5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


Qué ver en Albi: la ciudad roja de Francia

Albi tiene muchos motivos para sentirse orgullosa de sí misma. Un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la catedral de ladrillo más grande del mundo, el museo con la mayor colección de obras de Toulouse-Lautrec del planeta, sus preciosas vistas sobre el río Tarn… Sí, a pesar de su reducido tamaño, hay mucho que ver en Albi. ¿Nos acompañas por la ciudad roja de Francia?

Que Ver en Albi Palacio Berbie Salto

Te llevamos a la ciudad episcopal donde la Iglesia hizo frente a la herejía cátara con la llamada “cruzada albigense” –sí, de aquí viene el nombre– y donde, seis siglos después, nació uno de los mayores pintores postimpresionistas, Henri de Toulouse-Lautrec. Una ciudad de tonos cálidos que, según la hora del día y la época del año, varían entre el rojo, el rosa y el ocre. ¿Por qué? Por el material de construcción más típico de la zona: el ladrillo. Ese ladrillo que le ha dado el apodo de Ville Rouge –ciudad roja– o Dame de Brique –dama de ladrillo–.

En cuanto llegamos al casco histórico de Albi, nos dimos cuenta que por esas callejuelas medievales nuestro coche alquilado era lo que más desentonaba. Era hora de “esconderlo” en un aparcamiento subterráneo y de recorrer esas callejuelas a pie.

Saltaconmiconsejo


Albi fue solo una de las etapas de nuestra ruta en coche por el sur de Francia, desde Toulouse, no te pierdas el resto. Por cierto, una es el cercano pueblo de Cordes-sur-Ciel, la Dame de Pierre –dama de piedra– en contraposición a la Dame de Brique.

La catedral de Santa Cecilia, lo primero que ver en Albi

Tenemos muy claro que es lo primero hay que ver en Albi: la catedral de Santa Cecilia. Como pasaba con las iglesias y palacios de la capital occitana –te lo contamos en nuestro artículo con los lugares que visitar en Toulouse–, la catedral de Albi también está construida en ladrillo. En esta zona no había canteras, pero sí maña en la fabricación de ladrillos realizados con tierra sacada directamente del río Tarn. Y para la catedral tuvieron que fabricar unos cuantos: es la catedral de ladrillo más grande del mundo –que no iglesia, la de Santa María de Gdańsk la supera–. Sin duda, imponente es un rato, y no solo por su tamaño, sino por su aspecto de fortaleza.

Que Ver en Albi Ladrillos

Lo de las iglesias fortificadas medievales –la catedral se construyó entre los siglos XIII y XV– era típico de esta zona de “herejes cátaros” a los que había que demostrar la fuerza de la Iglesia. Eso sí, en el interior ya no hay sobria arquitectura militar que valga…

¿Sabías que…?


Albi es la única ciudad francesa, junto con París, que tiene dos inscripciones en dos registros diferentes de la UNESCO: la Ciudad Episcopal en el de Patrimonio Mundial y el “Mapamundi de Albi” en el de Memoria del mundo. El Mapamundi de Albi, del siglo VIII, es, junto a un mapa del mismo periodo conservado en el Vaticano, una de las representaciones conocidas más antiguas del mundo. El original no se puede ver, pero en el las salas del tesoro de la catedral se puede ver un facsímil.

El interior de la catedral de Albi

El portal gótico flamígero ya da una idea de lo que encontrarás dentro, pero es al poner el pie en la iglesia cuando descubrirás que ahí el símbolo de la lucha contra la herejía cátara –que predicaba la pobreza del clero– ya no es la fuerza sino la ostentación. Todo arte: no queda ni un centímetro cuadrado sin pintar. La bóveda, con su fondo azul, nos recordó el gran comedor del colegio de Harry Potter, Hogwarts, con su techo encantado mostrando el cielo. Eso sí, aquí no hay truco de magia, “solo” pintura al fresco.

Que Ver en Albi Catedral Santa Cecilia Techo

Cuando nos dijeron que esos frescos eran de la misma época que los de la Capilla Sixtina del Vaticano pero que casi no habían sido restaurados, no nos lo podíamos creer. La explicación es “sencilla”: las saeteras –sí, saeteras, al fin y al cabo es una fortaleza– y el ladrillo poroso hacen que el aire circule dentro de la nave y las pinturas respiren y se mantengan mejor. Bienvenida sea la habilidad de los constructores del siglo XIII que pensaron en todo… ¡o la suerte!

Que Ver en Albi Catedral Santa Cecilia Techo Pintado

¿Sabías que…?


Además de ser la catedral de ladrillo más grande del mundo, la de Albi ostenta otro récord: con sus 18.500 metros cuadrados de frescos, es la catedral pintada más grande de Europa.

Cuando decimos que todo es arte, no nos referimos solo a los frescos: el púlpito, el órgano, las telas… y sobre todo, el coro y el jubé harán que no sepas hacia dónde mirar. El jubé es esa pared que separa el coro del trascoro que parece una tela de encaje.

Que Ver en Albi Catedral Santa Cecilia Altar

Si quieres saber horarios y precios de la catedral –son de pago el coro y el tesoro– los tienes actualizados en la página oficial de turismo de Albi.

El palacio de la Berbie

Entre la catedral y el río Tarn se alza el otro gran edificio medieval que tienes que visitar en Albi sí o sí: el palacio de la Berbie. Es de la misma época de la catedral –siglos XIII-XV– y, de nuevo, tiene ese objetivo de “demostrar la fuerza de la Iglesia”. En este caso, la fuerza de la máxima autoridad eclesiástica de Albi: era el palacio episcopalberbie significa obispo en occitano–.

Toulouse y Alrededores Albi Jardines Palacio Berbie

A pesar de llamarse palacio, se trata en realidad de una gran fortaleza. Los jardines a la francesa en la antigua plaza de armas, que vimos desde arriba, se asoman al río Tarn y son la única parte “delicada” de la construcción –se añadieron después–. La bienvenida al palacio te la darán sus muros defensivos y sus torres: en el siglo XIII no se andaban con chiquitas.

¿Sabías que…?


El palacio de la Berbie es uno de los castillos más antiguos de Francia y es anterior al famoso palacio papal de Aviñón.

Que Ver en Albi Palacio Berbie Exterior

Como pasaba con la catedral, el interior del palacio de la Berbie es otra cosa. Ahí no te esperan solo estrechos y oscuros pasillos medievales, sino también suelos de terracota barnizada –como el de la sala de la Inquisición–, grandes salones con sus techos abovedados o artesonados de madera, una galería renacentista, una capilla gótica con decoración barroca… Y es que, hasta la Revolución Francesa, los obispos de Albi –convertidos en arzobispos a finales del siglo XVII– siguieron siendo los grandes señores de la ciudad. Pero, sobre todo, te espera el museo de Toulouse-Lautrec, otro gran imprescindible.

El museo de Toulouse-Lautrec

¿Por qué el museo Toulouse-Lautrec está en Albi y no en París? Por dos motivos: el primero es que Toulouse-Lautrec nació en Albi y el segundo es que, cuando su madre quiso dedicarle un museo en París, la capital lo rechazó. ¡Punto para Albi!

Que Ver en Albi Palacio Berbie Museo Toulouse-Lautrec

Sí, la colección más importante del mundo de obras de Henri de Toulouse-Lautrec no está en la capital francesa, sino en la pequeña ciudad occitana de Albi. Hablamos de 219 pinturas, de los 31 carteles que el artista realizó entre 1891 y 1900 y de centenares de dibujos y litografías de todas las etapas de producción del pintor.

Lo que más nos llamó la atención fue la cantidad de paisajes de campo y de caballos que aparecen en sus primeras obras. Antes de marcharse a París, la vida de Toulouse-Lautrec transcurrió en el campo, su primera inspiración, junto con los caballos a los que adoraba pero que, por culpa de sus problemas físicos, no podía montar.

Que Ver en Albi Palacio Berbie Techo

Ya en París llegó el Toulouse-Lautrec más conocido, que representó como nadie la vida nocturna de la capital francesa. El de los carteles del Moulin Rouge que cobró en absenta y no en dinero dado que, siendo de familia adinerada, no lo necesitaba. Y de las imágenes de los burdeles de la ciudad –en los que llegó a vivir–, como el Salón de la Rue des Moulins, conservado en el museo. Otra de sus obras maestras que puedes ver aquí es La inglesa del «Star» en Le Havre.

¿Sabías que…?


El amarillo de los carteles del Moulin Rouge indicaba que era un lugar con clase, casi para ricos. Mostraba que había luz eléctrica, algo poco habitual en 1889, cuando se inauguró. Te contamos más del Moulin Rouge tras nuestra visita al cabaret más famoso de París.

El Pont-Vieux, la colegiata de Saint-Salvi y el jardín del claustro

Hubo Edad Media en Albi antes del siglo XIII y de la cruzada albigense. En el siglo XI ya se levantaban aquí dos importantes monumentos que siguen en pie: el Pont-Vieux –aunque se rehizo más de una vez– y la iglesia colegial de Saint-Salvi.

¿Sabías que…?


Hasta mediados del siglo XVIII, cuando fueron derruidas, sobre el Pont-Vieux se encontraban las casas de once familias de comerciantes. Era un puente habitado al estilo de su homónimo Puente Viejo de Florencia.

Que Ver en Albi Colegiata Saint-Salvi Claustro

La colegiata románica fue completada en el siglo XIII con formas góticas, momento en que la piedra blanca dejó paso al ladrillo. Además del interior de la iglesia, se puede visitar el ala que ha sobrevivido del claustro del siglo XIII, con sus arcos de medio punto románicos y sus capiteles góticos. Se ha transformado en jardín y es uno de los rincones con más encanto de la ciudad.

Más lugares que visitar en el casco histórico de Albi

Tras visitar los monumentos más emblemáticos, es hora de dar un paseo sin rumbo por el casco histórico de Albi. Puedes recorrer distintas zonas: del Castelvieil –castillo viejo, la cuna de la ciudad, alrededor de la catedral–, al Castelnau –castillo nuevo, el barrio “nuevo”, construido en el siglo XII–, pasando por el bourg Saint-Salvi –que rodea la colegiata y donde está el mercado cubierto– y las orillas del Tarn.

Que Ver en Albi Casas

¿Sabías que…?


Cuando camines por las calles medievales de Albi te sentirás un poco extraño. Las paredes de los edificios del casco antiguo no son verticales, se inclinan hacia el exterior conforme se alejan del suelo. No, no es que estés borracho ni que hayan construido más plantas de las debidas y los muros no sean capaces de soportar el peso. El motivo es mucho más pícaro: los impuestos se calculaban sobre el espacio de la planta baja, que se utilizaba normalmente como tienda, sin tener en cuenta si la planta de arriba, donde se vivía, era más grande.

Que Ver en Albi Maison du Vieil Alby

Por el camino, darás con casas de nobles, de mercaderes y de burgueses –aquí también llegó el dinero del pastel como en Toulouse–. Algunas son de entramado de madera, como la Maison Enjalbert, y otras de piedra, como el Hôtel Reynes. Aunque en general, ya sabes, triunfa el ladrillo. No te pierdas la medieval Maison du Vieil Alby, de ladrillo y madera, y la casa natal de Toulouse-Lautrec.

Que Ver en Albi Casas Ventanas

Dónde dormir y dónde comer en Albi: restaurantes y hoteles

Los establos de la casa natal de Toulouse-Lautrec se han transformado en restaurante, Le Lautrec. Y fue justamente ahí donde comimos a medio día. Por la noche, nos quedamos en la brasserie Alchimy, la brasserie de nuestro hotel. Ambos están recomendados por la guía Michelin y están especializados en platos tradicionales elaborados con productos locales. Muy recomendables los dos, los de Michelin algo saben…

Comer en Albi Le Lautrec

También recomendamos el Hôtel Alchimy, un pequeño hotel boutique en pleno casco histórico. Está ubicado en un edificio art decó con una decoración de muy buen gusto. La pared espejo tras la cama que hacía las veces de puerta del baño nos conquistó. Un lugar perfecto para descansar en la antigua Albi después de cenar… aunque nosotros tuvimos que salir casi corriendo del restaurante para poder disfrutar de la puesta de Sol sobre las fortalezas de la ciudad desde el otro lado del río Tarn. En la brasserie la comida es muy rica pero no son muy rápidos.

Dormir en Albi Hotel Alchimy Habitacion

Mapa con los lugares que visitar en Albi

Aquí tienes un mapa de Albi con todos los lugares de los que te hemos hablado, restaurantes y hotel incluidos, para que no te pierdas ni uno. El casco histórico no es muy grande, ¡pero nunca se sabe!

Que Ver en Albi Hora Azul

La historia de la cruzada albigense, arquitectura medieval, obras de Toulouse-Lautrec, buena comida y una preciosa puesta de sol… ¿quieres más motivos para visitar Albi?

¿Te quieres ir de viaje a Albi? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Toulouse aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Albi aquí.
  • Alquila el coche en Francia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías del sur de Francia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en castellano en Albi aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios