5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Noruega, lo que no esperas

A pesar de que España está por delante de Noruega en la clasificación de países por extensión (505.370 km2 frente a 323.802 km2, puesto 52 frente al 68), se trata de un país con unas distancias enormes. Debido a lo «estrecho» que es según se acerca al Círculo Polar Ártico necesita más kilómetros para tener la misma superficie. Por si esto fuera poco, su geografía no ayuda en absoluto a los desplazamientos, como pudimos descubrir prácticamente nada más llegar.

Montar en un autobús que recorre túneles de kilómetros y kilómetros de longitud para subir en un ferry que, cruzando un fiordo, le lleva a otro larguísimo túnel o a rodear al propio fiordo ofreciendo unas vistas espectaculares (y peligrosas) es el panorama habitual.

Como en el resto de nuestros viajes, tampoco en este caso teníamos muy estudiado el país, ni la manera de desplazarse. Después de los tiempos de India (4,5 horas para 165 km) estábamos seguros de que en Noruega, la más avanzada Europa, las cosas serían distintas. Es más, casi suponíamos (ilusos de nosotros), que sería como en Japón con sus Shinkansens.

Pues no.

Como información para los viajeros a Noruega, aviso a navegantes, pocas veces irás en un medio de transporte que sobrepase los 70 km/h. Además, las pocas veces que lo haga, será durante muy poco tiempo: ya se encargará un túnel o un fiordo de estropearle la media. Una distancia de unos 250 km en línea recta se convierte, sin darte cuenta, en siete horas y media de autobús. Siete horas y media en las que el autobús monta en tres ferrys.

La otra mala noticia es que, aunque los autobuses llegan a casi todas partes, no suelen ser directos debido a las largas distancias. Es necesario ir «saltando» de uno a otro. La red de autobuses cuenta con paradas compartidas en las que se van encontrando para permitir a los viajeros seguir su camino. Así que, atentos a que no se os pase la parada del cambio.

La parte buena es que los conductores, por lo general, son muy agradables y están encantados de poderte ayudar y te avisan con tiempo del momento en que te tienes que bajar y de qué autobús, y dónde, tienes que coger a continuación.

Sin saber, antes de llegar, que nos íbamos a encontrar con esto, habíamos marcado en un mapa las cosas que nos interesaban ver en los doce días de viaje. ¿Seríamos capaces? De entrada ya habíamos descartado llegar al Círculo Polar, a las islas Lofoten y, con todo el dolor de mi corazón, a Cabo Norte.

Habría que dejarlo para otra ocasión.


Ver Noruega final en un mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 28 noviembre, 2011 a las 22:23

    Si en India es desesperante recorrer algunas distancia, no pensaba que en Noruega también fueran así, se ve que las carreteras serán bastante reviradas y no abundan las autopistas.

    A ver que nos vais contando de este viaje jeje

    Saludos!!

  • JAAC
    12 diciembre, 2011 a las 21:15

    Son cosas que te sorprenden. Recuerdo cuando fuimos a Irlanda que nos pasó lo mismo, los límites de velocidad de las carreteras eran muy bajos (y las carreteras complicadas además de conducir por la izquierda) y se nos pasaba el tiempo de un sitio a otro. Pero no te lo esperas en Noruega, que parece que es la cima de la civilización y la comodidad…

    Podríamos haberlo visto antes, pero es lo que hay… nos gustan las sorpresas: unas veces buenas y otras, no tan buenas.

  • Alicia32
    13 junio, 2012 a las 12:59

    Pues nosotros alquilamos un coche para cuatro personas una semana. Es verdad que no podías superar los 70 km/h pero para qué ir más rápido!!sólo con mirar los paisajes y poder pararte a cada momento para echar fotos…ja ja ja. Eso es lo que hacía lento el viaje!! Pero vamos, donde se podía correr un poco más se corría. Te meten el miedo de que hay radares pero como son tan visibles y te avisan con antelación donde hay uno pues como que puedes de vez en cuando sobrepasarte. besos

    • 23 junio, 2012 a las 19:42

      Hola Alicia!
      En realidad no es mayor problema, sobre todo si vas en tu coche y aprovechas para hacer fotos constantemente, pero no deja de ser algo que no te esperas cuando llegas a un país como Noruega. Pero el avance cultural no implica necesariamente velocidad, después de pasar por Alemania y su «NO» límite de velocidad, uno creía que sería así y no como en India.
      Ya nos pasó hace años en Irlanda, mirando las distancias pensabas en tardar media hora y cuando necesitabas más de una hora para llegar te dabas cuenta de que no estaba bien pensado.