5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La visita a la Residenz de Múnich y al Teatro Cuvilliés

Prepárate a conciencia, la visita a la Residenz de Múnich no es algo que te puedas tomar a la ligera si quieres verlo todo. Bueno, mejor dicho, si quieres disfrutar de todo, porque verlo lo vas a ver… una vez entras es como una tienda de IKEA, vas a pasar por todas sus salas. Otra cosa es que las últimas no se conviertan en una huída. Por eso te avisamos, son unas setenta salas llenas de cuadros, mobiliario, decoración… de esa que te deja con la boca abierta, pero que puede acabar por sobrepasarte.

Residenz de Munich Detalle Estufa
Y esto es solo una estufa

Confesamos que a nosotros nos sobrepasó. Empezamos muy fuerte leyendo todos los carteles, escuchando todos los audios de la audioguía… y acabamos casi saltando salas y pensando que no iba a acabar nunca la sucesión eterna de lujo y boato. Para que a ti no te pase lo mismo, te vamos a dar unas pinceladas de lo que te vas a encontrar y de lo que no te deberías perder –lo dicho, perder con atención, porque no hay escapatoria– en tu visita a la Residenz de Múnich. Eso sí, te aconsejamos hacer una visita guiada para que no se eternice y no te despistes.

Más de cuatrocientos años de sede del gobierno y residencia de los duques, electores y reyes bávaros te contemplan. Un museo tanto a nivel arquitectónico como a nivel artístico y de colecciones.

Saltaconmiconsejo


Completa tu ruta con nuestros artículos Qué ver en Múnich, Dónde comer en Múnich, y, si eres aficionado a los museos, Museos de Múnich que no te puedes perder. Y echa un vistazo a nuestros consejos para viajar a Múnich a la hora de organizar tu viaje a la capital bávara.

La Residenz de Múnich: un poco de historia

Ya lo hemos dicho, la Residenz de Múnich fue la sede del gobierno y residencia de los duques, electores y reyes bávaros durante más de cuatro siglos, concretamente desde 1508 hasta 1918. Antes de que llegara el lujo, se levantó un castillo con foso en 1385, el Neuveste, o nueva ciudadela, que daría paso poco más de un siglo después al palacio.

Residenz de Munich Salon Trono Luis I
Königsbau, el salón del trono del rey Luis I, mediados del siglo XIX

Desde el duque Albrecht V, cuyo reinado comenzó en 1550, hasta el duque Maximiliano I, en el poder hasta 1651, la Residenz de Múnich no dejó de crecer con nuevas alas, patios y salas. Después de un parón constructivo, el rey Luis I –reinó entre 1825 y 1848– le dio el tamaño actual. Distintos estilos arquitectónicos, desde el Renacimiento hasta el neoclasicismo, pasando por el barroco y el rococó te esperan en sus salas. Bueno, te esperan porque fue reconstruida tras ser casi destruida durante la Segunda Guerra Mundial en 1944.

¿Sabías que…?


La Residenz de Múnich tiene, en realidad, unas ¡140 salas! Ellos mismos saben que es demasiado para cualquier mortal y la visita es distinta según vayas por la mañana o por la tarde. La mayoría de salas principales se ven en los dos recorridos, pero hablamos “solo” de unas 70 salas.

También las fachadas muestran los estilos: la Renacentista de la Residenzstrasse –la nariz de los leones trae suerte… o eso dicen– y la neoclásica de la Max-Joseph-Platz que es una reproducción del Palazzo Pitti de Florencia del siglo XIX.

Residenz de Munich Fachada Sur
La fachada sur, copia del Palazzo Pitti de Florencia

Visitas guiadas

Si no quieres acabar saltándote las últimas salas y buscando una salida a tanto estuco, mármol, fresco y dorado, nuestra recomendación es que contrates una visita guiada a la Residenz. No hay visitas oficiales por parte del palacio, pero siempre puedes contratar una en castellano desde aquí. Así lo verás todo y acabarás en un par de horas. La visita incluye la entrada al Residenzmuseum.

Residenz de Munich Patio
Uno de los patios de la Residenz

Eso sí, si también quieres visitar el tesoro y el teatro, tendrás que comprar otras entradas y hacerlo por tu cuenta con la audioguía.

Qué ver en la Residencia de Múnich

Si vas por tu cuenta, resérvate más tres horas para visitar la Residenz de Múnich, y eso que pasarás de largo unas cuantas salas… Nosotros estuvimos casi tres horas y confesamos que no visitamos la cámara del tesoro porque ya no podíamos más.

Residenz de Munich Steinzimmer
Una de las habitaciones de piedra, Steinzimmer

Dos plantas organizadas alrededor de siete patios con habitaciones, salones de representación –entre ellos varios salones del trono y hasta un dormitorio de estado–, capillas, colecciones de cerámica, de cuadros, de escultura… Y, de regalo, un teatro rococó del siglo XVIII.

Residenz de Munich Gabinete Espejos
Gabinete de espejos

¿Empezamos?

El Residenzmuseum

El Residenzmuseum se encuentra en las estancias reales de los príncipes electores bávaros. Una combinación de salas decoradas hasta el extremo y frescos en techos y paredes, con las colecciones de pintura, de tapices, de mobiliario de época, de cerámica china y de casi todo lo que se te ocurra que pudiera interesar a un rey.

Residenz de Munich Coleccion Vajilla
Colección de vajilla

A lo largo del recorrido pasamos por el estilo Renacentista de mediados del siglo XVI, en el Antiquarium; el barroco del XVII, el estilo predominante en las llamadas estancias Papales –el Papa Pío VI residió aquí en 1782–; el estilo rococó del XVIII, de la Ahnengallerie o las Reichen Zimmer, y el neoclásico del XIX en las Nibelungensäle –que nosotros no vimos porque estaban en el circuito de la mañana–.

Imprescindibles del Residenzmuseum

Lo “bueno” es que tres de las joyas del Residenzmuseum están al comienzo de la visita. Suponemos que el recorrido también está pensando para que no llegues agotado a lo principal –no como en los Museos Vaticanos, que llegas a la Capilla Sixtina con la lengua fuera–. Hablamos de la Ahnengallerie, del Antiquarium y de las Nibelungensäle.

Que Ver En Munich Residenz
La Ahnengallerie, la galería de retratos

La primera es una galería barroca con retratos de los reyes de Baviera. El segundo es un salón de estilo Renacentista –el más grande al norte de los Alpes– que se construyó para ser sala de exposición de la colección de antigüedades del duque Albrecht V. Y las terceras son unas salas de estilo neoclásico, decoradas con representaciones del Cantar de los Nibelungos.

Residenz de Munich Antiquarium
El enorme Antiquarium

En la segunda planta destacan: el Königsbau, las Steinzimmer, las Reichen Zimmer y la Grüne Galerie.

Residenz de Munich Dormitorio Estado
Dormitorio de estado

El primero es el salón del trono construido a mediados del siglo XIX y que fue completamente restaurado tras la Segunda Guerra Mundial. Las segundas son las habitaciones de piedra, del siglo XVII, decoradas con mármol, estuco de mármol y escayola imitando mármol, tenían la función de habitaciones de invitados. Las terceras son las habitaciones “decoradas” –como si el resto tuvieran las paredes desnudas–, de principios del XVIII, consideradas unos de los mejores ejemplos de rococó alemán. No te pierdas el dormitorio de Estado –en el que nunca durmió el rey– con los muebles del inventario original del palacio. Acabamos con la galería verde, como las Reichen Zimmer, de estilo barroco y diseñadas por François de Cuvilliés –quédate con este nombre que va a sonar después–.

¿Sabías que…?


Si te ha enamorado el estilo de François de Cuvilliés o el lujo de los príncipes electores de Baviera en general, no dejes de leer nuestro artículo sobre el Palacio de Nymphenburg.

La cámara del Tesoro

Si te parecía que 140 salas –bueno, 70– eran pocas, la cámara del Tesoro, Schatzkammer, está formada por otras diez más. Ya hemos dicho que no nos vimos con fuerzas de visitarla, pero te podemos decir, para que tú decidas por ti mismo, que es una de las colecciones más importantes del mundo, desde la Alta Edad Media hasta el Neoclasicismo.

¿Una colección de qué? Pues de todo: insignias reales, coronas, espadas, copas, orfebrería, cristal de roca, marfil, iconos, vajillas, artículos de tocador…

El Teatro Cuvilliés

¿Recuerdas el nombre del arquitecto que diseñó las salas rococó que tenías que ver en la Residenz? Pues sí, François de Cuvilliés, el mismo que el del teatro. No hay más que decir, el teatro es obra suya también y, por supuesto, de estilo rococó.

Que Ver En Munich Residenztheater
El coqueto Residenztheater

¿Sabías que…?


En el Residenztheater original estrenaron obras Mozart –Idomeneo– y Salieri –Semiramide–.

Entre las partes del palacio que fueron destruidas durante la Segunda Guerra Mundial se encuentra el Teatro Cuvilliés. Fue reconstruido al detalle en la década de 1950, pero no todo es nuevo: las tallas y los palcos dorados son los originales, los desmontaron y trasladaron a otra ala del palacio que no resultó afectada por los bombardeos.

Residenz de Munich Teatro Cuvillies Detalle
Una de las tallas salvadas del Teatro Cuvilliés

Aunque lo vimos al final, tenemos que decir que mereció mucho la pena. Es un espacio pequeño, no son otras 70 salas, y rompe con la línea de cuadros, frescos, muebles y tapices del palacio. No es que sea sobrio, pero es otro ambiente –empezando por los colores–. Vamos, que no dejes que te supere el agotamiento.

Precios, horarios y tiempos de la visita a la Residenz München

La Residenz de Múnich está en pleno centro de la ciudad, así que no tendrás que desviarte mucho para visitarla. Como decíamos antes, tiene una fachada, la sur, a la Max-Joseph-Platz y otra a lo largo de la Residenzstrasse.

Residenz de Munich Iglesia Todos Santos
Iglesia de Todos los Santos, en el interior de la Residencia de Múnich

Hay tres modalidades de entradas independientes para visitar la Residenz München:

  • la entrada al Residenzmuseum, 9 €;
  • la entrada al Schatzkammer, 9 €;
  • la entrada al Cuvilliés-Theater, 5 €.

y dos conjuntas:

  • Residenzmuseum y Schatzkammer, 14 €;
  • Residenzmuseum, Schatzkammer y Cuvilliés-Theater, 17 €;

Los menores de 18 años tienen entrada gratuita. Y se incluye una audioguía en español.

Residenz de Munich Salon Emperador
Salón del Emperador

El complejo abre todos los días menos el 1 de enero, el martes de carnaval y 24, 25 y 31 de diciembre.

Los horarios de apertura para el Residenzmuseum y el Schatzkammer son de 9 h a 18 h, de abril al 15 de octubre, y de 10 h a 17 h el resto del año, la última entrada es una hora antes del cierre. Los horarios del Cuvilliés-Theater son de 14 h a 18 h de lunes a sábado –del 16 de octubre al 31 de marzo hasta las 17 h– y los domingos y festivos de 9 h a 18 h –de 14 h a 18 h, del 1 de agosto al 12 de septiembre, y de 10 h a 17 h, del 16 de octubre al 31 de marzo–. Echa un vistazo a la página oficial de la Residenz de Múnich para tener los horarios y precios actualizados.

Respecto a los tiempos de visita, ya hemos dicho que, si vas por tu cuenta, te reserves unas tres horas para el museo y el teatro y algo más si también quieres visitar el tesoro.

Residenz de Munich Sala Verde
La galería verde

Cuatro siglos de poder real en un palacio en pleno centro de la capital de Baviera pueden llegar a abrumar, pero no deberías dejar de visitar la Residenz de Múnich.

¿Quieres viajar a Múnich? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Múnich aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Múnich aquí.
  • Contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Alemania aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Múnich aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios