EuropaNoruegaPreikestolenVídeos

La subida al Púlpito, Preikestolen

  

Sábado, 27/08/2011 (2)

Turismo en el Púlpito, Stavanger

El panorama que se disfruta desde la puerta de entrada del Mountain Lodge de Preikestolhytta es de cuento. Lo que todo el mundo espera cuando habla de fiordos: tranquilidad, relajación, casas con el techo a dos aguas… y, al no ser invierno, sin el complemento de la nieve. Desde allí es sencillo llegar hasta la roca que era nuestro objetivo.

Imagen del lago

Cartel informativo de la caminata hasta PreikestolenDespués de dejar a Okihita junto con el resto de mochilas comenzaba nuestro ascenso. Según el cartel, desde aquí, Preikestolhytta, la subida a Preikestolen, el Púlpito, son dos horas de ida y otras dos de vuelta, un recorrido de algo menos de cuatro kilómetros y un desnivel de unos trescientos y pico metros. Está claro que no será un paseo por el parque, pero no parece que sea muy duro.

En el cartel dan consejos para la excursión: llevar calzado adecuado, ropa cálida, comida y algo que beber… pero te desean un feliz paseo.

Panorama de Preikestolhytta y el lago al comienzo de la subida a Preikestolen

La subida al Preikestolen comienza fuerte

Los primeros 500 metros dejan claro que sí va a ser duro. La rampa del comienzo es bastante fuerte y sin descanso. Pasados esos 500 metros hay un llano, que sirve de aperitivo para el infierno en la tierra. El camino está lleno de rocas grandes como cubos por las que hay que ir trepando. Zonas por las que hasta una cabra tendría dificultades para elegir dónde poner las patas siguiendo las flechas rojas, a veces flechas a veces letras T. Nos cruzamos con gente que bajaba y nos adelantaron muchos que subían. No teníamos prisa y tampoco se trataba de agotarse, sino de llegar.  Dormiríamos allí esa noche y con que hubiera luz para bajar por estos andurriales era suficiente.


Ver Subida al Preikestolen en un mapa más grande

Al principio pensábamos que sería menos que la subida a Huayna Picchu, aquí ni te piden que te apuntes en una lista para saber quién baja, pero después de una hora nos damos cuenta de que es igual o incluso más peligrosa. Hacia el final del camino hay cortados que caen por lo menos 500 metros hasta el Lysefjord y no hay ni un cartel que avise del peligro.

Es en este momento cuando te empiezas a preguntar si a los noruegos les importa algo que la gente se mate subiendo por aquí.

Aparece el fiordo Lysefjord

Asomaba el Lysefjord

En unas dos horas comienza a aparecer el Lysefjord a lo lejos. El móvil nos dijo que habíamos subido una pendiente de más de 350 metros en los poco menos de cuatro kilómetros y medio de “paseo”. Eso sí, el paisaje que vemos ante nosotros hace que se nos olvide la paliza que nos hemos pegado y que pensemos que ha merecido la pena.

La demostración de que los noruegos están hechos de otra pasta es que nos cruzamos con varios que subían y bajaban corriendo, como el que sale a hacer footing por el parque del barrio.

No dejes de caminar con nosotros por el borde del Preikestolen.

18 comentarios

  1. Solé
    5 Enero, 2012 en 11:09 — Responder

    Vaya subidita no?? La verdad si que parece dura, nosotros no pudimos subir ya que nos pillo lloviendo, casi todo el tiempo y eso que fuimos en Junio. Pero nos gusto mucho Noruega. Saludos

  2. Purkinje
    5 Enero, 2012 en 15:54 — Responder

    Esa sensación de “parque del barrio” la tuvimos nosotras subiendo a la montaña más alta de Costa Rica. 2000 metros de desnivel que hicimos en 9 horas, mientras que había porteadores que en ese tiempo subian y bajaban 3 veces!!!!

  3. JAAC
    8 Enero, 2012 en 17:08 — Responder

    Hola Solé!
    Es dura sí, pero la verdad es que lo que te encuentras al final merece la pena. El esfuerzo está más que compensado 🙂
    Una lástima que no pudierais subir por la lluvia. Nosotros tuvimos bastante suerte con el clima y eso que fuimos a finales de agosto.
    Un saludo

  4. JAAC
    8 Enero, 2012 en 17:11 — Responder

    Lo más grave del “parque del barrio” como dices, Purkinje, es que no hay nada que te haga pensar que no estás de verdad en uno. Los cortados al fiordo y la dificultad de la subida parecen no preocupar a nadie, no están ni están avisados.
    Pero los “deportistas” impresionan, tú vas sacando la lengua y poniendo los cinco sentidos y las dos manos para no caerte y ellos van saltando como cabras montesas 🙂

  5. 11 Enero, 2012 en 22:54 — Responder

    Con lo que me gusta a mi el senderismo, a ver cuando me dejo caer por allí, la ruta tiene una pinta tremenda y las vistas al final compensan el esfuerzo xD

    Saludos!!!

  6. JAAC
    12 Enero, 2012 en 08:48 — Responder

    Hola José Carlos, esto supera “un poco” al senderismo tradicional 🙂
    Como has visto en el vídeo hay sitios por los que las cabras se paran a pensar dónde poner las patas!! jajaja

    Pero sí, las vistas del final compensan de sobra. Eso sí, si no tienes vértigo 😮

    Gracias por pasar!

  7. 14 Abril, 2013 en 09:36 — Responder

    Tela con la subidita! aunque seguro que valió la pena! Un abrazo!

    • 16 Abril, 2013 en 15:48 — Responder

      Hola Carla, valió la pena, ya te digo que valió la pena 🙂
      Mira las vistas desde arriba en esta entrada 🙂

  8. Jose EugenioGarcia
    31 Agosto, 2013 en 11:03 — Responder

    La subidaal preikestolen es muy dura yo la ice con mi novia,subimos en dos horas y media parabamos por camino para tomarrotas,y que fotos,ya,en el preikestolen la vista es maravillosa,merecio la subir,la bajada
    la hicimos en hora y 25 minutos,pero el. Viaje merecio la pena, creenme

    • 2 Septiembre, 2013 en 03:11 — Responder

      Hola José Eugenio, claro que merece la pena 🙂
      Pero, como dices, es bastante dura… lo “peor” ver cómo los que hacen el recorrido para entrenar suben y bajan dos o tres veces mientras tú estás agotado con la primera ascensión 😉
      Gracias por el comentario!

  9. Juan P.
    12 Octubre, 2013 en 14:39 — Responder

    Me encantó tanto el paseo que los menciono en mi blog
    No conozco Noruega, pero agregué la nota sobre El Púlpito porque parece ser uno de esos paseos y paisajes más maravillosos del mundo.

  10. toni
    17 Noviembre, 2013 en 20:58 — Responder

    la subida es un poco dura ,pero merece la pena ,luego las vistas que tiene arriba es impresionante merece la pena,es algo inlvidable

    • 18 Noviembre, 2013 en 05:11 — Responder

      Hola Toni,
      La subida es algo más que “un poco dura” 😉 pero sí que es cierto que las vistas desde arriba merecen la pena. Volveríamos a subir sin dudarlo!

  11. Fani
    28 Julio, 2015 en 13:09 — Responder

    Hola! A finales de agosto viajo a Noruega y creemos que esta es una de las visitas imprescindibles, pero aún ando haciéndome a la idea, ya que no estoy nada en forma. Por ello repaso todos los videos y entradas de blog que puedo. Te agradezco el video! Sin embargo, creo que seguramente ni por esas puedas hacerte una idea fiel de la dureza del ascenso, así que voy a hacerte una pregunta tonta, ¿por casualidad no habrás subido al Peñón de Ifach, verdad? Es la única ruta que tendría para comparar, ¡jajaja! Apenas son 300m de desnivel pero en un par de km. Las subidas son bastante empinadas y resbaladizas, y también tienes que “ir a cuatro patas” en alguna ocasión… En fin, aún tengo 3 semanas para coger fondo…¡ay!

    • 29 Julio, 2015 en 11:29 — Responder

      Hola Fani, ¡bienvenida al blog!
      Pues tengo que decirte que al Peñón de Ifach no hemos subido, aunque hemos estado al lado (justo debajo nos sacamos el título de buceo :-p), así que no puedo darte una comparación. La subida es durilla, pero no es matadora, tómate tu tiempo y listo que no hay prisa 🙂 Además, lo que te vas a encontrar arriba, y durante el camino, merece un pequeño esfuerzo. Eso sí, si tienes vértigo casi mejor que ni lo intentes porque lo vas a pasar algo mal con los cortados al fiordo de 600 metros de altura.
      Antes del Preikestolen habíamos subido a Huayna Picchu en Perú y es más duro: mucha más humedad y calor. Después hemos subido al Roraima en Venezuela, y eso sí que fue un poco complicado… 😉 El Preikestolen es perfectamente asequible. ¡Ánimo!

  12. IRENE
    16 Mayo, 2016 en 07:55 — Responder

    Hola. Tengo previsto subir con niños este verano. Las peques son de 6 años. La ascensión en principio no veo problema pero estoy un poco indecisa por la peligrosidad que comentas. Que opinas? Viste niños allá arriba? Gracias

    • 16 Mayo, 2016 en 11:24 — Responder

      Hola Irene y bienvenida al blog 🙂
      No recordamos haber visto niños arriba pero tampoco te lo podemos asegurar. Respecto al peligro, casi seguro que los niños son más sensatos y se acercan menos al borde que muchos adultos en busca de la foto más absurda… Un poco de cuidado de que no se separen mucho de ti y no creo que haya problemas. Lo normal es acercarse al borde reptando por el suelo… aunque luego están los locos que dan miedo.
      Seguro que disfrutan mucho, con un poco de cuidado 🙂

    • Jorge
      20 Abril, 2017 en 16:05 — Responder

      Irene fuiste con los niños al final ?
      Que te pareció ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *