AsiaJapón

Niños en kimono en el Shichi-Go-San

  

Quien visite Japón alrededor del 15 de noviembre se verá gratamente sorprendido al encontrarse en los templos sintoístas con decenas de niños vestidos de forma tradicional, con sus kimonos, hakamas  –los pantalones tradicionales– y obis –los cinturones para kimonos que se atan en la espalda–. Este evento, que representa un verdadero espectáculo para los turistas, es, para los japoneses, una importante fiesta cuyos orígenes se remontan al periodo Heian (del 794 al 1185 dC).

El 15 de noviembre se celebra el Shichi-Go-San, literalmente “siete, cinco, tres”, las edades a las que los niños son llevados a los templos para celebrar el paso de la infancia a la edad “adulta”, todo un evento en el Japón de antaño, cuando la mortalidad infantil era todavía muy alta. La elección de los años no es casual: los niños con 3 años podían empezar a llevar pelo largo y con 5 a vestir el hakama y las niñas con 7 años podían empezar a llevar el obi.

Nosotros llegamos a Japón a principios del mes de noviembre, así que no esperábamos verlos, pero tuvimos suerte porque, por lo visto, la costumbre se ha extendido también a las semanas anteriores. Nos topamos con los primeros en nuestra visita a Kamakura, en el templo Tsurugaoka Hachiman-gū, el santuario shinto más importante de la ciudad.

ShichiGoSan-KamakuraShichiGoSan-Kamakura
ShichiGoSan-KamakuraShichiGoSan-KamakuraShichiGoSan-Kamakura

Llegados a Kyoto, conociendo ya esta bonita tradición, preguntamos dónde podríamos encontrarlos, y nos dirigimos al templo de Heian (Heian-Jingu). Efectivamente allí estaban, con sus orgullosos padres dispuestos a que les fotografiáramos tanto como quisiéramos haciéndoles posar como pequeños modelos. Algunos hasta se ponían detrás de los niños sujetándoles para que posaran mejor.

ShichiGoSan-KyotoShichiGoSan-Kyoto
ShichiGoSan-KyotoShichiGoSan-KyotoShichiGoSan-Kyoto

Las bolsas alargadas con dibujos que llevan muchos de los niños en las fotos contienen los llamados Chitose ame, los caramelos de los mil años, que les regalan sus padres en señal de buen augurio. Las bolsas llevan textos y dibujos con símbolos de buena suerte y larga vida como grullas y tortugas.

ShichiGoSan-KamakuraShichiGoSan-KamakuraShichiGoSan-Kyoto

Entre estas dos visitas, la de Kamakura y la de Kyoto, pasamos por Hakone, donde asistimos al Daimyo Gyoretsu, un desfile de la época Edo: Japón no dejaba de sorprendernos con sus fascinantes tradiciones.

¿Te quieres de ir de viaje a Japón por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Japón aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Tokyo, Kyoto, Hakone y muchas otras.
  • Alquila el coche en Japón al mejor precio con SIXT. o compara entre varias compañías con rentalcars.
  • Las mejores guías de Japón aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

13 comentarios

  1. 9 julio, 2012 en 10:08 — Responder

    Que bonita tradición!! Suerte de poderla disfrutar, es lo bonito cuando visitas un país, poder vivir las tradiciones populares, y que lindos iban los niños!!
    Un saludo!

    • 9 julio, 2012 en 12:31 — Responder

      Eso es, no sólo ver los edificios y monumentos (aunque hay veces que tampoco se dejan por obras o por niebla, anda que ver el Fuji en Japón no fue complicado) también ver a la gente, mejor aún si están de fiesta.
      Nos lo encontramos en Kamakura por sorpresa, no esperábamos verlo porque no coincidían las fechas pero ya ves 😉

  2. 9 julio, 2012 en 11:45 — Responder

    Muy interesante y muy bien explicado, gracias por acercarnos esta curiosa tradición japonesa 🙂

    • 9 julio, 2012 en 22:15 — Responder

      ¡Muchas gracias Desirée! La verdad es que fue una muy bonita sorpresa para nosotros también descubrir esta bonita tradición

  3. 9 julio, 2012 en 19:15 — Responder

    Menos mal que no tenias afinidad con los niños, jajaja.

    Te quedo bonito el post.

    Un abrazo!

    • 9 julio, 2012 en 22:17 — Responder

      Si los niños llevan kimono ganan puntos, jeje
      ¡Muchas gracias!

    • 10 julio, 2012 en 21:31 — Responder

      Yo te aseguro que no tengo :-p
      Pero como ha dicho Sara, cuando van con kimono, no les entienden y dejarás de verlos en cuanto te des la vuelta… la cosa mejora! jajaja

  4. 26 julio, 2012 en 10:48 — Responder

    Me gustaría pillar alguna vez esto en algún viaje próximo. Ya llevo casi dos años quedándome con las ganas!

    • 27 julio, 2012 en 07:53 — Responder

      Pues ya sabes, tienes que pasarte a principios de noviembre, seguro que tus fotos serían geniales 😉

  5. 2 septiembre, 2012 en 12:17 — Responder

    Que bonitos! Hermosas fotos…! Es sin dudas un país increíble para visitar. Lástima que en esta vuelta hemos tenido que dejarlo fuera.. gracias por acercarnos a estas tradiciones. Un abrazo desde Indonesia!

    • 3 septiembre, 2012 en 23:29 — Responder

      ¡Hola Gim! Sí, Japón es realmente un país increíble y sorprendente. Bueno, siempre hay que dejar algo por ver… ¡para el próximo viaje a Oriente!
      ¡Gracias por pasarte y que sigáis disfrutando de Indonesia!

  6. 8 febrero, 2014 en 19:15 — Responder

    Pues nosotros que pensábamos que la mejor excusa era ir a Japón en primavera para ver los cerezos… entonces otro motivo para ir!
    Nos encanta poder coincidir com fiestas tradicionales!
    Bonito post chicos!

    • 9 febrero, 2014 en 22:27 — Responder

      Sí, esto es en otoño, otro buen periodo para ir a Japón para el ver el koyo (cuando los árboles se ponen rojos), pero la verdad es que hay muchísimas fiestas tradicionales en Japón, antes de ir chequead sus fechas 🙂
      ¡Muchas gracias por los piropos ;)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *