5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

La Casa Batlló en Barcelona: historia y curiosidades

Hay sitios que consiguen sorprenderte y emocionarte como a un niño pequeño. La Casa Batlló en Barcelona es uno de ellos. Recuerdo todavía la primera vez que la vi, entonces todavía no vivía en España y llegaba a Barcelona como una guiri más, sumándome a las hordas de turistas que invaden diariamente la Ciudad Condal. Había estudiado en la escuela no hacía mucho el modernismo –sí, ¡hace unos cuantos años!– y me había fascinado, así que tenía muchas ganas de ver con mis propios ojos la obra de Gaudí. Aunque las expectativas fueran muy altas, la Casa Batlló no dejó de sorprenderme: desde luego las fotos no le hacen justicia. Todo el mundo, le guste o no, se queda anonadado frente a este singular edificio y es que puede maravillar, asombrar, impresionar o hasta asustar pero desde luego no dejar indiferente. La atracción que me provoca es tal que, todas las veces que vuelvo a Barcelona, no dejo de pasarme por el Passeig de Gràcia para echarle un vistazo más. Y las ocasiones de visitar la capital catalana han sido muchas, por trabajo o por placer…

Barcelona Casa Batlló Salto

Curiosidades sobre la Casa Batlló

La que hoy se conoce como Casa Batlló casualmente fue proyectada y construida por uno de los maestros de Gaudí. Uno de los claros casos en los que el alumno supera al maestro y en este caso, además, reforma completamente una de sus obras… Cuando, entre 1875 y 1877, Emili Sala Cortés construyó su sobrio y clásico edificio para una familia de la burguesía catalana, no podía imaginar que éste, sólo unos 30 años después, se transformaría completamente gracias a un alumno suyo y llegaría a convertirse en una obra maestra reconocida a nivel mundial. En esos años, Antoni Gaudí estaba estudiando en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, donde se graduaría en 1878, y, para pagarse la carrera, trabajaba como delineante en los estudios de diferentes arquitectos, entre ellos el del propio Emili Sala Cortés. Cuando, en 1900, el adinerado empresario textil Josep Batlló compró este edificio corriente pero perfectamente posicionado en el Passeig de Gracia –que se estaba convirtiendo ya en el principal centro residencial burgués de Barcelona, una zona a la moda y de gran prestigio– estaba decidido a que destacase. Fue así que contactó con Gaudí, que la reformó completamente entre 1904 y 1906. El encargo inicial era de derribar la casa para construir una nueva, pero Gaudí decidió «sólo reformarla», ¿sería por respecto a su maestro? ¿y qué pensaría él? En cualquier caso, el resultado es un edificio completamente irreconocible respecto al que construyó su primer arquitecto. La fachada fue cambiada totalmente y le fueron añadidos los balcones tan singulares y característicos que tiene hoy en día –que algunos interpretan como calaveras–, la tribuna principal y el remate curvilíneo que recuerda el espinazo de un animal prehistórico. En el interior, además, la planta existente también fue reformada completamente, el patio ampliado y se añadieron dos plantas más… Vamos, que muy poco queda de la obra del «maestro».

Barcelona Casa Batlló Patio Interior

La manzana en la que se encuentra la Casa Batlló –en el Passeig de Gràcia entre el Carrer del Consell de Cent y el Carrer d’Aragó– es conocida desde los tiempos de Gaudí como “manzana de la discordia”. Este nombre se debe a la rivalidad profesional entre los arquitectos Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner, y el mismo Antoni Gaudí, cada uno de los cuales construyó un edificio en esta manzana. Al primero se debe la construcción de la Casa Amtller en 1898, al segundo la de la Casa Lleó Morera entre 1902 y 1905 y finalmente llegó Gaudí, con su Casa Batlló, la tercera en discordia, ganando la lucha por la construcción del edificio más espectacular. Esta expresión fue muy utilizada por la prensa satírica de la época, en constante crítica de los “excesos” de la nueva corriente artística del modernismo.

Barcelona Casa Batlló Azotea

En 1994 la Casa Batlló –entonces propiedad de Seguros Iberia a los que los Batlló la habían vendido– fue comprada por la familia Bernat, propietaria de la compañía Chupa Chups. Pues sí: la obra de un gran maestro pasó a ser propiedad de la de otro genio español: ¡el inventor de los caramelos con palo! En 2003 los Bernat llegaron incluso a hipotecar la Casa Batlló como garantía de un crédito de 35 millones de euros, ¿estaría Gaudí revolviéndose en su tumba?… Por cierto, el emblemático edificio sigue siendo propiedad de la empresa catalana que desde 2006 pertenece al grupo italiano Perfetti Van Melle.

Barcelona Casa Batlló Buhardilla

Visitar la Casa Batlló

Por lo menos una vez en la vida hay que entrar en la Casa Batlló, y digo sólo una vez porque la entrada es muy cara: ¡nada menos que 20,35 eurazos! –hay descuentos para grupos, jóvenes, estudiantes, mayores y residentes en Cataluña–. Pero de verdad que merece la pena: cada esquina es una sorpresa. Los miles de elementos arquitectónicos y decorativos con formas insólitas –inspiradas en su mayoría en la naturaleza–, acompañados por la luz del sol y sus brillos, maravillan, divierten y producen una inusual sensación de calor.

Barcelona Casa Batllo Salon Principal

Llegar es muy fácil estando en pleno centro de Barcelona: Passeig de Gràcia, 43 –las paradas de metro más cercanas son Passeig de Gràcia y Diagonal–. Vamos que no hay excusas para no ir y no volver, porque la Casa Batlló cada vez te sorprenderá con un pequeño detalle diferente.

Barcelona Casa Batlló Detalle Lámpara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10  Comentarios

  • 25 abril, 2013 a las 16:40

    Fantástica presentación, Sara. ¡Es una gran obra de arte! Me ha encantado el apartado de curiosidades históricas, sobre todo en lo referente a la propiedad por parte «Mr. Chupa Chups», mira tú! 🙂
    Es cierto que el precio de la entrada es realmente escandaloso, pero a veces sólo es cuestión de pensar en prescindir de cualquier otar cosa e invertir en cultura, ¿no?
    Un abrazo!

    • Sara
      27 abril, 2013 a las 22:45

      Muchas gracias Eva! En cuanto al precio de la entrada, tienes razón, es bueno invertir en cultura, por eso entramos, pero la verdad es que el coste es muy alto, sobre todo si lo comparas con otros museos… Pero bueno, es privado así que ellos sabrán!
      Un abrazo!

  • Jonathan
    21 mayo, 2014 a las 08:17

    Hola chicos!

    he llegado por aquí buscando más información sobre la casa Batlló, la verdad desconocía la anécdota de la familia de cuhpa chups. Por cierto, sabéis que ahora se puede hacer una visita con pantalla en realidad aumentada? Te deja ver los lugares recreando como sería en su construcción.
    Además hace poco con una aplicación de móvil te podías fotografiar enfrente de la casa y salia el dragón en el tejado. La verdad es que la empresa que explota la casa Gaudi esta haciendo un gran trabajo.

    • Sara
      21 mayo, 2014 a las 09:14

      Muchas gracias por la información Jonathan 🙂

  • Delia Escalante
    29 marzo, 2016 a las 00:18

    Me encantó las explicaciones que das, estoy escribiendo algo y quisiera saber si podría usar algunas partes de lo escrito en mi libro . Yo anduve el año pasado por allá, pero no retuve tanta información, decidas lo que decidas, igual te doy las gracias por tu información. desde ya muchas gracias.

    • 29 marzo, 2016 a las 22:53

      ¡Hola Delia y bienvenida al blog! Nos alegramos de que la información te haya sido útil, si citas a SaltaConmigo.com puedes utilizarla. ¡Un saludo!

  • Delia Escalante
    29 marzo, 2016 a las 00:40

    pero entonces no me has respondido

    • 29 marzo, 2016 a las 22:54

      Ya tienes la respuesta, no podemos contestar tan rápidamente a todo el mundo 😉

  • Francisco VR
    22 junio, 2016 a las 17:49

    ¡Me encanta la Casa Battlò! Muy interesantes las curiosidades. ¡Un saludo!

    • 2 julio, 2016 a las 11:26

      ¡Hola Francisco y bienvenido al blog! Muchas gracias, ¡a volver pronto a la Casa Batlló!