5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

La iglesia de madera de Heddal

Lunes, 05/09/2011 (1)

Moverse por Noruega es relativamente sencillo como ya habíamos comprobado, ahora, además, estábamos en la capital lo que haría que hubiera más oferta de autobuses, metros, trenes… Para llegar a Heddal hay que tomar dos autobuses: uno desde la estación central de Oslo a Notodden y allí coger uno a la stavkirke. Desde nuestro hotel cogimos el T-Bane –más un cercanías que un metro– a la estación central. En su momento el precio del billete sencillo era de 27 NOK, había un billete diario por 70 NOK. Nuestra intención era llegar lo antes posible sin madrugar demasiado, así que decidimos que coger el autobús a Notodden de las 9.30 era una buena idea. Por fortuna llegamos a la estación con tiempo porque encontrarlo entre las más de 40 dársenas de la estación central no fue tan sencillo.

Si el metro-tren es caro, un autobús que recorre unos 115 kilómetros –aunque necesite dos horas para hacerlo lo es mucho más, 210 NOK por cabeza sólo ida. Por el camino volvemos a ver el típico paisaje noruego de fiordos y granjas. Llevaba sin parar de llover desde la noche anterior, con lo cerca que están las casas del agua a poco que suba el nivel se llevará unas cuantas.

Encontrar el segundo autobús del día en Notodden nos costó un poco más. No hay una estación como tal y, por tanto, no hay dónde preguntar nada. Teníamos el horario de la oficina de turismo: autobús 301, a las 12.10. Teníamos tiempo y sabíamos lo que buscábamos. Este segundo autobús cuesta casi como uno local, 36 NOK lo que nos hace pensar que la iglesia estará cerca –en realidad el autobús para cerca de la iglesia pero no en la puerta– y lo está unos seis kilómetros.

Noruega-Stavkirke Heddal Exterior

La iglesia es una maravilla. Es muy alta y la madera parece quemada, seguramente con el propósito de hacerla más resistente. Alrededor hay un cementerio muy cuidado, como en todas las iglesias del país. Si la luz fuera más baja y hubiera niebla sería el escenario perfecto para una película de terror pero así, incluso con la lluvia, es un remanso de paz. La stavkirke de Heddal tiene muchas torres, tantas que me recuerda un poco a San Basilio con sus ocho cúpulas, y hasta gárgolas de madera. Antes de comprar la entrada confirmamos que no será una entrada de las de “tú sabes que lo tienes que comprar”, que nuestra conciencia es fácilmente manejable. Resulta que aquí sí que la miran. Dentro de la iglesia hay una en un pequeño escritorio que las vende, 60 NOK cada uno.

Noruega-Stavkirke Heddal Interior

 

Nos encontramos ante la iglesia de madera más grande de Noruega, obviamente de las que todavía quedan. Construida en el siglo XII, aunque consagrada a la Virgen María en 1242, todavía hoy en día sigue usándose como templo luterano. Existe una leyenda que habla de la construcción del templo a manos de un troll. Para ello era necesario que se cumpliera una de las tres condiciones que propuso a uno de los cinco granjeros de Heddal que querían construir una iglesia en el pueblo: bajar el Sol y la Luna del cielo, entregar su alma o adivinar el nombre del troll. Pensando que adivinar su nombre no sería muy complicado aceptó. Resulta que este troll, también fue el responsable, en este caso según una leyenda sueca, de la construcción de la Catedral de Lund, obra para la que, también, puso la condición de que descubrieran su nombre y, según otra leyenda noruega, de la Catedral de Nidaros.

Noruega-Stavkirke Heddal Torres

 

Cuando acabamos la visita estaba medio lloviendo otra vez. Aquí, como en Urnes, también hay una galería exterior para cobijar a los feligreses que no cabían en el interior de la iglesia de la lluvia, pero aquí está completo y la parte trasera no tiene ventanas, por lo que está completamente a oscuras.

Noruega-Stavkirke Heddal Exterior Salto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 23 noviembre, 2012 a las 09:58

    Pero qué iglesia más booonita!; … la madera ya puede ser buena para soportar esas temperaturas invernales!!!

    Un saludo!

    • 26 noviembre, 2012 a las 00:55

      Hola Alfonso, ¡bienvenido!
      Sí que saben usar bien la madera por el norte 🙂
      No sólo para las iglesias (como la de Urnes), las casas de madera son una constante en Noruega, mira las de Stavanger y de Bryggen.

  • 25 noviembre, 2012 a las 12:21

    Que buenos momentos habrán sido esos donde los troll se dedicaban más que nada a la arquitectura que a molestar 😛

    Fuera de broma, con este tipo de construcciones flipo siempre lo lo vieja que son, lo resistentes, lo bien conservadas pese a la humedad y que sean de madera

    • 26 noviembre, 2012 a las 00:57

      Ya te digo Arol, ahora los trolls sólo campan por sus respetos en Internet 😉 molestar en lugar de construir maravillas.
      Nueve siglos y sigue ahí, en pie y en activo, que siguen celebrando misa 😮

  • Mayte
    23 agosto, 2014 a las 17:02

    Que preciosisad de iglesia,espero verla my pronto

    • 24 agosto, 2014 a las 16:07

      Suerte con esa visita Mayte y bienvenida al blog 🙂