5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


El cabo Fréhel y el fuerte La Latte, Bretaña: acantilados y Edad Media

Si viajas a la Bretaña francesa, ¿qué buscas? Seguramente pueblecitos con encanto, con sus casas de entramado de madera, y paisajes que te quiten el aliento. Te llevamos a uno de estos últimos: a los acantilados y a las landas del cabo de Fréhel. Y, además, le añadimos una pizca de historia y de “intervención humana”, que nunca viene mal, con un par de faros y un fuerte medieval: el fuerte La Latte.

Cabo Frehel Bretana Salto Acantilados

¿Te vienes a la costa norte de Bretaña?

Saltaconmiconsejo


Si viajas a la zona, no te olvides de echarle un vistazo a nuestra ruta en coche por Bretaña y Mont Saint-Michel y a los pueblos más bonitos de la Bretaña francesa.

El cabo Fréhel, sus faros y uno de los paisajes más bonitos de Francia

¿Qué hay que ver en el cabo Fréhel? Básicamente paisajes espectaculares, aves, la vegetación baja de las landas –¡hay 400 hectáreas de landas!– y… dos faros.

Cabo Frehel Bretana Faro Frente

Empecemos por estos últimos, la primera parada del camino que sale del aparcamiento. Uno de ellos, el de la izquierda, de granito, es la torre Vauban. La construyó el famoso ingeniero de estructuras militares en 1702 por orden de Luis XIV. El faro de la torre Vauban empezó a funcionar con carbón y sebo, luego pasó a usar aceite de pescado y, finalmente, aceite vegetal.

Cabo Frehel Bretana Faro Vegetacion

Del segundo faro que había aquí, construido en 1884, no queda nada. Fue utilizado por los alemanes como puesto de observación en la Segunda Guerra Mundial y sí, lo has adivinado, lo dinamitaron antes de retirarse. El que hay hoy en día, uno de los cinco más potentes de Francia, se construyó después de la guerra, entre 1946 y 1950. En su interior hay un pequeño museo sobre la historia de los faros, su rol en el pasado y la evolución de su tecnología. Aunque lo más interesante es subir sus 145 escalones para llegar hasta la linterna, a 100 metros sobre el nivel del mar –casi 33 desde la base– y admirar los paisajes que lo rodean…

Cabo Frehel Bretana Faro Niebla

Vistas, vegetación y aves

Eso si no te encuentras con una densa niebla como nos pasó a nosotros, claro. Según leímos, en los días despejados, desde la cima del faro se puede ver hasta Saint-Malo y la bahía de Mont Saint-Michel al este; al norte hasta la isla inglesa de Jersey en el Canal de la Mancha, y al oeste hasta la isla de Bréhat. Habrá que volver y cruzar los dedos para encontrarse con buen tiempo.

Cabo Frehel Bretana Acantilados Faro Niebla

Lo que vas a ver casi siempre –mucha niebla tendría que haber para que no los vieras– son los vertiginosos acantilados de arenisca rosa que llegan hasta ¡70 metros de altura! Y, especialmente si vas de mayo a octubre, los colores intensos de la vegetación, del amarillo de las aulagas al fucsia-morado de los brezos.

Cabo Frehel Bretana Aves

Además de acantilados, también vas a ver aves haya o no niebla: esta zona es reserva ornitológica. En algunas rocas en concreto, como la roca del halconero –rocher de la Fauconnière–, te encontrarás con centenares de aves marinas, desde los más “banales” cormoranes y gaviotas hasta la rarísima alca común –en algún momento debía ser “común”…–, conocida como el “pingüino europeo”. Vale, solo anidan en la zona una veintena de individuos así que si lo ves es que has tenido mucha suerte.

Cabo Frehel Bretana Caracol

Información práctica para la visita: precios, horarios, cómo llegar

El acceso a la zona del Cap Fréhel es gratuito. El faro está abierto de abril a noviembre y se puede visitar en abril, mayo y septiembre de 14 h a 17 h; en junio de 14:30 a 17:30, y en julio y agosto de 10:30 a 18:30. El precio de la entrada para adultos es de 3 €. Tienes toda la información actualizada en la página web oficial de Plevenon, la comuna en la que se encuentra el cabo.

Cabo Frehel Bretana Acantilados Vegetacion

El fuerte La Latte, historia de Bretaña

A unos 4 kilómetros del cabo Fréhel, en la más modesta punta de La Latte se levantó la Roche Goyon en el siglo XIV. Un fuerte que todavía se puede visitar hoy, a pesar de estar habitado. ¿Qué te parecería residir en un castillo medieval en la bahía de Saint-Malo? Un sueño difícil de cumplir, pero… visitarlo tampoco está mal.

Fuerte La Latte Bretana General

Eso sí, del castillo medieval original levantado por los señores de Goyon-Matignon –una de las familias más antiguas de Bretaña– no queda mucho más que el torreón. Como buen castillo, y por su posición estratégica, ha tenido una “vida” de lo más intensa, pasando por asedios y ocupaciones en diferentes guerras. Primero las de Bretaña contra Francia y luego las de Francia contra el resto de potencias europeas.

Fuerte La Latte Bretana Entrada

Y no solo en la Edad Media: fue asediado en las Guerras de Religión de Francia en el siglo XVI, usado como cárcel para espías ingleses durante la Revolución Francesa y ocupado por alemanes y saqueado por rusos durante la Segunda Guerra Mundial. Si quieres saber más sobre su historia, en su página web oficial tienes mucha información –y la traducción al español hará que la cultura vaya acompañada de unas risas–.

Fuerte La Latte Bretana Interior

¿Sabías que…?


El castillo ha sido escenario de diferentes series y películas, entre ellas Los vikingos, con Kirk Douglas y Tony Curtis.

La visita al Fort-la-Latte

La visita al fuerte La Latte –como se conoce hoy en día– ya merece la pena por las vistas a la bahía de Saint-Malo, pero tampoco te pierdas ni un detalle de sus edificios. Fundamental, la torre del homenaje, el único al que podrás entrar, además de la tienda. Fíjate en los relieves de los símbolos de los cuatro evangelistas en el exterior antes de recorrer sus salas. Y alucina con las vistas desde lo más alto.

Fuerte La Latte Bretana Torre Vista

No podrás entrar, pero no dejes de acercarte también a los demás, levantados en el siglo XVIII o reconstruidos más tarde: los dos puentes levadizos, la barbacana, la sala de los guardias –donde hoy está la tienda–, la capilla, la casa del gobernador, la cisterna, la batería de cañones y las fortificaciones. En cada uno de estos lugares hay carteles en francés y en inglés.

Fuerte La Latte Bretana Puerta

¿Sabías que…?


La más curiosa de estas edificaciones es el “four à rougir les boulets”, literalmente “horno para poner rojas las bolas –de cañón–”. Se construyó alrededor del año 1793 para “enrojecer” bolas con las que quemar barcos enemigos. ¿Sientes curiosidad? Párate a leer cómo funcionaba: estos hornos tenían que llegar a los 900ºC y estar encendidos todo el día, así que no eran muy prácticos que digamos y se dejaron de usar.

Fuerte La Latte Bretana Torre Interior

En el camino de acceso al castillo hay también un menhir: el menhir de La Latte. Según diferentes leyendas, sería un dedo o un diente del gigante Gargantúa –sí, el del bosque de Huelgoat–, que habría perdido al cruzar el Canal de la Mancha o tras luchar aquí con otras criaturas mitológicas bretonas –los korrigans– antes de morir.

Información práctica para la visita: precios y horarios

El fuerte La Latte abre de abril a octubre y los fines de semana de diciembre y algunos de noviembre –según las vacaciones escolares francesas–. Los horarios son: en julio y agosto de 10:30 a 19:00 y en octubre esos fines de semana de 13:00 a 17:00.

Fuerte La Latte Bretana Torre

El precio de entrada es de 6,60 €. Tienes todos los detalles de horarios y precios en su página web oficial.

Del cabo Fréhel al fuerte La Latte a pie

Desde el cabo Fréhel, un paseo de poco más de 4 kilómetros –una hora y media con calma– lleva hasta el fuerte La Latte. Solo tienes que seguir la costa en lugar de girar a la derecha para volver al aparcamiento después de la rocher de la Fauconnière. Aquí puedes ver el track del recorrido circular desde el pueblo de Plévenon.

Cabo Frehel Bretana Acantilados Fuerte Latte

Hoteles en la zona del cabo Fréhel y el fuerte La Latte

Nosotros no dormimos en la zona. Habíamos estado en Saint-Malo el día de antes y, esa noche, dormimos frente a la isla de Bréhat. Pero en Plévenon, la comuna en la que se encuentran tanto el cabo Fréhel como el fuerte La Latte, hay también hoteles, aquí puedes ver precios y disponibilidad.

Fuerte La Latte Bretana Torre Cabo Frehel

Paisajes, faros y un castillo. ¿Qué más pedirle a la costa bretona?

¿Quieres visitar el cabo Fréhel y el fuerte La Latte? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Rennes aquí o a París aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en la Bretaña francesa aquí.
  • Alquila el coche en Francia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Francia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Francia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 21 septiembre, 2020 a las 22:36

    Hola, si ya Francia es un viaje intenso de encantos, estos rincones son un cúmulos de paraísos.
    Felicidades por el post 😉.

    • 22 septiembre, 2020 a las 14:02

      ¡Hola, José y gracias por tu comentario! Desde luego, ambos sitios son pequeños paraísos. Esperamos poder volver pronto a Bretaña para descubrir más.