AmazonasAméricaBrasil

Alter do Chão, Amazonas en estado puro

  

Una canoa, un remo y un gran guía, sencillo, pero que, cuando se dan al mismo tiempo hacen que aparezca la magia en forma de otro mundo. Si después de 99 días –cumplimos los 100 días de #LatTrip justo con esa excursión– ya habíamos dejado atrás el estrés y los nervios, meterse en la Floresta Encantada en canoa con Reinaldo fue como hacer un viaje al pasado. A un mundo en que la Naturaleza todavía tenía todo bajo control y ningún humano, con sus necesidades o sus caprichos, podía cambiar nada.

Alter Do Chao Tapajos Espejo Mae Natureza

Pero es que, como nos comentó Jorge de Mãe Natureza Ecoturismo, que nos invitó a este tour, Alter do Chão tiene una atmósfera especial. Él lo sabe bien que lleva más de quince años viviendo aquí. Argentino de nacimiento y fotógrafo de profesión, quedó enamorado del Amazonas en su primer viaje y decidió volver para quedarse. Fue él quien, junto con otros amigos fotógrafos y camarógrafos, fundó la agencia Mãe Natureza, pero esa es la menor de sus aportaciones a la comunidad. Su espíritu altruista y sus ganas de ayudar a Alter do Chão y a las comunidades-asentamientos del río Tapajós, le llevaron –junto con su mujer– a fundar una ONG, a enseñar apicultura, a hacerles reír con espectáculos de circo, a crear una escuela para los niños, a AYUDAR. Pero AYUDAR con mayúsculas y con todo el cariño del mundo a esta tierra y sus gentes. Mãe Natureza desarrolló un modelo de turismo que reportaba beneficios en las comunidades ribereñas del Tapajós. Ellos buscan devolver algo a la gente y a la zona que atrae a los turistas, aunque es también su cercanía y su buen hacer lo que los atrae.

Alter Do Chao Casas Rivera Tapajos Mae Natureza

El barco de Belém llegó a Santarém con muchas horas de retraso. No sabemos cuántas porque nadie sabía exactamente la hora de llegada, pero era antes de las diez de la mañana y llegamos casi a las dos. Nuestra excursión de la tarde se hundía en las aguas del Amazonas. Desde el puerto de Santarém hay que coger un bus a Alter do Chão que pasa cada 30-40 minutos y que tarda 45, con lo que acabamos llegando a las cuatro de la tarde.

Pero la falta de puntualidad del hombre no puede nada contra Mãe Natureza –Madre Naturaleza en portugués– y, nada más llegar, Jorge y Claudio, otros de los socios de la agencia, crearon un paseo para nosotros al día siguiente. Lugares con nombres como Lagoa Verde, Floresta Encantada, Ilha do Amor, Ponta de Pedras… entraron a formar parte del #LatTrip y que, cuando los visitamos, quedaron en nuestro recuerdo para siempre.

Alter Do Chao Pescadores Tapajos Mae Natureza

A la mañana siguiente, después de una noche de lluvia tropical, el cielo se abrió y la Madre Naturaleza se alió con Mãe Natureza. Debido a las lluvias, Claudio y Jorge habían decidido que haríamos el paseo en barco fuera borda en lugar de las más tradicionales e inestables barcas de pescadores de la zona. Allí apareció Reinaldo con su barco, con su sonrisa y con su conocimiento del Tapajós y sus alrededores que le dan cuatro generaciones nacidas en Alter do Chão.

Las mandíbulas se iban desencajando y los pulmones quedándose sin aire con la visión de maravilla tras maravilla. Si la Lagoa Verde nos pareció un lugar de cuento de hadas con árboles en mitad del agua, cambiar el barco por la canoa y el motor por los brazos y el remo al entrar en la Floresta Encantada… No hay palabras, y eso que Reinaldo nos dijo que había comenzado la temporada seca –cualquiera lo diría cuando una gotera sobre la cama de nuestra habitación nos despertó a las seis de la mañana– y que era menos imponente.

Alter Do Chao Floresta Encantada Mae Natureza

Canoa entre los árboles, pero también SOBRE ellos. Con la bajada del agua nacen palmeras que son cubiertas en la temporada de lluvia. Palmeras que no mueren, sólo esperan a la bajada del agua para seguir creciendo al año siguiente. La belleza y la tranquilidad del lugar ya nos habían conmovido, pero Alter do Chão y el paseo de Mãe Natureza todavía tenían mucho que ofrecer.

Alter Do Chao Floresta Encantada Mae Natureza

De entrada, una rápida visita a la Ilha do Amor –erróneamente llamada isla, puesto que es una península que sólo aparece en temporada seca dando lugar a una doble playa: por un lado la Lagoa Verde y por otro el río Tapajós– camino de Ponta de Pedras. De nuevo en la seca aparece una playa que, cuando fuimos nosotros, sólo tenía un metro hasta los restaurantes en los que sirven delicioso peixe vermelho que aquí se conoce como pirarucú en la lengua indígena, el Aringatu.

Alter Do Chao Ilha Do Amor Mae Natureza

Todavía faltaban maravillas que visitar como el canal do Jarí, en el que volvimos a adentrarnos en canoa. Además de volver a sentirnos espectadores de la naturaleza primigenia, también vimos macacos y perezosos. Los macacos comían castañas, pero jugando y peleando entre ellos muchas caían al agua. Reinaldo se lo agradecía y las recogía solícito para abrirlas y comerlas con nosotros. Según nos dijo, un humano puede comer sin peligro todo lo que coma un macaco. Para llegar hasta los allí paramos en una de las casas del río. Nos recibió la señora Rosalinda que, a pesar de llevar toda la vida en mitad del río y de oír y ver caimanes y anacondas con frecuencia, nos confesó que a Belém va en avión porque ¡le da miedo el barco!

Alter Do Chao Canal Do Jari Mae Natureza

Los de mi generación recordarán las películas de Tarzán en las que Boy se dormía sobre nenúfares gigantes… en Alter do Chão también hay, aunque “sólo” de metro y medio de diámetro, son las Victorias-Regiais. En su momento más saludable, antes de que el Sol y la temporada seca acaben con ellas, soportan sin problemas un peso de unos 15 kilos.

Alter Do Chao Victoria Regiais Canal Do Jari Mae Natureza

La última parada era la Ponta do Cururú para disfrutar de otra fantástica playa y cruzar los dedos tratando de ver delfines. En este punto el río Tapajós tiene una anchura de ¡22 kilómetros!, que en la seca se queda en unos 20, cuando aparecen playas de más de un kilómetro de anchura a cada lado. Reinaldo nos comentó que en esa zona no hay animales peligrosos, ni fuertes corrientes –sí viento, pero desaparece un poco más abajo–. Sería un desafío interesante para David Meca, según Reinaldo nadie lo ha cruzado a nado. Delfín, uno, vimos muy poco. No salieron saltando a despedir al Sol en un precioso atardecer. Puede que la tormenta que estalló justo con el último rayo y que nos hizo correr en el barco al puerto tuviera algo que ver…

Alter Do Chao Puesta De Sol Ponta Do Cururu Mae Natureza

Habíamos pasado un día disfrutando de la selva desde el agua, barco-canoa-playa… en un Amazonas poco explotado y muy cuidado gracias al Ecoturismo y al cariño de todos los habitantes de Alter do Chão. A la vuelta a Mãe Natureza, Jorge nos contó cómo comenzó todo mientras veíamos las espectaculares fotos de este grupo de amigos “buena onda”.

Es imposible no querer volver a quedarse una temporada en Alter do Chão, que todavía tiene muchas cosas que enseñarnos como la FLONA o los extratistas. Una región que ha cambiado el “uso y abuso” de la Naturaleza con industrias madereras y de caucho, de borracha, por el respeto y el cuidado. Nosotros volveremos para dejar que esa buena atmósfera nos llene y ayudar en lo que podamos a toda esa buena gente.

Alter Do Chao Casa En Tapajos Mae Natureza

Mención aparte merece Gil Serique, una de esas personas llenas de energía y de conocimientos siempre dispuesta a compartirlos como su casa y su tiempo.

¿Te quieres de ir de viaje a Brasil por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Brasil aquí.
  • Alquila el coche en Brasil al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Brasil aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

4 comentarios

  1. Mati
    2 agosto, 2015 en 19:08 — Responder

    Hola , somos de Barcelona y vamos a Río Janeiro del 5 al 19 septiembre ; iremos a Ilha Grande y del 13 al 17 queremos ir Amazonas con vuelo directo a Manaos.
    Comentan que es mejor ir Alter do Chão, más bonito. Mi pregunta es cómo ir desde Manaos y cuánto se tarda llegar a Santarem o si es muy complicado hacer desde Manaos el río Amazonas río Negro.
    Que opináis y si sabéis precios de barcos, el avión hasta Manaos me sale por 500€ persona

    • 3 agosto, 2015 en 11:46 — Responder

      Hola Mati y bienvenido al blog 🙂
      ¡Menudo viaje os vais a regalar! Nos encantaría volver. Los cinco días que vais a pasar en Amazonas pueden ser un poco escasos si tenéis previsto moveros. Os cuento, desde Manaus a Santarem se puede ir en barco, pero son dos días de travesía en cada sentido (cuatro en total de viaje), con lo que sólo tendríais un día para ver Alter do Chão. La otra opción es volar Río de Janeiro – Santarem (hemos visto que en septiembre hay vuelos por menos de 300 euros ida y vuelta… echad un ojo por si acaso) y aprovechar los cuatro días con excursiones en Alter de Chão.
      Si no podéis cambiar el paso por Manaos, es posible hacer excursiones al encontro das aguas, donde se juntan las aguas marrones y negras dando lugar al río Amazonas, y otras de uno o varios días en barco. Tampoco sé si tendrías tiempo para una estancia en la selva (nosotros estuvimos en el Amazon Tupana Lodge). Sólo para llegar ya hace falta más de medio día y eso significaría que dejaríais poco tiempo para ver Manaos (aunque se navega sobre el encuentro de las aguas camino del hotel).

  2. Sonia
    14 agosto, 2015 en 14:27 — Responder

    Hola!!!
    Una amiga y yo estamos planeando pasar unos 4 días en el Amazonas. Queríamos coger el barco con hamacas pero he estado mirando que casi mejor lo que comentas a cerca de las excursiones. Nos da igual ir a Manaos que a Santarem (para ir a Alter do Chão), lo único que estamos algo perdidas. Se pueden reservar el alojamiento/excursiones desde allí o es mejor llevarlas organizadas? Nos gusaría evitar las grandes agencias internacionales que no sabemos muy bien como reparten el dinero, preferiríamos agencias y guías locales. Sabes de algún contacto? Se puede hacer excursión al encuentro das aguas desde Alter do chao o tendría que ser desde Manaos?
    Muchas gracias por vuestro blog, es de muchísima ayuda y hace que me apetezca todavía más ir a Brasil….
    Besos

    • 16 agosto, 2015 en 10:48 — Responder

      Hola Sonia y bienvenida al blog.
      Navegar el Amazonas en barco es una experiencia en sí misma, pero no pisas el Amazonas. Estás todo el tiempo en el barco, conoces a gente muy interesante, hay fiestas a bordo… pero es lo mismo que podrías vivir en un tren de largo recorrido o en cualquier otro lugar del mundo (salvo que hay selva a los lados del barco :-p).
      Nosotros recomendamos hacer excursiones o bien en Alter do Chão o directamente en Manaus yendo a un hotel de selva. Si os animáis a lo primero, la agencia con la que lo hicimos nosotros, Mãe Natureza, de la que hablamos en la entrada, no es una gran cadena y trabaja mucho con la comunidad y con el turismo sostenible. Podéis hablar con ellos para organizar algo, nosotros (al tratarse de un viaje de un año) no llevábamos nada organizado desde España y lo íbamos arreglando sobre la marcha.
      Respecto a lo del encontro das aguas, hay dos: uno en Manaus (al que no se puede llegar en excursión desde Santarem, son dos días de navegación) y otro en Santarem, ahí podéis llegar sin problemas.
      Gracias a ti por leernos, ¿se nota que nos encantó Brasil? 😉
      ¡Disfruta mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *