EspañaEuropaMadrid

Palacio Real de Madrid

  

No tener que viajar a Madrid hace que no se visiten muchos de sus atractivos turísticos. Como ya hemos dicho en otras ocasiones siempre están ahí y se puede ir en otro momento. Pero cuando el tiempo lo permite es buena idea hacer turismo en tu propia ciudad y descubrir por qué está en la lista de destinos de tantos viajeros. Con nuestra nueva situación, hemos podido aprovechar los horarios del Palacio Real de Madrid.

Madrid Palacio Real Fachada

Dónde está el Palacio Real de Madrid

Al igual que el emplazamiento en el que se alza el Real Alcázar de Sevilla, la ubicación del Palacio Real de Madrid tiene mucha historia. Se alza sobre un antiguo edificio defensivo musulmán del siglo XI, que fue transformado en alcázar por los reyes de Castilla en el siglo XVI. Tras ser destruido por un incendio, Felipe V ordenó construir el actual palacio  con piedra blanca de Colmenar y gris de la sierra de Guadarrama. Hoy en día sigue siendo residencia real, aunque se use sólo para recepciones oficiales –la Familia Real vive en el Palacio de la Zarzuela–, lo que permite su uso como museo. ¡Y qué museo! desde la Real Botica, o Farmacia, hasta la Real Armeria, pasando por los aposentos reales. Llegar al Palacio Real no supone más que un paseo desde cualquier lugar del centro de Madrid. Si estáis lejos del centro, no hay más que coger un autobús o el metro hasta allí y caminar. En cualquier caso, la parada de metro más cercana es Ópera.

El consejo para el viajero es visitarlo de lunes a jueves las últimas dos horas –de 16.00 a 18.00 de octubre a marzo y de 18.00 a 20.00 el resto del año, abre a las 10.00 todo el año– que es gratis, salvo acto oficial, en cuyo caso permanece cerrado. El resto de días tiene un precio de 11 €.

Visitar el Palacio Real de Madrid

La visita comienza en el patio, desde el que se accede a la Real Botica (nada más entrar a la derecha), la Real Biblioteca (a continuación de la anterior), la Real Armería (justo frente a la entrada, atravesando el patio) y al Palacio propiamente dicho. El hecho de que se vendan postales en la tienda, porque no veo un motivo de “seguridad”, hace que esté prohibido tomar fotografías en cualquier estancia interior, con o sin flash. Los vídeos tampoco están permitidos.

Madrid Palacio Real Fachada Lateral

En el palacio lo primero que llama la atención es la impresionante escalera de Sabatini, que abriéndose en dos da paso a la planta alta. Desde allí el recorrido nos lleva, a través del Salón de Alabarderos y del Salón de Columnas –donde tuvo lugar la Conferencia de Paz sobre Oriente Próximo el 30 de octubre de 1991–, hasta el Salón del Trono, de Embajadores o de Reinos. Desde la construcción del edificio, no ha cambiado de función y se mantiene tal y como estaba en tiempos de Carlos III, parte de su decoración se rescató del incendio del Real Alcázar.

Madrid Palacio Real Escalera Sabatini

Las siguientes salas formaban el cuarto de Carlos III. De color rojo la primera, azul la segunda –la antecámara– y ocre la tercera –salón de Gasparini– acaban en el dormitorio real en el que murió el rey en 1788. No busquéis la cama, no la hay ni aquí ni en el resto de dormitorios.

Madrid Palacio Real Techo Escalera Sabatini

A lo largo de los años, el Palacio Real ha sufrido modificaciones como la que transformó los aposentos de la reina en época de Carlos III en el comedor de gala que hoy vemos. Fue Alfonso XII el que así lo quiso, y lo inauguró con la cena de celebración de su boda con María Cristina de Habsburgo. Años después, Alfonso XIII contaba con su propio Salón de Cineen el que la familia disfrutaba de proyecciones los domingos por la tarde.

Madrid Palacio Real Capilla

Otras obras de arte se contemplan en la Sala de plata, con piezas que sustituyen a las que José Bonaparte hizo fundir para sufragar los gastos de la guerra; en la Sala de Vajillas y Cristalerías, con vajillas temáticas como la de las virtudes; y en la Antecámara de la Reina María Cristina, con un cuarteto de Stradivarius –dos violines, una viola y un violonchelo, Stradivarius Decorados, junto con otro violonchelo sin decorar– comprados en 1775 por el que sería Carlos IV.

Madrid Palacio Real Salon

En la Real Armería se muestra una gran colección de armaduras de Maximiliano I de Austria, de Carlos V –KD, de Karolus Divus– y de Felipe II, junto con armaduras ecuestres e incluso una de lebrel. En la planta baja se exhibe una colección de espadas, armas conquistadas en la batalla de Lepanto, armaduras samuraisentregadas como presente a los reyes por delegaciones japonesas y armas de fuego.

Madrid Palacio Real Armeria

Cambio de guardia

Todos los miércoles a las 12 de la mañana tiene lugar el cambio de guardia, siendo el del primer miércoles de cada mes el relevo solemne. Por si fuera poco, la visita puede acabar paseando por los Jardines del Campo del Moro.

Madrid Palacio Real Relevo Solemen Guardia

Si te ha interesado el Palacio Real, tal vez te interesen también:

¿Te quieres de ir de viaje a Madrid por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Madrid aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Madrid al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Madrid al mejor precio comparando entre varias compañías aquí
  • Las mejores guías de Madrid aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

12 comentarios

  1. 25 febrero, 2013 en 11:01 — Responder

    “No tener que viajar a Madrid hace que no se visiten muchos de sus atractivos turísticos”. Qué gran verdad… aunque si yo no he visitado aun por dentro este palacio es, fundamentalmente, por que me fastidia que no pueda hacer fotos para que ellos vendan postales. Pero habrá que ir, siguiendo vuestro consejo, algún día que no trabaje 😉
    Saludos!

    • 26 febrero, 2013 en 17:01 — Responder

      Hola Víctor,
      A mí también me molesta mucho lo de que no te dejen hacer fotos en los sitios… Entiendo que no te puedes poner a lanzar flashazos sobre los cuadros de un museo o los frescos de una iglesia, pero que no te dejen hacerlo sólo para poder cobrarte después las postales es algo que no entiendo. Bueno, entiendo, pero me cabrea 🙂
      Por lo menos aprovecha para entrar un día que sea gratis, no podrás llevarte todos los recuerdos que quisieras en foto, pero no habrás pagado la entrada 😉

  2. 25 febrero, 2013 en 13:39 — Responder

    Gran verdad!! 28 años llevo viviendo en Madrid y nunca lo visité por dentro!

    • 26 febrero, 2013 en 17:02 — Responder

      ¿Y a qué esperas Marta?… que no pasen más 😉

  3. 12 marzo, 2013 en 16:43 — Responder

    A los niños les encanta el cambio de guardia, pero luego es mal día para visitar el palacio por dentro porque hay mucha gente.
    Tienes mucha razón en que los lugares de donde uno vive no se suelen visitar. Nos vamos a la otra punta del mundo a verlo todo, pero luego no conocemos nada de nuestra propia casa.

    • 13 marzo, 2013 en 11:41 — Responder

      ¡Hola Lau!
      Seguro que les encanta, la verdad es que parece más una obra de teatro con todo el vestuario y ese decorado que algo “militar”… Yo me pregunto si serán de verdad militares los que lo hacen o contratarán a actores para eso (o actores militares, como los curas castrenses)
      Cuando fui yo, miércoles por la tarde, había muy poca gente con lo que, además de ser gratis, se puede disfrutar con tranquilidad de la visita.
      Hay que hacer más turismo en casa 🙂

  4. Kinnsand
    2 junio, 2013 en 15:12 — Responder

    ¡Hombreeeeee! No, no son actores, son tropa de la Guardia Real con el mismo uniforme que llevaban en la época de Alfonso XIII y el cambio de guardia es algo muy común en muchos paises, aunque la esceneografía del nuestro es bastante reciente y está muy inspirada en el británico. Te sugiero que vayas a Buckigham Palace y veas el de la casa real, ese sí que es impresionante, además, a diferencia de la Guardia Real de España, que solo lo hace los miércoles, ese cambio implica a un número mayor de Guardias, se hace todos los días en primavera-verano y cada dos en otoño-invierno, los británicos pertenecen a regimientos que siempre que hay una guerra, alguno de sus batallones están en ella, mientras los nuestros solo hacen guardias y están en actos oficiales que tiene que ver con el rey, sutil diferencia que hay… ¡Si es que queremos pero no llegamos!

    Y también los británicos son diferentes, porque allí si puedes hacer fotos en el British Museum (para caerse de culo con lo que hay) ¡y encima es gratis la entrada!. En cambio aquí, no. La excusa de la seguridad es una falacia típica de nuestra cutrez como nación a la hora de entender la cultura. Ninguna “postal” ni guía pude tener las fotos que uno sabe que quiere y sabe hacer. De pena…

    • 3 junio, 2013 en 15:41 — Responder

      Hola Kinnsand, ¡Muchas gracias por el comentario!
      La verdad es que estaba seguro de que serían militares… pero sí que es un poco “extraño” tener que hacer toda la “función” más adecuada para un actor que para un soldado 😮
      Apunto lo de Buckingham Palace, soy uno de esos pocos que no han estado nunca en Londres 😉
      Lo de los museos no es sólo en España, aunque sí que es cierto que es de los países que más dan la tabarra con lo de no poder hacer fotos… ni que se les fueran a desgastar las paredes de mármol. Y, como dices, el tema de la seguridad es ridículo, nadie entraría con una cámara reflex para hacer fotos y luego asaltar el palacio 😮
      ¡Un saludo!

  5. Maria
    27 febrero, 2014 en 15:24 — Responder

    Yo ya lo he visitado 5 o 6 veces. Es de los monumentos más importantes que ver en Madrid y me encanta! Cada vez que viene algún amigo a visitar la ciudad le llevo a verlo y siempre descubro algo nuevo.

    • 12 marzo, 2014 en 00:40 — Responder

      Hola María,
      Madrid está lleno de monumentos que pasan desapercibidos para los madrileños hasta que llega algún amigo de fuera 😉 Gracias a ellos por “obligarnos” a descubrirlos 😉

  6. 5 diciembre, 2014 en 16:58 — Responder

    Me han encantado las fotos, los colores y la imagen tienen una cantidad increíble, y está perfectamente explicado. Un saludo.

    • 16 diciembre, 2014 en 16:26 — Responder

      Muchas gracias Raquel, nos vamos a sonrojar… y mira que las fotos de interior no se pueden hacer 🙁 ya sabes, esas coas que no se acaban de entender del todo.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *