5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Lund y su súper-reloj

Tener mil años de historia no es algo fácil. Las civilizaciones aparecen y desaparecen, las religiones cambian, los pueblos y sus fronteras, incluso los países, por no hablar de sus gobernantes. Lund puede presumir de tener más de mil años de historia y de una salud de hierro que dará para muchos más.

Desde sus primeras apariciones en la historia escandinava en el siglo X, ya estaba fuertemente relacionada con la iglesia, en particular con el arzobispado, siendo su catedral el centro de la cristiandad nórdica. En 1666 se fundó su universidad que es, en la actualidad, la mayor de todo el país.

Lund-Catedral Interior

No estaba en nuestros planes de viaje a Suecia porque -no era un viaje muy preparado, todo hay que decirlo- ni siquiera habíamos oído hablar de ella. Su proximidad a Mälmo, nuestra base de operaciones para aquellos cuatro días, nos hizo visitarla y nos llevamos una grata sorpresa además de nuestro reno de peluche.

Era febrero y esperábamos encontrar mucha nieve por las calles, un ambiente que, sin ser navideño, sí que nos llevara a esos paisajes nevados con las casas cubiertas. No fue así. El frío sí que estaba, buena muestra de ello eran los chorros congelados de las fuentes, pero no había tanta nieve. La que había estaba amontonada en los laterales de las plazas –está claro que están más acostumbrados y saben cómo actuar–.

La catedral de Lund es el principal monumento de la ciudad y, en su interior, se encuentra una de las obras de “ciencia” más impresionantes que hemos visto: el reloj de la catedral. Un enorme reloj al que sólo le falta poder hablar por él para ser un iPhone. Indica la fecha –mes y año, gracias a un puntero manejado por el mismísimo Cronos–, el día de la semana, la fecha juliana, la fecha de la Cuaresma, de la Semana Santa, de Pentecostés y las fases de la Luna, los signos del zodiaco, equinoccios y solsticios, la posición del Sol y de la Luna… todo dentro de un reloj fabricado en la Edad Media, en el siglo XV, probablemente en 1420.

Lund-CatedralFachadaLund-Reloj

Con todas esas cosas que hace, está claro que no es fácil de entender. Para ayudarte venden guías sólo del reloj. Compramos una y después de un buen rato leyéndola todavía no lo habíamos acabado de entender todo. El reloj tiene dos secciones, la superior es un reloj universal, mientras que la inferior es un calendario astronómico para el periodo entre 1923 y 2123. Ambas están separadas por una representación de la adoración de los Reyes Magos que se pone en marcha, es un carrillón, a las horas en punto. El motivo de que sea ése el periodo es que se restauró en 1923, después de estar desmontado desde 1837, con motivo del octavo centenario de la cripta. En realidad, con pequeñas correcciones, se puede obtener toda la información para los años anteriores y posteriores.

El reloj universal, en lugar de tener las típicas divisiones de I a XII, tiene dos grupos de I a XII indicando unas las horas antemeridianas y las otras las horas postmeridianas. De esta forma se puede ver la posición del Sol y de la Luna, al moverse las agujas que lo indican con el paso del tiempo.

Lund-RelojUniversal

Lund-CalendarioAstronomico

Como anécdota, el responsable del ingenio nos oyó hablar y se acercó. Para nuestra sorpresa era sudamericano y estuvo encantado de explicarnos, señalando a donde era necesario, cómo se podía extraer toda la información. Incluso, una vez acabada la explicación, nos llevó por una puerta trasera a ver la maquinaria.

Lund-MaquinariaReloj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 25 julio, 2012 a las 13:23

    Anda! Qué suerte que el responsable os enseñara la maquinaria! Es muy similar al reloj astronómico de Praga.

    • 26 julio, 2012 a las 11:21

      Hola José Luis!
      La verdad es que sí, porque la complejidad del aparatito hacía que ni con las 20 páginas del manual acabáramos de aclararnos 😉
      Vaya, un motivo más para visitar Praga
      Gracias por pasar!

  • Cristian
    11 febrero, 2019 a las 21:20

    Mi tio trabaja en esa catedral de Lund y tuve el privilegio de visitarle, no solo el reloj es algo fantástico sino toda la iglesia en sí, y en el sótano tienen un monje momificado que data más de 500 años de antigüedad.

    • 19 febrero, 2019 a las 16:35

      Hola Cristian y bienvenido al blog 🙂
      Eso sí que es un privilegio, porque, aunque nos hicimos con un librito donde explicaba todo, nos quedamos con un montón de preguntas en el aire sobre el reloj. Lo del sótano no lo sabíamos, ¿se puede ver o es sólo para los que tienen contactos? 😉
      Un saludo