EuropaNoruegaOsloVídeos

Vigeland Park, Oslo

  

Lunes, 05/09/2011 (y 2)

No esperábamos encontrar unos límpidos cielos azules con algodonosas nubes blancas en nuestra visita a Oslo. Oslo tenía, en nuestra imaginación, un cielo grisáceo, plomizo, amenazante de lluvia y tormenta y así era como nos había recibido el día anterior a nuestra llegada a Gardemoen. Es más, cumplió con sus amenazas y nada más llegar a nuestro hotel descargó una tromba de agua que lejos de parar continuó incluso cuando acabamos saliendo a la calle: no nos iban a frenar unas gotitas…

A la mañana siguiente, en Heddal, visitando la stavkirke, tuvimos el mismo cielo pero sin lluvia y, a nuestra vuelta a la capital, la suerte siguió sonriéndonos: nada de Sol y calor, pero sí sin lluvia. Que no seco, porque el suelo estaba lleno de charcos.

Como buen lunes, los museos estaban cerrados, pero Oslo ofrece mucho más que museos a los viajeros. Después de haber recorrido algunos de los fiordos más espectaculares –Sognefjord y  Geirangerfjord– no es que el de la capital nos llamara mucho la atención –aunque hay ferrys turísticos que hacen la visita–. Otra de las opciones era y es el parque de Vigeland.

Noreuga Oslo-Vigeland Park Fuente

Vigeland, un artista. Un gran artista. Poco conocido para el público general. Totalmente en desconocido en nuestro caso, aunque habíamos visto parte de su obra en la fachada de la Catedral de Trondheim, que restauró. Lo más sorprendente, viendo su obra, es el momento en que vivió (1869-1943). Las estatuas, su temática y sus materiales –granito, bronce y hierro– nos llevaron a pensar que el parque era, si no nuevo, bastante moderno.

Oslo-Vigeland Park Estatuas

Lo que empezó siendo una fuente, diseñada en 1906, acabó siendo un parque de 32 hectáreas –por cierto, un campo de fútbol no es una hectárea, dos campos de fútbol, 100m x 50m cada uno, sí son una hectárea–. Nada como darle algo de tiempo a un artista. La fuente, el origen del espectacular parque, representaba el ciclo de la vida. Una enorme estructura cuadrada en la que los niños nacen, crecen, envejecen y se convierten en esqueletos que vuelven a dar lugar a niños. El realismo de las estatuas y la crudeza de los esqueletos sorprenden, más aún al pensar que se realizó a principios del siglo XX.

Noruega Oslo-Vigeland Park Fuente Detalle

Tan espectacular era el diseño y tanto gustó, que se paralizó el proyecto –todavía en fase de inicial– para buscar un lugar digno de semejante obra. Un lugar que se tardó 18 años en encontrar. Para entonces el proyecto ya era mayor de edad y de tamaño: 212 esculturas. Una de los elementos que más impresionan es el monolito, Monolitten, una columna “viva”. Diecisiete metros de columna hecha con 121 figuras humanas entrelazadas. Todas desnudas, como el resto de esculturas del parque, y de todas las edades. Una de las más famosas, casi símbolo de la ciudad, es el niño enfadado o el niño con la rabieta, Sinnataggen.

Noruega Oslo-Vigeland Park Monolito

Noruega Oslo-Vigeland Park Sinnataggen

Pero no se trata sólo de las estatuas y de su colocación, son también las rejas, las puertas, la forja… Un lugar en el que pasar horas y horas viendo las estatuas, las expresiones, disfrutando de una tarde en Oslo en la que la lluvia decidió darnos un respiro.

Noruega Oslo-Vigeland Park Monolito Salto

Noruega Oslo-Vigeland Park Estatuas

Noruega Oslo-Vigeland Park Monolito Ancianos

Noruega Oslo-Vigeland Park Padre Niños

Noruega Oslo-Vigeland Park Puente

Hasta su muerte, en 1943, Vigeland vivió a un paso del parque Frogner, el actual parque de Vigeland, en Kirkeveien donde el ayuntamiento le construyó una casa estudio en la que creó gran parte de su obra.

Más información
Dirección: Frognerparken 0268 Oslo

Entrada libre

  

4 comentarios

  1. 21 noviembre, 2012 en 15:48 — Responder

    Que chulada!!!! Otro sitio que tengo que apuntarme… Me parece a mi que a este paso voy a necesitar vivir 200 años para conocerlo todo…

    • 26 noviembre, 2012 en 00:49 — Responder

      Eso tenlo por seguro, ni con mil vidas sería posible visitar todas las cosas que merecen la pena ser vistas en este mundo 🙁
      ¡Pero hay que aprovechar el tiempo al máximo!

  2. 23 enero, 2013 en 19:09 — Responder

    Qué ganas de ver este parque! Tanto tiempo esperando y ya está al caer! Al leer vuestro artículo ya me entran aún más ganas! 🙂

    • 24 enero, 2013 en 16:14 — Responder

      El Vigeland Park es una maravilla, lo mismo hasta lo encontráis nevado y las fotos serán espectaculares 🙂
      ¡A por él!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *