AsiaJapón

Visitando los templos de Nikkō, Japón

  
A poca distancia de la megaurbe que es Tokio los templos surgen de la niebla en las montañas. Estamos en Sannai, la zona de templos y santuarios de Nikkō. Toda ella ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y ocho de sus edificios son considerados Tesoros Nacionales de Japón.

La primera parada en nuestro viaje a Japón, como la de casi cualquier turista que viaja al país del Sol naciente, fue Tokio. Allí nos sentimos en un futuro de ciencia ficción que llevábamos años viendo en las películas pero que era ya real. Torres de cristal llenas de negocios desde la planta baja hasta el ático: restaurantes, peluquerías, internet cafés, tiendas de manga… y, por supuesto, karaokes. La más urbanita de las ciudades nos enseñaba un Japón tecnológico y avanzado, como si el siglo XXI hubiera llegado allí unas décadas antes.

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu Linternas Piedra

Pero no era eso lo único que buscábamos en nuestro viaje a Japón. La tradición, los templos, la antigüedad en el presente que también sabíamos que era posible vivir tenían que estar cerca de esos rascacielos y carteles de neón. De hecho, más cerca de lo que podría parecer, en la propia ciudad de Tokio hay templos que parecen anclados en el pasado. En cualquier caso, nosotros queríamos algo más que un templo aislado en una calle, queríamos la atmósfera de los shogunatos, de la época de los samurais, de los kimonos… y ésa la encontramos en Nikkō.

Cómo llegar a Nikkō

Nikkō es uno de los lugares más turísticos de Japón, así que no tendrás problemas en llegar hasta allí. Dos horas en tren desde Tokio te dejan en la estación de Nikkō de la línea JR –sí, la del Japan Rail Pass– o en la Nikkō-Tobu –de otra compañía y a cinco minutos de la otra– y, desde allí, 20 minutos andando hasta la zona de templos o 5 minutos en autobús Tobu.

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu

No hay excusa para no hacer una escapada a Nikkō desde Tokio, aunque sea sólo de unas horas. De hecho, también se pueden contratar tours organizados desde la capital japonesa.

Nuestra visita a los templos de Nikkō

Sabiendo que es un lugar que se llena de turistas japoneses y extranjeros, decidimos hacer la visita entre semana y por la tarde –los tours desde Tokio ya estarían en el autobús de vuelta a la ciudad–. El “problema” es que no sabíamos que nos quedaríamos boquiabiertos frente a la la puerta de Yōmei-mon, de 11 metros de altura, y frente a cada uno de los demás templos de Nikkō hasta tener que ver los últimos seguidos por los trabajadores que iban cerrando las salas detrás de nosotros. Así que, tenlo en cuenta, aunque estés prácticamente solo como estuvimos nosotros, necesitarás mucho tiempo para verlo todo porque sabemos que tú también vas a alucinar.

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu Omotemon

Qué ver en Nikkō, Japón

Para empezar, lo primero que hay que ver en Nikkō es el puente que da acceso a la zona de templos y santuarios, Shin-kyo. Se trata de uno de los puentes más famosos de Japón. La leyenda cuenta que representa a las dos serpientes sobre las que Shōdō Shōnin –un monje budista– cruzó el río Daiya antes de construir el primer templo, el Shinhonryu-ji, actual Rinnō-ji, fundando Nikkō en el siglo VIII. Seguro que lo has visto: un puente de color rojo lacado entre montañas verdes, eran más verdes que otra cosa cuando estuvimos nosotros a pesar de que elegimos ir en noviembre en busca del koyo –las hojas rojas en los árboles–.

Japon Nikko Puente Shin-kyo

Una vez superado el puente –que, en realidad, no hay que cruzar necesariamente–, se llega a las escaleras que suben por la montaña. Para ese momento ya empezábamos a pensar que habíamos ido demasiado tarde y que tendríamos que dejar de quedarnos pasmados delante de cada edificio.

Rinnō-ji, el primero de los templos de Nikkō

Años después de cruzar el río Daiya, Shōdō Shōnin fundó el templo Shinhonryu-ji, actual Rinnō-ji. Aquel fue uno de los primeros templos de Nikkō y todavía hoy es el primero que encontrarás.

Japon Nikko Templo Rinno-ji

El santuario de Toshogu, Tōshō-gū, el renacer de Nikkō

Si bien es cierto que Shōdō Shōnin cruzó el río en siglo VIII y que, desde entonces, la zona de Nikkō se convirtió en una de las más sagradas para el budismo en Japón, también lo es que, poco a poco, fue cayendo en el olvido y casi abandonado. ¿Cómo recuperó el esplendor con el que hoy recibe a sus visitantes? Gracias a Tokugawa Ieyasu, el primero del shogunato Tokugawa, que dirigió los destinos del país del Sol naciente durante 250 años. Eligió a Nikkō como el lugar en el que se construiría su mausoleo: el santuario de Toshogu.

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu Detalle Techo Templo Principal

Tómate tu tiempo para admirar los detalles que cada pieza del edificio esconde, sus brillantes colores, sus hojas de oro, sus esculturas… Sí, los famosos tres monos sabios están aquí, en los establos sagrados del santuario de Toshogu. Mizaru, Kikazaru e Iwazaru llevan allí desde el siglo XVII, cuando se construyó el santuario, sin ver, sin oír y sin decir… pero llamando la atención de millones de personas.

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu Establos Sagrados Tres Monos Sabios

Aquí nos quedamos bloqueados. Sabíamos que el tiempo pasaba y que se acercaba la hora del cierre del complejo pero, ¿cómo íbamos a dejar pasar cada centímetro cuadrado del santuario? Los establos, las Sanjinko –las tres casas sagradas–, la biblioteca sagrada, la torre del tambor, Honji-dō –en el techo de esta sala hay una pintura de un dragón y su acústica hace que el eco de las dos maderas que golpeó el monje al entrar nosotros sonase como su rugido, aunque el literal en japonés es el dragón que llora–, la puerta Yōmei-mon, el gato dormido, la tumba de Ieyasu

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu Puerta Yomei-mon

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu Tozai Kairo Kugurimon Talla Madera

El santuario Futarasan, Futarasan-Jinja, y el mausoleo Taiyūin, Taiyūin-Biō

Fue imposible visitar el más antiguo de los santuarios de Nikkō, el santuario Futarasan. Sabíamos que habíamos tardado demasiado… y fue imposible ver los ¡23 edificios! que forman el complejo. Menos aún el mausoleo Taiyūin, Taiyūin-Biō, de Tokugawa Iemitsu, el tercer shogun Tokugawa.

Japon Nikko Mausoleo Taiyuin Taiyuinbyo Puerta Yashamon

Llega con más tiempo y disfruta de ese Japón ancestral anclado en la tradición que surge de la niebla en las montañas en tu visita a los templos de Nikkō… en cualquier momento verás aparecer un samurai.

Más información sobre los templos de Nikkō
El horario de los templos de Nikkō  es de 8.00 a 17.00 de abril a octubre y hasta las 16.00 de noviembre a marzo.
El precio para visitar el santuario de Toshogu es de 1.300 yenes.
Si te animas a leer en japonés o a fiarte de la traducción de google aquí tienes la página oficial

Japon Nikko Santuario Toshogu Tosho-gu Puerta

¿Te quieres de ir de viaje a Japón por libre? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Japón aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Tokyo, Kyoto, Hakone y muchas otras.
  • Alquila el coche en Japón al mejor precio aquí o compra tu Japan Rail Pass aquí.
  • Las mejores guías de Japón aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *