5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La loca torre de la cerveza alemana diseñada por Hundertwasser

Si te decimos que tienes que visitar una cervecería en Alemania, seguramente no podrás estar más de acuerdo. Pero si te decimos que es una cervecería con museo y torre probablemente empieces a pensar “¿qué están diciendo?”. Y ya cuando veas fotos de ese museo y de esa torre, te darás cuenta de que la cervecería Kuchlbauer en Abensberg no es solo una cervecería. Y que la visita merece la pena aunque no tengas ninguna afición a la birra. De hecho, nosotros no somos nada amigos de beber cerveza y la cervecería Kuchlbauer nos dejó alucinados.

Cerveceria Kuchlbauer Salto

Nada más ver las formas del edificio del museo, ya entendimos que aquello era algo especial. Líneas inclinadas, colores llamativos, una torre con aspecto de estar derretida… ¿Quién necesita más motivación que esa? Pues todavía había más: la torre Kuchlbauer. Torre que no se puede explicar con palabras y que nos trasladó a un mundo de fantasía. Lo más cercano que se nos ocurre para explicar cómo es la cervecería Kuchlbauer es decir que es una fábrica de Willy Wonka de la cerveza.

Prepárate para mil y una sorpresas, formas, colores, sonidos… Y, si te gusta la cerveza, también sabores.

El complejo de la cervecería Kuchlbauer: cerveza y arte

¿Cómo puede estar todo esto dentro de una cervecería? Pues porque hablamos de algo más que una nave donde elaborar cerveza, hablamos de todo un complejo de edificios cada uno con su función específica. La propia cervecería, el museo, la torre, un restaurante y un jardín donde comer y beber al aire libre. En total, casi 20.000 metros cuadrados. Ya hemos dicho que no es una cervecería cualquiera.

La Kunsthaus Abensberg: el museo dedicado a Hundertwasser

Nuestra visita comenzó en la Kunsthaus Abensberg. Ese edificio que decíamos que tiene una torre que parece derretida, pocas líneas rectas y mucho color. ¿Nos habíamos trasladado al cuento de Hansel y Gretel y estábamos a punto de entrar en la casita de chocolate? Pues el interior es todavía más impactante si cabe: por su arquitectura y por las piezas de su museo dedicado a Hundertwasser.

Cerveceria Kuchlbauer Kunsthaus Hundertwasser Cuadros

¿Sabías que…?


¿Hundertwasser? Sí. Hundertwasser es el nombre con el que se conocía a Friedrich Stowasser, un artista austriaco que, además de cuadros y esculturas, también diseñó edificios por todo el mundo. Entre ellos, la torre Kuchlbauer.

Como lo que encontramos dentro del museo era distinto a todo lo que habíamos visto, y no solo por los cuadros y esculturas de Hundertwasser que alberga, comenzamos a buscar referencias inconscientemente. Desde los trencadís de Gaudí hasta los colores de Andy Warhol. Sombras de semejanzas, pero solo sombras. Solo el “árbol” que crea los espacios en las distintas plantas del museo ya nos rompió todos los esquemas.

Cerveceria Kuchlbauer Kunsthaus Hundertwasser Camino

Toda la obra de Hundertwasser está inspirada en la naturaleza –era activista ecológico– y el edificio, obra de su alumno Peter Pelikan, no iba ser menos. El árbol se une a los sonidos de cigarras en el interior del museo –en el baño los sonidos son trinos de pájaros–, formas de caídas de agua, cúpulas bulbosas…

Si tienes oportunidad, te recomendamos hacer la visita guiada. La cantidad de estímulos, detalles, obras, datos que encontrarás puede llegar a abrumar si no vas con alguien que ponga un poco de orden.

Cerveceria Kuchlbauer Kunsthaus Hundertwasser Maqueta Torre

Una de las últimas piezas del museo es la maqueta de una torre muy especial. Algo que parecía el sueño de un niño. Imposible de construir e incapaz de mantenerse en pie. Como uno de esos coches futuristas de exposición que nunca se llegan a fabricar…

La torre Kuchlbauer

Pero esa torre imposible y extraña sí que se fabricó. Lo descubrimos al salir del museo y caminar un poco. No la habíamos visto antes, así que el impacto fue todavía más grande. ¡Habían construido un sueño!

Cerveceria Kuchlbauer Torre Ojo Pez

La familia Horsch –dueños de Kuchlbauer desde hace nueve generaciones– pidió a Hundertwasser un edificio para atraer a los visitantes a su cervecería. Hundertwasser diseñó una torre de 70 metros de altura. Las autoridades rechazaron el plan, no por lo extraño de su aspecto, sino porque no podía ser más alta que la torre de la iglesia de Abensberg. La altura de la torre fue bajando, primero a 50 y finalmente a 35 metros y, tras 12 años de luchas y permisos, llegó el visto bueno.

Ruta Sur Alemania Tren Abensberg Mundo Cerveza Kuchlbauers

Hundertwasser ya había muerto y fue su alumno y amigo, el arquitecto Peter Pelikan, el encargado de construir la torre Kuchlbauer. Es imposible explicar con palabras su forma, su interior, las sensaciones al subir las escaleras… Sí que podemos decir que hay “salas” –como bultos que salen en la torre– dedicadas a cada uno de los ingredientes de la cerveza. Recuerda que en Alemania se sigue la ley de la pureza de la cerveza, así que los ingredientes son los que son.

Cerveceria Kuchlbauer Torre Paraiso

En lo alto, dentro de una especie de gran boina dorada, encontramos otro bosque pintado en las paredes y un vídeo sobre la construcción de la torre, su diseño y Hundertwasser.

Cerveceria Kuchlbauer Torre Vasos Cerveza

No te olvides de bajar al sótano de la torre para ver la exposición de ¡4.200 vasos de cerveza! Pero no son 4.200 vasos iguales. Son todos diferentes, cada uno de una marca de cerveza. Principalmente son marcas alemanas, pero tienen una sección con vasos de marcas del resto del mundo. ¿Otro récord? Es la colección más grande propiedad de una cervecería.

La visita a la cervecería familiar

Pero, ¿no has dicho que es una cervecería? ¿Dónde está la cerveza? No te preocupes, que también se visita la fábrica donde se elabora la cerveza. Obviamente no se ve toda la fábrica, pero sí algunas zonas como la sala con los depósitos de cobre de un siglo de antigüedad, cada uno con 29.000 litros de capacidad. La visita se hace siguiendo un camino que te guía en el proceso de elaboración y también por curiosidades y parte de la historia de la cervecería. Fíjate bien en el camino, el Art trail of brewing, está hecho con restos de botellas y cerámica, algo al estilo trencadís. También pasa por el museo y la torre.

Cerveceria Kuchlbauer Depositos Cobre

Entre las curiosidades, nos llamó la atención un “jardín” de enanitos, cada uno asociado a un elemento de la cerveza. Desde el enanito del trigo hasta el del sabor. También descubrimos que hay ¡642 cervecerías en Baviera! Y que la Kuchlbauer es una de las quince cervecerías más antiguas del mundo todavía en activo. Si te gusta el mundo de la cerveza, te lo vas a pasar tan bien aquí como en el resto del complejo.

Cerveceria Kuchlbauer Enanos Cerveza

El biergarten: la cervecería donde beber y comer como un auténtico bávaro

El complejo de la cervecería Kuchlbauer también tiene una típica cervecería bávara. Por cervecería, en este caso, nos referimos al lugar en el que tomar la cerveza y comer platos tradicionales. Hablamos del biergarten –con zona interior y exterior– donde, aunque no probamos la cerveza, sí que disfrutamos de las salchichas –las blancas, weißwurst, y las rojas, currywurst– y los archiconocidos pretzels, junto a quesos, embutidos y alguna otra delicatessen local. ¡Un auténtico tentempié bávaro!

Cerveceria Kuchlbauer Biergarten Salchicas

Navidades en la cervecería Kuchlbauer

Nosotros la visitamos a finales de agosto, pero nos comentaron que durante las Navidades la cervecería Kuchlbauer es aún más especial si cabe. Además de organizar su propio mercadillo navideño en el interior del complejo, también decoran el exterior de la torre y del museo con más de 350.000 luces. Viendo las fotos –obviamente la foto navideña no es nuestra, es de la propia cervecería– si en agosto nos pareció un sueño, en Navidad tiene que ser una auténtica locura.

Cerveceria Kuchlbauer Torre Navidad
Kuchlbauer Turm – ein Hundertwasser Architekturprojekt, geplant und bearbeitet von Architekt Peter Pelikan ©Gruener Janura AG, Glarus, Schweiz ©Foto: Brauerei zum Kuchlbauer GmbH & Co KG

Información práctica: dónde está, precios y horarios

La cervecería Kuchlbauer está en la localidad de Abensberg, en Baviera. La dirección exacta es Schulhausplatz, 4 –lo mejor es, como siempre, preguntarle a Google Maps–. En Abensberg hay una parada de tren, a la que nosotros llegamos desde Múnich con Deutsche Bahn. Echa un vistazo aquí a los horarios si tú también viajas en transporte público.

Cerveceria Kuchlbauer Kunsthaus Exterior

Abre todo el año excepto Viernes Santo, el 1 de noviembre y del 24 de diciembre al 6 de enero. El precio de la entrada completa es de 18 €, aunque hay entradas solo para la KunstHaus por 8 € y para El mundo de la cerveza, cervecería y torre, por 12 €. Los horarios varían dependiendo de cada edificio y de la época del año, así que te recomendamos que eches un vistazo a su página web.

Cerveceria Kuchlbauer Kunsthaus Hundertwasser Interior

Seas o no un apasionado de la cerveza, la cervecería Kuchlbauer te va a asombrar. Seguimos pensando que, si Willy Wonka se hubiera dedicado a la cerveza en lugar que al chocolate, su fábrica sería así.

¿Quieres visitar la cercervería Kuchlbauer en Abensberg? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Múnich aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Abensberg aquí o en Baviera aquí.
  • Alquila el coche en Alemania al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Alemania aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Alemania aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios