EuropaNoruegaTrondheim

La Catedral de Nidaros, Trondheim

  

Domingo, 04/09/2011 (1)

Antes de ir al aeropuerto para coger el que sería nuestro último vuelo en Noruega, nos quedaba por visitar la Catedral de Trondheim o Catedral de Nidaros, punto final del Camino de Nidaros.

El segundo día en el albergue, tuvimos una habitación con dos literas y un lavabo pero sólo para nosotros –fijo que si hubiéramos estado más días habíamos acabado en la suite–. Para aprovechar el tiempo al máximo ya estábamos en la puerta de la sala del desayuno antes de que abrieran. La idea era bajar a ver la catedral y volver antes de la hora límite para dejar la habitación –los domingos a las 11–. Tendría que ser andando porque, por si había pocos autobuses normalmente, los domingos hay incluso menos. El problema era que llovía a cántaros.

Visita a la Catedral de Nidaros

No nos íbamos a quedar con las ganas, era Noruega y sabíamos que llovía. En poco más de veinte minutos estábamos en la puerta. El día anterior pasamos por aquí. En un arrebato de responsabilidad, incluso compramos la entrada –para comprobar que nadie nos la pedía una vez dentro– . Lo que no sabíamos es que la visita guiada estaba incluída. Con nuestros planes para ir a Røros no pudimos hacerla, pero preguntamos si era posible hacerla al día siguiente. Nos dijeron que sí y que había visitas guiadas a las 8.45. Mentira. Hasta las 9.00 no apareció nadie para abrir, y el tour en inglés comenzó a las 9.15.

Noruega Trondheim Catedral Nidaros Fachada Mosaico

Mereció la pena. Ya habíamos disfrutado del interior de esta impresionante catedral gótica –la catedral gótica más al norte del mundo–  pero con la explicación ganó mucho. La visita comenzó con una explicación de la fachada occidental de la Catedral de Nidaros, la joya de la corona: antiguo testamento, santos noruegos, virtudes teologales, anunciación, paraíso…

Como pasa siempre con los edificios, es complicado decir cuál es más grande –más alto, más ancho, más largo…–. Lo que está claro es que se trata de la catedral más grande de Noruega, pero no necesariamente de Escandinavia, en Suecia hay una más larga pero más baja. Esas riñas territoriales por un quítame allá esos metros cúbicos de templo.

Trondheim-CatedralNidarosRosetonDetalle

La leyenda del rey Olaf y la construcción de la Catedral de Nidaros

La historia/leyenda de la construcción de la Catedral de Nidaros nos sorprendió mucho. Según nuestra guía, el rey Olaf murió en una batalla cerca de la ciudad de Trondheim. No se trataba de un rey muy querido y eso provocó que nadie se quisiera hacer cargo de su cuerpo que acabó dentro de un ataúd que tiraron al fiordo –en la Wikipedia la versión es distinta, mucho más querido–. Aquí comienza la leyenda que cuenta que surgió un manantial de aguas curativas en el punto en que se hundió el ataúd y que un año después, lo que surgió fue el propio ataúd. No muy dados a los milagros en aquella época –alrededor de 1031– decidieron que lo mejor era volver a lanzarlo al fiordo. Cinco días después volvió a salir. Al abrir el ataúd, descubrieron que el cuerpo estaba como el primer día, piel rosada y las uñas y el pelo crecido, incluso holía a rosas.

Trondheim-CatedralNidarosFachadaDetalleSantos

Ya era demasiado para volver a tirarlo al fiordo y cambiando por completo de actitud se procedió a su canonización y enterramiento en un ataúd de plata. Sobre esa tumba se edificó una iglesia de madera. Poco a poco la iglesia fue creciendo hasta lo que es ahora. El estilo gótico de su fachada se debe a un viaje del obispo a Inglaterra en el que descubrió el nuevo estilo arquitectónico y queda encantado con él. A su vuelta mandó derribar gran parte de la catedral para rehacerla, dejando sólo el transepto con su estilo románico anterior.

Trondheim-CatedralNidarosFachadaCrucifixión

Por si esto no nos había dejado ya con la boca abierta, la historia de San Olaf daba mucho más de sí. Con la reforma luterana, los reyes de Dinamarca –reyes también de Noruega en ese momento– quitaron el poder a la iglesia. El hecho de que San Olaf hubiera sido nombrado rey de Noruega a perpetuidad tampoco acababa de convencer a los daneses que sacaron sus restos del ataúd de plata, que fundieron para hacer monedas, y los enterraron en un lugar desconocido.

Trondheim-CatedralNidarosInterior

Los incendios castigaron la Catedral de Nidaros durante siglos. El último, en el siglo XVIII, dejó en pie sólo los muros exteriores. La reforma necesaria comenzó en 1900 y acabó en el año 2000, con la creación de la capilla del milenio.

Trondheim-CatedralNidarosRoseton

Una visita de poco menos de media hora que nos convenció de que merecía la pena pagar el precio de las entradas –aunque, de nuevo, nadie nos la pidió–. Por cierto, a las 11.00 hay misa y antes de las 10.00 cierran para prepararla, por si tenéis pensado ir a verla en domingo.

Trondheim-CatedralNidarosLateral

Nos quedaba volver y coger de nuevo un flybussen camino del aeropuerto.

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *