5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La basílica de Santo Stefano de Bolonia: la iglesia de las 7 iglesias

En pleno centro de Bolonia se construyó una pequeña Jerusalén en la Edad Media. Un complejo de iglesias que se convirtió en meta de peregrinación para aquellos que, por un motivo o por otro –peligros y costes básicamente–, no podían llegar hasta la verdadera Tierra Santa. Todo estaba dentro de sus muros: desde el Santo Sepulcro hasta el patio donde Poncio Pilatos se lavó las manos. Hablamos de la Basílica de Santo Stefano, la “iglesia de las siete iglesias”.

Basilica Santo Stefano Salto

Si hasta aquí llegaban más de 150 peregrinos diarios a principios del siglo XIV –piensa que, en 2019, llegaron unos mil al día a Santiago de Compostela–, no serás tú el que no se acerque, ¿no? Hoy en día, a pesar de formar parte de todos los recorridos por Bolonia, es posible sentir la paz en el interior de la Chiesa delle sette chiese, como se conoce en italiano. Disfruta de una “peregrinación de bolsillo”.

Además, ¿en qué otro lugar encontrarás el belén de esculturas exentas más antiguo del mundo o una columna con la altura exacta de Jesucristo? La “Jerusalén” boloñesa está llena de curiosidades, de obras de arte y de historia.

Saltaconmiconsejo


Tan imprescindible es la visita a Santo Stefano, que la hemos incluido en nuestro recorrido de tres días por Bolonia, en los dos días en Bolonia y hasta en la visita express a Bolonia de un día. Y, por supuesto, en nuestras iglesias de Bolonia que no te puedes perder.

La Basílica de Santo Stefano de Bolonia: un poco de historia

La historia cuenta que todo comenzó con una idea de San Petronio –el de la Basílica de San Petronio, patrono de Bolonia–. Bueno, en aquella época, solo obispo Petronio. Después de un viaje a Tierra Santa, hablamos del siglo V, regresó a la ciudad con la idea de crear una réplica de alguno de los espacios que había visto en Jerusalén. Incluso llegó a traer consigo un poco de agua del río Jordán con la que bendijo un manantial que todavía está en el interior del complejo. A su muerte, fue enterrado en una de las iglesias.

Basilica Santo Stefano Iglesia Trinidad Martyrium Capitel

En el lugar en el que hoy está la Basílica de Santo Stefano, hubo en la antigüedad un templo dedicado a Isis –sí, la diosa egipcia–. La primera edificación católica llegó en el siglo IV, antes de Petronio, y se siguió ampliando hasta el VIII. Evidentemente, desde entonces ha sufrido cambios, algunos debidos a ataques –como la invasión húngara del siglo X– y otros al cambio de gusto o arreglos.

¿Sabías que…?


Algunos de los trabajos llevados a cabo en la iglesia, a finales del siglo XIX y principios del XX, buscaban hacerla más parecida a la del Santo Sepulcro de Jerusalén. El “problema” es que esas modificaciones la hacían más parecida a la jerosolimitana –sí, ese es el gentilicio de Jerusalén, nunca te acostarás sin saber una cosa más– de la época. No tuvieron en cuenta que había sido reconstruida por los cruzados, mientras que la de Bolonia se basaba en la original.

En el año 2000, los restos del San Petronio fueron trasladados a la Basílica de San Petronio, junto con una estatua muy especial. Basándose en la imagen de la Sábana Santa –la Síndone de Turín–, se creó una réplica exacta del cuerpo de Jesucristo que hoy puedes ver en una capilla de la nave izquierda.

Basilica Santo Stefano Jesucristo

¿Son de verdad siete iglesias?

Vamos a romperte la ilusión. La Chiesa delle sette chiese no está formada realmente por esas siete iglesias de las que “presume”. En realidad el número indica una cantidad muy elevada. Sería algo así como la “iglesia de las muchas iglesias”. Hace referencia al pasaje del Evangelio en el que Jesucristo dice que hay que perdonar setenta veces siete, porque Pedro le había dicho que si bastaba con perdonar siete veces a un hermano que te ofende. Siete ya se consideraba mucho, aunque no lo bastante para el perdón. Por si te has quedado con las ganas de confirmarlo: Mateo 18,21-22

Basilica Santo Stefano Santo Sepulcro Tetramorfos

El caso es que hablamos de cuatro iglesias –la iglesia del Crucifijo, la basílica del Santo Sepulcro, la basílica de los protomártires San Vidal y San Agrícola y la iglesia de la Trinidad o del Martyrium–, dos patios –el claustro y el patio de Poncio Pilatos– y un museo. En total, siete espacios. Vale, no todos iglesias, pero siete al fin y al cabo.

¿Te has dado cuenta? Ninguna de las iglesias está dedicada a San Esteban, el primer mártir cristiano con cuyo nombre se conoce el complejo.

Las iglesias del complejo y qué ver en cada una

De acuerdo, no son siete, pero siguen siendo unas cuantas. Antes de que preguntes en qué orden se visitan o por dónde se entra, te diremos que todo es mucho más fácil. Las iglesias están comunicadas entre ellas por el interior y solo hay una puerta a la calle. Lo dicho, no hay que complicarse la vida pensando en cómo organizar la visita, solo hay que entrar y seguir de una puerta a otra, no hay pérdida. Eso sí, cuando llegues a la basílica del Santo Sepulcro, puedes elegir si seguir de frente hacia la de los protomártires San Vidal y San Agrícola o girar a la derecha hacia el patio. Nosotros continuamos hacia la iglesia y ese es el orden en que te lo contamos.

Basilica Santo Stefano Museo Iglesia Venda Reliquia

Mezclamos iglesias con patios, porque así lo hicimos nosotros y nos parece el recorrido más lógico –a nosotros y a la propia iglesia que lo recomienda también de esa forma–. Así sabrás lo que te espera detrás de cada puerta.

La iglesia del Crucifijo

Sabiendo que van en orden y que solo hay una puerta a la calle… Correcto, la iglesia del Crucifijo –también llamada iglesia de San Juan Bautista– es la entrada a la Basilica de Santo Stefano y la primera que se visita. No es la más antigua, pero se fundó en el siglo VIII. En lo primero que te fijarás es en que el altar está elevado. Acércate, debajo hay una cripta y, según una leyenda, la altura de una de las columnas es la de Jesucristo. La columna mide alrededor de 1,70 m, lo que hace que fuera muy alto para la época…

Basilica Santo Stefano Iglesia Crucifijo

¿Qué no te puedes perder en la iglesia del Crucifijo? Empezamos por el altar elevado del siglo XVII y el crucifijo que lo corona de 1380 –año arriba, año abajo–. En las paredes, además de una Lamentación sobre Cristo muerto del XVIII, encontrarás frescos de los siglos XV y XVI. En uno de ellos se representa el martirio de San Esteban… de ahí el nombre.

La basílica del Santo Sepulcro

El siguiente espacio, la Basílica del Santo Sepulcro es la “joya de la corona” de la Chiesa di Santo Stefano. Es aquí donde San Petronio decidió levantar una réplica del sepulcro de Jesús en Jerusalén. Como decíamos antes, está basada en la construcción original tal y como estaba en el siglo V, cuando peregrinó San Petronio y se levantó esta en Bolonia. Así que puede que no sea del todo igual a la que hayas visto en fotografías y documentales. Olvídate de la forma habitual de nave de iglesia, la Basílica del Santo Sepulcro tiene forma octogonal –referencia al Templo de Salomón– y está cubierta con una cúpula de doce lados. También doce son las columnas de época romana, menos las destruidas durante la invasión húngara, las de ladrillos.

Que Ver en Bolonia en dos dias Chiesa Santo Stefano Santo Sepulcro

Aquí también hay una columna “especial”: una de mármol negro, de época romana y de origen africano que simboliza aquella a la que Jesucristo fue atado mientras sufría los latigazos de los soldados romanos. Dentro del Sepulcro propiamente estaban las reliquias de San Petronio y, debajo, se encuentra el manantial bendecido con agua del río Jordán.

Basilica Santo Stefano Santo Sepulcro Columna Flagelacion

Date una vuelta alrededor del sepulcro y fíjate en todos los detalles, como los relieves de los símbolos de los Evangelistas –el Tetramorfo– o el león en el pasamanos de la escalera.

La Basílica de los protomártires San Vidal y San Agrícola

Aunque, según los estudios, el templo de Isis estaría en el lugar de la Basílica del Santo Sepulcro, la Basílica de los protomártires San Vidal y San Agrícola es el edificio católico más antiguo del complejo, del siglo IV. Aquí sí que encontrarás una planta basilical típica, con sus naves y su ábside.

Basilica Santo Stefano Protomártires San Vidal San Agricola

¿Sabías que…?


La Basílica de los protomártires San Vidal y San Agrícola estuvo cerrada al culto durante unos setenta años en el siglo XV. Bueno, cerrada es decir poco: el Papa Eugenio IV mandó quitarle el techo y llenarla de tierra. ¿Por qué? Porque se descubrió una tumba paleocristiana con la escritura “Symon” y se corrió la voz de que era la tumba de Simón Pedro, vamos, San Pedro. Los peregrinos dejaron de ir a Roma para ir a Bolonia y… no le sentó bien al Papa.

A través de un cristal se puede ver el suelo romano original de la iglesia. Otra curiosidad es que el altar está pegado a la pared del ábside, recordando la celebración de la misa antes del Concilio Vaticano II, que se hacía de espaldas a los fieles.

El patio de Poncio Pilato

Volvemos a la Basílica del Santo Sepulcro, salimos al exterior y seguimos con las semejanzas de esa Jerusalén que vio la Crucifixión de Jesús con el patio de Poncio Pilatos, también conocido como Santo Jardín. Según la tradición, es una réplica del lugar en que fue condenado Jesucristo por Poncio Pilatos. Tanto es así que en mitad del patio está el cuenco en el que se lavó las manos. Vale, si todo es réplica, el cuenco no iba a ser original, ¿no? Aunque no quita que tenga una edad, es de la primera mitad del siglo VIII.

Basilica Santo Stefano Patio Poncio Pilatos

Tampoco falta el gallo de San Pedro, ese que cantó tres veces después de que el Apóstol negara tres veces a Jesús. Es una figura de piedra del siglo XIV en lo alto de una ventana detrás de la columnata del patio. Y sí, se llama así: “Gallo de San Pedro”. Todavía hay una referencia a Jerusalén más, aunque está un poco traída por los pelos. La distancia entre el patio de Pilatos y la iglesia de San Giovanni in Monte, la única iglesia del casco histórico de Bolonia en un “monte”, es la misma que entre el Sepulcro y el monte Calvario.

Basilica Santo Stefano Patio Poncio Pilatos Gallo San Pedro

La iglesia de la Trinidad o del Martyrium

La iglesia de la Trinidad o del Martyrium iba a contar con cinco naves y un tamaño importante, pero parece que Petronio se quedó sin dinero y la iglesia quedó inacabada –¿una pista de lo que le esperaba en la Basílica de San Petronio?–. Cuando se pensó en acabar, en vista de que la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén había sido modificada por los Cruzados, no se supo cómo era la original… Esa parte se perdió en la historia.

¿Sabías que…?


No solo la iglesia de la Trinidad o del Martyrium, también se conoce como la de la Santa Cruz. ¿Te has fijado? Los nombres de las distintas iglesias suman… siete. Sí, las siete iglesias prometidas.

Basilica Santo Stefano Iglesia Trinidad Martyrium Reyes Magos

Hasta mediados del siglo XX se custodiaba una reliquia de la Santa Cruz en la capilla central de la iglesia. El hecho de que ya no esté no hace que tengas que pasar deprisa. No te puedes perder un grupo en madera que representa la adoración de los Reyes Magos a tamaño real. Se considera el belén más antiguo del mundo con figuras exentas –no un relieve–, de finales del siglo XIII. Y, ya que estás, echa un ojo a los frescos del siglo XIV.

El claustro

El segundo patio de la Basilica di Santo Stefano es el claustro. Es más grande que el Patio de Pilatos y tiene dos plantas –la inferior prerrománica y la superior románica, siglo XII–. En uno de los capiteles del claustro que muestra a un hombre con la cabeza girada 180º podría haberse inspirado Dante para sus castigos en el Purgatorio de su Divina Comedia.

 Basilica Santo Stefano Claustro

El museo de San Esteban

Si pensabas que ya habías visto todas las obras de arte que podía haber en siete iglesias… No. Todavía te falta por visitar el museo de San Esteban. Además del tesoro de la iglesia, también hay cuadros, frescos, relicarios, una imponente tumba… y la secuencia de las obras del edificio a lo largo de la historia. Así podrás ver cómo fue creciendo iglesia tras iglesia.

Basilica Santo Stefano Museo Sarcofago

¿Sabías que…?


Ya llevábamos siete iglesias –con el truco de los nombres múltiples–, pero quedaba otra. ¿O crees que el museo es un edificio sin más dentro del complejo? Es la iglesia de la Venda. En ella se guarda la venda que habría llevado la Virgen María en señal de luto tras la Crucifixión de Jesús.

Horarios y precios de la visita al complejo

La Basilica di Santo Stefano se encuentra en la plaza del mismo nombre en pleno centro de Bolonia. Abre todos los días del año, aunque para visitas turísticas cierra los lunes. El horario de apertura es de 9:30 a 12:30 y de 14:30 a 19:00. La entrada es gratuita. Si quieres saber los horarios de misas o más detalles, puedes verlos en su página oficial (en italiano).

Siete iglesias por el precio de una, no te puedes perder la Basílica de Santo Stefano de Bolonia.

¿Quieres viajar a Bolonia? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Bolonia aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Bolonia al mejor precio aquí.
  • Contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Bolonia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en español en Bolonia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios