5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Una ruta por el sur de Alemania en tren… diferente

Si piensas en el sur de Alemania, seguramente te vengan a la mente lugares como Múnich, el castillo de Neuschwanstein o la Selva Negra. Pues nuestra ruta por el sur de Alemania sí que sale desde la capital bávara, pero recorre sitios algo menos trillados. Edificios imposibles, maravillas naturales, joyas del barroco, pueblos de cuento, viñedos… Todos accesibles en tren. Sí, el tren es uno de nuestros medios de transporte favoritos, además de ser el más sostenible –bici y piernas aparte, claro– y la red de Deutsche Bahn, la principal empresa ferroviaria de Alemania, da para llegar a muchos sitios. Así que, ¡viajeros al tren!

Ruta Sur Alemania Tren Karslruhe Salto

La ruta en tren en sí es de cuatro/cinco días, a los que le añadimos tres en Múnich, uno a la ida y dos a la vuelta, para tener un viaje de una semana. Todo es adaptable si tienes más tiempo o ya has visitado Múnich, claro.

Ahora sí, vamos a ello, aquí está nuestra ruta por el sur de Alemania en tren diferente. Pasaremos por los estados federados de Baviera y Baden-Wurtemberg e intentaremos sorprenderte, a ver si lo conseguimos.

Saltaconmiconsejo


Como cogerás trenes a diario, te recomendamos hacerte con un Interrail German Rail Pass. Con el de 5 días te valdrá y te saldrá mucho más a cuenta que comprar los billetes por separado. Además, en Alemania no hace falta reservar los asientos, así que no tendrás que pasar nunca por taquilla. Por otro lado, también viene muy bien bajarse la app de Deutsche Bahn DB Navigator, para consultar horarios, posibles retrasos e incluso las vías de las que salen los trenes.

Día 1: Múnich, un paseo por la capital bávara

Si llegas lo bastante pronto a Múnich –hay muchos vuelos desde España–, tendrás tiempo suficiente para explorar por lo menos el centro de la ciudad y tomarle el pulso a la capital bávara. Un pas​​eo por los grandes clásicos, de la Marienplatz –si pasas a las 11:00, a las 12:00 y, si es verano, a las 17:00, no te olvides del “espectáculo” del carillón del Nuevo Ayuntamiento– a la catedral, pasando sus muchas igl​​esias, las puertas que quedan del antiguo recinto amurallado o el Viktualienmarkt.

Que Ver En Munich Marienplatz General

¿Qué es el Viktualienmarkt? El gran mercado al aire libre de Múnich. Si solo quieres ojear, podrás descubrir los productos más típicos de la zona, de embutidos como el leberkäse a setas como los rebozuelos. Pero, claro, probar es siempre mejor que mirar… ¿Qué tal un bocadillo con salchicha? ¿Y uno con leberkäse? Si eres más de dulce, el Schmalznudel – Cafe Frischhut es tu sitio, un schmalznudel –una especie de tortita frita– y una berlinesa ahí ya compensan acercarse. Y, por supuesto, también puedes tomarte una cerveza.

Que Ver En Munich Viktualienmarkt Leberkase Salchicha

Si te queda un poco de tiempo, puedes pasear por el Jardín Inglés e incluso ver cómo los muniqueses se bañan dejándose llevar por la corriente y hasta hacen surf en las olas artificiales de su río. El día tiene que acabar, cómo no, en una cervecería. Aunque no bebas como nosotros, por la comida y la experiencia. Por la Hofbräuhaus, la más famosa, tienes que pasar sí o sí. Aunque te aconsejamos cenar en otra, por ejemplo en Der Pschorr.

Que Ver En Munich English Park Surf

Noche en el Hotel NH Collection München Bavaria en una posición ideal para coger el tren al día siguiente –frente a la estación– y con un desayuno riquísimo para empezar el día.

Día 2: Abensberg, Kelheim y las primeras sorpresas locas de la ruta

Primera parada de nuestro viaje en tren por el sur de Alemania: Abensberg –a dos horas y media en tren de Múnich–. En este tranquilo pueblecito bávaro –que ya de por sí es bonito– está uno de los lugares más curiosos y, por qué no decirlo, locos, que hemos visitado: el “Mundo de la cerveza de Kuchlbauers”. Un complejo formado por una fábrica de cerveza centenaria, un museo y una torre. Dicho así, podría parecer algo convencional… pero te aseguramos que tiene muy poco de convencional. La mano del artista Hundertwasser –a quien está dedicado el museo y quien diseñó la torre– hace que tengas que ver para creer.

Ruta Sur Alemania Tren Abensberg Mundo Cerveza Kuchlbauers

Las siguientes dos etapas –que llegan, cómo no, después de una comida bávara en la cervecería Kuchlbauers– son una maravilla del hombre y una de la naturaleza. La primera es la abadía de Weltenburg, con su iglesia barroca. ¿Habías visto una estatua ecuestre detrás de un altar? Vale que es San Jorge, pero… Y sí, ¡también tiene cervecería! Y la segunda es Donaudurchbruch, las gargantas del Danubio. Hablamos de un desfiladero de unos 5 km en la parte más estrecha del segundo río de Europa, entre rocas con formaciones únicas que llevan nombres tan curiosos como “maleta de Napoleón”, “Pedro y Pablo” o “colmena”.

Ruta Sur Alemania Tren Abensberg Abadia Weltenburg Iglesia

El transporte también es parte de la experiencia: de Abensberg a la abadía de Weltenburg llegamos en bici eléctrica y la mejor forma de disfrutar del Donaudurchbruch es en barco. Desembarcamos en Kelheim, otro pueblecito de cuento. Ahí el día acabó con una puesta de sol en el Befreiungshalle, el gran panteón erigido para celebrar el fin de la dominación napoleónica. Y, por supuesto, con una cena en una cervecería: la Weisses Bräuhaus Kelheim.

Ruta Sur Alemania Tren Abensberg Befreiungshalle

Noche en el Gasthof Weißes Lamm.

Día 3, dos etapas de la ruta romántica de Alemania en tren: Donauwörth y Nördlingen

Seguro que has escuchado hablar de la ruta romántica de Alemania, la Romantische Straße. La ruta en coche ideada en los años ‘50 del siglo XX que recorre unos 460 km entre Baviera y Baden-Wurtemberg pasando por castillos como Neuschwanstein y pueblecitos con encanto como Rothenburg ob der Tauber. Pues en nuestro segundo día de ruta en tren visitamos dos de esos pueblecitos con encanto, mucho menos famosos, pero también preciosos: Donauwörth y Nördlingen.

Ruta Sur Alemania Tren Donauworth

De Kalheim un autobús de DB nos llevó en un cuarto de hora a Saal (Donau) desde donde, en otra hora y tres cuartos de tren, llegamos a Donauwörth. Ahí nos esperaban unos tranquilos parques, un casco histórico –bombardeado en la Segunda Guerra Mundial pero reconstruido y lleno de encanto– y la gran iglesia rococó del antiguo Monasterio de la Santa Cruz. Ah, bueno, y el Danubio, que aquí se encuentra con otro río: el Wörnitz.

Que Ver En Nordlingen Torre Daniel Ojo Pez

Veintiocho minutitos de nada en tren son los que necesitamos para llegar a la siguiente parada, uno de los “platos fuertes” del viaje: Nördlingen. Recorrimos sus murallas medievales –las únicas de Alemania que se conservan enteras y se pueden recorrer completamente por su camino de ronda–, subimos a lo alto de la torre Daniel, descubrimos algunos de sus muchos edificios y rincones únicos y… nos quedamos con ganas de más. Ah, acabamos el día a las 22:00 escuchando –solitos los dos– al guardián de la torre llamando a las puertas de la ciudad. Una preciosa y antigua tradición que se sigue manteniendo.

Noche en el Weinstube Wengers Brettl, donde también cenamos –muy bien, por cierto–. Era el día del schnitzel y estaba lleno de locales comiéndolo. Ya sabes, allá donde fueres, haz lo que vieres…

Día 4, de Baviera a Baden-Wurtemberg: Schwäbisch Hall, Besigheim y sus viñ​edos

Dejamos la Ruta Romántica y también Baviera. Nuestra primera parada del día, a menos de dos horas y media en tren de Nördlingen, es un pueblo de nombre impronunciable y rincones preciosos: Schwäbisch Hall. ¡Baden-Wurtemberg​ no nos podía dar mejor bienvenida! Sus casas de entramado de madera, sus callejuelas, sus torres, sus puentes cubiertos, su gran plaza, su iglesia parroquial, sus vistas, su tranquilidad… Todo parece tan perfecto que llegas a dudar de que sea real.

Que Ver En Schwabisch Hall Vista

Rincón Salta Conmigo


Tenemos doble rincón Salto Conmigo en Schwäbisch Hall. Primero las mejores vistas de la ciudad desde la azotea de la Sudhaus an der Kunsthalle Würth, una cervecería donde también se come muy bien. Y segundo: las tartas del Café Ableitner, ¡qué ricas están! No te vayas del pueblo sin probarlas.

Si tienes tiempo, no deberías perderte, en las afueras, el monasterio de Gross Comburg, una maravilla medieval que daría para un día entero ella sola.

Que Ver En Schwabisch Hall Monasterio Gross Comburg

Hora de volver a coger al tren que, en poco más de una hora, nos lleva a la siguiente parada: ​​Besigheim. Otro de esos lugares poco conocidos fuera de Alemania por razones que no llegamos a comprender. El pueblo en sí es una pequeña joyita de casas de entramado de madera y torres de piedra. Pero es que, además, está rodeado de viñedos que trepan por las laderas de las colinas que flanquean el río Neckar. Para apreciarlo mejor, hay que subir a sus miradores: antes de que atardezca al Aussichtskanzel am Niedernberg y, al atardecer, al Schönste Weinsicht Württemberg –»la mejor vista vinícola de Württemberg»–. No se nos ocurre mejor sitio para acabar el día.

Que Ver En​ Besigheim Schonste Weinsicht Wurttemberg Atardecer

Bueno, también hay que cenar –el Restaurant zum Hirsch está muy bien– y dormir: el Hotel am Markt es otra joyita.

Día 5: Besigheim, el Palacio de Ludwigsburg y Karlsruhe

Tras otro paseo por el pueblo de Besigheim –que, por pequeño que sea, nunca cansa– o por sus viñedos, toca subirse de nuevo al tren. Esta vez el viaje es muy corto: en 15 minutos llegamos a Ludwigsburg. Puedes recorrer su casco histórico, pero aquí se viene a visitar el majestuoso Palacio de Ludwigsburg y sus grandes jardines. Resérvate tiempo, que te hará falta, entre las salas barrocas del palacio, teatro e iglesia incluidos, sus patios, sus diferentes jardines…

Ruta Sur Alemania Tren Ludwigsburg Palacio

El penúltimo trayecto en tren del viaje nos lleva, en una hora, a Karlsruhe, la tercera ciudad más grande de Baden-Wurtemberg. Una ciudad nacida en el siglo XVIII alrededor de otro palacio: el Palacio de Karlsruhe, visita obligada de la ciudad, por supuesto.

Ruta Sur Alemania Tren Karslruhe Palacio

Con estos dos grandes palacios barrocos acaba nuestro rápido, pero muy variado, recorrido por Baden-Wurtemberg. Bueno, antes una cenita de despedida, ¿no? Si eres amante de la carne como nosotros, no te pierdas ​​el DOM grill bar kitchen.

Noche en el Schlosshotel Karlsruhe, al lado de la estación de tren, para que al día siguiente lo tengas muy fácil.

Día 6 y 7: Múnich

Desde Karlsruhe en unas tres horitas estarás de vuelta a Múnich. Qué menos que pasar otro par de días en la capital bávara, ¿no? Te dará tiempo para entrar en algún museo –nuestros favoritos son la ​​Lenbachhaus, la Pinacoteca Antigua de Múnich y el Museo de BMW–; para visitar otros grandes palacios –la Residenz con su teatro y el Palacio de Nymphenburg con sus jardines–; para descubrir edificios curiosos como el del ​​CityQuartier FÜNF HÖFE; para recorrer sus parques y jardines, y para buscar arte urbano en el centro o en lugares como Werksviertel-Mitte, una zona industrial transformada en barrio de tendencia, con sus bares y mercadillos. Y, por supuesto, ¡para probar más cervecerías!

Que Ver En Munich Werksviertel-Mitte Noche

Nuestro último hotel del viaje fue justo en el Werksviertel-Mitte, el Gambino Hotel Werksviertel.

Mapa de nuestra ruta en tren por el sur de Alemania

Aquí está un mapa con todos los lugares que visitamos, para que te hagas una idea de dónde están y de las distancias.

Con Múnich nos despedimos de nuestro viaje en tren por el sur de Alemania. Un viaje por lugares poco conocidos que nos dejó con ganas de volver a descubrir más.

¿Quieres hacer nuestra ruta por el sur de Alemania en tren? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Múnich aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Baviera aquí o en Baden-Wurtemberg aquí.
  • Alquila el coche en Alemania al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Alemania aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Alemania aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios