5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Menú degustación 2021: nuestro año viajero para comérselo

Sabemos que no es lo normal, pero nosotros durante el confinamiento adelgazamos. Y no poco. Yo perdí unos 6 kilos y JAAC unos 8. ¿Por qué? Pues porque hicimos más ejercicio –el «teleejercicio»–. Aunque, siendo sinceros, básicamente porque comimos menos. ¿Estando en casa comimos menos? Sí, porque no viajamos. Y es que quien nos conoce sabe que somos de –muy– buen comer. Sobre todo cuando estamos fuera de casa. Si estás de viaje pues tienes que probarlo todo, ¿no? Todos los platos típicos en todas las comidas con todos sus pasos. Así que 2021 ha sido el año en el que hemos vuelto a viajar… y a engordar, que a pesar de que cuando viajamos nuestros 20.000 pasos diarios no nos los quita nadie, tanta comida no se baja con eso.

Menu 2021

Engordar sí, pero disfrutar también. Que justamente probar nuevas comidas –o viejas conocidas– era una de las cosas que más echábamos de menos de viajar. Así que, como homenaje a ese placer que nos da la gastronomía, este año hemos decidido resumir nuestro 2021 viajero con un menú. Un menú ideal con nuestros platos favoritos de este año y unos cuantos pasos porque es muy difícil elegir. No hay cocido madrileño ni churros ni cappelletti ni vincisgrassi –las lasañas típicas de las Marcas– porque de “nuestras casas” hemos decidido no presumir. Helados italianos tampoco hay, pero es que esos van siempre y a cualquier hora.

Aquí va nuestro menú degustación viajero 2021. Verás que no es muy exótico porque no hemos salido de Europa. Pero rico está todo, ¡garantizado! Eso sí, ligero, ligero, tampoco…
¡Que aproveche!

Los entrantes

Nuestro primer viaje del año fue a Cáceres y ahí otra cosa no, pero ibéricos… Un poco de jamón, de chorizo y de salchichón ibéricos siempre entran siempre bien, ¿a que sí? Pues eso. Y, cómo no, un poco de patatera, que es un vicio. Y, ya que estamos, unas salchichas blancas bávaras, las Weißwürste, con pretzels, que también estuvimos por el sur de Alemania.

Donde Comer En Caceres Casa Madruelo Tomate Patatera Ibores

Junto a los ibéricos, no pueden faltar los quesos. Ahí va un poco de mix de diferentes destinos: Torta del Casar y Queso de Ibores de Cáceres; Cabrales y Gamonéu asturiano para recordar nuestro viaje a Gijón; Tetilla gallega de nuestro paso por Ferrolterra; el Oscypek a la brasa tan típico de los mercadillos navideños polacos, y mozzarella recién hecha, burrata y caciocavallo de Puglia o Apulia, el tacón de la bota de Italia, nuestra última escapada del año. Nada mal, ¿no?

De Granada no sabríamos quedarnos con un plato, ahí lo que se lleva es el tapeo. ¿Qué hay más clásico para tapear que unas buenas croquetas? Recordamos con mucho cariño unas de jamón y otras de rabo de toro que probamos ahí. ¡Pues al menú! Aunque, si hay croquetas, también hay que añadir las de compango que probamos en Gijón, ¡vaya invento! Y las de gallina con chocolate de Zaragoza… ¡Cómo nos gustan las croquetas!

Que Comer En Granada Croquetas

Por último, pero no menos importante, ¡pulpo a la gallega! Uno de nuestros platos favoritos que este año hemos vuelto a probar en muchos pueblos de Ferrolterra, aunque ninguno como el de Mugardos.

Escapadas Por Espana Rias Baixas Pulpo

¿Y el pan? Pues un mix de pan gallego y pan tradicional de Matera, que hasta aprendimos a hacerlo.

Los primeros

Nos vamos a los primeros. Nos esperan una sopa, un arroz, unas legumbres y una pasta. ¡Más completo, imposible!

Comenzamos con un buen żurek, la sopa más típica de Polonia, con sus salchichas, sus setas, sus patatas, su huevo cocido… por supuesto servido en un “cuenco” de hogaza de pan. Hemos estado una semana en Polonia este diciembre y no ha pasado ni un día sin que probáramos un żurek. Se podría llegar a decir que tenemos un poco de adicción.

Consejos Viajar Cracovia Restaurante Zurek

El arroz va a ser… a la zamorana. En nuestro paso por Toro también lo hemos probado todos los días y nunca nos ha defraudado. ¿Que no sabes qué lleva el arroz a la zamorana? Pues productos de matanza del cerdo como salchichas, picadillo, chorizo, torreznos y luego jamón serrano, algo de verdura y pimentón de la Vera. ¿Quién da más?

Comer En Toro Arroz Zamorana Torreznos Dona Negra

Si hemos pasado por Asturias, no podemos dejar de incluir una fabada, este año hemos comido hasta una con estrella Michelin, dicen que la mejor del Principado.

Donde Comer En Gijon Casa Gerardo Fabada

Y la pasta, cómo no, es italiana. Las orecchiette, típicas de Puglia y de la cercana Basilicata, donde está Matera. Estuvimos más de una semana en la zona y fue como el żurek en Polonia, ¡ni un día sin orecchiette! Se llaman así, “orejitas”, por su forma y se suelen tomar con salsa de tomate y carne o con cime di rapa –grelos–. De las dos formas están para chuparse los dedos. Aunque también probamos otra combinación que nos encantó: tomate y stracciatella –el “relleno” de la burrata, masa de mozzarella y nata–.

Que Comer En Puglia Orecchiette Tomate Stracciatella

Los segundos

Volvemos a Zaragoza para comernos un buen ternasco de Aragón, que si estamos en fiestas no puede faltar el cordero.

Comer En Zaragoza El Fuelle Ternasco

Siguiendo con los asados, de República Checa, y en particular de Bohemia, nos traemos a la mesa un pato asado, ¡qué rico lo hacen! El pato va servido con su salsita y con su knedlíky, las “albóndigas de pan” checas.

Pero, si hablamos de asados, hay que hacerle sitio a Segovia. ¡Cuánto hacía que no nos comíamos un cochinillo asado tan rico como el que probamos ahí!

Que Comer En Segovia Cochinillo Asado

¿Mucha carne? Pues un pescado del día del Cantábrico, que en Gijón saben cómo hacerlo.

De los segundos ya ves que no hay mucha explicación… Somos de platos sencillos con buena materia prima.

Los postres

Siempre hay que dejar un hueco para el “final dulce”. En este caso, para un “póker” de postres: cuatro de nuestros favoritos del año.

¡No hay comida bávara que se precie sin un buen Apfelstrudel! Y, después de una semana en la región, no se iba a quedar fuera del menú.

Que Comer En Baviera Apfelstrudel

Los otros tres postres son españoles, que muchos viajes de este año han sido nacionales: un ponche segoviano, una charlota gijonesa y unas filloas gallegas rellenas de crema.

El momento dulce de la tarde (o después del café)

Hay otros dulces que no son exactamente postres, pero que no podíamos dejar fuera. Así que los colocamos después del café o en la merienda.

No pueden faltar unos pasticciotti, típicos del Salento, el sur de Apulia. Esos dulces de masa quebrada rellenos de crema pastelera –y de muchas más cosas– son puro vicio. Ni los cronuts –cruce de croissant y donut– que probamos en el Oh Deer Bakery de Praga.

Que Comer En Praga Cronuts

Y, al final, nos volvemos a España con unas polkas toresanas y unos piononos granadinos.

Con hambre no nos hemos quedado este año, ¿no? Ni de viajes ni de comida… ¡Ya ves por qué hemos engordado!

Ahora toca comerse el 2022, ¡feliz año!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios