5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Gdańsk, pasado y presente en Polonia

No tenía muy claro qué me iba a encontrar en Polonia cuando nos ofrecieron la posibilidad de conocer el país –bueno, una parte– con la oficina de turismo y Wizz Air –que vuela a Gdańsk desde Barcelona–. Mi imagen de Polonia era la de un país frío y de gente seria con un carácter marcado por muchos años de comunismo… Después de una semana puedo decir que sí, que es frío, pero que no, que su gente no lo es. Los polacos son los “mediterráneos” del norte: amables, agradables, bromistas, abiertos… Y sus ciudades, aunque tienen huellas de esa arquitectura comunista tan racional, no dejan de sorprender a los viajeros con gótico, barroco, manierismo, influencia holandesa

Polonia Gdansk Calle Dluga

Gdańsk, ¿Holanda en Polonia?

Mi viaje por el país comenzó en el norte, en Gdańsk, la primera de las sorpresas. Fue aquí donde comenzó oficialmente la Segunda Guerra Mundial cuando el acorazado alemán SMS Schleswig-Holstein abrió fuego sobre Westerplatte. Antes de ese momento, Gdańsk, era la Ciudad Libre de Danzig y, no sólo no pertenecía a Polonia, sino que la mayoría de sus habitantes eran alemanes, sólo el 15% era polaco, y simpatizantes de la política de Hitler –un día después del comienzo de la guerra pidieron su anexión a la Alemania Nazi–. Durante la primera semana de guerra unos 10.000 habitantes polacos de Gdańsk fueron asesinados. Al acabar el confilcto un 90% de la ciudad había sido destruido. Los alemanes fueron expulsados y los polacos habían sido asesinados, sólo quedaron en la ciudad siete de cada cien habitantes de antes de la guerra, y fueron los polacos del este los que ocuparon su territorio.

Polonia Gdansk Muro Guerra

Aquí llega la segunda sorpresa: las dificultades que estaba pasando la URSS en aquel momento hicieron que no se “preocupara” mucho por la ciudad y, aprovechándose de ello, sus habitantes la reconstruyeron tal y como era antes. Evidentemente hay arquitectura racional comunista, pero todo el centro está lleno de casas que te transportan a Holanda. No en vano Gdańsk formó parte durante siglos de la Liga Hanseática.

Polonia Gdansk Calle Holandesa

Un paseo por la calle peatonal Długa Targ con el antiguo ayuntamiento al fondo –hay tres en la ciudad, dos de ellos convertidos en museos–, o por la paralela Mariacka demuestran que esa reconstrucción respetó el estilo de los edificios originales. Por cierto, Gdańsk es famosa por su ámbar, y es en la calle Mariacka donde se colocan los puestos de los vendedores desde primera hora de la mañana. Tanto si eres un apasionado del ámbar como si no, no puedes dejar de visitar el Museo del Ámbar, en el Complejo de la Puerta Fortificada al final o principio de la calle Długa. Lo que antaño fue la defensa de la ciudad por tierra, torre de la cárcel y casa del verdugo acoge hoy las maravillas que los artesanos son capaces de fabricar con el ámbar.

Polonia Gdansk Museo Ambar

Otro de los motivos de su fama es su ebanistería: preciosos muebles de madera que, durante siglos, fueron utilizados como cajas fuertes al ocultar en palancas y botones la forma de abrirlos. Podréis ver algunas de sus joyas en el otro ayuntamiento de la ciudad convertido en museo, en la calle Korzenna, un poco fuera del centro. A su lado está el antiguo molino y a pocas calles la estación de ferrocarril.

Polonia Gdansk Estacion Ferrocarril

Solidaridad, Solidarność

Por si no fuera suficiente haber sido la ciudad de comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Gdańsk tiene otro momento clave grabado a fuego en sus calles. Concretamente en una plaza que no tenía ni nombre hasta que la historia se lo dio. Fueron los trabajadores de los astilleros de la ciudad los que se revelaron contra el férreo control comunista y la falta de trabajo. Sí, exactamente. Fue en Gdańsk donde nació el movimiento sindical de Solidaridad, Solidarność, que acabó con el dominio comunista del país.

Polonia Gdansk Plaza Solidaridad

En la plaza en la que comenzaron las protestas se encuentra el Monumento a los trabajadores asesinados y se está construyendo el que será Centro Europeo de Solidaridad. Fue allí donde Lech Wałęsa se unió a las protestas, había sido despedido de los astilleros y no podía acceder, pero fueron las protestas las que salieron a “campo abierto”. En recuerdo de aquellos días –represión, toque de queda, resistencia, cartillas de racionamiento…– está el museo Road to Freedom, situado en un antiguo bunker y con un blindado de la milicja polaca en la puerta, a poca distancia de la plaza.

Polonia Gdansk Roads To Freedom

Pero no sólo Solidarność y Lech Wałęsa nacieron en Gdańsk, también Günter Grass, Kalus Kisnki o Schopenhauer nacieron en Gdańsk o en la Ciudad Libre de Danzig.

Río Motława, el “canal” de Gdańsk

El toque “holandés” que le podía faltar a la ciudad se lo da la rivera del río Motława. Un poco más ancho que un canal de Amsterdam, pero con unas casas prácticamente iguales. En sus bajos hay tiendas, bares, restaurantes… un agradable paseo.

Sopot y Gdynia

Mucha arquitectura antigua, mucho canal.. pero no hay playa en Gdańsk. Así que ¿qué hacen los polacos de la zona en verano? Van a Sopot y Gdynia. Y eso demuestra que están hechos de otra pasta porque, bañarse en el Báltico no es como bañarse en el Oceáno Antártico pero estamos seguros de que las aguas no llegan a los 20 grados en verano.

Polonia Sopot Muelle

Y eso era sólo el comienzo del viaje por Polonia.

¿Te quieres de ir de viaje a Gdansk por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Gdansk aquí
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Gdansk aquí.
  • Alquila el coche en Gdansk al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Polonia aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios