Curiosidades

Frases que te convertirán en viajero… o en gurú viajero

  

Viajar se ha convertido en la nueva aspiración, el sueño, el elemento que hace que tu vida tenga sentido… No lo decimos nosotros, lo dicen artículos como el de La Vanguardia o el de Traveler. Artículos que, lo sentimos, tienen detrás a compañías aéreas, de alquiler de apartamentos, de reservas de hotel… sí, también hay un lobby de los viajes. Nosotros no podemos estar más de acuerdo en que viajar es una de las mejores cosas que se pueden hacer. Era nuestro sueño y lo cumplimos, es más, lo seguimos cumpliendo. Pero no dejan de cargarnos ciertas actitudes y frases que tratan de llevar el hecho en sí de viajar a una dimensión mística que nos supera… Está mal visto decir que no te gusta viajar –conocemos a gente a la que no le gusta pero que sigue diciendo que le encanta viajar aunque le entren sudores fríos cuando tiene que alejarse de casa más de 100 kilómetros–, te conviertes en un paria, en un pringado, en alguien que no sabe disfrutar de la vida… porque la vida se disfruta sólo de una forma: viajando. ¿Perdón?

Coyhaique Carretera Austral Paisaje Lago

Si quieres viajar, viaja. Si quieres quedarte en casa, quédate. Si quieres llevar poco presupuesto, adelante. Si lo tuyo es el viaje de lujo y de tarjeta gold, no esperes más. Si tu sueño es estar meses viajando, no lo retrases. Si para ti viajar es irte de vacaciones como mucho un par de semanas, disfruta. No dejes que el mundo decida por ti, que tu conocido supercool te mire por encima del hombro mientras dice alguna de estas frases.

La maldita zona de confort

Pocas personas deben quedar en España que no hayan oído hablar de la zona de confort, prácticamente como si fuera una enfermedad. Hay que salir de la zona de confort, hay que romper con la rutina, hay que “vivir”… Perdona, hay gente que vive muy a gusto en su zona de confort y que no tiene ninguna necesidad de romperla, ni de escapar. Da la impresión de que sólo se puede estar bien cuando tienes que buscarte la vida cada día. Y no voy a decir que se pueda ser feliz porque todos los grandes gurús se me echarían encima diciendo que eso es imposible: en la zona de confort no se puede ser feliz. ¡Qué sabrás tú lo que se puede y lo que no!

Viajar te cambia la vida

Ésta es una de las frases que más nos “molestan”. Cada vez que la oímos nos sentimos tontos e inútiles. Estuvimos un año y una semana de viaje y, más allá de confirmar que se puede vivir todo ese tiempo sólo con lo que llevas en la mochila, no tuvimos ninguna revelación mística ni cambió nuestra forma de ver el mundo. Viajar no nos cambió la vida. Vamos, que no alcanzamos la iluminación y, a la vuelta, seguimos siendo los mismos que éramos antes de salir de casa pero con un año de grandes recuerdos.

Alepo-GranMezquita

La vida te va cambiando cada día, lo sentimos, no hace falta irse de viaje para evolucionar y, desde nuestro punto de vista, no hay peor razón para irse de viaje que querer escapar o cambiar tu forma de ser. Si sucede, bienvenido, pero también te puede tocar la primitiva…

Déjalo todo y viaja

¿Perdona? Nos quedamos con la sensación de que la gente no sabe lo que dice o no lo piensa bien. ¿De verdad creen que todo el mundo debería dejarlo todo y viajar? Y, más aún, ¿qué pasaría después? No es que digamos que tiene que haber gente “sufriendo” por no viajar para que los demás podamos hacerlo. Decimos que no todo el mundo quiere hacerlo. Sabemos de lo que hablamos: nosotros lo dejamos todo y nos fuimos de viaje y podemos contar con los dedos de una mano a los amigos y conocidos –fuera del mundo de los viajes– que nos dijeron que hacíamos bien, de entre esos, nadie dijo que a él también le gustaría hacerlo.

India Locales

Lo sentimos grandes gurús: no todo el mundo está deseando viajar por mucho que se estén empeñando desde todas partes para ganar dinero. No os engañéis, el turismo mueve muchísimo dinero y hay que alimentar esa máquina. Mientras unos lo hacen creando el deseo de ver nuevas cosas, otros lo hacen creando la necesidad de hacerlo para ser feliz. No os dejéis engañar, no todo el mundo es feliz cuando viaja… la de veces que hemos oído el “como en España no se está en ningún sitio” o el “para qué os vais tan lejos con la de cosas bonitas que hay aquí cerca” –cosas que, por otra parte, tampoco han ido nunca a ver los que lo dicen–. Está claro que esa gente “feliz de viaje” no está.

Yo no voy a sitios turísticos

Ya te han convencido, has salido de casa –aunque sea con intención de volver en dos semanas y sin dejar el trabajo– pero todavía no eres un “pro”. Eres una oveja más que sigue al rebaño y va a ver los sitios turísticos del destino: los monumentos patrimonio de la humanidad, las fiestas de interés turístico, las estrellas de las guías de viaje… ¡Mal! Los viajeros de verdad, los que inspiran, no subirán jamás al Corcovado para ver el Cristo Redentor o pagarán la entrada para visitar el Coliseo. Eso es muy mainstream y está abarrotado.

Rio De Janeiro Saltando Corcovado

No vamos a decir que no tengan razón: siempre hay gente en esos sitios, pero, será por algo, ¿no? Nosotros siempre nos hemos definido como turistas de larga duración porque no dejamos de hacer lo que hace cualquier turista que visite un destino. Lo bueno. es que solemos añadirle cosas más curiosas como visitar una favela o los barrios alternativos de Roma.

Roma diferente Museo Montemartini Estatua

Como el ambiente de los hostels no hay nada

Los sitios turísticos nos llevan al siguiente punto: ¿qué hay más turístico que un hotel? Pues eso, ir a hoteles es de turistas, de gente que no sabe viajar ni disfrutar del viaje. ¿Perdón? ¿Acaso no se disfruta del viaje en una cama kingsize con sábanas limpias y almohadas mullidas, baño privado con una ducha de la que sale agua caliente con la presión adecuada y aire acondicionado o calefacción? La respuesta es sí, sin duda. Antes de que pienses mal de nosotros, también hemos dormido en hostels, en habitaciones compartidas y en sitios que preferimos ni recordar. Eso no nos hace ni mejores ni peores viajeros.

Ecuador Hacienda Uzhupud Prisa Mata

Otra cosa es el ambiente. Hay de todo, pero la mayoría de lo que hemos encontrado es gente que va al hostel para encontrarse con otros que van al hostel. No para visitar la ciudad en la que están sino para ver a compatriotas suyos fuera de su país. Las conversaciones en los albergues pueden ser fantásticas y se pueden descubrir muchas cosas, pero luego hay que salir a verlas… Los conserjes de los hoteles, los camareros de los restaurantes y la gente con la que te cruzas caminando también pueden dar lugar a grandes descubrimientos.

En el tema de la mochila mejor ni entramos. Nosotros llevamos mochila porque nos resulta muy cómodo para movernos –andar por las ciudades subiendo y bajando de autobuses y metros– y tener las manos libres, pero no nos consideramos “mochileros” en el sentido que ha adquirido la palabra con los años.

Madrid Gran Via Vuelta

Lo mejor del viaje, quedarse sin dinero

La hemos oído más de una vez, la última hace pocos días. ¿Cómo puede ser lo mejor del viaje quedarse sin dinero? No acabamos de entenderlo y, menos aún, de compartirlo. Por ajustado que sea el presupuesto siempre hay que tener una reserva para imprevistos, porque no llegas a donde querías y dormir es más caro de lo que pensabas, porque no hay autobuses –o lo que sea– para salir de donde estás y tienes que pasar más días en lugares caros… o simplemente porque sí, por salud mental.

Uzbekistan Som Billetes

La idea que suele haber detrás de esta frase es que la gente es fantástica –cosa que también compartimos, la gente es mucho más buena de lo que pensamos– y siempre habrá alguien dispuesto a compartir contigo. Lo malo es que, casi siempre, esa persona que comparte contigo es pobre y se quita parte de la comida de su plato para que comas tú. Tú, amigo del primer mundo, que has elegido viajar por gusto y que, cuando vuelvas a casa, tendrás un plato de comida y todas las comodidades mientras que ellos seguirán pasando penurias. ¿De verdad crees que esa forma de “compartir” es la buena? ¿No sería mejor que no te quedaras sin dinero y que les ayudaras tú a ellos a llenar sus platos de comida? Ojo, que tampoco es que tengas que ser una ONG con piernas para viajar, sólo decimos que, puestos a “compartir” nos parece que el sentido más sensato es del que viaja al que lo pasa mal allí.

Si estás feliz haciendo lo que quieres no enfermas

Los ojos como platos, la mandíbula en el suelo, los pelos como escarpias… a la pregunta de qué precauciones tomar a la hora de ir de viaje por ciertos sitios y durante mucho tiempo, la respuesta fue que “si estás feliz no enfermas”. Y no fue uno sólo quien lo dijo. Siguiendo esa filosofía gurú de que viajar es la respuesta a todas las preguntas, rápidamente se unió más gente a ese razonamiento asintiendo como si fuera lo más lógico. Asombrados de que alguien preguntara eso siendo tan evidente que es imposible estar enfermo cuando se está de viaje…

Chile Puerto Natales Esguince

Una vez más lo sentimos: nos pusimos enfermos varias veces estando de viaje –infecciones, problemas respiratorios, gripes–, tuvimos esguinces, caídas y rozaduras. Vamos, hemos visitado el médico en varios países y eso no significa que no estuviéramos felices mientras viajábamos. Significa que hay que ser menos gurú y más terrenal. De entrada, contrata un seguro.

Qué bien se vive sin estrés y sin correo electrónico

Esta frase va de regalo. No es algo que te haga pensar que viajar es una maravilla, que estás perdiendo el tiempo por no hacerlo, que sólo tienes una vida y que hay que vivirla y el resto de inspiración de power point viajero tan de moda últimamente. Esta frase demuestra que no todo el mundo está hecho para viajar, que no todos disfrutan y que, sobre todo, no todos aprenden.

Esto no se lo oímos a un viajero de albergue sino a uno de hotel y de tour. Estábamos en Perú, cuando oímos, frente a un poblado de casas el “¡qué bien viven sin estrés y sin correo electrónico!”. ¿Cómo? Así que, tu mayor problema es el correo electrónico y el estrés, mientras que el de ellos es que no tienen electricidad para mantener los alimentos en una nevera, ni para encender una luz cuando se pone el sol, y tampoco tienen agua corriente que sale de un grifo como los de tu casa o los de tu hotel… Sin duda, te cambiarías por ellos con los ojos cerrados, porque debes tener los ojos cerrados para “envidiar” su tranquilidad y su situación desde la tuya. Ojo, que no decimos que no sean felices y que, tal vez, tampoco querrían cambiar su vida por la nuestra. Pero, de lo que estamos seguros, es de que nosotros, desde nuestro primer mundo, no aguantaríamos su vida más de una semana.

Peru Lago Titicaca Uros

A nosotros nos encanta viajar pero sabemos que no tiene por qué ser un sentimiento universal… si ni nos gusta la cerveza, ni el alcohol en general, las fiestas o las playas, ¿por qué le va a tener que gustar a todo el mundo lo que nosotros adoramos? Desde aquí, un blog de viajes, te decimos: sé valiente, si no te gusta viajar, no te lo calles.

  

41 comentarios

  1. 27 enero, 2017 en 10:01 — Responder

    Sí… Más razón que un santo… Hay mucho marketing mal entendido en esto del viaje y del viajar… Y es un flaco favor, la verdad.

    • 29 enero, 2017 en 11:08 — Responder

      ¡Hola chicos!
      Muchas gracias 🙂 la verdad es ésa: viajar es una maravilla, pero crear la necesidad de viajar porque sí, en gente que ni la ha sentido nunca ni disfrutará el viaje (si finalmente acaba cayendo) no nos parece bien. Además, por supuesto, de las frases inspiradoras que chirrían a kilómetros de distancia porque sólo buscan “vender” el coaching, el libro o lo que sea y no contar la propia experiencia.

  2. 27 enero, 2017 en 12:14 — Responder

    Qué grande, ya sabéis que estoy muy de acuerdo con vosotros, y que en fin, creo que hay gente que termina repitiendo mantras efectistas para vender lo suyo, sea web, libro o charlas…
    Abrazo!
    Ali

    • 29 enero, 2017 en 11:10 — Responder

      Exactamente Alicia, muchas de esas frases de gurú tienen más objetivo comercial que otra cosa. Es el “mira qué bonito, ¡sígueme! ¡léeme! ¡cómprame!” Que cada uno viaje como quiera (o pueda) y no creemos frustraciones innecesarias en la gente, que bastante frustrados estamos ya 😉
      Viajar siempre ha sido una aspiración (o eso pienso) pero no para todo el mundo, sólo para unos cuantos “infectados” del virus. No hay motivo para convertirlo en epidemia 🙂

  3. 27 enero, 2017 en 13:44 — Responder

    Totalmente de acuerdo. Entre amigos y conocidos intento desterrar la idea de que para viajar se necesita muchísimo dinero y que, si hay ganas y se es de clase media, viajar es una cuestión de maña.
    La realidad es que hay un esnobismo viajero importante (a veces lo reconozco en mi tambien, eh!) y el viajar por placer se ha convertido en un nuevo bien aspiracional al que un gran sector de la población mundial jamas podrá acceder. No es necesario difundir la idea de que sin viaje la vida de todos es miserables (aunque, hoy por hoy la mía sí lo sería, vaya una a saber qué pienso en veinte años!)

    Con un punto que estoy parcialmente en desacuerdo es con lo de cambiar la vida. Decir que viajar no cambia la vida, así en general, es de alguna manera cuestionar las vivencias de aquellos/as que si han experimentado cambios importantes gracias a viajar.

    Creo que viajar, en muchos casos, y si uno no entra en el loop de vida de Hostel, y tiene la posibilidad de contactar con la gente del lugar que visita viajar ayuda muchísimo a abrir la cabeza, a ser más tolerante y sensible a las diferencias culturales. Couchsurfing es una gran herramienta para ello.

    Por supuesto, puede fallar. Y es una terrible realidad ver europeos siendo freeloaders en latinoamérica. Da un poco de vergüenza ajena. Y me parece genial que lo planteen aquí.

    Bueno, eso, súper refrescante leer posts de viajes que planteen cosas no salidas de un libro de autoayuda.

    Saludos desde Argentina!

    • 29 enero, 2017 en 11:28 — Responder

      Hola Paulina y bienvenida al blog 🙂
      Eso es exactamente: hay un “esnobismo viajero importante” (conste que nosotros también lo vemos a veces en nosotros mismos, aunque, queremos pensar, que a un nivel inferior al de los gurús :-p). Como tú dices nuestra vida también sería terrible sin viajar (lo dejamos todo y nos fuimos…) pero no por eso pensamos que lo tengan que hacer todos o que sus vidas sean miserables por no hacerlo. Más que nada porque ellos también podrían pensar lo mismo de la nuestra: son felices como están y estar todo el tiempo de viaje les puede parecer un castigo más que un placer.

      Tienes razón en que viajar amplia mucho las miras de la gente, que te hace más tolerante y sensible, pero pienso que es por la gente con la te vas encontrando y relacionando. En un mundo tan comunicado como el del siglo XXI, puedes conocer gente de todas partes sin salir de tu ciudad (vale, habrá sitios en los que no, pero casi en cualquier parte) y abrir tu mente de la misma forma. En cualquier caso, no me refiero al hecho de que cambie tu manera de pensar y de entender el mundo, sino a toda esa iluminación, parece que hay mucho San Pablo camino de Damasco recorriendo el mundo… Por eso decía que nos sentimos un poco “tontos” cuando vemos que después de todo el viaje no descubrimos el sentido de la vida en general ni qué hacer con la nuestra en particular. Totalmente de acuerdo: el couchsurfing, como dices, es una manera genial de conocer gente y lo probamos en muchos lugares durante nuestro viaje.

      Encontramos muchos occidentales de primer mundo (no sólo europeos) recorriendo Sudamérica casi viviendo de la generosidad de una gente que tenía mucho menos que ellos y que, a diferencia de ellos, no habían decidido que querían vivir así. No habían tenido la oportunidad de elegir “dejarlo todo”, sino que, no lo habían tenido nunca. Nos “ofendía” ver cómo alguien con unas comodidades de primer mundo esperando a su vuelta, vivía la experiencia de pasarlo mal y compartir en plan “parque temático” sin pagar tan siquiera una entrada.

      Muchas gracias por tu comentario, nos alegra que hayamos dado pie a que se piensen algunas cosas que no se suelen decir mucho…

      Saludos desde España 🙂

  4. Robert
    27 enero, 2017 en 14:37 — Responder

    Gran articulo!! Es verdad, demasiada gente diciendo como debes viajar, sin tener en cuenta que cada persona es un mundo y cada uno disfruta las cosas de distinta manera. Echaba de menos alguien diciendo lo que decís en este articulo!!

    • 29 enero, 2017 en 11:33 — Responder

      Hola Robert y bienvenido al blog 🙂
      Muchas gracias por tu comentario. Ésa es la idea: cada persona es un mundo y no hace falta que pensemos todos de la misma forma (de hecho, lo mejor es no hacerlo). Basta de presión viajera: que cada uno viaje (o no viaje) como quiera.

  5. paula
    27 enero, 2017 en 14:53 — Responder

    Estoy de acuerdo con lo que decís. Pero esta “filosofía” se da en otros campos más allá de los viajes o el turismo. El coaching y el libro de autoayuda (la zona de confort, supera obtáculos, vive experiencias, etc. son todo conceptos de coach) está (nefastamente) muy de moda últimamente. Espero que lo superemos con el tiempo.

    • 29 enero, 2017 en 11:36 — Responder

      Hola Paula y bienvenida al blog 🙂
      Sin duda ninguna, la “necesidad” de hacer ver (bueno, casi de obligar a ver) a los demás que la nuestra es la forma correcta de hacer las cosas no se limita sólo a los viajes. Lo que sucede es que, al ser aspiracional (toda la vida, ya desde pequeños, el viaje de vacaciones era casi un premio), se está generando una frustración en quien no puede o no quiere hacerlo innecesaria…
      Seguro que el tiempo pone todo en su sitio, pero teníamos que decirlo 🙂

  6. Casti
    27 enero, 2017 en 15:46 — Responder

    No estoy de acuerdo en que alguien que viaja no deba visitar sitios como el Coliseo de Roma. Es verdad que estos sitios están abarrotados pero forman parte de la historia y me perece un sacrilegio por ejemplo no ir al Panteón de Agripa o no ver New York desde el Empire.

  7. 27 enero, 2017 en 19:10 — Responder

    Gran artículo. Completamente de acuerdo con todo lo expuesto. ??
    Lo más importante es disfrutar con lo que haces. Quedarte en casa o viajar, tener un trabajo normal y ahorrar para ese viaje soñado o lanzarte a la aventura y dejarlo todo, mochila o maleta, hotel o hostel, turista o viajero…. Pues señores, no es mejor una cosa que otra!!
    Abajo con “los gurús”!! ?

    • 29 enero, 2017 en 11:43 — Responder

      Hola M_viajera y bienvenida al blog 🙂
      Eso era lo que queríamos transmitir: lo más importante es disfrutar con lo que haces y no dejar que otro te diga cómo tienes que disfrutar. Durante años ha sido el “tienes que tener una casa, un coche, un par de hijos…” y ahora se está girando al “tienes que salir de tu zona de confort, tienes que romper con tu rutina, tienes que viajar (y cuanto peor lo pases mejor)…” Ni lo de antes estaba bien, ni lo de ahora tampoco. Que cada uno busque lo que prefiere y trate de ser consecuente, basta de seguir las frases de power point, tu vida sólo será mejor si eres tú el que toma las decisiones.

  8. Casti
    27 enero, 2017 en 22:48 — Responder

    Perdón por mi comentario anterior… leí como lo hacen los que reciben muchos emails, en diagonal y poco. Totalmente de acuerdo con vuestro artículo.

    • 29 enero, 2017 en 11:39 — Responder

      No pasa nada Casti 🙂 Te agradecemos que te leyeras la entrada en diagonal primero y con más calma después, eso significa que te llamó la atención la primera vez (de hecho, incluso lo bastante como para dejar un comentario) y volviste a profundizar (y dejar otro comentario).
      Nosotros somos de los que visitamos todos los lugares turísticos posibles… y todos los no turísticos que podamos también. ¿Por qué elegir?
      Muchas gracias 🙂

  9. 28 enero, 2017 en 09:58 — Responder

    Hola Viajeros!

    Aunque en fondo (y diría que en filosofía) estoy de acuerdo a grandes rasgos con este artículo os escribo por alusiones. Y no por sentirme especialmente reflejada como uno de esos gurús de los que habláis, sino porque el nombre de mi blog es (casi casi) como uno de vuestros subtítulos del post.

    Por supuesto, estoy de acuerdo en que no todo el mundo tiene que salir de su zona de confort, no todo el mundo tiene que viajar y, ni mucho menos, todo el mundo tiene que “Dejarlo todo e irse” (yo misma escribí que aunque mi blog se llame así yo no “lo dejo todo y me voy” si no que me gusta saber que tengo un lugar al que volver), y que por eso mismo dejarlo todo no tiene que ser una salida, un escape, si no que hay que dejar todo listo (y arreglado) por si uno en un momento dado quiere volver (a la vuelta todo seguirá de la misma forma que lo dejó o peor si lo que hizo fue escapar…).

    En mi caso, mi blog, y creo que el de muchos viajeros, no pretende que todo el mundo lo deje todo y viaje, sino que quien quiera hacerlo sepa que es posible, que hay gente que lo hace pero que no siempre es fácil, y que el dinero (que siempre es el mayor miedo) no es la mayor dificultad (aunque, obvio, es una de ellas).

    Si que me chirría un poco cuando habláis, justo en ese apartado, del dinero y los intereses que mueve ese turismo, y esa maquinaria que parece que sólo estos blogueros alimentamos, cuando, sin ir más lejos sólo hay que mirar vuestra barra lateral.

    Por supuesto, y termino con esto, aplaudo la última frase, que cada uno exprese y haga lo que más le guste, que para eso es su vida.

    Un abrazo.

    • 29 enero, 2017 en 12:06 — Responder

      Hola Patricia,
      No estábamos personalizando en nadie, ¿eh? 🙂 Ni queríamos que, por alusiones, te sintieras ofendida. Nosotros somos los primeros que “lo dejamos todo y viajamos”: dejamos nuestras trabajos y volamos sin billete de vuelta. Años después no podemos estar más contentos de haberlo hecho, pero no se lo recomendamos a todo el mundo como solución a cualquier problema. No todo el mundo quiere viajar durante un año o durante seis meses o más de dos semanas.
      Se está “creando” la necesidad de que hay que romper con todo para ser feliz y no podemos estar más en desacuerdo: para ser feliz (en nuestra opinión) hay que empezar por hacer lo que quieres (o, lo que puedas más cercano). Cada uno tiene que saber qué es lo que quiere y no sirve de nada hacer lo que te dicen que te hará feliz. Dejarlo todo puede ser una bendición (nosotros mismos) o la peor de tus pesadillas si no eres tú el que lo decide y sólo sigues esa frase que has leído tantas veces y que has acabado por aceptar como verdad verdadera.
      Como tú dices, nosotros lo dejamos todo y nos fuimos pero preparados para volver en algún momento. No fuimos tan “buenos gurús” como para lanzarnos a esa aventura maravillosa que todo el mundo tiene que hacer que es saltar sin red y vivir la única vida que tenemos (lease con ironía 😉 ). Nosotros también contamos que es posible hacerlo, que no es tan complicado, que el dinero (cierto que es uno de los mayores temores) tampoco es tan limitante… pero sólo a la gente que se está planteando hacerlo, no para todo el mundo. Para todo el mundo hablamos de lugares a los que se puede llegar en un viaje normal de vacaciones, de esos que “rompen con la rutina” pero sólo unos días.
      Respecto a lo del dinero, tienes razón en que tenemos anuncios. Nuestro blog es profesional y es con él con lo que nos ganamos la vida. La diferencia es que puedes comprar un billete de avión, reservar una noche de hotel o contratar un seguro desde nuestra página, pero será porque tú has decidido hacerlo, no porque nosotros te hayamos hecho pensar que, de no hacerlo, tu vida será miserable y estarás desperdiciando tu paso por el mundo. Siempre ha habido gente que se ha ido de viaje en vacaciones, lo que criticamos es que ahora, ese “lobby viajero” está tratando de conseguir más dinero haciendo pensar a todo el mundo que su vida sólo tiene un sentido: viajar.
      Eso es: la vida de cada uno la tiene que vivir como cada uno decida, que para eso es suya.

      Muchas gracias por el comentario y por todos tus puntos de vista. Esta era una entrada para reflexionar y nosotros también tenemos que hacerlo con vuestras opiniones.

      Un abrazo.

  10. María Julia
    28 enero, 2017 en 12:12 — Responder

    Más de acuerdo no pudo estar. Mi marido y yo tenemos distintas preferencias , a él le gusta transportarse en avión, prefiere ir a lugares “seguros”, los all inclusive son su debilidad y por períodos cortos. A mí me gusta todo, cualquier plan de viaje me cuadra bien , siempre digo que la enorme versión de mí aparece viajando. Por suerte no tiene problemas cuando decido viajar sola a algún lugar que no le interesa. Somos viajeros distintos y nos respetamos. Aunque a veces se rinde , por ejemplo ahora accedió a un viaje en coche a las playas de Brasil, 3500 km ida y vuelta. Veremos qué resulta ! Saludos desde Rosario, ARGENTINA.

    • 29 enero, 2017 en 12:09 — Responder

      ¡Hola María Julia!
      Eso es, cada uno debe ser feliz a su manera y si a tu marido le gusta viajar por periodos cortos nadie debería “venderle” que tiene que romper con todo y salir a viajar durante meses o años… ¿Por qué? O que tiene que ir a un hostel porque es la manera auténtica de disfrutar del viaje, ¿de verdad? No hay una forma “perfecta” de viajar, porque todas son perfectas. Incluso la forma de viajar del que no viaja (si no viaja porque no quiere) también es perfecta.
      Seguro que disfruta con esas playas, son maravillosas 🙂

  11. 30 enero, 2017 en 03:08 — Responder

    Me ha hecho gracia lo de que si eres feliz no enfermas. No lo había oído pero me recuerda a lo de que si eres positivo atraes cosas positivas y viceversa. Ahora resulta que si se te retrasa 6 horas el vuelo, se te rompe un dedo o se te muere el móvil es culpa tuya por no ser lo suficientemente positivo. Porque además, claro, hay que verle el lado bueno a estas cosas ??? (y si no se lo ves es que eres negativo y te seguirán ocurriendo)

    • 30 enero, 2017 en 16:28 — Responder

      ¡Hola Inés!
      Tú lo has dicho, siempre negativo… nunca positivo. Y mira que nos reímos con esa frase y resulta que ahora va a ser verdad: si no estás feliz te pasan cosas malas. Lo complicado será salir del círculo vicioso porque, si te pasan cosas malas por no estar feliz (incluso viajando), ¿qué puedes hacer para estar feliz y que cambie tu suerte? ¿Tendremos que dejar de viajar? 😮

  12. 31 enero, 2017 en 00:10 — Responder

    He de reconocer que cuando he leído el título he pensado: “Y estos en que salen ahora…!!?”.
    Pues bien, estoy de acuerdo con todo lo que habéis expuesto. Se está exponiendo que viajar es para todos y que quien no lo hace, no puede ser feliz. En fin, que la felicidad se puede encontrar el mil cosas distintas a la de viajar. Y que para mucha gente, ni tienen la necesidad ni las ganas.
    Desde hace un par de años se está vendiendo demasiado humo (en parte, desde algunos blogs) acerca de esto de “viajar y dejarlo todo, vivir del viaje, viajar sin trabajar (o casi), viajar con rendimientos pasivos…). En fin, que mi más enhorabuenda por el post.

    • 6 febrero, 2017 en 22:46 — Responder

      Hola Jordi,
      Muchas gracias por el comentario y por habernos dado la oportunidad de “explicarnos con lo que salíamos” 🙂
      Lo “bueno” de todo este humo que se está vendiendo es que, como todo el humo, acabará por disiparse… aunque, seguramente, sea porque se empezará a concentrar en otra cosa, en la siguiente aspiración para la humanidad que haga que todo siga girando. Ahora le ha tocado a los viajes.
      Muchas gracias otra vez 🙂

  13. 31 enero, 2017 en 08:50 — Responder

    Muy bueno y certero.
    Para un siguiente artículo podéis explorar las típicas frases de competencia entre viajeros: “cuando yo estuve allí hace 10 años no era turístico”, o “he estado en XXX países” o “aquel sitio era increíble pero seguro que ya ha cambiado”…

    • 6 febrero, 2017 en 22:53 — Responder

      Hola Pablo 🙂
      Es que no todo el mundo se tiene que comportar igual y a todos les tiene que volver locos dejar su vida para hacerse nómadas por mucho que nos lo digan por todas partes. Es más, que no a todo el mundo le gusta viajar, tengo yo una tía que no ha visto el mar en la vida y está súperfeliz 🙂
      Tenemos ya uno de frases viajeras irritantes… tenemos que incluir éstas porque son también para nota (aunque, como dices más de competencia de viajeros que frase de cuñado, que son las que tenemos en la entrada)

  14. 31 enero, 2017 en 09:39 — Responder

    Os aplaudo, muy buen post, Es verdad que últimamente hay un marketing y una filosofía de viajar muy intensa, y hasta una competencia en rrss y la vida real exagerada, todo el mundo con curriculum viajero, cuantos paises y ciudades has visitado para ser el más top. Para mi viajar implica conocer algo que no conoces, da igual si es a 20 km que a 20.000. Y cuanta razón con lo de no ir a sitios turísticos, ¿es que ser viajero esta reñido con conocer la cultura, la historia del lugar al que vas? Cada vez veo más gente en plan, “yo no voy a ver tal lugar porque es muy turístico” y acaba despreciando al que si lo hace….
    Opino como el comentario anterior de Pablo, esas frases de competencia jajjajajaj
    saludos, Viki

    • 6 febrero, 2017 en 22:57 — Responder

      Hola V 🙂
      Muchas gracias por el comentario. Decir que si no te gusta viajar en un blog de viajes no quedaba muy bien… pero nos hemos quedado muy a gusto haciéndolo 🙂
      Nos gusta tu concepto de viajar: conocer algo que no conoces, eso es, viajar es aprender y comprender. Tu vida no cambia, pero sí que tu forma de pensar y de entender el mundo y a los demás se “amplía”. Aunque sean sitios turísticos los que acabes visitando, ¿cuál es el problema? A ver si no puedes ser masa para ir a un lugar turístico y sí masa para dejar tu vida y lanzarte al viaje 😉
      ¡Saludos!

  15. 6 febrero, 2017 en 11:58 — Responder

    Hola chicos 🙂

    Normalmente leo y me paso de largo jaja.. es que soy medio reservada por ahi dicen que hablo hacia dentro jajaja..

    Me parece si mi memoria no me falla jaja.. que no habia leido un post asi antes, y por supuesto me pone a pensar bastante y como todos basado en mi poca experiencia creo, pensaba que es verdad viajar no es para todos, menos cuando no deseas hacer cambios, no por decidir siempre irte al extremo dejar hoteles de lujo a algo de menos precio… me parece que como todo en la vida estamos en el extremo, pero según yo esto es el mundo en general, lo que vende esta de moda. Para mi viajar si hace un cambio en ti, no tiene que ser un cambio existencial, simplemente el valorar ciertas cosas, claro cuando ves la diferencia de un pais a otro donde hay mas o menos que en el tuyo, pues claro que valoras, pero creo se valora a un nivel muy personal. Lo único que concuerdo es que viajar no es para todos, aunque creo que podría serlo si desde pequeños nos enseñaran a experimentar cosas nuevas y no solo a seguir reglas y estándares.

    Me gusto mucho su post, da temática para una buena charla de cafe jajaj… Un saludo chicos. 🙂

    • 6 febrero, 2017 en 23:06 — Responder

      Hola Paulina y bienvenida al blog 🙂
      Muchas gracias por hablar hacia fuera esta vez 😉
      Nos alegramos de haberte dado tema para una buena charla y de ser los primeros que te hacen pensar en esto (no es muy normal encontrar algo así en un blog de viajes, ¿no? 🙂 ) Estamos totalmente de acuerdo en que viajar abre tu mente, hace que entiendas mejor el mundo, pero no implica un “cambio” a nivel personal, íntimo, en tu vida. Al menos, no lo hizo en la nuestra. Claro que vemos el mundo con otros ojos, pero ya lo hacíamos cuando viajábamos sólo durante una o dos semanas y volvíamos al trabajo. El viaje largo, ése que haces cuando lo dejas todo y te vas, no tiene por qué cambiar tu forma de pensar… es por eso por lo que decimos que nos sentimos “inferiores” a los que dicen que les ha pasado y te lo “venden” como algo normal: si haces esto tu vida cambiará por completo 😮
      Viajar no es para todo el mundo, ni falta que hace 😉 si ya está todo lleno, imagina si todos fuéramos de viaje jajaja (es broma ;-p) De todas formas, lo que deberían enseñar desde pequeños es a ser capaz de ver el mundo desde la perspectiva de los demás, ampliar nuestra percepción y comprensión, aunque no salgamos de nuestro barrio.
      Muchas gracias por tomarte la molestia de dejar el comentario y esperamos que sigas pasando por aquí 🙂

  16. Pilar
    10 febrero, 2017 en 08:46 — Responder

    Sólo tengo que decir que es un artículo PERFECTO. Me encanto el primer párrafo, pasé a leer el segundo y es mejor …..y así con el resto del artículo!!! PERFECTO!!!

    • 14 febrero, 2017 en 20:24 — Responder

      Hola Pilar y bienvenida al blog 🙂
      Ya te lo hemos dicho por Twitter pero no queríamos dejar de hacerlo también por aquí: GRACIAS, nos sonrojamos cuando lo leímos y nos volvemos a sonrojar cada vez. GRACIAS 🙂

  17. 12 febrero, 2017 en 09:32 — Responder

    El artículo de viajes más sincero que leí en mi vida! Comparto todo lo que dicen ustedes y me parece esencial que este mensaje llegue bien lejos. A mi me encanta viajar y a veces me entra como ansiedad por estar mucho tiempo en casa pero cuando viajo por mucho tiempo también me entran muchas ganas de estar en casa. Adoro tejer en el sofá en un día de lluvia y no creo que sea un día perdido. Me encanta aprovechar las vacaciones y festivos puente para hacerme una escapada o un gran viaje pero me encanta también vivir en una casa con comodidades y encontrar el equilibrio entre ambas. En fin, que hay mucho gurú y hacen mucho daño…Pero el post de ustedes es de las mejores enseñanzas que me llevo en mucho tiempo. Gracias por abrir los ojos a mucha gente!!!

    • 14 febrero, 2017 en 20:27 — Responder

      Hola Romina,
      Muchas gracias, otro comentario que nos sube los colores 🙂
      Nosotros no podemos decir que no nos encante viajar, eso está claro, pero también apreciamos estar tumbados en el sofá viendo una serie o, como tú dices, oyendo caer la lluvia.
      Cada uno debe tomar sus propias decisiones y no dejar que los demás le “vendan” qué es lo mejor para él. Nadie lo sabe, de hecho, ni nosotros mismos cuando tomamos las decisiones sabemos si serán las mejores o si, más tarde, nos arrepentiremos y tendremos que volver atrás.
      Muchas gracias otra vez por tu comentario y nos alegra que lo tomes como una enseñanza 🙂

  18. 13 febrero, 2017 en 07:07 — Responder

    jajajaja, que buen post. Me ha hecho reír un rato. Es verdad que viajar parece que sea la solución a todos los males según algunas webs.

    Pero comprende que para quien nos gusta tanto viajar en realidad es un poco así. Lo que no significa que todo el mundo deba hacerlo.

    Y lo de los sitios turísticos yo soy la primera que en mi blog intento que mis lectores vean otras cosas… después de haber visto las clásicas, que por algo serán famosas (aunque sobresaturadas hoy en día).

    En fin, que muy bien por poner los puntos sobre las íes. 😉

    ¡Un saludo chicos!

    • 14 febrero, 2017 en 20:32 — Responder

      Hola Sandra 🙂
      Te hemos sacado unas buenas carcajadas… eso es porque te has acordado de alguien o de alguna situación en que lo has pensado también: demasiado gurú 😉
      Lo más curioso es que pensamos que muchos de los que tienen viajar como pasión no tratan de “venderlo” como la solución a todos los males 😮 es más, cuanto más viajas, más entiendes que haya gente que no lo haga. Viajar abre tu mente para entender otras culturas, pero también para entender otras formas de pensar dentro de tu misma cultura, ¿no? ¿O somos capaces de entender a un aborigen australiano pero no al vecino que no quiere salir del pueblo porque no lo necesita?
      Y, sin duda, si están llenos… será porque merece la pena visitarlos, lo que no impide que se busquen otros menos saturados (antes o después)
      Muchas gracias y un saludo (sonrojados) 🙂

  19. ion
    13 abril, 2017 en 20:42 — Responder

    ¡Hola! Casi lloro al leer la entrada. Hasta que la he leído creía que era una especie de loco antisocial.
    A mí me han dicho eso de que “eres un pringao” o “eres un rancio”, por el hecho de no gustarme viajar. Y lo más curioso es que me lo ha dicho gente que ni tan siquiera distingue un roble de un rebollo, no ha estado en la cima de la montaña más emblemática de su pueblo o no conoce ni la fauna que habita en su zona… También gente que sabe el nombre de menos países que yo me ha dicho que estoy “jarto” por no gustarme el tener que meterme en un avión un montón de horas para estar fuera de casa unos días. He viajado muy poquito y nunca he salido de Europa, y solo he viajado a otro país como “turista” en tres ocasiones, las demás veces que he salido del país ha sido para ir a algún acontecimiento que se celebraba lejos. Odio el avión. No es que tenga fobia ni nada por el estilo, simplemente me repatean las horas de espera y la “frialdad” del viaje. Prefiero 16 horas en coche charlando con los amigos o la novia, parando cuando y donde nos da la gana que 2 en avión (más todo el tiempo que pierdes en el aeropuerto, claro). Soy de los que disfrutan más del camino que del destino.
    Me interesan otras culturas y la historia, desde mi punto de vista mucho más que a los viajeros que conozco y estoy seguro de haber leído muchísimo más sobre esos temas que la mayoría de ellos, pero como cuando me dicen que alguien se va seis meses a Latinoamérica, no digo “¡que envidia!”, pues soy el “rancio”, o al que “no le gusta conocer mundo”… Y cuando escuchan que yo no lo haría ni aunque me pagaran por ello (según cuánto, eso sí jaja), pues ya estoy loco, directamente.
    En fin, que me habéis parecido un oasis en medio del desierto jeje. Me ha encantado eso de que viajar no te cambia la vida, porque yo soy de los que piensan que el vivir te cambia la vida.
    ¡Un saludo y perdón si me he extendido mucho!

    • 17 abril, 2017 en 13:41 — Responder

      Hola Ion y bienvenido al blog 🙂
      Nada de loco antisocial, un tipo de lo más normal (al menos en lo que a viajar se refiere ;-p)
      Ya ves que nosotros, que nos gusta viajar más que a un tonto un lápiz, consideramos que tampoco es una obligación. También tenemos que admitir que, aunque hemos subido a los montes, la flora y la fauna se nos escapan, más allá de “árboles”, “mamíferos” y “reptiles” poquito.. jajaja En eso somos más de ciudad y te distinguimos los pasos de cebra y los semáforos 😉
      Entendemos lo que dices de los aeropuertos, de hecho, tenemos otra entrada sobre los aeropuertos y aviones que sacan lo mejor y lo peor de nosotros. Seguro que también te sientes identificado con algunas cosas. Es cierto que los viajes por carretera son más “naturales”, nosotros recorrimos toda Sudamérica así, en transporte público pero porque no teníamos fecha de vuelta ni prisa por volver.
      Esperamos que nos sigas leyendo aunque no te guste viajar… nosotros te llevamos un poco de viaje sin tener que esperar al avión 🙂
      Gracias por tu comentario y eso es: “Vivir te cambia la vida”. Hagas lo que hagas mientras vives, ya sea viajar o quedarte en casa.
      Un saludo y no hay que pedir perdón por comentar largo 🙂

  20. 10 mayo, 2017 en 16:44 — Responder

    Todo es opinable.
    Lo que sí me hace gracia son los que van dando consejos de viaje y luego urgas sus cv y modo de viaje y no sabes si reír o llorar. Eso sí, seguidores de todo tienen tropecientosmil y se creen por ello marcopolos y con mas derecho a llamarse viajero. Perdón pero una cosa es torear y otra hablar de toros.
    Es una opinión general, ¡eh! No contra el artículo.
    Saludos

    • 15 mayo, 2017 en 16:47 — Responder

      Hola Carlos y bienvenido al blog 🙂
      La verdad es que tampoco pensamos que haya una manera “correcta” de viajar. Se puede ir por tu cuenta, con viaje organizado, buscando cada día dónde dormir y a dónde ir o con todo organizado y con un horario estricto… Es más, lo de llamarse viajero o turista nos parece una discusión/categoría que no tiene ningún sentido. Lo mismo sobre los lugares, no le damos mucha importancia al cv, porque tan viajero puede ser el que ha recorrido cientos de miles de kilómetros como el que se conoce su comarca de punta a punta como la palma de su mano.
      Nuestra reflexión va en otro sentido, no tanto en la “calidad” (si es que se puede medir o incluso hablar de calidad a la hora de viajar) sino en la de sentirse superior a los que no viajan. Hablamos de esa corriente que predica la “necesidad” de viajar, de romper, de salir… para vivir la vida de verdad, porque la otra, la de los que no lo hacen, no merece la pena. Todas las vidas merecen ser vividas y cada uno la disfrutará como quiera o pueda. Como decimos, viajar no es siempre la respuesta 😉
      Ah, y por otra parte, sí que es cierto que hay quienes se agarran a esa superioridad viajera casi sin haber salido de casa (ni siquiera su comarca). Pero es que es lo que se lleva ahora, ser gurú 🙂
      Un saludo.

  21. 13 octubre, 2017 en 05:29 — Responder

    Este post es el que me decidió a colocarlos entre los 15 mejores blogs de habla hispana, aparte de la gran calidad de sus otros artículos. 100 % de acuerdo.
    En el perfil de mi blog arranco diciendo: “Soy de Buenos Aires, Argentina. Profesor de Educación Física y periodista deportivo. No te voy a decir, como en varios “acerca de mi” he leído, que me cansé de dar clases y de vivir con un sueldo, así que dejo todo y me voy a viajar para ser libre y hacerme millonario escribiendo este blog.”
    Y es la pura verdad. No puedo viajar cuanto quisiera porque tengo una familia que mantener. Ahora, eso me invalida para contar cómo investigo para mis viajes, o como los planeo, o que recorrido hice. Por supuesto que no. Y estoy seguro que esas cosas le servirán a alguien en mi misma situación.
    No los entretengo más. Perdón por lo extenso del comentario. Pero me sentí tan identificado que quise contárselos. Un abrazo.
    Fabian de Todo x Viajar

    • 16 octubre, 2017 en 16:08 — Responder

      Hola Fabian,
      Es que viajar o no viajar es una decisión personal que no tiene que estar forzada por modas. El hacerlo, o el dejar de hacerlo, no te convierte en mejor ni en peor persona, ni en más o menos feliz… por mucho que haya quien se empeñe en convencernos de que sí, de que es la salsa de la vida y lo que le da sentido a nuestro paso por el mundo.
      Muchas gracias por tu comentario. Cuando lo escribimos no estábamos seguros de si la gente entendería lo que queríamos decir (sobre todo escribiéndolo en un blog de viajes) y nos alegra ver que conseguimos explicarnos y que nos habéis entendido.
      Un abrazo y a seguir hablando de viajes 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *