5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

La visita a la fábrica de Guinness en Dublín: más que cerveza, la reina negra de Irlanda

¿Qué me dirías si te contara que, a pesar de sus verdes paisajes, de sus acantilados de vértigo o de sus castillos –encantados y sin encantar–, la mayor atracción turística de Irlanda es una cervecería? Eso sí, no es una cervecería cualquiera, es una tan relacionada con el país, que tuvieron que pedirle permiso para usar su logo en la bandera. Una cerveza que ha llevado el nombre de Irlanda por todo el mundo. Una cerveza que se llama por su nombre. Hablamos de la Guinness y, sí, la fábrica de Guinness en Dublín es la atracción que más turistas visitan en todo el país. Con esta premisa, ya puede no gustarte la cerveza en general o la negra en particular, que la fábrica de Guinness es ineludible entre los lugares que ver en Dublín.

Irlanda Dublin Guinness Storehouse

Y predicamos con el ejemplo. A pesar de no ser amantes –por decirlo suavemente– de la cerveza, allá que fuimos los dos. ¿Una locura? No. Te aseguramos que nos divertimos mucho, en una cervecería no se puede decir que nos los pasamos como niños, aunque no usáramos el vale por una Guinness gratis que incluye la entrada.

Un poco de historia de Guinness: de cerveza a símbolo de Irlanda

Arthur Guinness lo tenía claro cuando llegó a Dublín a mediados del siglo XVIII. Buscó una cervecería y la alquiló por… ¡9.000 años! Así empezó todo, con un contrato de alquiler que seguramente sacaría algunas sonrisas pero que va camino de acabar cumpliéndose.

Fabrica de Guinness Dublin Arthur Guinness

¿Llegó ya con la receta de la cerveza Guinness que conocemos hoy en día debajo del brazo? No. Durante los primeros años produjo cerveza ale, de alta graduación, y no fue hasta finales del siglo XVIII cuando centró la producción en la conocida cerveza negra. Su origen es una cerveza de Londres: la porter. El nombre se debe a que era muy popular entre los vigilantes –porters en inglés– de la ciudad.

¿Sabías que…?


El arpa de Guinness es la de Brian Boru, que puedes ver en la Long Room del Trinity College de Dublín. Antes de que formara parte de la bandera del país, de hecho, antes de que existiera Irlanda como país, ya era el logo de la cerveza. En el momento de crear la bandera, el arpa fue el icono en el que pensaron, pero ya estaba utilizada. Le pidieron permiso a la marca y se lo concedió. Eso sí, fíjate bien, el arpa de la bandera y la de Guinness son iguales, pero simétricas, cada una mira hacia un lado. Fue la condición que puso la familia.

Dublin Trinity College Long Room Arpa Brian Boru

La Guinness se hace famosa

La Guinness demostró su espíritu viajero y a mediados del siglo XIX ya se exportaba por todo el planeta. Incluso llegaban envíos a Nueva Zelanda. No vayas a pensar que es conocida en el mundo desde hace poco…

Fabrica de Guinness Dublin Pinta Arte

Campañas de publicidad que revolucionaron el marketing, plantas de producción en África y en Asia, ampliaciones sin tregua de aquella primera cervecería de St. James’s Gate –ahora ocupa más de 200.000 m2 desde los 16.000 m2 originales–… La familia Guinness se convirtió en una de las más ricas de todo el Reino Unido –recuerda que hasta el primer cuarto del siglo XX Irlanda formaba parte de Reino Unido–. El castillo que alberga uno de los mejores hoteles del mundo, el Ashford Castle, era su residencia de verano.

¿Sabías que…?


En 1991, los británicos votaron por el mejor invento tecnológico de los últimos 40 años. Internet estaba entre los candidatos, pero no ganó. Fue un invento de Guinness para las latas de cerveza: un artilugio que introducía nitrógeno en la bebida a la hora de servirla. Era el Guinness Rocket Widget y se hizo con el Queen’s Award al progreso tecnológico.

Por cierto, aunque la familia Guinness sigue teniendo acciones de la compañía, hoy en día es propiedad de la mega multinacional de bebidas alcohólicas Diageo, que vende desde whisky hasta vodka, pasando por ron, tequila, ginebra… y, por supuesto, cerveza.

Fabrica de Guinness Dublin Proceso Cerveza

Los récords Guinness

Sí, antes de que lo preguntes, los famosos récords Guinness están patrocinados por la misma familia que produce la cerveza. Bueno, que producía –ya hemos dicho que ahora es de una multinacional–.

Sir Hugh Beaver, uno de los herederos de Arthur Guinness, tuvo la idea en 1950. La típica discusión entre amigos que, en aquel momento, no podían solucionar ni la Wikipedia ni Google. La duda era cuál sería el ave de caza más rápida. Lo que hace tener dinero y visión comercial. Cuatro años después, fundó Guinness Superlatives y, desde entonces, no han dejado de aparecer libros de récords –cada vez más absurdos, todo hay que decirlo–. En su página web podrás ver algunos de los últimos.

Fabrica de Guinness Dublin Pintas Medias

Filantropía Guinness

No sólo en libros y promoción gastaban el dinero. La familia Guinness ha sido una de las mayores benefactoras del país. Desde fundaciones hasta regalar parques a ciudades. La restauración de la Catedral de San Patricio corrió a su cargo.

La visita a la fábrica de Guinness en Dublín

La pequeña y estropeada cervecería en St. James’s Gate que alquiló, casi a perpetuidad, Arthur Guinness en 1759 es hoy la Guinness Storehouse. Una experiencia que nos llevó por la historia y la “cultura” Guinness a lo largo de ¡siete enormes plantas! Y, volvemos a decir, eso que a nosotros no nos gusta la cerveza.

Fabrica de Guinness Dublin Entrada

Nuestro guía nos contó que, el día antes de nuestra visita, había habido 7.000 visitantes. Eso sí, gracias a la amplitud, todo son espacios diáfanos, la sensación no es para nada de estar atestada de gente.

La planta baja: el contrato de los 9.000 años

Cuando uno firma un contrato de 9.000 años de duración, está claro que tiene previsto conservar el papel por una buena temporada. Arthur Guinness debía ser una persona ordenada y hoy, casi 260 años después, se puede ver ese contrato en la planta baja de la Guinness Storehouse. Vale, es una copia. El original –hay que guardar bien estas cosas– está en la caja fuerte. No es el único documento que encontramos. En esa planta está el archivo Guinness.

Fabrica de Guinness Dublin Contrato

Por cierto, la empresa compró los terrenos –aquellos 16.000 m2 iniciales y los de alrededor– hace muchos años. El contrato de alquiler ya no está vigente.

Seguro que ya sabes cuáles son los ingredientes de la cerveza –hasta nosotros los sabemos– pero, aquí también nos lo explicaron. Agua, levadura, lúpulo y cebada. Cada uno con sus características y su origen… y los verás avanzar por el proceso de producción a través de grandes pantallas o cayendo por una cascada, el agua, evidentemente. Por cierto, no creas que todo viene de Irlanda.

Fabrica de Guinness Dublin Agua

¿Sabías que…?


Nada más entrar nos sorprendió la amplitud del espacio. La vista se nos fue hacia arriba y nos encontramos con la pinta más grande del mundo, llega hasta lo alto del edificio. En su interior caben 14,3 millones de litros… de cerveza, claro. Si todos los habitantes de Irlanda –todos– fueran a beber de esa pinta, tocarían a más de ¡3 litros de cerveza por cabeza!

Fabrica de Guinness Dublin Atrio Pinta Gigante

La primera planta: el viaje por el mundo de Guinness

Nos encanta viajar y hasta los viajes de una cerveza nos enganchan. En la primera planta seguimos los pasos de la Guinness por el mundo. Desde las primeras exportaciones –el viaje inaugural fue por mar: seis barriles y medio de cerveza viajaron desde Dublín hasta Inglaterra en 1769– hasta las fábricas fundadas en otros continentes. Maquetas de barcos, de camiones, de trenes… el sueño de un viajero.

Fabrica de Guinness Dublin Maqueta Barco

¿Sabías que…?


En la “ciudad dentro de la ciudad”, como se conocía a la cervecería a mediados del XIX, se fabricaban también los toneles de la marca. Éste era el trabajo más difícil: eran necesarios siete años para aprender. Cada tonelero fabricaba un tonel al día.

Fabrica de Guinness Dublin Toneles

La segunda planta: a catar cerveza

La segunda planta está dedicada a las catas. Y humm… no podemos contar mucho de ella. La probamos, no puede ir uno a la Guinness Storehouse y no probar la cerveza. Pero tenemos que decir que no cambió nuestra percepción. Lo sentimos, sigue sin gustarnos.

Fabrica de Guinness Dublin Grifos

Con todo y con eso, aprendimos el proceso de degustación. La crema de la Guinness –la parte superior– es muy amarga, por lo que hay que beber por debajo de ella. El truco es meter los labios por debajo y que, al dejar de beber, tengas un bigote de espuma. Con la cerveza en la boca, hay que inspirar, luego mover la lengua para que se oxigene y, al final, beber y expirar. Admitimos que así no es tan amarga y sabe bastante mejor, pero…

¿Sabías que…?


La cerveza Guinness no tiene CO2, las burbujas son de nitrógeno. Ése es el motivo por el que no se bebe tan fría. La temperatura ideal de una Guinness es de entre 5 y 7 grados centígrados.

La tercera planta: la publicidad que marcó un estilo

Aunque gran parte de los anuncios que vimos en la tercera planta de la fábrica de Guinness de Dublín no había llegado nunca a las televisiones de España ni de Italia, tenemos que confesar que algunos nos sonaban. Reconocimos iconos como la foca, el tucán o el cuidador del zoo. John Gilroy, de la agencia S.H. Benson, fue el encargado de dibujar las campañas publicitarias de la marca durante más de tres décadas –más de 100 anuncios–.

Fabrica de Guinness Dublin Figuras

Podemos decir que fue una de las zonas de la fábrica Guinness que más nos gustó. La publicidad nos encanta y los carteles, los anuncios de televisión, el diseño del vaso de pinta o de las botellas… Nos habríamos quedado horas mirando cada detalle, pero había más plantas. Y es que la Guinness Storehouse no se visita en poco tiempo, ¡tenlo en cuenta!

Fabrica de Guinness Dublin Cuidador Zoo

La cuarta planta: tirando la Guinness perfecta

En la cuarta planta llega la experiencia directa. ¿Cuántas intentos necesitarás antes de servir la Guinness perfecta? No te queremos meter presión, pero nosotros lo hicimos bien a la primera. No sabemos si te dejarán beberte las mal tiradas mientras aprendes… pero nosotros no teníamos ese aliciente para fallar.

Fabrica de Guinness Dublin Sara Sirviendo

¿Sabías que…?


Cada pinta de cerveza Guinness contiene unas ¡30 millones de burbujas!

Está todo completamente reglado, desde los seis pasos que tienes que seguir hasta el tiempo total que tienes que tardar –concretamente 119,5 segundos para una pinta–. No te los vamos a contar, porque la gracia está en practicar, pero sí te diremos el último: el logo de Guinness siempre se coloca hacia el cliente. No vaya a ser que se beba la cerveza y no vea el arpa.

Fabrica de Guinness Dublin Sara Cerveza Perfecta

La quinta planta: comer con Guinness

No podían faltar lugares para probar una buena pinta en la fábrica de Guinness. Pero, no sólo de pintas vive el hombre y también hay un restaurante en el que disfrutar de platos en los que la cerveza negra es un ingrediente más.

El tiempo se nos echaba encima y no pudimos dar buena cuenta de alguno. Aunque nos llevamos unas cuantas recetas… Desde salmón curado con Guinness hasta trufas de chocolate con Guinness, pasando por el típico stew irlandés o el pan de Guinness.

Rincón SaltaConmigo


Aunque no tengas tiempo de probar la comida del restaurante, no dejes de visitarlo si vas en fin de semana. Cada hora hay espectáculos de bailes irlandeses y verás a los camareros subidos en las mesas zapateando. ¿Qué tendrán los bailes irlandeses que siempre te entran ganas de seguir los pasos cuando los ves? Por suerte, no lo hicimos… tenemos dos pies izquierdos.

Fabrica de Guinness Dublin Espectaculo Baile

La azotea: el Gravity Bar

La última planta de la fábrica de Guinness de Dublín es un mirador de 360 grados sobre la ciudad. Bueno, un mirador y un bar, no te iban a dejar disfrutar de las vistas con la boca seca.

Fabrica de Guinness Dublin Vista

Después de cuatro días en Dublín con un tiempo muy bueno –hasta con cielos azules–, llegamos al Gravity Bar en mitad de una tormenta. Lo bueno fue que así no nos quedamos mucho tiempo y pudimos llegar al aeropuerto para subir al avión. El que no se consuela es porque no quiere.

El espacio es más reducido y fue el único lugar en el que sentimos que había mucha, pero mucha gente. El lugar se presta a charlar, disfrutar de la vista… vamos, a pasar un rato largo y se van acumulando los visitantes.

Fabrica de Guinness Dublin Gravity Bar

Información práctica de la visita a la fábrica de Guinness de Dublín: precios, horarios, duración, reserva de entradas y tours…

La fábrica de Guinness de Dublín está en St. James’s Gate, Dublín 8. La entrada es por Market St. S. Desde el centro de la ciudad, unos 20 minutos caminando. Se puede llegar en autobús, el 123.

Abre todos los días del año, excepto Viernes Santo, el 24, el 25 y el 26 de diciembre, de 9:30 a 19. Durante los meses de julio y agosto cierra a las 20 h. Atento, la última entrada es dos horas antes del cierre. Y, si puedes, te recomendamos que pases un mínimo de tres, no te vas a cansar.

Fabrica de Guinness Dublin Tienda

El precio varía en función de la hora a la que quieras visitar la Guinness Storehouse. El más económico es 18,50 € e incluye una pinta. No hace falta reservar con antelación, pero haciéndolo consigues un 10% de descuento y evitar la cola. Puedes comprar tu entrada aquí.

Además de la propia entrada, puedes reservar un tour guiado privado: el Club de la cerveza Guinness –por 15 €–, una pinta con tu cara en la espuma: la STOUTie – por 6 €–. Si quieres conocer más de las distintas variedades de Guinness, puedes reservar la Connoisseur Experience. Es una visita extra de una hora y media, exclusiva –solo 16 personas– y es mejor solicitarlo con tiempo –desde 44 €–.

Puedes ver más información en su página oficial.

Reserva de la visita guiada en español a la Guinness Storehouse

Si quieres visitar la fábrica de Guinness y que te lo expliquen todo en español, puedes reservar un tour guiadoaquí tienes las características y precio–.

Fabrica de Guinness Dublin Servir

Después de recorrer la Guinness Storehouse de Dublín, entendemos por qué es la atracción más visitada de Irlanda. A nosotros nos encantó… y sin gustarnos la cerveza.

¿Quieres visitar la fábrica de cerveza Guinness de Dublín? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Dublín aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio a Dublín aquí.
  • Alquila el coche en Irlanda al mejor precio comparando entre varias compañías aquí o contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel en Dublín aquí.
  • Las mejores guías de Irlanda aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Dublín aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios