5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Qué ver en Saint-Malo: la ciudad corsaria de Francia

Si estás pensando en viajar a Bretaña y dudas si incluir la ciudad en tu itinerario, mira todo lo que ver en Saint-Malo y seguro que le haces un hueco. Te llevamos por sus lugares de interés imprescindibles y te los ponemos en un mapa, además de darte información práctica sobre hoteles, restaurantes o dónde aparcar. Eso sí, tampoco te olvides de echarle un vistazo a nuestra ruta por la Bretaña francesa en coche y a nuestros consejos para viajar a Francia.

Decir que Saint-Malo es una ciudad marinera es quedarse muy corto. Esta ciudad bretona ha existido y existe por y para el mar. Sus grandes mareas, las mayores de Europa, regulan el ritmo de su vida. La riqueza que la hizo prosperar en diferentes épocas siempre llegó del mar. Y su historia está ligada inevitablemente al Gran Azul. Pescadores de Terranova, armadores, navegantes, descubridores y… ¡corsarios! Sí, además de marinera, Saint-Malo es la ciudad corsaria de Francia por antonomasia.

Que Ver en Saint Malo Dique Salto

Puede que, como a nosotros antes de viajar a Saint-Malo, no te suenen René Duguay-Trouin, que tomó Río de Janeiro en 1711, o Robert Surcouf, el “rey de los corsarios”. Pero, si fueras francés, la cosa cambiaría. Sus ataques a navíos ingleses y neerlandeses enriquecieron a toda Francia y, desde luego, a su ciudad natal.

Saint-Malo se convirtió en una de las ciudades más prósperas de Francia en los siglos XVII y XVIII. Y, a pesar del durísimo golpe que le dio la Segunda Guerra Mundial –cuyos bombardeos arrasaron el 80% de su casco histórico–, se volvió a levantar y hoy luce de nuevo el esplendor de su época de gloria corsaria. Te llevamos por los lugares más bonitos que ver en Saint-Malo para que tú tampoco te pierdas nada de la ciudad corsaria.

Que Ver en Saint-Malo Maison Houssaye

El casco histórico desde el Fort National: lo primero que ver en Saint-Malo

La muralla, los fuertes y los bastiones que rodean y protegen Saint-Malo son su rasgo más característico. Vamos, que no podrás dejar de darte de bruces con ellos. Al fin y al cabo, una ciudad en posición tan estratégica, en la entrada de un estuario en la costa norte de Francia, tenía que estar bien protegida. Lo estuvo desde la Edad Media, aunque en el casco histórico solo queda el pequeño Torreón del Homenaje del castillo para recordarlo.

Que Ver en Saint Malo Fort National Vista

Tras el gran incendio de 1661, el famoso arquitecto militar Vauban –sí, siempre es él– dibujó su flamante muralla, expandiendo el terreno de la ciudadela fortificada, y una nueva línea de defensa. Más tarde, siguiendo sus planos, se levantaron seis fuertes en los islotes cercanos. Dos de ellos pueden visitarse hoy en día cuando la marea está baja: el Fuerte del Petit Bé y el Fuerte Nacional. Desde este último –llamado también fuerte real– hay unas bonitas vistas del casco histórico de Saint-Malo, con sus casas de granito gris y sus techos a dos agua tan pronunciados. Una buena forma de empezar la visita por la ciudad.

Que Ver en Saint-Malo Fort National Playa

Saltaconmiconsejo


Dos cosas a tener en cuenta antes de la visita. La primera: puedes hacerte con una audioguía en español en la oficina de turismo para recorrer los principales lugares de interés de la ciudad, cuesta 12 euros y la pueden usar hasta dos personas. Nosotros lo hicimos y, además de la historia, nos enteramos de algunas curiosidades como el origen de los nombres de la “calle del gato que baila” o del “hotel 24 mastines”, entre otros.

La segunda: en esta página puedes encontrar información sobre las mareas. Por cierto, las próximas “mareas del siglo” serán el jueves 3 de marzo de 2033 y el martes 14 de marzo de 2051… ¡Apúntatelo!

Las puertas monumentales de la muralla: Saint-Vincent y la Grand-Porte

Tras visitar uno de los fuertes, toca ir hacia la muralla y atravesarla por una de sus seis puertas. Las más espectaculares son dos. De ellas, la más transitada hoy, por su posición, es la puerta de Saint-Vincent, de 1708, con sus escudos de madera de Saint-Malo y de Bretaña.

Que Ver en Saint-Malo Muralla Puerta Saint-Vincent

La otra fue la puerta principal en su día y la más antigua que se conserva: la imponente Grand-Porte, del siglo XV. En el interior fíjate en la estatua de la Virgen, también del siglo XV –bueno, es una copia, la original está en la catedral–, considerada protectora de Saint-Malo.

Que Ver en Saint-Malo Muralla Grand-Porte

El castillo: fortaleza de Francia y Bretaña para protegerse… de Saint-Malo

Si has entrado por la puerta de Saint-Vincent, tendrás al lado la gran –grande para las dimensiones del casco histórico– Place Chateaubriand. Ahí es donde se encuentra el imponente castillo de la ciudad, flanqueado por sus cuatro torres, símbolo del poder de los duques de Bretaña primero y de los reyes de Francia después. Es de origen tardomedieval –siglo XV– aunque fue “retocado” por Vauban. Ahora en él se encuentran el ayuntamiento de Saint-Malo y el Museo de Historia de la ciudad.

Que Ver en Saint-Malo Castillo

El castillo de Saint-Malo no fue construido para protegerse de ataques exteriores por parte de posibles conquistadores, sino más bien de los interiores lanzados por rebeldes. ¿Por qué? Porque los ciudadanos de Saint-Malo han tenido siempre ese espíritu “rebelde” e independiente, tanto bajo dominio bretón como francés. Prueba de ello es el nombre de su torre más famosa, Quic-en-Groigne, de la frase de la duquesa Ana de Bretaña «Qui qu’en groigne, ainsi sera, car tel est mon bon plaisir», o sea «el que gruñe, que así sea, pues tal es mi placer». Refiriéndose a los habitantes de Saint-Malo, claro…

Que Visitar en Saint-Malo Muralla Exterior

El castillo fue asediado por los propios habitantes de la ciudad en 1590 y Saint-Malo se declaró “República independiente”, república que duró cuatro años. Parece que es de esa época una frase que se convirtió en lema de la ciudad: “Ni Français, ni Breton, Malouin suis” –ni francés ni bretón, soy de Saint-Malo–.

¿Sabías que…?


En la audioguía escuchamos que la bandera de Saint-Malo es la única del país que se puede poner por encima de la nacional –en los barcos, por ejemplo– porque Saint-Malo fue república antes que Francia.

Que Ver en Saint-Malo Muralla Puerta Saint-Vincent Escudos

Recorrer el camino de ronda: un imprescindible que hacer en Saint-Malo

Al lado del castillo está el acceso al camino de ronda, con sus 1.754 metros de recorrido y sus bonitas vistas hacia los bastiones, el casco histórico, los fuertes y el mar. Una de las mejores la tendrás desde la torre Bidouane, pero no deberías dejar de recorrer todo el camino de ronda.

Que Ver en Saint-Malo Camino Ronda Playa Bon Secours Fuerte Grand-Be

¿Sabías que…?


Desde el camino podrás ver a lo lejos la isla de Cézembre, donde se encontraba un fuerte alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día no es accesible porque todavía quedan en ella minas.

Flanqueando el camino están las estatuas de los grandes corsarios de Saint-Malo, como René Duguay-Trouin o Robert Surcouf –fue donde “les conocimos”–. O de exploradores como Jacques Cartier, el descubridor de Canadá en un viaje a la búsqueda de un paso en la región de Terranova hacia China en 1534.

Que Ver en Saint Malo Camino Ronda Rober Surcouf

En la parte meridional de la muralla –del bastión Saint-Philippe al bastión Saint-Louis– nos encontramos con las “casas corsarias”. Eran las casas de los ricos armadores y corsarios de la época dorada de la ciudad. Eso sí, las fachadas de granito que verás desde el camino han sido reconstruidas tras la Segunda Guerra Mundial. Una de ellas, el Hôtel Magon u Hôtel Asfeld, se ha conservado intacta tras la guerra y se puede visitar. Según la audioguía tiene 7 plantas y… ¡29 chimeneas! Hasta hay leyendas de tesoros secretos escondidos en ella.

Que Ver en Saint-Malo Camino Ronda Casas Corsarias

El fuerte de Grand Bé y la tumba de Chateaubriand

En medio del recorrido por el camino de ronda, hicimos un alto para bajar –perdón por el juego de palabras– a la playa de Bon Secours, con su gran piscina natural, y caminar hasta la isla del Grand-Bé. De nuevo, solo es posible con marea baja.

Que Visitar en Saint-Malo Vista Centro Grand-Be

Ahí, una simple losa dirigida hacia el mar coronada por una cruz de granito marca la tumba de François-René de Chateaubriand, el escritor considerado el fundador del romanticismo en la literatura francesa y nacido a pocos pasos del castillo de Saint-Malo. En la isla también hay bonitas vistas hacia el mar y la ciudadela amurallada.

Que Ver en Saint-Malo Tumba Chateaubriand

Una vuelta por el casco histórico en busca de tu rincón favorito

El camino de ronda acaba en la Grand-Porte, desde donde comenzó nuestro paseo por la ciudad intramuros. El casco histórico es bastante pequeño, así que recorrimos prácticamente todas sus calles.

Que Ver en Saint-Malo Grand-Rue

Según la audioguía, quedan 182 de las 865 casas anteriores a los bombardeos aliados. El 60% de los edificios quedó totalmente arrasado y el 20% muy dañado. Aún así, la reconstrucción ha hecho milagros: prácticamente no te darás cuenta de la diferencia.

Que Ver en Saint-Malo Calle Turistas

Puedes ir buscando algunos de los edificios originales. Como la capilla de Saint-Aaron, del siglo XVII, en el punto más alto del casco histórico en el lugar en el que, según la tradición, el mismo santo construyó la primera ermita. O el Hôtel André Désilles, también del siglo XVII, hoy biblioteca municipal. O las pocas casas de entramado de madera que sobrevivieron al incendio de 1661, en la rue Pélicot. Muy cerca está la Maison Internationale des Poètes et des Ecrivains, construida también en madera reutilizando materiales de barcos.

Que Ver en Saint-Malo Rue Pelicot

El patio de la casa natal de Chateaubriand es otro de los ejemplos que quedan de construcción de madera. Desde ahí, puedes volver a la plaza del castillo y encontrarte de nuevo con Chateaubriand. Bueno, con su estatua.

Rincón Salta Conmigo


Entre todas las casas del casco histórico, nuestra favorita es la Maison Houssaye, del siglo XV, con su torre circular y su pequeño balcón de entramado de madera. A pesar de ser tan bonita, no había nadie por esa zona cuando fuimos. Si no hay tiendas… Se llama también “casa de los holandeses” porque aquí se alojaron los reyes holandeses en una visita, o “casa de la duquesa Ana”, porque la duquesa se habría alojado aquí durante la construcción del castillo. Fíjate en las esquinas con sus estatuillas de músicos tocando instrumentos típicos bretones.

Saint-Malo Maison Houssaye Musico

La catedral de Saint-Vincent: otro de los lugares que visitar en Saint-Malo

Entre todos los edificios del casco histórico de Saint-Malo hay uno que no puedes pasar por alto: la catedral de Saint-Vincent. Su gran aguja es visible desde casi todos los puntos de la ciudad. Sus obras empezaron en el siglo XII, acabaron en el siglo XVIII –sí, se lo tomaron con calma– y lo que se ve ahora es casi todo fruto de la restauración tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, ¡solo se reabrió en 1978! Si se tomaron con calma la construcción, la reconstrucción no iba a ser menos…

Que Ver en Saint-Malo Catedral Roseton

¿Sabías que…?


Si notas algo raro en la catedral de Saint-Malo es porque el coro no está alineado con la nave, algo muy poco usual. Se debe a que está construida directamente sobre la roca y sigue su forma natural.

Dentro de la iglesia, en el suelo, un mosaico indica el lugar en el que el obispo de Saint-Malo bendijo a Cartier antes de su viaje. Además, en una capilla del deambulatorio encontrarás la tumba del descubridor y también la del corsario Duguay-Trouin. Otros detalles en los que fijarte: los restos del claustro medieval, las vidrieras contemporáneas, las campanas originales recuperadas tras el derrumbe del campanario en la guerra y el original de la estatua de madera de la Virgen de la Grand-Porte, del siglo XV.

Que Ver en Saint-Malo Catedral Virgen

L’Etoile du Roy: la visita a una fragata corsaria del siglo XVIII

Fuera de la ciudad amurallada, muy cerca de la oficina de turismo, no pudimos dejar de fijarnos en la gran fragata corsaria atracada en el puerto: sus 47 metros de eslora y sus chillones colores no pasan desapercibidos. De hecho, ya la habíamos visto desde lo alto de la muralla.

Etoile du Roy en Saint-Malo

El nombre también es altisonante: Étoile du Roy, Estrella del rey. Pero sentimos decepcionarte: ¡no es original! Y… ¡tampoco es francesa! Por mucho que diga la audioguía… Se construyó en Turquía para una película, apareció también en una serie inglesa y es la copia de una fragata británica del siglo XVIII, el HMS Blandford. Ahora es un museo, se puede visitar por dentro. Nosotros no entramos, así que no podemos contarte mucho más. Eso sí, ¡ahí se supone que cabían 240 personas y 20 cañones!

Las playas de Saint-Malo y las mayores mareas de Europa

El casco histórico de Saint-Malo está rodeado de playas. Desde las más pequeñas Plage de Bon Secours con su piscina natural, y la contigua Plage du Mole, pegadas a la muralla, hasta la Plage des Bas-Sablons, al sur, hacia Aleth. Pero la más grande es la del norte, que va cambiando de nombre: plage de l’Éventail cerca de la muralla, luego Grande Plage du Sillon y, más al este, Plage de la Hoguette y Plage Rochebonne. En total, unos 3 km de arenal y paseo marítimo en la bahía de Mont Saint-Michel que invitan a ser caminados.

Que Ver en Saint-Malo Fort National Rompeolas Playa

Lo primero que nos llamó la atención fueron los rompeolas, hechos con troncos de roble en el siglo XIX para proteger el dique –debajo del paseo marítimo– de la fuerza del mar. Como si de icebergs se tratara, ¡debajo de la arena hay más madera de la que se ve por encima! Al fin y al cabo, hay que protegerse de las olas y de las mayores mareas de Europa, que en la bahía de Mont Saint-Michel pueden llegar ¡hasta 16 metros!

Saint-Malo Rompeolas

Los barrios más alejados y la puesta de sol desde la playa: una cosa más que tienes que ver en Saint-Malo

Si vas caminando y alejándote del centro histórico, llegarás hasta el antiguo pueblo de Paramé, hoy barrio de Saint-Malo, donde está el Grand Hôtel des Thermes, con sus termas marinas y centro de talasoterapia. Termas que dieron otro periodo de esplendor a la ciudad a finales del siglo XIX, cuando en sus alrededores se construyeron unas 700 villas, una cincuentena de palacetes para los viajeros, hasta un Gran Casino –derrumbado en 1937– y dos líneas de tranvía.

El siguiente barrio, antiguo pueblo, es Rothéneuf. Ahí están la Pointe de la Varde, la casa-museo de Jacques Cartier y, sobre todo, las Rochers Sculptés de Rothéneuf. 300 figuras de guerreros, piratas y monstruos marinos esculpidas directamente en la roca de la playa en 1870 que no nos enteramos de que estaban hasta que fue demasiado tarde. Hemos visto fotos y es una pasada. ¡Tú no te las pierdas!

Puesta de Sol Playa Parame Saint Malo

El día en Saint-Malo tiene que acabar con una puesta de sol en la playa: será una imagen que no olvidarás fácilmente. Y un momento de tranquilidad tras pasear por un casco histórico siempre repleto de turistas.

El barrio de Saint-Servan, la cornisa de Alet y la torre Solidor

El origen de Saint-Malo no se encuentra en el lugar que ocupa hoy su casco histórico. Para buscarlo, hay que ir un poco más al sur, hacia el antiguo pueblo de Saint-Servan que, como Paramé, se unió a Saint-Malo en los años ‘60 del siglo pasado. Ahí, en la desembocadura del río Rance, en la península de Alet, es donde se estableció el primer asentamiento romano en el siglo I. El actual centro de Saint-Malo no fue ocupado hasta el siglo XII.

Que Visitar en Saint-Malo Alet Dinard

¿Sabías que…?


Alet fue ciudad episcopal antes que Saint-Malo. De hecho, Saint-Malo debe su nombre al monje y evangelizador galés Mac Low que hacia el siglo VI se convirtió en obispo de Alet.

Hay que dar la vuelta entera a la cornisa de Alet, comenzando desde el acceso al camino en el Port de Sablons. Así nosotros disfrutamos de sus preciosas vistas hacia Saint-Malo, Dinard, el estuario del río y el mar entre restos de la muralla romana y salidas de refugios, casamatas y galerías subterráneas de la Segunda Guerra Mundial. En lo alto de la península, se puede visitar el Mémorial 39-45, en el antiguo fuerte de Alet del siglo XVIII utilizado por los alemanes durante la guerra.

Que Ver en Saint-Malo Alet Memorial 39-45

Al final de la vuelta, pasarás por los restos de la antigua catedral y llegarás a la torre Solidor. El triple torreón que domina el río Rance, construido en el siglo XIV para controlar el paso de barcos por el estuario, que ahora es un museo. Es el único que queda, además de una de las torres del castillo, de las fortificaciones medievales de Saint-Malo.

Que Ver en Saint-Malo Alet Torre Solidor

Más lugares que ver en los alrededores de Saint-Malo

Si la ciudad está llena de maravillas, hay muchos más lugares que ver en los alrededores de Saint-Malo. Desde Dinard, con sus vistas hacia el mismo Saint-Malo, hasta Cancale, famoso por sus ostras, pasando por Saint-Suliac, uno de los pueblos más bonitos de la Bretaña francesa. Y, por supuesto, la bahía de Mont-Saint Michel y el mismo Mont-Saint Michel, acceso a Normandía. Por no hablar del Cap Fréhel al este o de Dinan al sur.

Francia Bretagne Saint-Suliac Barcas

Mapa con todo lo que tienes que ver en Saint-Malo

Para que no te pierdas nada y organices tu tiempo como quieras, aquí tienes un mapa con todo lo que hay que ver en Saint-Malo.

Hoteles en Saint-Malo: dónde dormir

Una buena opción es dormir en el casco histórico de Saint-Malo, para tener todo a mano. Pero, si quieres estar un poco más tranquilo y disfrutar de esa preciosa puesta de sol en la playa, te recomendamos el barrio de Paramé. Si el Grand Hôtel des Thermes, se te va de presupuesto, puedes elegir, como hicimos nosotros, otro en esa zona.

Donde Dormir en Saint-Malo Les Charmettes

En nuestro caso, nos quedamos en Les Charmettes, un hotel familiar que, aunque de habitaciones pequeñas –por lo menos la nuestra–, tiene buen desayuno y está justo frente al mar. Aparcar dentro cuesta 10 euros, pero hay mucho sitio para aparcar en la calle y de noche es gratis. Aquí puedes echar un vistazo a su disponibilidad y precios. Y aquí a la de otros hoteles en Saint-Malo si este no te convence.

Restaurantes en Saint-Malo: dónde comer

Lo mismo pasa con los restaurantes, hay muchos en el centro de Saint-Malo –para las crepes, por ejemplo, nos aconsejaron el Breizh Café–. Pero, al comer en la ciudad solo una vez, y para cenar, decidimos quedarnos en la misma playa. De hecho, el que fue nuestro hotel tiene un restaurante con acceso desde el paseo marítimo y vistas al mar. Aunque no pases la noche ahí, te aconsejamos el restaurante Les Charmettes, con buena cocina marinera y precios razonables. Nos pareció que casi todos los que estaban ahí eran locales… aunque tampoco sabríamos distinguir el acento de Saint-Malo del de otras zonas de Francia, claro.

Donde Comer en Saint-Malo Parame Les Charmettes Ostras

Hablando de comida, en el casco histórico fuimos al Bistro Autour du Beurre, para aprender más sobre nuestra querida mantequilla bretona (hay un restaurante, pero también una tienda y espacios para talleres). Fuimos, pero lo encontramos cerrado… era domingo. ¡Otra razón para volver!

Parkings y dónde aparcar gratis en Saint-Malo

Aparcar en Saint-Malo puede ser un poco complicado si quieres hacerlo gratis o no pagando mucho. Hay tres parkings muy grandes justo al lado de la muralla. Pero, si quieres pagar un poco menos, o nada como en nuestro caso si es fin de semana, puedes buscar en las calles contiguas. La calle Quay Duguay-Trouin y las calles que la cruzan son muy buena opción. Nosotros encontramos bastantes sitios ahí en fin de semana de finales de junio. Cuidado: hay que aparcar con el morro del coche hacia la calzada. Es gratis los domingos y festivos y las noches desde las 19h hasta las 9h, si no, si aparcas durante un máximo de 8 horas no llega a los 4€ (3,60€ cuando fuimos nosotros).

Que Ver en Saint-Malo Detalle Edificio

Ahora sí, ya estás preparado: ¡la ciudad corsaria de Francia te está esperando!

¿Quieres viajar a Saint-Malo? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Rennes aquí o a París aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Saint-Malo aquí.
  • Alquila el coche en Francia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Las mejores guías de Francia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios