5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


El Real Alcázar de Sevilla

Cuando uno viaja a Sevilla espera encontrarse con la Maestranza, la Plaza de España, la Giralda, la Catedral… pero un alcázar suena a algo más castellano –el Alcázar de Toledo, el de Segovia–, menos propio del carácter andaluz. Sin embargo aquí también hay uno: el Alcázar de Sevilla, en realidad el Real Alcázar de Sevilla. A diferencia de los castellanos, el de Sevilla no es un único edificio, sino un conjunto de palacios –en algunos lugares recibe el nombre de Reales Alcázares– que se han ido erigiendo con el tiempo, con los cambios de estilo que ello implica.

Volveríamos a ver varios palacios construidos a lo largo de los siglos y protegidos por una misma muralla en nuestra visita a Rajastán y sus muchos fuertes. Reyes y reyes, marajás y marajás, embelleciendo, como si de una competición se tratara, sus palacios.

Sevilla Real Alcazar Jardin

En pleno centro de la capital andaluza se alza una muralla que rodea el palacio real en activo más antiguo de Europa. Un lugar tan bien situado que romanos, godos, árabes y cristianos no dudaron en remodelar, reforzar, atacar, conquistar y proteger los palacios que allí se alzaban, sin dejar de  construir otros nuevos.

Sevilla Real Alcazar Salon Embajadores

Una visita en la que acompañábamos a los padres de Sara me descubrió –Sara ya lo había descubierto años antes– un nuevo alcázar, uno que recordaba la época en que ser musulmán, judío o cristiano no significaba diferencia. Una época en que un rey cristiano podía construir un palacio de estilo mudéjar sin que nadie dudara de su fe.  Una época que, lamentablemente, acabó, pero que muestra sus huellas sacando los colores a otros tantos momentos de la historia pasada y presente.

Sevilla Real Alcazar Palacio Gotico Baño Maria Padilla

El estilo que imperaba durante su reconquista –en 1248 por parte de Fernando III– era el gótico y ése fue el que siguió Alfonso X en 1254 para construir su palacio, el Palacio Gótico. El Sabio se decidió por la sobriedad y la fortaleza: todavía era momento de guerras y luchas, a pesar de que también escribió gran cantidad de libros –las Cantigas o los Libros de Ajedrez entre otros– dentro de sus muros.

Sevilla Real Alcázar Palacio Gótico

Algo más de cien años después, 1364, Pedro I de Castilla mandó construir uno de sus más bellos palacios, recuperando parte del esplendor árabe con su estilo mudéjar. Como buena construcción mudéjar, la sucesión de patios –como los de la Montería, de las Muñecas y de las Doncellas– y salones –entre los que destaca el de Embajadores– decorados hasta el extremo deja asombrado al turista, al que la palabra “alcázar” había trasladado a edificios sobrios, macizos y dispuestos para la batalla y la lucha.

Sevilla Real Alcazar Patio Doncellas

Mención aparte merece el vergel de los jardines del Real Alcázar de Sevilla: estanques –como el de Mercurio–, grutas, laberintos, pabellones… todo pensado para la tranquilidad y el paseo sosegado al cariño de las plantas. Verdor y agua que refrescan el ambiente. Cierto es que, en nuestra visita, ya se encargó la lluvia de refrescarlo, descargando con tanto ímpetu que impidió la salida de varios pasos de su Semana Santa

Sevilla Real Alcázar Jardin Puerta Privilegio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 3 junio, 2014 a las 00:51

    Cuando fuimos a Sevilla, el primer sitio que vimos fue el Alcazar, nos sorprendio muchísimo, ya que desconociamos completamente como era, asi que nos llevamos una grata sorpresa, lo más bonito para mi el adjibe, además como es el lugar más escondido puedes hacer fotos tranquilamente sin estar rodeado de turistas

    • 15 junio, 2014 a las 13:47

      Hola Alicia,
      Sevilla tiene tantas cosas que visitar y tan famosas que una maravilla como el Alcazar es poco conocido como atracción y menos aún lo que hay dentro. Hay que seguir explorándola 🙂
      Los aljibes tienen un algo especial, si te gustó el del Alcazar te recomendamos el de Cáceres 🙂

      • 15 junio, 2014 a las 14:04

        Estuvimos alli en mayo, pero como fuimos un lunes, estaba cerrado, asi que solo lo vimos por fuera, no vimos el aljibe. Otros aljibes que me han gustado son el Mérida y el de Caravaca de la Cruz.

  • 15 septiembre, 2020 a las 14:55

    Gracias por el post y por compartir vuestras experiencias con miles de viajeros que van llegando a esta ciudad andaluza. Sin duda el Alcázar es uno de los sitios más impresionantes de mi bonita Sevilla, recuerdo aún la primera vez que entre y quedé sorprendida de la belleza de su interior.

    Creo que todo aquel que llega a Sevilla debe visitarla al menos una vez en la vida. Agradecerte nuevamente por el blog que llevo siguiendo durante algunos años y me ha motivado a poder abrir el mío propio, y qué mejor que escribir sobre la ciudad que más conocimiento tengo, la mía Sevilla. Experimenta Sevilla Te invito a que puedas leerlo o a todo aquel que esté interesado en conocer un poquito más del encanto y maravillas sevillanas.

    • 24 septiembre, 2020 a las 11:35

      Hola, Carla. ¡Bienvenida al blog!
      Lo primero, gracias a ti por seguirnos. Cuánta responsabilidad lo de animarte a abrir tu propio blog… esperamos que no acabes por odiarnos cuando veas que las horas del día no dan para todo lo que quieres hacer 😉
      La verdad es que el Alcázar sería motivo para viajar a casi cualquier destino por sí solo, pero, en Sevilla, queda un poco opacado por el resto de maravillas de la ciudad. Así que, sí, hay que reivindicarlo 🙂
      ¡Suerte con tu aventura!