva diferente y recorrer la costa, con sus pueblos y fortificaciones, hasta la desembocadura del Tajo y la capital portuguesa.

Que ver en Cascais Portugal Barco

Pasamos junto a Estoril, fortalezas como la de San Antonio o San Julián de la Barra –justo en la “esquina” entre el océano y el Tajo–, playas surferas como la de Carcavelos y preciosas villas. Hasta llegar a la torre de Belém, el Monumento a los Descubrimientos, el nuevo museo MAAT o el enorme Puente 25 de abril.

Mapa con todo lo que hay que ver en Cascais y alrededores

Aquí tienes un mapa con todo lo que te hemos contado que hay que ver en Cascais, para que no te pierdas nada y organices la visita como mejor te convenga.

Hoteles en Cascais: dónde dormir

En Cascais, como destino turístico que es, hay mucha oferta hotelera. Nosotros nos quedamos en el Vila Galé Cascais, poco fuera del casco histórico y al lado del faro de Santa Marta. De posición está bien, la habitación era enorme y cómoda y el personal muy simpático. El desayuno también estaba bastante bien, lo recomendamos. ¡Y vaya amanecer que se ve desde las habitaciones! Aquí puedes consultar sus precios y aquí los de otros hoteles de Cascais si éste no te convence.

Que ver en Cascais Portugal Amanecer Faro

Reyes, pescadores, espías y surferos sabían –y saben– lo que hacen. Tú tampoco dejes de descubrir Cascais.

¿Quieres viajar a Cascais? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Lisboa aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Cascais al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Lisboa al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Portugal aquí.
  • Contrata tu tour guiado en español en Lisboa aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

2 comentarios

  1. Alicia Cuzzuol
    6 abril, 2019 en 11:09 — Responder

    Iré pronto a Portugal y estoy buscando tips interesantes. Muchas gracias por la info!

    • 15 abril, 2019 en 14:14 — Responder

      ¡Hola, Alicia y bienvenida al blog! Muchas gracias a ti por tu comentario y ¡buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *