AsturiasAvilésEspañaEuropa

El Centro Niemeyer de Avilés: las curvas más seductoras de Asturias

  

¿Qué mejor presentación para el Centro Niemeyer de Avilés que la de su propio creador, Oscar Niemeyer? “Una gran plaza abierta a todos los hombres y mujeres del mundo, un gran palco de teatro sobre la ría y la ciudad vieja de Avilés.” Así definió el gran arquitecto brasileño una de sus obras más queridas, la única que realizó en España. Y así lo percibimos también nosotros.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Salto

Nos encontramos con una nueva Plaza Mayor donde los avilesinos quedan, van a pasear el perro o a patinar. Con un edificio de líneas seductoras que ha sustituido unos altos hornos de acero. Con una vista panorámica privilegiada sobre el casco histórico de Avilés. Y con un espacio para la cultura desde todos los puntos de vista: conciertos y cine al aire libre, un auditorio, salas de exposiciones… No conocimos Avilés antes de su construcción, pero estamos seguros de que el Centro Niemeyer no sólo cambió el perfil de la ciudad: la revolucionó.

Un poco de historia: Oscar Niemeyer y la inauguración del Centro Niemeyer en Avilés

No vamos a presentar a Oscar Niemeyer: uno de los arquitectos contemporáneos más influyentes de toda América Latina y del mundo entero no necesita presentación. Pero sí que vamos a decir que a nosotros nos había conquistado en su tierra natal, Brasil –un país que nos enamoró de por sí–, con obras como el “gran ojo” del Museo Oscar Niemeyer en Curitiba, esa “nave espacial” del Museo de Arte Contemporáneo de Niteroy o los edificios de Brasilia, su imposible catedral por encima de todos.

Asturias Aviles Centro Niemeyer

Justamente la catedral de Brasilia le valió el premio más prestigioso de la arquitectura: el Pritzker, considerado el Nobel de este arte. Otro premio le llevaría a diseñar su único edificio en España: el príncipe de Asturias –todavía no había princesa, lo ganó en 1989– de las artes. En 2006, con ocasión del 25º aniversario de la Fundación Príncipe de Asturias, diseñó el que se convertiría en el Centro Niemeyer como donación al Gobierno del Principado.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Vista Grapa

Cinco años después de que trazara sus líneas curvas sobre un papel blanco, el 25 de marzo de 2011, tras “liberar” el área de los altos hornos de acero que la ocupaban, limpiar los márgenes de la ría y finalizar las obras, se inauguró el Centro Niemeyer.

Las características de la arquitectura del Centro Niemeyer

Son nada menos que 44.000, que se dice pronto, los metros cuadrados de superficie del Centro Niemeyer. De éstos, más de 16.000 los ocupan sus edificios. Unos edificios que cumplen todas las “reglas” de la arquitectura de Niemeyer. Una gran luminosidad: la luz de Brasil le inspiraba constantemente. Espacios amplios y diáfanos. El predominio del color blanco. La utilización de los colores primarios: el rojo, el amarillo y el azul. El uso del hormigón armado, un material barato y, sobre todo, maleable. Líneas curvas –las líneas rectas eran, según Niemeyer un invento del hombre– inspiradas en la naturaleza y en el contorno del cuerpo de la mujer.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Mirador Auditorio

¿Sabías que…?


Las formas de la mujer llegaron al diseño del Centro Niemeyer de la manera más realista posible: como un enorme dibujo en el exterior del auditorio que representa a una tomando el sol en la playa de Copacabana. La línea de la silueta está hecha con cerámica negra de Miranda, un pueblo cercano a Avilés.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Auditorio Exterior Mujer

Esto es lo que nos comentó la guía. En cuanto a nosotros, volvíamos a sentirnos como cuando nos encontrábamos delante de sus edificios en Brasil. La sensación de bienestar y paz que dan esas líneas curvas y ese blanco parece sobrenatural. ¿Cómo puede un edificio –o un complejo de edificios– hacerte sentir tan bien? Tenemos que decir que una estupenda jornada primaveral soleada ayudaba… volvíamos a estar en Brasil.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Mirador Sol

La pasarela y el edificio del auditorio

He dicho que todos los edificios del Centro Niemeyer están inspirados en la naturaleza. La pasarela imita a un río que desemboca en el mar, representado por la gran ola de 26 metros del alto del auditorio.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Pasarela

¿Sabías que…?


La que se suele llamar “pasarela” es en realidad una simple marquesina utilizada como nexo de comunicación visual. No se puede pasar por encima. Pero, ya que todo tiene una utilidad en el Centro Niemeyer, a veces se usa para exposiciones de esculturas.

A pesar de sus formas tan atractiva, los edificios de Niemeyer son todos muy funcionales y versátiles. Probablemente el auditorio es el más versátil de todos, al tener cuatro espacios para diferentes usos.

El primero que te encuentras al entrar en el edificio es el gran hall –¡de 1.000 m2!– diáfano y muy luminoso, utilizado normalmente para exposiciones de fotografía. En el interior del edificio, como en el exterior, la línea curva es la reina, incluso en el mobiliario que, aunque no fuera diseñado por Niemeyer, fue elegido por él. El elegante rojo, color primario, aparece en el suelo de moqueta: según nos comentó la guía, el suelo mullido era para dar un ambiente familiar. Yo no he visto nunca una casa así, pero…

Asturias Aviles Centro Niemeyer Auditorio Interior Sala

Otro espacio, aunque éste no lo visitamos, es la Sala Club, utilizada anteriormente para los ensayos y ahora para representaciones de micro-teatro –el Off Niemeyer– y pequeños conciertos de músicos noveles o de música alternativa. Ha sido escenario para conciertos de música jazz, folk, celta, country, etc. Caben unas 200 personas de pie.

El auditorio propiamente dicho

Lo que sí visitamos, por supuesto, fue al auditorio propiamente dicho, donde vuelve el rojo con sus butacas, casi 1.000. Niemeyer aplicó muchos conceptos innovadores en su construcción, tanto para solventar el problema del ruido y del eco, como para mejorar la comodidad de los espectadores. Por ejemplo, las butacas no están alineadas para que la persona que esté delante no te cubra, hay más separación entre las filas para levantarse fácilmente, en la primera fila hay espacio para personas con movilidad reducida, etc.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Auditorio Interior Butacas

¿Sabías que…?


En el auditorio del Centro Niemeyer no hay ni palcos ni anfiteatro, sino una grada “democrática”. No hay diferencia entre espectadores: hay buena visibilidad en todos los asientos y todos pagan lo mismo. Un concepto igualitario muy propio de Niemeyer.

Pisamos también el escenario que, por cierto, es uno de los más grandes de Asturias, con sus 500 m2. Y notamos algo muy curioso: mientras desde las gradas el auditorio parece gigante, desde aquí parecía mucho más pequeño. Niemeyer quería dar una sensación de familiaridad a actores, músicos o conferenciantes ¡y lo consiguió! No me preguntes cómo…

Asturias Aviles Centro Niemeyer Auditorio Interior Escenario

El escenario al aire libre

Decía que el edificio del auditorio era muy versátil y que había cuatro espacios, bueno, en realidad son tres, pero es que el del auditorio es doble. Me explico: aquí hay congresos, conferencias y conciertos con hasta unos mil espectadores. Pero ¿y para eventos más grandes?

Asturias Aviles Centro Niemeyer Auditorio Mirador

Desde el escenario vimos la parte interior del gran muro, la “mancha” roja desde la plaza. Un muro que se levanta para la carga y descarga directa al escenario pero también para transformar en “palco“ –a ras de suelo y sin asientos– la plaza del Centro Niemeyer. Así puede haber eventos con hasta 10.000 espectadores. Muchos gratuitos o a precios populares. En la plaza se ha celebrado desde el “holi party” de Asturias hasta grandes conciertos de grupos internacionales pasando por obras de teatro clásico –una de las de Mérida se representa aquí cada año– o cine de verano.

La cúpula

Si todos los edificios están inspirados en la naturaleza, la cúpula lo está en una montaña. Una montaña no muy alta, eso sí: con 18 metros, es el edificio más bajo del complejo.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Mirador Puerto

¿Sabías que…?


Los avilesinos se sorprendieron al ver la cúpula levantada de la noche a la mañana como por arte de magia… Para la construcción de la cúpula, Niemeyer utilizó un sistema constructivo muy novedoso. Se ancló al suelo una gran membrana que se hinchó y luego se deshinchó hasta que tuvo el tamaño adecuado. Así, se podía trabajar de dentro hacía fuera.

Esa membrana, una lona de PVC, sólo iba a ser un material de construcción y se iba a eliminar. Al final se quedó para proteger el edificio de la lluvia y ahora lo recubre, aunque debajo esté el hormigón armado como en todos los demás.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Cupula Escalera

Con sus 4.000 m2, también es un espacio versátil, utilizado sobre todo para exposiciones de dibujo, escultura y otras temáticas, pero también para congresos, conferencias y pequeñas actuaciones. En la planta de arriba hay un espacio para unas 150 personas donde tienen lugar, por ejemplo, los conciertos de música clásica Suena la cúpula –que, por cierto, sólo cuestan 5 euros–.

Hay dos elementos muy curiosos dentro de la cúpula. Uno es la elegante escalera helicoidal que destaca sobre la pared roja del fondo. Y otro es la gran lámpara diseñada por el mismo Niemeyer que, desde abajo, parece un plafón pegado al techo mientras si te alejas notas que está colgando. Dependiendo de la luz, de los colores, del punto de vista, se ve de una manera o de otra.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Cupula Lampara

La torre mirador

La torre mirador está también, cómo no, inspirada en la naturaleza, en su caso en un árbol. El acceso a la torre es o bien por ascensor dentro del “tronco” o bien por la espiral helicoidal que va ensanchándose alrededor de él hasta el mirador propiamente dicho: un gran disco rodeado por ventanas que alcanza los 20 metros de altura, unos cinco pisos más o menos.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Mirador Vista

Desde el mirador, además de disfrutar de exposiciones, charlas, talleres, etc., se ve el casco antiguo, conectado con la famosa pasarela llamada “grapa”. Y, por supuesto, la ría que va hacia el mar. Queda muy claro ese rol de conexión del Centro Niemeyer entre lo antiguo y lo moderno.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Mirador Interior

El edificio polivalente

A diferencia del resto del conjunto, en el edificio polivalente prevalece la línea recta. Es el edificio administrativo de la Fundación Niemeyer y se utiliza también como cine –el único en Asturias con películas en versión original–, centro para conferencias y eventos. También acoge la tienda de recuerdos, la cafetería y, sobre todo, el centro de visitantes. Es el lugar al que hay dirigirse para tener información sobre las visitas guiadas, las exposiciones, las actividades culturales, los espectáculos y donde comprar las entradas.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Edificio Polivalente

Visitas guiadas al Centro Niemeyer: precios y horarios

Si, como nosotros, quieres hacer una visita guiada por el Centro Niemeyer, es muy fácil. En julio y agosto hay visitas todos los días a las 12:30h y a las 17:00h. El resto del año, hay visitas de miércoles a viernes a las 17:00 h y sábados, domingos y festivos a las 12:30 h y a las 17:00 h. Se visitan el auditorio, la cúpula y la torre mirador. El tour dura unos 45 minutos y cuesta 3 €. Más información en la página web oficial de la Fundación Niemeyer.

Asturias Aviles Centro Niemeyer Grapa

Curvas, luz y diseños que parecen de otro mundo. Nos encantó volver por un momento a Brasil en plena Asturias, ¡gracias Niemeyer!

¿Quieres visitar el Centro Niemeyer de Avilés? Te ayudamos:

  • Busca tu vuelo más barato a Asturias aquí
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Avilés aquí.
  • Alquila el coche al mejor precio en Asturias aquí.
  • La mejor guía de Asturias aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

4 comentarios

  1. 2 agosto, 2018 en 11:19 — Responder

    Con esta arquitectura tan modernista la verdad que parecen imágenes de películas futurista, pero es una pasada, nos lo apuntamos para nuestro próximo viaje a Asturias.

    • 6 agosto, 2018 en 18:31 — Responder

      ¡Hola Alex y ana! Sí, modernista no, pero futurista sin duda, jeje ¡Nos encanta Niemeyer!

  2. Alexandra
    7 agosto, 2018 en 21:36 — Responder

    Espectacular y maravilloso se mire por donde se mire. Tomo nota para mi próxima visita a Asturias.

    • 13 agosto, 2018 en 12:23 — Responder

      ¡Hola Alexandra y bienvenida al blog! Sí, sin duda, te lo recomendamos para tu próxima visita. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *