Antártida

Sensaciones y postales desde la Antártida

  

Hay destinos que uno ve inalcanzables, que se convierten en sueños viajeros. Desde el momento en que decidimos cumplir nuestro principal sueño: dejarlo todo para viajar, quedó claro que ningún otro era imposible de cumplir. Y el menos imposible era uno en blanco y gris. Atravesar el Salar de Uyuni o ver los moáis de la Isla de Pascua eran etapas importantes de nuestro #LatTrip pero, desde el principio, lo único que marcó el calendario era llegar a Ushuaia mientras todavía hubiera barcos a la Antártida. Ya os contamos que es es posible viajar a la Antártida y cómo hacerlo, hoy trataremos con sensaciones.

Antartida Neko Harbour Salto

Es muy difícil explicar las sensaciones que teníamos mientras contratábamos nuestra “excursión”: los nervios porque no llegaba el correo con la información de la tarjeta y sí el autobús que nos llevaría a Ushuaia, la presión por el gasto que suponía, la felicidad por lo que se avecinaba. La expectación en Ushuaia mientras dormíamos en Hotel Campanilla no hacía más que subir mientras charlábamos con Françesc. Nos habló de las experiencias de algunos de sus huéspedes, al tiempo que nos contaba cómo había salido, junto con su mujer Mercè, de España para montar un hotel en el Fin del Mundo, y vaya hotel más acogedor y agradable. Pero todo eso quedó atrás en el momento en que sentimos cómo el suelo se movía bajo nuestros pies y nos dimos cuenta de que seguiría haciéndolo durante las siguientes dos semanas.

Ushuaia Hotel Campanilla

Camino del sur: el paso Drake, el paralelo 60, el círculo polar antártico y más allá

Llegaba el terrible paso Drake. Un paso que ni el propio Sir Francis Drake llegó a cruzar nunca. Un nuevo encuentro de las aguas como el amazónico, pero aquí sin cambio de color y entre dos océanos gigantescos. Esperábamos un vaivén terrible, que el barco cabeceara como un caballo salvaje. Habíamos oído muchas historias, la última en la farmacia donde compré dramamine de boca de una chica que trabajaba en uno de los barcos, y no sabíamos si estaríamos preparados. Por primera vez use el nivel del móvil que llegó a marcar inclinaciones del 8%. Pero no sufrimos, las ganas de seguir adelante por lo que nos esperaba nos mantenían atentos a todo.

Antartida Paso Drake

Las etapas se iban cumpliendo, una vez superado el paso Drake el barco avanzaba. El paralelo 60º Sur, límite territorial de la Antártida, era superado sobre unas aguas más o menos calmadas. Cruzamos el Círculo Polar Antártico, paralelo 66º 33′ 44” Sur, y lo celebramos tomando chocolate caliente en cubierta. Llegamos hasta el 68º 14.3′ Sur y, si eso no había parecido suficiente, ahí fue donde comenzó la verdadera aventura. Desaparecieron los colores para dar paso a un mundo en escalas de grises, azules y blancos. Un mundo que nos acepta pero que no es nuestro. Un mundo que nos permite disfrutar de su belleza pero nos deja claro que somos invitados. Un mundo que no se deja domesticar y que pone las reglas.

Antartida Montaña Hielo

¿Te quieres de ir de viaje a la Antártida?

  • Busca tu crucero más barato a la Antártida, te ayudamos.

¿Se pueden poner palabras a la belleza?

Todo el mundo tiene en mente que un iceberg es un enorme bloque de hielo, pero ¿cuánto es enorme? Nuestro primer iceberg nos demostró que nuestra imaginación se había quedado muy corta. Nuestro barco de expedición y sus 124 metros de eslora se quedaban en nada. ¿Un bloque de hielo, flotando a la deriva, de más de 124 metros? Sí, eso hace que el hundimiento del Titanic sea más “comprensible”. En ese primer momento, después de más de dos días de navegación, se desata la locura en el barco y comienzan a aparecer las cámaras de fotos –aquello parece una exposición de cámaras profesionales y objetivos capaces de sacar los pelos de las focas desde cien metros de distancia–.

Antartida Iceberg

Poco después, sin oír a Rodrigo de Triana gritar “tierra a la vista”, los icebergs se convierten en una enorme masa de hielo… tan enorme que es un glaciar sobre tierra firme. La isla Horseshoe aparecía frente a nosotros. Llegaba el momento de usar la ropa de abrigo, de ABRIGO: las mallas bajo los pantalones de nieve, los dos pares de calcetines, las cinco capas de camisetas, sudaderas y parka, dos pares de guantes y el gorro. Saldríamos del barco para navegar entre hielo en las zodiacs. Si el barco parecía pequeño, las zodiacs eran simples motas frente a los enormes glaciares. No nos paramos a pensar en la charla sobre seguridad –la segunda que recibimos–, qué hacer si alguien caía al agua o qué hacer si era el patrón de la zodiac. Sólo queríamos ver de cerca todo aquello, salir de la comodidad del barco para sentir el frío en la cara, dar un paso más en nuestra visita a la Antártida. Comenzaron a aparecer focas –de Weddel, leopardo y cangrejera–, leones marinos, elefantes marinos, ballenas jorobadas, ballenas rocual austral, orcas… no todos el mismo día, no todos a la vez, pero todos pasaron frente a nuestros asombrados ojos.

Antartida Zodiac Glaciar Montaña

Antartida Foca Leopardo

Antartida Ballena Cola

¿Suficiente? ¡No! Queríamos pisar la Antártida, tocar ese sexto continente. Nuestro primer contacto con la tierra llegó en Peterman Island el quinto día de navegación. Pingüinos. Esa es la palabra: pingüinos. Miles de pingüinos. Simpáticos, torpes en tierra lo que les hace ser especialmente graciosos, escandalosos –llegamos en época de cría y allí que estaban todos llamando a sus padres a gritos en busca de comida– y sucios. La tranquilidad del continente blanco desaparecía como por arte de magia para dar paso a un griterío ensordecedor y a toneladas de guano. Pero era nuestro momento antártico, nuestro sueño cumplido, nuestro salto y todo era como debía ser, con ese punto de realidad que demostraba que estabas ahí más allá de lo que habías esperado encontrar.

Antartida Pinguino Nieve

Antartida Pinguino Cria Comiendo

Antartida Pinguino Primer Plano

¿Te quieres de ir de viaje a la Antártida?

  • Busca tu crucero más barato a la Antártida, te ayudamos.

Era el momento de cruzar estrechos pasos entre la península y las islas, cuando el silencio reinaba en el puente de mando mientras el capitán daba las ordenes sin separar la vista del mapa. Fuera, una densa niebla nos dejaba ver, de vez en cuando, como enorme paredes de roca y hielo nos acorralaban a ambos lados. El canal de Lemaire era uno de los puntos fuertes de la navegación, uno de los paisajes más bonitos que recordaríamos siempre… lo vimos cubierto por la niebla, con frío y con algo de nieve, pero siempre quedarán en nuestra memoria esos momentos y lo que vimos. Nuestra experiencia antártica no dejaba aparecer más colores que esos grises azulados.

Antartida Foca Leon Marino Pinguino

Antartida Orca Pinguino

Locuras en la Antártida: Polar Plunge

Todo era precioso, todo nos impresionaba, todo nos tenía con la boca abierta y los ojos como platos. Cada mañana nos pellizcábamos para confirmar que todo era realtodavía no habíamos visto el cargo en el banco…–. Surgió la posibilidad de hacerlo más real: tocarlo. Hasta ese momento habíamos navegado –en barco y zodiac–, pisado –las islas y el continente–, oído –pingüinos, focas y ballenas, pero también avalanchas y roturas de hielo en los glaciares– y olido¿hemos dicho ya que los pingüinos son muy sucios?–. Siempre bien protegidos con nuestras muchas capas de ropa. Faltaba sentirlo en profundidad, sentirlo en la piel. Llegó el momento de hacer locuras, porque ¿de qué otra forma llamarías a saltar al océano Antártico en bañador? Bueno, allí lo llaman de una forma más elegante. En lugar de decir la Locura Enfermiza, lo llaman Polar Plunge. Pero el resultado es el mismo: una explosión de dolor dentro de tu cabeza cuando te sumerges en esas aguas a más o menos un grado de temperatura.

Antartida Sara Polar Plunge

Antartida JAAC Polar Plunge

¿Te quieres de ir de viaje a la Antártida?

  • Busca tu crucero más barato a la Antártida, te ayudamos

Volviendo a Ushuaia

Todo lo bueno se acaba, hasta los sueños, y después de ocho fabulosos días en la Antártida llegó el momento de volver. El paso Drake nos estaba esperando de nuevo, pero ya era un viejo conocido. Podéis pensar que la depresión se hizo fuerte en nosotros. No. Las aves, a las que no habíamos hecho mucho caso en el viaje de ida ansiosos por llegar cuanto antes, volvieron a rodear nuestro barco. Los majestuosos albatros –las aves más grandes del planeta, más aún que los cóndores– y los petreles planeaban a nuestro alrededor y, a veces, sobre nuestras cabezas. Era el fin de fiesta del reino animal, de un reino animal que sobrevive donde nosotros no podemos –cierto es que hay bases permanentes en la Antártida, pero…–.

Antartida Albatros

Antartida Zodiac Barco

El canal de Beagle marcaba el fin de la aventura y el momento de desembarcar en el puerto de Ushuaia era la vuelta a la realidad. Una realidad de la que habíamos salido durante dos semanas para visitar otro planeta distinto en el que ni los colores eran los mismos. Habíamos cumplido un sueño y lo vivido era mejor que lo soñado.

Antartida Paisaje

Si te has quedado con ganas de ir tú también, es más fácil de lo que crees, te explicamos cómo ir a la Antártida y si ya te has decidido, pregúntanos por los próximos cruceros y precios last minute.

Sigue nuestra aventura latinoamericana, #LatTrip

  

14 comentarios

  1. 23 abril, 2014 en 15:46 — Responder

    Espectacular!!! las fotos geniales y las locuras, muy muy locas!! jajaja

    • 27 abril, 2014 en 10:15 — Responder

      Hola Noelia,
      La verdad es que las imágenes no le hacen justicia, si es difícil poner palabras a la belleza… tampoco es que con imágenes se consiga fácilmente 🙂
      Había que hacer locuras, estando allí no había que dejar pasar la ocasión!!

  2. 23 abril, 2014 en 19:52 — Responder

    Leer y ver las fotos de esta entrada es refrescante, casi como estar en la Antártida pero verlos saltar al agua helada, hizo que me resfriara 😀

    • 27 abril, 2014 en 10:16 — Responder

      Jajaja, pues sí que hemos conseguido transmitir las sensaciones al completo si hasta te has resfriado viéndonos saltar al Antártico 😉
      Muchas gracias por “sentirnos” así

  3. 24 abril, 2014 en 21:48 — Responder

    Seguramente la emoción del momento de contratar la excursión sería un tanto dramática por el gasto, pero vamos viendo las imágenes en directo seguro que se os olvidó por completo, menuda experiencia, esto va más allá y me alegro que finalmente os animarais a realizarla 😀

    ¡Un saludote!

    • 27 abril, 2014 en 10:18 — Responder

      Tú lo has dicho, el momento de lanzarse y dar el número de la tarjeta de crédito es “sobrecogedor”… pero nada comparado con el momento en que ves el primer iceberg, estás al lado de la foca leopardo o los pingüinos pasan casi entre tus piernas. Es un lugar mágico, otro mundo en el que viajar es salir de todo lo conocido. Aún así, seguimos pensando que se aprovechan un poco y que inflan los precios más de lo “necesario”…
      Mereció la pena 🙂

  4. Ricardo Lafita
    19 febrero, 2015 en 15:01 — Responder

    Hola, trotamundos:

    Os felicito por esta página web que descubrí hace algún tiempo y que me parece maravillosa. Yo también sueño visitar alguna vez la Antártida, y aparte de cetáceos, focas y otros animales que están garantizados me gustaría ver uno en concreto: el PINGÜINO EMPERADOR. O, en su defecto, el pingüino rey.

    ¿Vísteis alguno? ¿O hay que hacer un recorrido más largo (y por tanto más caro) del que vosotros hicísteis?

    Un abrazo,
    Ricardo Lafita.

    • 25 febrero, 2015 en 18:35 — Responder

      ¡Hola Ricardo y bienvenido a los comentarios del blog! 😉
      Muchas gracias por estar ahí y por animarte a comentar.
      Los pingüinos emperador están en la Antártida sólo en invierno, que no hay cruceros. En verano están en las Malvinas o Falkland, y en South Georgia, a las que se puede ir en avión o en crucero (hay barcos que hacen la travesía incluyendo la Antártida también).
      El pingüino rey se puede ver en verano en Punta Arenas, Chile.

      Por cierto, no 🙁 no vimos ni uno ni otro. Los emperador porque no llegamos a esas islas, y los rey porque el mar impidió que visitáramos la zona en Chile.

      Un abrazo

  5. 4 marzo, 2015 en 16:58 — Responder

    Pero que pasada… Pero que pasada… Pero que pasada…
    Sí, así, tres veces. Por lo menos.

    Brutales las fotos, la experiencia, la mirada de la foquita, la zambullida… Por cierto, Sara, ya te vale, mira que no esperarte a ver como se zambulle JAAC… ;P

    • 4 marzo, 2015 en 18:38 — Responder

      Mola más verlo que hacerlo 😉
      ¡Muchas gracias!
      Te aseguro que yo no se lo tengo en cuenta, según sales del agua lo único que quieres es ir corriendo al camarote a meterte debajo del aire caliente y de la ducha 😉

  6. Cristina Perez Rodriguez
    8 agosto, 2015 en 23:13 — Responder

    Hola chicos!!!
    Vuestras aventuras … alucinantes!!!
    Nosotros queremos ir a la Antártida en marzo de 2016 y queremos saber cual fue el viaje (compañía, barco, duración, …) exacto que hicisteis. Nos ofrecen el M/V Ocean Nova de 10 días a buen precio (4.900.-$ por persona en cabina doble) pero nos parecen pocos días.
    ¿Que nos podeis decir y recomendar al respecto?

    • 10 agosto, 2015 en 10:33 — Responder

      Hola Cristina y bienvenida al blog 🙂
      Nos alegra que te gusten nuestras aventuras… pero son sólo viajes 😉
      Cada año varían un poco los recorridos y, dependiendo de lo que quieras hacer, hay que esperar a una fecha concreta. Nuestro barco cruzó el círculo polar antártico y siguió bajando, cosa que no hacen muchos. Fueron 14 días de navegación, uno de los más largos sin pasar por las islas Malvinas o South Georgia. Eso sí, el primer día el barco sale de Ushuaia por la tarde después de comer y el último llega a puerto antes de comer, con lo que ese par de días son de poco viaje. Según el barco, el paso Drake requiere entre día y medio y dos días en cada sentido para cruzarse, otros 3 ó 4 días que tampoco estás en la Antártida. En resumidas cuentas, no es (o no nos lo parece) muy buena idea contratar los viajes más cortos (los hay de 8 y 9 días) porque, al final, pasas 2 ó 3 días cerca de la península antártica y si el tiempo no es bueno no puedes ver nada ni salir del barco.
      De todas formas, el precio que os ofrecen es un last minute (o lo parece) y esos no salen hasta que no falta un mes para la partida del barco. Hasta ese momento los camarotes se venden al precio completo y, si quedan libres a un mes de la salida, las navieras permiten a las agencias de Ushuaia venderlos a precio último minuto. Es raro que te digan ya el precio de último minuto a siete meses vista 😮 Otra cosa, marzo es final de temporada, el clima empieza a ser peor (en abril ya no hay salidas hasta octubre-noviembre) y hay que estar más “preparado” para malas condiciones climatológicas. Lo decimos con conocimiento de causa, nosotros estuvimos desde finales de febrero hasta principios de marzo y hubo algún día malo.
      Seguimos en contacto, la Antártida es un sueño que merece el esfuerzo 🙂

  7. Alejandra
    27 noviembre, 2017 en 23:09 — Responder

    Hola,

    Mi sueño desde que tenía 16 años es visitar la Antártida. Un lugar precioso, y mientras leía el artículo el corazón se me llenaba de ilusión. Ahora con 26 años ya le puse fecha a mi sueño, sólo junto dinero y me voy para allá.
    Gracias por compartir la experiencia, y espero yo también no poder describir la belleza con palabras.

    Saludos desde México

    • 29 noviembre, 2017 en 11:15 — Responder

      Hola Alejandra y bienvenida al blog 🙂
      No nos extraña que sea tu sueño, visitar la Antártida es algo difícilmente comparable con cualquier otra cosa. El “problema” es que es caro… así que sí, hay que juntar dinero para cumplirlo.
      Mucho ánimo y, cuando vaya llegando el momento, suscríbete a nuestro boletín de ofertas de último minuto para viajar a la Antártida.
      ¡Saludos a México!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *