EspañaEuropaMadrid

Los Jardines del Campo del Moro, Madrid

  

Descubrir nuevos lugares no implica necesariamente largos viajes. Nos empeñamos en viajar a países lejanos con la intención de conocer lugares nuevos y distintos a los que tenemos cerca de casa. Lo malo es que, muchas veces, son los sitios que tenemos cerca de casa los grandes desconocidos. Uno de esos rincones desconocidos para nosotros, y para muchos madrileños, es el Campo del Moro con sus jardines en pleno centro de Madrid.

Madrid Jardines Campo Moro Palacio Real

¿Por qué Jardines del Campo del Moro?

El nombre, Jardines del Campo del Moro, elegido durante su construcción a finales del siglo XIX, hace referencia a la historia que sitúa a las tropas del líder almorávide Alí ben Yusuf acampadas en esta zona durante su intento de reconquistar el antiguo Alcázar Real –situado donde ahora se alza el Palacio Realallá por el año 1109.

Pasear por los jardines de las ciudades visitadas es casi una obligación y lo hemos hecho muchas veces antes de pasar por éste de nuestra propia ciudad. Cierto es que los del Campo del Moro tienen un horario un tanto reducido –de octubre a marzo todos los días 10 a 18 horas; el resto del año de 10 a 20 horas y que pocas veces se asoma uno desde la Plaza de Oriente para ver algo más que la puesta de Sol sobre los Jardines de Sabatini o la Casa de Campo. Nuestra visita, en pleno puente de la Constitución, nos ha confirmado lo que intuíamos al encontrar sus veinte hectáreas prácticamente vacías: que no éramos los únicos que ignorábamos su belleza, a pesar de que sea Jardín Histórico-Artístico desde 1931.

Madrid Jardines Campo Moro Palacio Real Paseo

Jardines y coto de caza

La pendiente entre el antiguo Alcázar Real y el río Manzanares, demasiada inclinación para otra construcción, dio la idea de construir unos jardines desde la época de Felipe II, allá por siglo XVI, pero no fue hasta finales del siglo XIX cuando se completó el diseño actual, de estilo inglés. Entre medias fue incluso coto de caza real. Esta pendiente, aunque en parte allanada con los escombros procedentes de la ampliación de la Puerta del Sol, ofrece unas fabulosas vistas del Palacio Real y, suponemos, porque no nos han dejado entrar a mirar, desde el propio Palacio.

Madrid Campo Moro Plaza

Madrid Jardines Campo Moro Arbustos

El otoño, cada vez más próximo a dar el relevo al invierno, nos ha vuelto a mostrar su mejor cara. Una cara de hojas amarillas, ocres y rojizas y unas largas y desnudas ramas de árboles –más de 185 familias de árboles y arbustos–. Baste decir que desde la entrada abierta al público, en el Paseo de la Virgen del Puerto encontrar la forma de entrar en el jardín es más complicado de lo que pensábamos–, comienzan dos paseos llamados de los plátanos y de los castaños por los árboles que los flanquean respectivamente.

Madrid Jardines Campo Moro Hojas

Madrid Jardines Campo Moro Hojas Ramas

Madrid Jardines Campo Moro Ramas Arboles

Pero no sólo árboles, paseos y pequeños caminos ofrecen los Jardines del Campo del Moro, también fuentes, como no podía ser de otra manera, y un par de curiosos edificios. El Chalé del Corcho, un pequeño kiosco cubierto por láminas de corcho, y el Chalecito de la Reina, de la reina María Cristina de Habsburgo, de estilo tirolés. Eso sí, ambos bastante deteriorados y prácticamente abandonados, el primero con unos andamios que parecen sujetar su techo de forma precaria, y el segundo con los restos de unas obras que quedaron paralizadas hace muchos años y con poco aspecto de ser retomadas.

Madrid Jardines Campo Moro Chale Corcho

Descubrir uno de los rincones de nuestra ciudad demuestra que no hay que parar de viajar ni estando en casa.

 

Si te han interesado los Jardines del Campo del Moro, tal vez te interesen también:

¿Te quieres de ir de viaje a Madrid por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Madrid aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Madrid al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Madrid al mejor precio comparando entre varias compañías aquí
  • Las mejores guías de Madrid aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

6 comentarios

  1. 7 diciembre, 2012 en 09:16 — Responder

    No conocía este sitio, pero me lo apunto para ir, si está aquí al lado…
    Me quedo con la foto de las hojas a ras de suelo… Soy muy fan de este tipo de fotos 😀

    • 13 diciembre, 2012 en 11:02 — Responder

      Un sitio muy tranquilo para pasear y hacer fotos… tú nos enseñaste el Cerro del Tío Pío al que también nos tenemos que acercar un día 😉
      Nos gusta mucho jugar con las hojas en primer plano y el desenfoque trasero también

  2. 8 enero, 2013 en 12:21 — Responder

    Desde luego que no apreciamos lo que tenemos más cerca 😉

    Vivo a menos de 10 minutos y aún no los conozco. Tengo pendiente una salida por la capi a hacer fotos, así que espero no olvidar este sitio!

    Un saludo!

    Irene

    • 9 enero, 2013 en 14:01 — Responder

      Hola Irene,

      Para eso están los blogs de viajes 🙂 siempre habrá alguien que te descubra, viniendo desde muy lejos, lo que tienes al lado de casa. Aunque en este caso te diré que nosotros también fuimos andando…

      Cualquier paseo por la capital con la cámara es un momento ideal para descubrir todos esos rincones escondidos. Estaremos atentos a tu salida 🙂

  3. 21 junio, 2014 en 11:28 — Responder

    Es un lugar precisoso, ya he estado unas cuanta veces, al ser tan desconocido para lo turistas siempre está vacio, lo mejor es el pavo real, se pasa el día cantando y se le oye desde todo el parque.

    • 25 junio, 2014 en 09:34 — Responder

      Las pocas veces que hemos ido nosotros nos hemos dado cuenta de que no sólo es desconocido para los turistas… tampoco está entre los parques que visitan los madrileños y eso hace que sea todavía mejor 🙂
      Hummm, la última vez que fuimos hacía algo de frío y el pavo debía estar cuidándose la garganta… habrá que volver a escucharlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *