EuropaNoruegaStavangerVídeos

Stavanger, catedral y casas de madera

  

Domingo, 28/08/2011 (2)

La primera cosa que habíamos hecho nada más regresar del Preikestolen a Stavanger fue visitar la oficina de turismo intentando organizar el resto del viaje según lo que habíamos planeado en Preikestolhytta. Ya vimos que las cosas iban a ser más complicadas de lo esperado pero, al menos, dejó de diluviar mientras estábamos allí.

Enfrente de la oficina de turismo está la catedral y es lo primero que intentamos visitar. Digo intentamos, porque hay misa, hoy es domingo, ya no nos acordábamos. Volveremos después.

Stavanger-GamleCasasMadera

 

La parte más bonita de Stavanger es Gamle Stavanger, la ciudad vieja. Son más de 150 casas de madera de los siglos XVII y XVIII concentradas en unas pocas calles. Es la zona con más edificios de madera de Europa. Es más que curioso ver lo que hacían aquí arriba con madera. En otras partes, las casas se hacían con piedra antes del cemento y del acero pero aquí, a pesar de la humedad (están al lado del mar) usaban la madera. Hay una zona de Rumania, Maramures, en la que también todo está hecho con madera, hasta las tejas de las casas, muy parecido a esto.

Recorremos la zona, con la ayuda del mapa del móvil, de arriba a abajo sin dejar ni una casa sin visitar. No tenemos mucho que hacer y lo que hagamos lo haremos a conciencia.

De vuelta al centro pasamos por la catedral, esta vez abierta. Acaba de terminar la misa y está el cura en la puerta con una americana encima de la camisa y su alzacuellos.

Domkirken, StavangerInterior Domkirken, Stavanger

La catedral, Domkirken, se empezó a construir en 1125 en estilo románico anglo-normando. Se trata de la catedral más antigua del país, situada justo en el centro de la ciudad. Está consagrada a la Virgen María y San Swithun, el santo patrón de la ciudad y del tiempo atmosférico. San Swithun fue el primer obispo de Winchester, Inglaterra. Durante la Edad Media, Noruega mantenía lazos con Inglaterra, de hecho. el primer obispo de Stavanger, Reinaldo, era un misionero inglés.

Pintura en Domkirken, Stavanger

La sabiduría que encontramos en la pintura en el interior de la Catedral no se nos reveló por completo hasta que encontramos una pequeña ayuda para traducir el latín, que Sara con sus cinco años de latín en el liceo sacó bastante: Mors sceptra ligonibus æquat, La muerte iguala los cetros a los azadones. Por suerte, el latín es más fácil que el noruego. No pudimos menos que recordar la de la Igreja de São Francisco en Évora (Portugal), Nós ossos que aqui estamos pelos vossos esperamos, Nosotros, huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos.

Vuelve a llover, pero en cuanto aligera un poco salimos. Damos una vuelta más y acabamos en el muelle otra vez, en el baño. Qué buena era India para esto de ir al baño: ¡no teníamos que ir nunca! Al salir vemos el autobús del aeropuerto, el Flybussen, son todos de SAS. No sabíamos dónde pararía, nuestra intención era ir a donde nos bajamos y buscar la parada en la acera de enfrente, pero ahora que vemos que llega hasta el muelle y da la vuelta, ya sabemos dónde cogerlo. En la parada están los horarios. Casi cada veinte minutos, como pone la publicidad en el autobús.

Muelle de Stavanger

Y otra vez, más vueltas por la ciudad. Hay una calle muy animada, nos dejamos engañar por la guía, al final del muelle. Nos cuesta encontrarla pero, aunque aquí no hay nadie, sí que es cierto que los edificios son bastante bonitos y merece la pena el paseo.

Calle de Stavanger

  

6 comentarios

  1. M.C.
    21 febrero, 2012 en 12:18 — Responder

    Qué chula ciudad!!! Yo también tengo unas ganas enormes de visitar Noruega!! Me quedo por aquí para leer tus posts sobre la zona.
    Saludos

  2. Aran BL
    21 febrero, 2012 en 11:25 — Responder

    Qué ciudad tan bonita, parece de cuento… Siempre he tenido muchas ganas de visitar Noruega, y cada post que leo me apetece más. Creo que en cuanto pase mi viaje alemán de este verano empezaré a ahorrar para una ruta por Noruega. Un saludo!

  3. JAAC
    21 febrero, 2012 en 12:59 — Responder

    Hola Aran!
    Pues sí, y eso que acaba de diluviar cuando paseamos por la zona antigua. Lo que nos sorprendió fue que, con toda la humedad que hay – no sólo por la lluvia, que también, sino por el fiordo – hicieran las casas de madera. Que no se les pudrieran (aunque en el vídeo se ve que las rehacen de vez en cuando) y que estuvieran así de blancas!!
    Eso requiere muchísimo mantenimiento!
    No te voy a decir que no tienes que ahorrar… porque madre mía! todo es muy caro allí :-S
    Poco a poco, por ahora disfruta de Alemania 😉

  4. JAAC
    21 febrero, 2012 en 13:03 — Responder

    Hola M.C.! 🙂
    Es que Noruega tiene muchas cosas que ver y siempre está en la mente de los viajeros: fiordos, trekings, nieve, auroras boreales… y un nivel de vida tal que también forma parte de la experiencia el vivirlo 😉
    Bienvenida, ya iré poniendo más. No dejes de visitar los que ya he publicado, y verás como el Preikestolen te da más ganas de visitar el país 😉

  5. Fran
    21 febrero, 2012 en 23:56 — Responder

    Vaya ciudad más bonita y llamativa. Se nota que hay mucha tranquilidad. Esas casitas de madera me han recordado a las que vi en Finlandia. Encantadoras!!!
    Gracias por el paseo por Stavanger!
    Saludos

  6. JAAC
    22 febrero, 2012 en 13:23 — Responder

    Hola Fran!
    Me alegro de que te haya gustado el paseo y te haya traído buenos recuerdos 🙂
    Al final no somos tan distintos entre el norte y el sur… todos pintamos las casas de blanco! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *