AmazonasAméricaBrasil

Dormir en un hotel en la selva amazónica en Brasil

  

Dormir en medio de la selva amazónica, desconectar por unos días del mundo. Sin teléfono, sin internet y con el único objetivo de relajarse y disfrutar de la naturaleza. ¿Sería otro sueño cumplido en nuestro viaje por Latinoamérica?

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Nubes Rio Tupana

Después del estupendo “aperitivo” del Amazonas que disfrutamos en Alter do Chão, otros dos días de barco nos llevaron hasta Manaus, capital del estado brasileño de Amazonas. Sí, en pleno Amazonas hay una ciudad, con sus edificios modernos, sus fábricas, su asfalto, sus multitudes, sus atascos… Una ciudad que se desarrolló en la época de la fiebre del caucho y que ahora, como puerto franco, acoge una gran cantidad de fábricas.

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Amanecer Ondas

Al llegar a Manaus el ideal romántico asociado al Amazonas desvanece totalmente y es imposible no preguntarse si de verdad se puede disfrutar de un Amazonas más auténtico y menos trillado desde ahí.

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Camino Selva

Nosotros nos preguntamos lo mismo, pero la respuesta llegó rápidamente, bastó con recorrer el trayecto que nos llevó a nuestro hotel en la selva amazónica: el Amazon Tupana Lodge. Desde Manaus, unos 45 minutos de barco –cruzando, justo enfrente de la ciudad, el famoso encuentro de las aguas del Río Negro, de un azul muy oscuro, casi negro, y del Solimões, de tonalidad arcillosa–, 4 horas de minivan y otros 25 minutos de barco nos llevaron a otro mundo. Pasamos por mercados, por pequeños pueblos y nos alejamos cada vez más de la civilización. En el camino hasta nos cruzamos con delfines rosados, un caimán en un lago al borde de la carretera y empezamos a ver pájaros, mariposas y nenúfares gigantes. Y al final del largo camino, allí estaba esperándonos el Amazon Tupana Lodge, lejos de las masificaciones, del ruido, del caos… Manaus parecía estar ya a años luz. Las únicas construcciones eran los bungalows de madera del hotel en medio de la selva, encarados al río Tupana.

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Zona Descanso Hamacas

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Embarcadero Barcas

Pasamos allí cuatro días pero nos hubiera encantado quedarnos más. Disfrutamos de una comida exquisita, conocimos algunos habitantes de las comunidades locales, dimos paseos en barco por el Tupana y a pie por la selva y un día hasta dormimos allí en hamaca: todas experiencias inolvidables.

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Mosaico

En el río Tupana no hay más hoteles pero sí algunas casas y terrenos de cultivo, en nuestros días por la zona fuimos a visitar a un señor que cultivaba piñas y una familia que tenía una plantación de mandioca, yuca, y que se sustentaba gracias a ella y a la caza. Nos contaron cómo se vivía en el Amazonas, las dificultades a la hora de acceder a la educación o a la sanidad públicas y en qué consistía su trabajo. Fue muy enriquecedor aunque para unos urbanitas como nosotros fue imposible no preguntarse cómo podían seguir viviendo tan cerca pero tan aislados del mundo. Su respuesta es que así eran felices.

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Familia Comunidad

Dormir en la selva fue otra gran experiencia. Éramos sólo nosotros dos y el guía, que por cierto, nos asó allí mismo un pollo que sabía a gloria. De noche los ruidos de la selva parecen amplificarse y, aunque no hubo ningún rugido de jaguares –tampoco sabemos si nos hubiera gustado oírlo–, sólo el canto de los miles de pájaros que pueblan la selva ya era más que suficiente para crear un ambiente inquietante. Nuestra hamaca llevaba mosquitera y, como siempre, nos acompañaba nuestro Relec Extra Fuerte, nuestro mejor amigo en todo el viaje por Latinoamérica, pero no fueron necesarios: ¡allí no había mosquitos! En las aguas de los ríos negros, más ácidas, no hay mosquitos, aunque también hay menos animales, todo hay que decirlo, sobre todo en la estación húmeda, cuando el río crece inundando parte de la selva y los animales se dispersan.

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Relec Mosquitera

En el paseo por la selva casi nos alegramos de ello, no sabíamos cuánto nos hubiera gustado encontrarnos con animales salvajes. Los únicos que nos acompañaron en nuestro camino fueron unos simpáticos monos que jugueteaban entre los arboles.

Amazonas Selva Amazon Tupana Lodge Tucán

En los paseos en barco, en canoa y en barcas a motor, nuestro guía Robinson, gran conocedor de la zona, nos llevó a ver tucanes, papagayos, delfines rosados, una cría de caimán… vimos también los ojos rojos de mamá caimán brillando en la oscuridad y, sobre todo, escuchamos su aterrador rugido. Pero, de nuevo, fueron los paisajes los que más nos cautivaron: los igarapés –los pequeños canales a los márgenes del río–, los igapós –las partes de selva que quedan inundadas en la temporada de lluvias–, los amaneceres y atardeceres en el río….

Hotel Amazonas Amazon Tupana Lodge Arboles Río

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Atardecer

Como buenos turistas guiris, fuimos también a pescar pirañas, ¡pero no conseguimos atrapar ni una!

Y de noche –quien dice noche dice a las 6.30 de la tarde–, a jugar al futbolín o al billar con los otros huéspedes del Amazon Tupana Lodge, a disfrutar de la cena, y a descansar hasta el día siguiente…

Hotel Selva Amazon Tupana Lodge Salto

Otro paraíso más en nuestro viaje por Brasil que estaba a punto de acabar.

¿Te quieres de ir de viaje a Manaus por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Manaus aquí
  • Escoge el hotel que más te guste en Manaus al mejor precio en aquí.
  • Las mejores guías de Brasil aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

4 comentarios

  1. Laura
    24 febrero, 2016 en 09:54 — Responder

    Hola!!
    Estamos planeando ir a Brasil del 19 Ago a 9 Sep y queremos 4/5 dias en la selva. Leyendo vuestros posts, que recomendariais mas, la zona de Alter do Chao o el lodge enmedio de la selva dsd Manaus?
    Queremos experimentar la selva amazonica en su esencia.

    Felicidades por vuestro blog, es genial! Que aventura!!!

    • 29 febrero, 2016 en 15:47 — Responder

      ¡Hola Laura y bienvenida al blog! La verdad es que elegir se nos da muy mal, haríamos todo, además las dos cosas son muy diferentes. Pero, si tenemos que mojarnos, probablemente si sólo pudieras hacer una cosa te sugeriríamos hacer ésta, dormir en el lodge en la selva. ¡Muchas gracias por los piropos y buen viaje!

  2. Camila Lugones
    13 enero, 2018 en 14:15 — Responder

    ¡Hola! Quería saber si para esta travesía necesito llevar botas largas de lluvia, es decir, si nos meteríamos a algún riachuelo o río.

    • 16 enero, 2018 en 16:34 — Responder

      ¡Hola Camila y bienvenida al blog! Nosotros no las llevamos y no tuvimos problemas, así que no es necesario. ¡Un saludo y buen viaje!
      Por cierto, si el blog te ha sido útil, en este viaje a Brasil o en cualquier otro nos harías un gran favor si reservaras tus hoteles en Booking a través de este enlace; tus alquileres de coche/auto en Rentalcars a través de este enlace; los seguros de viaje con IATI a través de este enlace (además con un 5% de descuento); los tours en español con Civitatis a través de este enlace; vuelos con Skyscanner en este enlace (sólo si es desde España); y guías de viaje o cualquier cosa en Amazon a través de este enlace. A ti te costará lo mismo (de hecho con IATI hay descuento) y nos ayudarías a mantener el blog. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *