AsturiasAvilésEspañaEuropa

El museo de la mina de Arnao: la visita a la mina de carbón más antigua de Asturias

  

Tras bajar por el pozo original de la mina de Arnao, recorrer sus galerías de ladrillo del siglo XIX casi en la oscuridad y visitar el centro de interpretación, tuvimos la suerte de encontrarnos con Iván, el arqueólogo director del museo de la mina de Arnao. Nos contó cómo había nacido la idea de reabrir esa mina abandonada; que sus familiares trabajaron aquí, como casi todos los de sus vecinos; que iba a visitarla gente de todo el mundo cuyos antepasados también habían sudado sangre en la mina… Gracias a ellos, que acababan a veces llorando y dejando mensajes conmovedores en la “pizarra de la memoria”, seguía descubriendo nuevos detalles imposibles de encontrar en los archivos oficiales.

Aviles Museo Mina Arnao Galeria

Fue el colofón final de una visita que ya había sido apasionante. Un viaje a la profundidad de sus galerías bajo el mar y al pasado de una sociedad integrada por vecinos que vivían y sufrían por y para la mina. Vecinos que, tras su cierre, se desperdigarían por todo el mundo manteniendo vivo su recuerdo…

La mina de Arnao: la primera mina de carbón de Asturias (y de toda España)

La mina de Arnao se crea en 1833. Para gestionar su explotación, un grupo mayoritariamente belga funda ese mismo año la Real Compañía Asturiana de Minas de Carbón. Sería la precursora de la Real Compañía Asturiana de Minas, que se convertiría en una gran multinacional de la minería.

Aviles Museo Mina Arnao Escalera Galeria

¿Sabías que…?


Aunque la mina de Arnao nace oficialmente en 1833, la extracción de carbón de forma no industrial en Arnao es mucho más antigua. La primera licencia de una mina de carbón fue otorgada para este lugar por el rey Felipe II casi dos siglos y medio antes: en 1593. Esa pequeña explotación es la primera mina de carbón mineral documentada de Asturias, de España y de toda la Península Ibérica.

La mina de Arnao fue la precursora de muchas innovaciones tecnológicas en la minería. Aquí, por ejemplo, nació el primer pozo vertical de Asturias: el “pozo abuelo” de la minería asturiana. Es también la única mina submarina de Europa: sus galerías se excavaron bajo el mar.

De 11 mineros, llegó a haber hasta 250. A principios del siglo XX, en plena actividad, las galerías de la mina se inundaron. Se construyeron tabiques y la explotación minera siguió adelante, pero en 1915 la mina cerró definitivamente. Las causas: nuevas filtraciones y problemas de producción y sociales.

Aviles Museo Mina Arnao Pozo Inundado

Hasta principios del siglo XXI estuvo abandonada. En 2007 empezó su recuperación, se volvió abrir el pozo y a rehabilitar algunas de las galerías. En 2013 nacía el museo de la mina de Arnao.

La visita al museo de la mina de Arnao: centro de interpretación y galerías

La visita al museo de la mina de Arnao se divide en dos partes: hay un pequeño centro de interpretación –que puede visitarse por libre– y, lo mejor, una visita guiada por las antiguas galerías de la mina.

Nosotros llegamos justo a tiempo para la visita guiada a las galerías así que, antes de ir al museo, nos dirigimos directamente hacia una de las grandes maravillas de la mina: su castillete de madera. Es el único de este tipo que se conserva en Asturias –ahora son de metal– y ha sido declarado Bien de Interés Cultural. La visita empezaba fuerte. Encontrarnos con el gran castillete nada más entrar nos dejó de piedra. De hecho creíamos que sería una reconstrucción. Pero no: ¡todo es auténtico!

Aviles Museo Mina Arnao Castillete

Eso sí, aún faltaba lo mejor: bajar a las galerías. Mientras esperábamos el ascensor en la “zona de embarque”, la guía nos fue contando la historia y algunas curiosidades y anécdotas sobre la mina. La primera es que el ascensor había sustituido las jaulas unidas por cables, que a su vez sustituyeron los toneles con cuerdas con los que al principio bajaban los mineros a las galerías. Toneles a los que había que saltar, con el riesgo de acabar en el fondo del pozo ¡de 80 metros!

La experiencia de bajar a las galerías

Esa “zona de embarque” se ha decorado con algunos elementos que recuerdan su historia. Una fragua para las herramientas; el banco donde los mineros esperaban su turno; un llar para calentar la comida; los candiles de “sapu”, lámparas de aceite de ballena y luego de linaza; una boina, el “casco” de entonces; unas alpargatas y madreñas, el calzado típico asturiano; las cuerdas para las mulas que tiraban de las vagonetas de carbón; la cuerda atada a la campana que usaba el capataz para indicar dónde dejar la jaula, etc. También se puede ver dónde llegaban los raíles que traían las vagonetas: raíles que fueron uno de los grandes avances tecnológicos traídos por la empresa de capital belga.

Aviles Museo Mina Arnao Lamparas Sepu

¿Sabías que…?


Al principio, las vagonetas eran tiradas por los propios mineros, desde los 14 años de edad. Luego por mulas, mulas que se dejaban en el interior de la mina para toda su vida y normalmente se quedaban ciegas. Pero la tecnología fue avanzando y, desde 1855, era una locomotora de vapor la que se encargaba de ello. La locomotora “Leonor” es todo un símbolo de la mina de Arnao y puedes “saludarla” frente a la entrada del museo.

Llegaban el ascensor y el momento de bajar por el pozo maestro. El pozo maestro original de la mina, en ladrillo macizo. Sí, ése de ochenta metros, aunque ahora sólo se bajan veinte, al estar el resto de galerías todavía inundado. Los mineros llegaban en jaulas sesenta metros más abajo y luego seguían bajando para abrir galerías… hasta ¡1 km bajo el mar!

Aviles Museo Mina Arnao Pozo

Recorriendo las antiguas galerías de la mina de Arnao

Las galerías que se recorren son las originales del siglo XIX. Hechas de ladrillo, son únicas en Asturias. En España sólo hay otras de este tipo visitables en Ciudad Real: las del Parque minero de Almadén.

La primera sensación al entrar en las pequeñas galerías de ladrillo es que no son muy claustrofóbicas, de hecho son bastante amplias. Eso sí, la guía nos contó que en su época su aspecto era bastante diferente. El suelo ahora se ha rebajado para que las galerías resulten más altas y, además, se ha alisado y recubierto de cemento. En su día, era de barro con cunetas, raíles y restos de carbón.

Aviles Museo Mina Arnao Galeria

Moverse no debía de ser nada fácil. Además, tampoco ayudan la inclinación y la oscuridad. Oscuridad ahora sustituida por algo de luz eléctrica, eso sí, tenue, para no perder del todo esa atmósfera minera. Caminar agachados y sujetándose a las paredes, iluminados por velas de sebo en los primeros años y candiles de “sapu” después no debía de ser plato de gusto. Orientarse, saber qué hora era, entender a los capataces que hablaban francés… todo complicaba el trabajo un poco más. ¡Un trabajo de hasta 12 horas diarias!

¿Sabías que…?


Los capataces utilizaban todo tipo de artimañas para hacer que los mineros trabajaran más. Una de ellas era aprovecharse de su credulidad. Les contaban que las minas, como las cuevas, estaban habitadas por cuélebres, monstruos de la mitología asturiana que custodiaban tesoros –en este caso el carbón– o duendes traviesos que podían robarles… Todo para que se quedaran en silencio “para no despertarles” y fueran más productivos.

El trabajo de los mineros de Arnao

La guía nos fue contando cómo trabajaban los mineros, incluidos los niños, los había desde los 12 años y con 16 ya picaban; cómo accedían a las nuevas vetas; que abrían nuevas galerías con explosiones, la pólvora fue otra innovación traída por los belgas; cómo transportaban el carbón, subiendo a veces sacos o mochilas de hasta 25 kg de peso; cómo controlaban la ventilación, etc.

¿Sabías que…?


Los encargados de las compuertas de ventilación eran niños. Su responsabilidad era enorme: del control del aire dependía la vida de los mineros. Sus castigos si cometían errores no eran suaves: se quedaban 24 horas sin comida ni bebida.

Asturias Aviles Mina Arnao

A pesar de estas condiciones de trabajo tan duras, son sólo tres las muertes de mineros que se han registrado en Arnao. Fueron por atropellamientos de vagonetas. Aquí no había gas grisú, la principal causa de muerte en las minas en esa época. Claro, que estos datos los daba la dirección…

La guía nos contó también cómo vivían aquí esos mineros. En las galerías cocinaban y comían e iban al baño. Bueno, no había aseos: las necesidades se hacían en las cunetas y se cubrían con cal o se ponían en un cubo de metal y luego se sacaban.

La salida al mar

Al final llegó la hora de intentar experimentar la atmósfera original de la mina. La guía apagó la luz, encendió la vela y dejó a nuestra imaginación recrear el ambiente de la mina en su momento de actividad, con sus sonidos y olores. Y llegó la sorpresa… se abrió el portal hacia ¡el mar! Normalmente las minas salen a la montaña, así que es cuanto menos extraño: estás bajo tierra y de repente, ¡sales a la playa!

Aviles Museo Mina Arnao Galeria Lampara

Por aquí salía el carbón hacia el embarcadero y el puerto de Avilés. Cargar el carbón cuando había temporal no era sencillo. A veces caía, algo que no podían permitirse. Al final era la locomotora Leonor la encargada de llevarlo por una rampa hacia los cercanos hornos de fundición.

Aviles Museo Mina Arnao Salida Playa

El centro de interpretación del museo de la mina de Arnao: uno de los museos mineros de Asturias

Tocaba volver al antiguo edificio minero del siglo XIX, utilizado como casino obrero desde 1915. Es ese edificio el que acoge el museo propiamente dicho: el centro de interpretación de la mina. Hay diferentes objetos ligados al trabajo de la minería, fotografías, recursos audiovisuales que ayudan a recorrer la historia de la mina de Arnao y, en general, de la minería de carbón.

Aviles Museo Mina Arnao Mesa Director

Ahí es donde se encuentra esa “pizarra de la memoria”, con los recuerdos de nietos de todo el mundo hacia sus abuelos que trabajaron aquí.

Aviles Museo Mina Arnao Pizarra Memoria

Hay también visitas guiadas al museo, aunque nosotros no coincidimos con ninguna.

Precios y horarios del museo, dónde está y cómo llegar

El museo de la mina de Arnao se encuentra en Castrillón, al lado de la playa de Arnao, en calle La Mina, 7. Castrillón forma parte de la comarca de Avilés. El museo está a unos 10 km del centro de Avilés, menos de 20 minutos en coche. Hay autobuses que llegan muy cerca, al lado de Asturiana de Zinc. En Google Maps hay indicaciones de autobuses desde Avilés.

Aviles Museo Mina Arnao Rail Original

En cuanto a los precios, la visita libre al centro de interpretación es gratuita. La visita guiada por las galerías de la mina, de unos 50 minutos, cuesta 4,5 € y conviene reservar con antelación. Los horarios actualizados los encuentras en su página web oficial.

La playa de Arnao

Ir a la mina de Arnao merece la pena también por el entorno. Justo al lado está la pequeña playa de Arnao, la más occidental de Asturia. Tiene una bonita panorámica de las costas gallegas y asturianas, arena fina y blanca y aguas tranquilas resguardadas del viento.

Aviles Arnao Playa

La playa de Salinas: surf, dunas y museo de anclas

Un poco más lejos, a unos 2 km hacia Avilés, está la playa de Salinas. Es una de las mejores playas del norte de España para practicar surf. Pero no sólo merece la pena ir si eres surfista o si te gusta el ambiente surfero. En sus extremos hay dos pequeñas joyas.

Asturias Aviles Salinas Museo Anclas

En el extremo occidental, en la península de La Peñona, está el curiosísimo museo de anclas Philippe Cousteau. Es un museo gratuito al aire libre en el que hay anclas de barcos de todas las épocas, un mirador en voladizo sobre el mar llamado “el templo de los Océanos” y un busto de Philippe Cousteau. El gran busto de bronce se encuentra sobre una roca batida por el mar, la Peña Lisa.

Aviles Playa Salinas Philippe Cousteau Museo Anclas

En el extremo oriental de la playa de Las Salinas están las dunas de El Espartal. Los edificios de la playa de Salinas dejan espacio al sistema dunar que en su día fue el mayor de Asturias. Los únicas protagonistas: el dorado de la arena de las dunas y el verde de la vegetación.

Aviles Playa Salinas Dunas

Historia minera, playas y naturaleza… el trío asturiano ideal a las puertas de Avilés.

¿Quieres visitar el museo de la mina de Arnao en la comarca de Avilés? Te ayudamos:

  • Busca tu vuelo más barato a Asturias aquí
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Avilés aquí.
  • Alquila el coche al mejor precio en Asturias aquí.
  • La mejor guía de Asturias aquí
  • Contrata tu tour guiado en Asturias aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

2 comentarios

  1. Pablo
    11 septiembre, 2018 en 06:04 — Responder

    Interesante visita a estas minas. No me lo había planteado nunca, pero eso también es nuestra historia y así valoraremos lo que lucharon esos mineros por salir adelante.
    Gracias por el artículo. Muy interesante.

    • 16 septiembre, 2018 en 17:10 — Responder

      ¡Hola Pablo y bienvenido al blog! Muchas gracias por tu comentario, es cierto, esto también es nuestra historia. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *