EuropaItaliaPisaToscanaVídeos

La torre de Pisa, la catedral y… una plaza llena de milagros

  

Muchos creen que la famosa torre inclinada es lo único que hay que ver en Pisa. Aunque ya demostramos que no es verdad, está claro que la torre de Pisa y los monumentos de la Plaza de los Milagros que la “acompañan”, declarados todos Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, son, de lejos, lo más conocido de la ciudad y de los más famosos de Italia. Lo demuestran todos los turistas que se dirigen hacia ella en masa.

Italia Toscana Pisa Campo Milagros Salto

Aquí tienes un poco de historia, curiosidades e información práctica sobre la visita a la torre de Pisa y a los demás monumentos de la Plaza de los Milagros. Benvenuto!

La torre de Pisa: un poco de historia de la torre inclinada más famosa del mundo

Seguramente quien puso la primera piedra de la torre de Pisa, allá por el 1173, no pensaba que, más de ocho siglos después, se convertiría en uno de los monumentos más conocidos del mundo. Ni que atraería a tal cantidad de viajeros –el concepto de turista, claro está, no existía entonces–. Ni que llegaría a ser uno de los símbolos de Italia, país que todavía tardaría siete siglos en unificarse. Pero lo que sí sabía era que no se trataría de un monumento cualquiera.

La torre de Pisa es, hoy, famosa en todo el mundo por su mayor defecto: su inclinación. Pero, desde el momento en el que fue concebida, estaba pensada para impresionar a cualquiera que se acercara a ella o que llegara a cruzar su umbral.

Italia Toscana Pisa Torre Exterior

Se diseñó como una especie de “palacio vertical”: un gran cilindro de mármol en el que incluso la escalera interna, de 273 peldaños, estaba esculpida en ese valioso material. ¡Nada de madera como en los otros campanarios medievales! Y es que los nobles o representantes de la Iglesia que llegaran a la grandiosa república marinera de Pisa desde cualquier rincón del mundo conocido tenían que volver impresionados.

Esta “columna de columnas”, con más de 200 columnas de mármol –207 para ser exactos: 15 en el primer nivel, 30 en cada uno de los seis niveles centrales y 12 en el último–, no podía dejar de conseguirlo.

¿Por qué la torre de Pisa está inclinada? ¿Qué altura tiene?

Ya llegados al tercer nivel, el pesado campanario de mármol –piensa que la torre entera hoy pesa 14.453 toneladas– empezó a inclinarse. Pero no fue culpa de su peso sino del terreno donde se estaba levantando. La mitad de los cimientos del edificio se encontraban en donde hace 3.000 años había una zona pantanosa: un terreno blando lleno de sedimentos de ríos y muy poco apto para la construcción de un edificio como la torre de Pisa.

Italia Toscana Pisa Torre Capitel

¿Qué hacer entonces? Tras interrumpir las obras, en 1275 volvieron a empezar intentando contrabalancear la torre, o sea inclinarla en el sentido opuesto. Así se consiguió acabar, pero no eliminar la inclinación.

Datos sobre la torre de Pisa: inclinación, altura y curiosidades

Esa inclinación, con el paso de los siglos, se volvió cada vez más pronunciada. Tanto que, a principios de los años ‘90, la torre de Pisa llegó a inclinarse unos 4,5 metros respecto a la vertical. Tras una larga obra de restauración, la inclinación se ha reducido a unos 40 centímetros y así se supone que debería quedarse 300 años más, desde la reapertura en 2008. Y todo esto, sin la ayuda de Superman. Sí, en la película Superman III, el superhéroe endereza la torre, aunque luego, eso sí, vuelve a inclinarla.

Por cierto, si te preguntas cuánto mide la torre de Pisa, que sepas que es una pregunta con trampa. La altura actual es de unos 56 metros, pero, sin considerar la inclinación, habría sido de 58,36 metros.

¿Sabías que…?


Seguramente conozcas al pisano más famoso de la historia: Galileo Galilei. No podía faltar una leyenda que lo ligara con el monumento más célebre de su ciudad, la torre de Pisa. Galileo descubrió que la aceleración de un objeto en caída libre era independiente de su peso. Según la leyenda, el experimento que le llevaría a esta conclusión lo habría realizado en la torre de Pisa lanzando desde su cima dos objetos, uno pesado y otro ligero. Pero no, ¡sólo es una leyenda! Eso sí, en 1839 ya creían en esta leyenda: de hecho un tal Vincenzo Carmignani mandó tallar una placa conmemorativa que habla del supuesto experimento de Galileo y que sigue en el interior de la torre de Pisa.

Italia Toscana Pisa Torre Placa Galileo Galilei

La torre de Pisa por dentro, ¿merece la pena subir?

Entonces, ¿merece la pena entrar en la torre de Pisa? Nosotros le hicimos esa pregunta a gente que acababa de estar. Fue entonces cuando descubrimos que había opiniones contradictorias: para algunos no merecía la pena en absoluto –sobre todo considerando el precio y las colas– y para otros era algo que no había que perderse por nada del mundo. Nosotros, al final, subimos. Aún así, no tenemos la respuesta definitiva, pero aquí tienes los pros y los contras para que tú mismo puedas decidir.

Italia Toscana Pisa Torre Interior

Pero, antes de nada, te enseñamos un pequeño vídeo que hicimos en la plaza… no te pierdas el final con las tomas falsas: ¡no es fácil grabar derecho en una torre inclinada!

Pros y contras de subir y ver la torre de Pisa por dentro

Son tres las razones fundamentales para entrar en la torre de Pisa. La primera: la extraña sensación de subir por una torre inclinada, algo que nos había comentado más de uno. Es verdad que es curioso, pero no creemos que lo sea tanto como para pagar la entrada. La segunda: el paisaje que se ve desde arriba. En este caso tampoco no nos pareció algo tan impresionante. Sí, puedes ver el techo de la catedral pero el resto del paisaje no es tan llamativo y a la plaza sin la torre le falta algo. La tercera, que es la que nadie nos había mencionado, es la que a nosotros más nos convenció: se pueden admirar desde cerca las esculturas de los capiteles y demás decoración de la torre. No todos los días te vas a encontrar cara a cara con esculturas del siglo XIII.

Italia Toscana Pisa Torre Vista Catedral Baptisterio

¿Y por qué no subir? Una razón, la de las colas, se ha superado ya que las entradas vienen con hora. Si quieres evitar la cola para comprarlas, puedes hacerlo antes por Internet. La segunda, esa sí, es de peso: el precio. Vale que tengan que recuperar los costes de la restauración, pero no es normal que sólo la entrada a la torre de Pisa cueste más que la entrada a todos los monumentos del complejo de la catedral de Florencia: el Duomo, cúpula, campanario y museo. ¿Es un robo? No diríamos tanto, porque es un monumento de gran valor, pero está claro que se aprovechan de los turistas y de la fama de la torre.

Entradas para la torre de Pisa y el resto de monumentos: precios y horarios

La entrada a la torre de Pisa cuesta 18 €. Con ella –o con la de cualquier otro monumento del complejo– está incluido el acceso a la catedral, aunque tienes un periodo de tiempo limitado para su visita.

Más allá de la torre, puedes escoger si entrar a alguno de los demás monumentos de la plaza: el baptisterio, el camposanto y el museo de las sinopias –hay otro museo, el de la Opera del Duomo, que está cerrado por restauración–. Si eliges uno cualquiera de estos tres monumentos, el precio es de 5 €, dos cuestan 7 € y tres 8 €. Podemos asegurar que entrar a la catedral, al baptisterio y al camposanto merece, sin duda, la pena.

Italia Toscana Pisa Torre Escalera

La entrada a la torre de Pisa y al resto de monumentos se puede reservar desde la página oficial de la Opera della Primaziale Pisana –la institución creada para supervisar la construcción de los monumentos y que todavía los gestiona– desde 20 días antes hasta el día anterior de la visita. En temporada baja, si vas a primera hora de la mañana, no hay necesidad de reservar. En la misma web –en italiano y en inglés– hay información actualizada sobre precios y horarios de todos los monumentos. Si quieres comprarla en una web en español, aquí tienes un enlace, pero, al ser una agencia externa, sale más caro. Eso sí, puedes reservar con mucho más tiempo.

Si no reservas la entrada, lo mejor es que vayas a comprarla a primera hora de la mañana.

¿Dónde está la torre de Pisa? La Plaza de los Milagros, una de las más famosas de Italia

La torre de Pisa, a pesar de haberse hecho famosa con este nombre, no es una torre como tal, sino un campanario, el campanario de la catedral. Se encuentra en la Plaza de los Milagros de la ciudad de Pisa que, en su momento, estaba algo alejada del centro, al norte de éste. Hoy ya está englobada en el centro histórico de Pisa.

¿Sabías que…?


La Plaza de los Milagros, hasta el siglo XIX, se llamaba Piazza Duomo. En 1910 D’Annunzio, un gran poeta italiano, la definió en una obra “prato dei Miracoli” –prado de los Milagros– y ese nombre se le ha quedado. Hay que decir que ese césped tan verde con esos monumentos tan blancos surgiendo de él tiene algo de sobrenatural.

La catedral de Pisa: la iglesia que no merecería estar a la sombra de su campanario

La catedral de Pisa, Duomo di Santa Maria Assunta, se construyó antes que su famoso campanario. De hecho, empezó a levantarse con más de un siglo de antelación, en 1064. En su momento, fue uno de los grandes edificios religiosos de la humanidad, junto a otras obras maestras de la talla de Santa Sofía en Constantinopla, la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén o la mezquita de Córdoba.

Italia Toscana Pisa Catedral Torre

Es tan característica que tiene, junto al resto de monumentos de la plaza, su propio estilo: el románico pisano. Mucho “movimiento” en la fachada con sus columnas, sus arcadas, sus estatuas… todo esculpido en mármol gris y blanco de las cercanas minas de San Giuliano. A pesar de ser románica, la iglesia tiene elementos clásicos –columnas de la antigüedad reutilizadas–, bizantinos, normandos, árabes… está claro que Pisa comerciaba con muchos países. ¡La iglesia es casi un museo de historia del arte!

El interior de la catedral de Pisa

La estructura del interior es claramente la de una basílica bizantina, con sus tres naves separadas por columnas y el mosaico en el interior del ábside –en restauración cuando fuimos nosotros–. Por cierto, las columnas, de más de 7 m de altura y de una pieza, llegaron casi todas de la Isla de Elba, ¿cómo las transportarían? El techo, sin embargo, es del siglo XVII. ¿Por qué? Porque el original, junto con muchas otras obras, se quemó en un gran incendio en 1595.

Italia Toscana Pisa Catedral Pulpito Pisano

Lo que sí se salvó, casi como por un milagro, fue la gran obra maestra de la iglesia: el púlpito de Giovanni Pisano, esculpido entre el 1302 y el 1310. Sí, ¡8 años nada menos! Sus esculturas, tanto las de las estatuas en la parte baja como, sobre todo, las de los altorrelieves del Nuevo Testamento en la parte superior, tienen un movimiento y una plasticidad que en la Edad Media eran impensables. Parece una obra del Renacimiento pero no, ¡estamos a principios del siglo XIV! Como curiosidad, el púlpito se conservó pero en trozos, que se volvieron a “montar” sólo en 1926.

¿Sabías que…?


También hay una leyenda que liga a Galileo con la catedral de Pisa. Según esta leyenda, viendo su lámpara habría llegado a formular las leyes del isocronismo del péndulo. Pero en este caso tampoco es verdad, de hecho la lámpara es posterior a la formulación de las leyes.

Italia Toscana Pisa Catedral Lampara

El baptisterio de San Juan de Pisa y sus increíbles efectos sonoros

Frente a la catedral está el otro gran edificio de la Plaza de los Milagros. Y que sea grande es literal, de hecho es lo primero que te va a sorprender: su diámetro mide lo mismo que la anchura de la iglesia. Por eso, cuando estés a su lado, la catedral te parecerá inusualmente pequeña. Y es que es el baptisterio más grande de la historia de la cristiandad. ¡Nada es modesto en Pisa! Para construirlo, cada ciudadano de Pisa donaba, el primer día del mes, un “denaro”. Muchos incluso ayudaron físicamente a levantarlo.

Cuando entres, y te encuentres con un sus 155 metros hasta la bóveda, te sentirás un poco pitufo.

Italia Toscana Pisa Baptisterio Interior

No olvides acercarte a la pila bautismal, al púlpito del baptisterio de Nicola Pisano, el padre de Giovanni Pisano, el del púlpito de la catedral– y, sobre todo, esperar a que la guardia entone unas notas musicales… sí, has escuchado bien.

Curiosidades del baptisterio de Pisa

El baptisterio de Pisa tiene una peculiaridad acústica que lo ha hecho famoso: cada sonido aquí reverbera durante más de 10 segundos. ¿El resultado? Si una persona canta, te dará la impresión de que haya un coro.

Italia Toscana Pisa Baptisterio Exterior

Otra peculiaridad del baptisterio, esta vez en el exterior: la cúpula es mitad de un color y mitad de otro. Esto es porque una mitad está recubierta de plomo y la otra de terracota. ¿Por qué? No está claro. Algunos dicen que la parte de cerámica, que es la que da hacia el mar, protegería el techo de la salinidad del mar. Otros que el rojo de las tejas de terracota habría sido un punto de referencia para los navegantes. ¡Quién sabe!

Rincón SaltaConmigo


No olvides subir las escaleras laterales para llegar al pasillo superior del baptisterio. Desde una pequeña ventana que hay en ese pasillo tendrás una de las vistas más bonitas de la Plaza de los Milagros.

Italia Toscana Pisa Baptisterio Vista Catedral

El camposanto de Pisa: otro museo de arte medieval y… ¡romano!

¡No se vayan todavía! Queda otro monumento de la plaza, el que hizo que, en 1277, se terminara y tomara el aspecto que sigue teniendo hoy en día. Se trata del camposanto. Casi parece un claustro pero no, las lápidas en el suelo y los sarcófagos a los lados dan “pistas” de que estás es un cementerio.

Tendrás otra sensación: la de estar en una galería de arte medieval, pero también antiguo. Sí, porque casi todos los sarcófagos que verás son… ¡romanos! Algunos del siglo III a.C. Cuando se construyó el camposanto de Pisa se acababa de descubrir una necrópolis de época romana y los nobles pisanos no dudaron en reutilizar esos sarcófagos para sus sepulturas.

Italia Toscana Pisa Camposanto Sarcofago Romano

Entre sarcófago y sarcófago, te encontrarás con la estatua de otro famoso pisano: Leonardo Fibonacci, el matemático de la serie de Fibonacci. La estatua originalmente no se encontraba aquí pero, tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial –en los que perdió unos dedos– la trasladaron al camposanto.

¿Sabías que…?


La palabra “camposanto” nació justamente en este cementerio. De vuelta de la tercera cruzada, el arzobispo de Pisa llevó a su ciudad tierra santa del Gólgota y la depositó donde hoy se encuentra el cementerio. Se empezó a rumorear que esa tierra tenía la capacidad milagrosa dedescomponer más rápidamente los cuerpos de los difuntos –hecho que, en realidad, parece ser debido a la cal de los deshechos de la construcción de la catedral que se tiraron aquí–. De ahí, de esa tierra santa, el nombre de camposanto que hoy en día es sinónimo de cementerio tanto en italiano como en español.

Italia Toscana Pisa Camposanto Claustro

Los frescos del camposanto de Pisa

Decía que el camposanto parece una galería de arte clásico, por los sarcófagos romanos, pero también medieval, y no sólo por la arquitectura. Las paredes de ese “claustro” estaban recubiertas de frescos. El más famoso es el del Juicio Universal de Buonamico Buffalmacco –personaje que, como curiosidad, aparece en el Decamerón de Boccaccio–. Es de principios del siglo XIV, unos doscientos años antes del de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, para situarnos en el tiempo.

A la izquierda están los beatos y a la derecha los condenados, empujados por unos ángeles que parecen casi guerreros y arrastrados por unos ganchos hacia el Infierno. Como siempre en estos casos, el Infierno es el lado más interesante, por su potencia y truculencia. A los avaros les sacan la lengua, a los iracundos les rodean y muerden serpientes, a los glotones se les obliga a comer sin parar, a los perezosos se les hierve en una bañera, a los heréticos se les tortura con algunos de los métodos de la época… y luego, en el centro, un enorme Lucifer devora a tres símbolos del mal en la época: Nabucodonosor, Atila y Juliano el Apóstata.

Italia Toscana Pisa Camposanto Fresco Juicio Final Diablo

Durante la Segunda Guerra Mundial cayó una bomba en el camposanto. Los frescos, salvados en su mayoría, se arrancaron de las paredes y la obra de restauración todavía no ha acabado. Los dibujos preparatorios, sinopias, están expuestos en el museo de las sinopias.

Tours en Pisa, con y sin la torre

Si quieres conocer más sobre la historia y curiosidades de la torre de Pisa y del resto de monumentos, lo mejor es que hagas un tour. Aquí tienes precio y características de un tour por los lugares de interés más importantes de Pisa que incluye la subida a la torre, aquí de un tour sin la subida a la torre, y aquí de un tour sólo por la Plaza de los Milagros y la catedral sin la subida a la torre. También puedes contratar una excursión a Pisa de un día desde Florencia, que incluye la subida a la torre, aquí tienes más información. O puedes combinar la excursión desde Florencia con Lucca o con Siena y San Gimignano: aquí tienes información de la primera excursión y aquí de la segunda.

Los miles turistas haciéndose fotos empujando o sujetando la torre le han quitado mucho encanto, pero visitar la Plaza de los Milagros sigue siendo un imprescindible. A quien piensa que en Pisa sólo hay que ver una plaza podemos asegurarle que no es así, pero, aunque fuera verdad, esta plaza sola merece un viaje. Y lo hubiera merecido igual si esa torre se hubiera construido a unos metros de distancia y no se hubiera inclinado. Si consigues mirar más allá de los souvenirs en forma de torre de Pisa, conocerás monumentos sin igual en el mundo.

¿Quieres visitar la torre de Pisa y resto de monumentos de la Plaza de los Milagros? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Italia aquí
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Pisa aquí.
  • Alquila el coche en Italia al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de la Toscana aquí.
  • Contrata tu tour guiado en español en Pisa aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *