AndaluciaCulturaEspañaEuropaSevilla

La Semana Santa de Sevilla

  

Hablando del tsechu de Paro, comentábamos que esa manera de vivir las celebraciones en Occidente se había perdido salvo en contadas ocasiones. Una de estas ocasiones es la Semana Santa. Y, entre las muchas famosas en España, la Semana Santa de Sevilla tiene un carácter especial. Uno de esos lugares sagrados, en este caso temporal, que hay en el mundo.

Al tratarse de una fecha tan señalada en el calendario no son muchos los españoles que se acercan, abandonando su ciudad o dejando escapar la ocasión de ver a sus familiares, a disfrutar de ella. Es más fácil encontrar a turistas extranjeros caminando por las calles de la capital hispalense. La devoción con la que se vive esta fiesta es tanta, que la imposibilidad de sacar los pasos en procesión se convierte en una tragedia. Al tratarse de imágenes de un valor muy elevado, las cofradías no se pueden permitir el lujo de sacarlas si existe riesgo de lluvia.

Sevilla Semana Santa Hermandad Devocion Paso

Más de sesenta hermandades en la Semana Santa de Sevilla

Son más de sesenta las hermandades que salen durante la semana de procesiones, desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, siendo la madrugada del jueves al viernes, La Madrugá, el momento culminante con las procesiones del Silencio, la Esperanza Macarena, la Esperanza de Triana, el Cristo de los Gitanos o el Jesús del Gran Poder.

Llegamos la mañana del jueves santo, allá por 2007, y aprovechamos esas primeras horas, como todo buen turista, para recorrer la ciudad. Ya la conocíamos, pero no por eso no vas a aprovechar cuando hasta George Lucas se fijó en su plaza de España  para colocar el palacio de una emperatriz, en el Episodio II de la Guerra de las Galaxias. Antes David Lean había colocado allí también, el cuartel general de ejército británico en El Cairo, para su Lawrence de Arabia.

Sevilla Plaza Espana

Lluvia en la Semana Santa de Sevilla

A pesar del calor, el cielo no presagiaba nada bueno y poco después de comer se confirmó. Rompió a llover como uno no espera, lo que hace el desconocimiento, en una ciudad como Sevilla que siempre se imagina castigada por un sol de justicia, con los termómetros marcando temperaturas imposibles y con la gente echándose agua por la cabeza. El agua caía por la cabeza, pero no salía de botellas. Caía directamente de unas oscuras nubes que estropearon la tarde del Jueves Santo a más de una hermandad.

La Madrugá

La noche se esperaba más tranquila. Toda la ciudad estaba pendiente de los partes meteorológicos de radios y televisiones. La Madrugá no podía dejar de celebrarse. Nos plantamos en la carrera oficial, cerca de la entrada de la Catedral, que es donde termina desde la plaza de la Campana pasando por la famosa calle Sierpes. Este recorrido surgió a raíz del sínodo de 1604, en el que se ordenaba a todas las cofradías a hacer estación de penitencia en la Catedral —las de Triana la hacen en la Parroquia de Santa Ana—. No sabía el Cardenal Don Fernando Niño de Guevara los precios que alcanzarían siglos después los balcones y las sillas colocadas en la calle.

Sevilla Semana Santa Hermandad El Valle Coronacion Paso

La emoción que se siente al ver salir a la procesión del Silencio no se puede expresar con palabras. Es el propio silencio el que se encarga de que ponerte los pelos de punta. Oír los pasos de los costaleros moviendo al Jesús Nazareno y a Nuestra Señora de la Concepción. El respeto es máximo, profundo, sobrecogedor. El Jesús del Gran Poder también salió a la calle. Había merecido la pena el viaje y las horas que habíamos pasado guardando el sitio cerca de la catedral. Sin que el respeto disminuyera un ápice, el silencio dejó de ser tan estricto. La Macarena tiene un recorrido de muchas horas y aprovechamos para descansar un poco en el hotel.

Sevilla Semana Santa Hermandad Macarena Jesus Sentencia Paso

Sevilla Semana  Santa Hermandad Macarena Costaleros Paso

A las cuatro y media nos levantamos para ir a su encuentro. Nos encontramos con ella en una curva de la calle. Vivimos al lado de los costaleros su esfuerzo para conseguir girar sin que el paso sufriera ningún daño y pudimos ver que la tradición está asegurada con un montón de niños cofrades, muchos de ellos con sus capirotes.

Sevilla Semana Santa Hermandad Esperanza Macarena Paso

Sevilla Semana Santa Hermandad Ninos

El Viernes Santo no tuvo un clima tan magnánimo y a media mañana comenzaron las suspensiones. Los paraguas hicieron acto de presencia. La ciudad estaba triste porque no podía disfrutar de su fiesta grande, su fiesta más sagrada y más sentida.

Sevilla Semana Santa Hermandad Cachorro Paso

El año 2011, fue el primero desde 1933 en que los sevillanos se quedaron sin La Madrugá. En aquel 1933 fue por desavenencias políticas con el gobierno de la República, en 2011 por la lluvia.

  

6 comentarios

  1. Purkinje
    7 marzo, 2012 en 18:33 — Responder

    Tengo familia en Sevilla, y recuerdo una Semana Santa en que por primera vez la cofradía de mi primo no pudo salir por la lluvia… vaya disgusto se llevaron.

    Desde luego creo que la semana santa es la celebración más vivida de las que nos quedan…

  2. 7 marzo, 2012 en 22:10 — Responder

    Estuve hace muchísimos años en la semana santa sevillana pero aún recuerdo el fervor con lo que la viven por allí grandes y pequeños. Me pareció increible!!
    Saludos

  3. JAAC
    7 marzo, 2012 en 23:29 — Responder

    Hola Purkinje!

    La gente lo vive de tal manera que si, después de estar todo un año preparando ese momento, no pueden salir a la calle con el paso es más un trauma que un disgusto :-O

    Cierto, todas las celebraciones de la Semana Santa son especiales, las castellanas por el recogimiento y las andaluzas por el fervor.

  4. JAAC
    7 marzo, 2012 en 23:30 — Responder

    Hola M.C.!

    Eso es, pasión, fervor, algo más que emoción. El respeto de la gente a los pasos y a los cofrades es reverencial.

  5. 3 abril, 2012 en 19:39 — Responder

    Este año espero ver la semana santa Sevillana en persona, a ver como es. Leeré bien tu experiencia

    • 4 abril, 2012 en 10:18 — Responder

      Lo disfrutarás Víctor. Es algo que merece la pena disfrutar por el ambiente, por la gente y por el sentimiento con que lo viven.
      Espero que tengas suerte y que no llueva demasiado, aunque según está el tiempo ahora…

      Bienvenido a nuestro nuevo dominio 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *