5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La visita al frontón Beti Jai de Madrid, el templo de la pelota vasca en la capital

Encontrar edificios con más de un siglo de antigüedad en el centro de una ciudad europea es de lo más normal. Visto así, visitar uno de 1894 tampoco parece algo particularmente especial. Pero es que no se trata de un edificio cualquiera. Hablamos de un frontón de pelota vasca en el barrio de Chamberí de Madrid. ¿A que ahora tú también quieres visitar el Beti-Jai?

Beti Jai Panoramica Curva

Después de mucho tiempo tratando de reservar plaza para entrar, lo hemos conseguido. Atravesamos la puerta de los cafés, que daba acceso al café del Beti-Jai, y nos trasladamos a la época de esplendor de la pelota vasca en Madrid. Un esplendor que justificaba semejante obra con unos detalles de decoración tan elaborados: desde las mismas letras del nombre hasta el hierro forjado que sujeta la cubierta superior de madera sobre las gradas, pasando por sellos, capiteles, arabescos…

Puede que no supieras que había un frontón tan especial en pleno centro de Madrid, pero, ahora que lo sabes y te hemos dado un adelanto de su aspecto, seguro que quieres verlo. ¿O somos los únicos que queríamos entrar desde hace años en uno de los frontones comerciales –con gradas y pago de entrada– más antiguos del mundo?

Saltaconmiconsejo


¿Quieres recorrer más zonas de la capital? Echa un vistazo a nuestros artículos sobre qué ver en el barrio de Malasaña y qué ver en La Latina, sin olvidar nuestras 60 cosas que hacer y que ver en Madrid. Si estás pensando en visitar la ciudad pero tienes poco tiempo, lee nuestro itinerario de fin de semana en Madrid.

Visitas guiadas, entradas y ubicación del frontón Beti Jai de Madrid

Empezamos por la ubicación porque, aunque hemos dicho que está en pleno centro, ¿alguna vez has pensando “detrás de este muro tiene que haber un frontón de finales del siglo XIX”? Seguramente no y es que, hasta hace pocos años, su fachada estaba cubierta por una red de obras y pasaba entre desapercibida y evitada por si caía algo.

Beti Jai Gradas Arco Letras

El frontón Beti-Jai está en la calle Marqués del Riscal, número 7 –te lo colocamos en un mapa–, a menos de 200 metros del Paseo de la Castellana. Sí, en el barrio de Chamberí se “esconde” un frontón de más de 3.500 m2.

No es posible visitar el frontón Beti-Jai por libre. Todavía no han acabado las obras de restauración y solo se puede acceder al frontón con una visita guiada del ayuntamiento, las visitas de Pasea Madrid. Olvídate de horarios de apertura porque cambian cada vez que se sacan las plazas. En cualquier caso, elegirás la hora cuando reserves tu visita, reserva que podrás hacer desde la página oficial de Pasea Madrid. Eso sí, ya te avisamos de que, cuando se sacan plazas, suelen volar en muy poco tiempo.

Saltaconmiconsejo


Crea tu usuario en la web Pasea Madrid antes del día en que salgan las plazas y abre la sesión, así ganarás algo de tiempo a la hora de reservarla. El día en que salgan, entra enseguida y refresca hasta que la página esté online: se cae siempre.

Beti-Jai Callejon

Las visitas, gratuitas, tienen una duración de unos 25-30 minutos y, después de la charla sobre el edificio y su historia, tendrás unos minutos para hacer todas las fotos que quieras. Eso sí, solo podrás acceder a la cancha. No se puede acceder al edificio –ya hemos dicho que continúan los trabajos de restauración– ni subir a las gradas.

Un poco de historia del templo de la pelota vasca en Madrid

El frontón Beti-Jai fue el cuarto que se construyó en Madrid a finales del siglo XIX. El cuarto, pero el más grande –con capacidad para 4.000 espectadores– y el más lujoso. El empresario José Arana pensó que Madrid era un buen lugar para construir el que sería “hermano” del Beti-Jai de San Sebastián –que también gestionaba–. Los sellos de la fachada de la calle Marqués del Riscal hacen referencia a la sociedad Arana, Unibaso y Compañía.

Beti-Jai Medallon Fachada

¿Sabías que…?


Es bastante habitual que aparezca la palabra jai en los nombres de los frontones de pelota vasca. El primero de ellos se llamó Jai-Alai, fiesta alegre –bueno, el primero y muchos de ellos, como el Jai-Alai de Gernika–. Ahora solo queda saber qué significa beti: siempre. Así que Beti-Jai se traduce del euskera como “siempre fiesta”.

Joaquín Rucoba fue el encargado del proyecto del Beti-Jai. La obra se prolongó poco más de un año, con un presupuesto de ¡500.000 pesetas! Para los que no estén duchos en el manejo de las antiguas rubias, 3.000 euros. Pero ojo, de hace más de 125 años, claro.

Beti-Jai Gradas Rebote

Se inauguró el 29 de mayo de 1894 con un partido de Portal y Pasieguito contra Beloqui y Tandilero. La cantidad de frontones que se siguieron construyendo en la ciudad –llegó a haber partidos todos los días en varios frontones– saturó la demanda. Además, la regulación de las apuestas trajo consigo sospechas de amaño. Con cada vez menos público y menos interesado, el Beti-Jai perdió importancia y a principios del siglo XX la pelota dejó de chocar contra su frontis. Incluso, antes de que no hubiera partidos, ya hubo otros usos.

Beti-Jai Gradas Detalle Columna

El Beti-Jai sin pelota

En el espacio se llevaron a cabo competiciones de hípica, de esgrima y hasta conciertos del orfeón pamplonés. Más tarde, se convirtió en fábrica de Studebaker, concesionario de Harley Davidson, en almacenes para todo tipo de productos –se tapiaron las gradas para hacer cuartos– y en taller de chapa y pintura de Citroën –se puede ver la marca del techo de la nave en el frontis–. Incluso se utilizó como comisaría y cárcel durante la Guerra Civil.

Beti-Jai Panoramica Ojo Pez

¿Sabías que…?


Entre 1904 y 1906, el frontón Beti-Jai fue utilizado por Torres Quevedo como Centro de Ensayos de Aeronáutica. Fue aquí donde hizo las pruebas de su telekino, un sistema de control remoto inalámbrico. En la cancha del Beti-Jai se manejó a distancia el primer vehículo terrestre del mundo.

En los años 70 del siglo XX comenzaron las ocupaciones ilegales y, más tarde, el abandono. La cancha se convirtió en un bosque, parte de la cubierta colapsó, la fachada se caía a cachos… Los dueños del solar buscaban que se hundiera para poder vender semejante parcela en el centro de Madrid con los beneficios que les reportaría.

Beti-Jai Gradas Detalle Hierro

Las cosas comenzaron a cambiar en 2008 cuando se creó la plataforma Salvemos el frontón Beti-Jai de Madrid. En 2011 se consiguió su declaración como Bien de interés cultural y en 2015 fue expropiado por el ayuntamiento por 8 millones de €. Comenzaron las obras de restauración y se abrió al público –siempre con visitas guiadas– en 2019, en el 125 aniversario. Si quieres saber más del proceso de restauración, echa un vistazo a la web que Ferrovial ha preparado sobre las obras en el Beti-Jai.Y si quieres conocer más de la historia del Beti-Jai tienes documentales en la web de RTVE –A la carta– y hasta en Amazon Prime.

Beti-Jai Gradas Detalle Columna Cubierta

Opinión de la visita y qué se puede ver durante la restauración

Es imposible no disfrutar de semejante espacio. Nada más pisar la cancha nos olvidamos de que estábamos en el Madrid del siglo XXI y casi nos pareció oír los golpes de la pelota contra el frontis y los gritos del público asomado a las gradas. No vamos a decir eso de que el tiempo se ha detenido en el Beti-Jai, porque no es verdad. Se ha obligado al tiempo a dar marcha atrás para recuperar el final del siglo XIX más de 125 años después.

Beti-Jai Gradas

Eso sí, visitar el Beti-Jai nos dejó con una sensación agridulce. Después de tanto tiempo intentándolo, nos supo a poco. Vale, es totalmente culpa nuestra porque ya sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, pero… Para que a ti no te pase lo mismo, tienes que tener un par de cosas claras antes de hacer la visita. Dos cosas que ya hemos dicho antes, pero las volvemos a remarcar: las obras de restauración todavía no han terminado y, por eso, no se puede acceder al edificio ni a las gradas. El hecho de no poder entrar y de que la visita sea tan breve hace que pierda un poco de “emoción”. Pero tenemos muchas ganas de volver cuando las obras acaben –de momento no se sabe cuándo será, están paradas– y de disfrutarlo en toda su grandeza, a lo mejor yendo a ver un evento deportivo o una exposición, ¡quién sabe!

Beti-Jai Gradas Cubierta

Después de varios intentos, podemos decir que lo hemos conseguido y que no deberías esperar para visitar el Beti-Jai tú también.

¿Quieres viajar a Madrid? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Madrid aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Madrid al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Madrid al mejor precio comparando entre varias compañías aquí o contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí
  • Hazte con las mejores guías de Madrid aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Madrid y sáltate las colas aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios