5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


15 curiosidades del Parque del Retiro de Madrid

Nos vamos al parque más famoso de Madrid, el Retiro. El más famoso, y el más grande en el centro de la ciudad: con una superficie arbolada de 125 hectáreas y un perímetro de 4,5 km. Si te preguntas por qué mencionamos la longitud del perímetro, su valla, es porque es una de las distancias más conocidas de la ciudad, al ser la más popular entre los corredores madrileños. No te pongas las zapatillas, tranquilo, lo que vamos a hacer es contarte unas cuantas curiosidades del Retiro, nuestro lugar de recreo favorito en Madrid… como de Felipe IV.

Fin de semana en Madrid Retiro Estanque

No hay viaje a Madrid que esté completo sin visitar el parque del Retiro. Allí te encontrarás desde con gente tomando el sol en el césped hasta haciendo taichi, pasando por corredores, ciclistas y patinadores. Salas de exposiciones, teatros de marionetas y hasta una biblioteca municipal. Un estanque con barcas, una montaña artificial o un mirador… Pero no vamos a hacer un recorrido por el parque, hoy vamos a contarte curiosidades del Retiro con las que dejar a tu cuñado con la boca abierta

Hemos escogido bastante, porque la historia del parque hace que tenga muchísimas anécdotas interesantes. Pensamos que estas te van a llamar la atención y, tal vez, tengamos que escribir una segunda entrega…

Rincón Salta Conmigo


Si lo tuyo son los parques, no dejes de leer nuestro artículo sobre parques y jardines de Madrid. Y, ya que viajas a la ciudad, echa un vistazo a nuestra ruta de fin de semana en Madrid.

¿Cazando en el Retiro?

La primera curiosidad del Retiro nos tenía que llevar a su origen. El cuidado parque madrileño comenzó como una reserva de caza del rey Carlos V. Hablamos del siglo XVI y, en lugar de estatuas y fuentes, había ciervos y jabalíes corriendo por una dehesa de robles y encinas. El rey se alojaba en el Real Cuarto del monasterio de los Jerónimos cuando hacía sus escapadas. Felipe II, su hijo, llevó el Real Cuarto al siguiente nivel de lujo y confort y se comenzó a llamar “el retiro”. Lo siguió usando Felipe III y Felipe IV decidió cambiar el Real Cuarto por un palacio en toda regla.

Sí, un palacio. Porque una dehesa en las afueras de Madrid habría acabado convertida en zona edificable, pero el jardín de un palacio real, no. El conde-duque de Olivares llegó a regalar terrenos para que se construyera el Palacio del Buen Retiro con la intención de tener a Felipe IV entretenido y poder gobernar sin interferencias. Estamos en 1630 y en menos de diez años se levanta el palacio.

¿Sabías que…?


No busques los restos del Palacio del Buen Retiro. A nuestros días solo han llegado dos edificios: el Casón del Buen Retiro y el Salón de Reinos, ambos propiedad del Museo del Prado.

¿Por dónde se entra al parque?

El Retiro cuenta con nada menos que ¡18 puertas! Aunque la más popular puede ser la de la plaza de la Independencia –junto a la Puerta de Alcalá–, no es la principal. De hecho, no hay ninguna puerta que tenga esa distinción de forma oficial. Eso sí, la “más noble” es la puerta de Felipe IV, en la calle de Alfonso XII, no en vano fue el culpable de la existencia del parque.

Fin de semana en Madrid Puerta Alcala Exterior

La bella desordenada, el caos del Retiro

Si el parque siguiera una estructura “estándar”, el camino que sale de la que llamábamos “puerta noble” debería llegar al centro del estanque, pero llega a un lateral. Este es solo uno de los ejemplos de que el Retiro es caótico, está desordenado. Eso sí, como decirlo de esa forma queda feo… se ha buscado un eufemismo más elegante: “jardín yuxtapuesto”.

Curiosidades Del Retiro Paseo

Y, ¿por qué yuxtapuesto? Porque no se pensó como un parque completo. Según se acababan las obras de construcción de una parte del Palacio del Buen Retiro, se ajardinaba la dehesa a la que daban sus ventanas. Eso sin contar los cambios que ha ido sufriendo a lo largo de los siglos según la moda de los jardines y los caprichos de los distintos reyes que asomaban a esas ventanas. En el Retiro te encontrarás con un jardín romántico inglés y con uno de estilo francés que sustituyó a uno castellano y acabó con toques italianos.

El árbol más viejo de Madrid ciudad tenía que estar aquí

No se sabe exactamente cuándo se plantó el Abuelo, así se conoce al árbol más antiguo de Madrid ciudad, pero se piensa que fue alrededor de 1637 –recuerda que se iba creando conforme se levantaba el palacio–. Hablamos de un ahuehuete –¡qué ocasión perdida de llamarlo “El Abuelete”–, conocido también como ciprés mexicano o de Moctezuma, situado en el Parterre. Algunos estudios lo rejuvenecen a unos 200 años… En cualquier caso, forma parte de la lista de árboles ejemplares de la Comunidad de Madrid.

Fin de semana en Madrid Retiro Ahuehuete

¿Sabías que…?


Según una leyenda, el ahuehuete del Retiro sería un hijo del árbol bajo el que lloró Hernán Cortés después de perder la primera y única batalla contra los mexicas en Tenochtitlán. 

La mayor cantidad de árboles de Europa

El Retiro es el mayor parque urbano de Europa por número de árboles y arbustos. Nada menos que unos 20.000 árboles y 9.000 arbustos. Claro, estos datos eran anteriores a la tempestad de nieve Filomena que ha afectado a más de la mitad de los ejemplares del parque…

Curiosidades Del Retiro Arboles

La mitad de los árboles del Retiro son castaños de Indias. Y no, no te vas a poner las botas con castañas asadas recogiéndolas del suelo mientras paseas por el parque. Los castaños de Indias se conocen como “falsos castaños” y sus frutos son tóxicos para el hombre, aunque se utilizan como pienso para animales. Eso sí, si tienes problemas de ciática, según la tradición popular, llevar una castaña en el bolsillo trasero del pantalón te aliviará. La teoría dice que funciona como “acupuntura castellana” y que, al andar, presiona el nervio ciático reduciendo el dolor. También se dice que, con solo llevar una en un bolsillo, el que sea, se alivian las hemorroides… al nivel de la homeopatía.

¿El estanque del Retiro era un teatro?

Al igual que los romanos organizaban naumaquias –representaciones de batallas navales– en sus anfiteatros, Fernando VII también mandó representar batallas navales históricas en el estanque del Retiro. Tan reales eran las confrontaciones y tantos efectos especiales se utilizaban –pirotécnicos principalmente–, que era habitual que hubiera muchos heridos en cada representación.

Curiosidades Del Retiro Tomando Sol

Más relajadamente, también había un teatro tradicional, de tramoya, en el estanque. Concretamente en una isleta que se encontraba en su centro. Calderón de la Barca estrenó muchas de sus obras en él.

Así se las ponían a Fernando VII…

La frase “así se las ponían a Fernando VII” parece hacer referencia a la forma en que colocaban las bolas de billar para que el rey hiciera sus carambolas. Pero también se podría referir al hecho de que, cuando el rey se ponía a pescar en el estanque del Retiro, lanzaban gran cantidad de peces al estanque para que alguno picara. Seis puestos de pesca había en sus orillas: dos en cada lado largo y uno en los cortos.

Barcas temáticas antes que solares

El estanque del Retiro era la pieza estrella para el entretenimiento de los reyes y sus invitados. No solo representaciones de batallas, teatro y zona de pesca, también barcas. Pero no unas barcas cualquiera, unas temáticas: desde una persa con los remeros vestidos de época hasta una góndola con su gondolero encargada por Carlos II en Nápoles. La góndola es la única que se conserva, en el Museo de Falúas Reales de Aranjuez.

Parques Madrid Retiro Estanque Monumento Alfonso XII BarcaI

Hoy en día puedes seguir remando en el estanque del Retiro y hasta navegarlo a bordo de un barco solar.

La estatua del Diablo

El parque del Retiro es un muestrario de esculturas y estatuas de muchas épocas –en el paseo de Argentina puedes encontrar 25 estatuas que “sobraron” del Palacio Real y de la Plaza de Oriente–, pero ninguna tan curiosa como la del Ángel Caído. Sí, hay una estatua del Diablo en el Retiro. Es obra de Ricardo Bellver y muestra el momento en que Lucifer es expulsado del cielo según la narración de Milton en El paraíso perdido.

Curiosidades Del Retiro Estatua Angel Caido Bellver

¿Sabías que…?


Ricardo Bellver intentó entrar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con esta estatua. Inicialmente se denegó su ingreso porque, dada la belleza y perfección de la obra, pensaron que se trataba de un vaciado del natural y que no estaba esculpida. Hoy, una copia de la estatua se encuentra en el museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Si te preguntas si es algo habitual, ya te respondemos que no. De la época, 1885, solo hay tres en todo el mundo y todas más pequeñas –en Turín, en La Habana y en Quito–. Pero, aún hay más, la estatua está colocada en lo alto del cerro de San Blas sobre un pedestal que la alza a la inquietante altura de 666 metros sobre el nivel del mar.

La Guerra de la Independencia Española

Antes hemos dicho que solo quedan del Palacio del Buen Retiro el Casón del Buen Retiro y el Salón de Reinos. ¿Por qué? Porque, durante la invasión francesa, el ejército de Napoleón lo usó como cuartel y, al finalizar, estaba casi destruido. Tanto, que Fernando VII, a su vuelta, lo declaró prácticamente en ruinas.

Pero, ¿qué pasó con el Retiro durante la invasión francesa y la Guerra de la Independencia Española? Pues que si el palacio fue cuartel, el parque se utilizó como campamento de infantería por los franceses. Se perdieron casi todos los árboles: los pequeños –árboles jóvenes y arbustos– fueron pisados, mientras que los grandes –árboles crecidos– se cortaron para hacer leña.

¿Sabías que…?


Y, ¿el Abuelo? El ahuehuete se salvó, porque era demasiado grande incluso para hacer leña. Eso sí, no lo dejaron tranquilo: lo usaron como pie de artillería –apoyo de cañón–. Al no encontrarse heridas en el tronco, se piensa que el cañón no llegó a ser disparado. De haberlo hecho, con el retroceso habría golpeado al árbol.

La porcelana china del Retiro

No solo los árboles sufrieron con la invasión francesa. Dentro del Retiro se encontraba la Real Fábrica de Porcelana del Retiro, conocida como La China. Los franceses la utilizaron como polvorín… Mal comienzo. Pero no fueron los culpables de que hoy en día no quede ni rastro de la fábrica. De hecho, ni se sabe exactamente dónde se encontraba dentro del parque.

Los culpables fueron los ingleses. Bien es cierto que atacaban a los franceses que se habían hecho fuertes en el polvorín. Pero también parece ser que aprovecharon la guerra para destruir puntos clave de la industria española que pudieran hacerles la competencia. Fue el propio duque de Wellington quien dió la orden de voladura.

El Palacio de Cristal y la exposición de Filipinas

El archiconocido Palacio de Cristal, una estufa o invernadero, es nuestra Torre Eiffel. Se construyó para la exposición de Filipinas de 1887 y estaba previsto que fuera derribado al terminar –aunque hay versiones que dicen que se levantó para perdurar–. El objetivo del invernadero era alojar muestras de fauna y flora del archipiélago asiático durante la exposición, pero el barco en el que venían se hundió. El palacio quedó casi vacío… y la exposición no tuvo mucho éxito.

Fin de semana en Madrid Retiro Palacio Cristal

¿Sabías que…?


Ya había otra estufa en el interior del parque del Retiro, una construida en 1882 al otro lado del parque. No la busques… fue destruida durante la Guerra Civil.

Si te recuerda a una iglesia no estás desencaminado. El Palacio de Cristal tiene la planta y la estructura de una iglesia gótica, pero con paredes de cristal y columnas de hierro. Solo el pórtico de la entrada, con sus columnas jónicas, está hecho en piedra.

La Casa de Fieras y la elefanta Pizarro

Fernando VII decidió trasladar en 1770 la Casa de Fieras desde el jardín botánico al parque del Retiro. Su objetivo era, una vez más, entretener a sus invitados que podían incluso dormir en un palacete sobre las jaulas de los animales. El palacete es, hoy en día, la Biblioteca Municipal Eugenio Trías. Seguramente se inspiró en el hecho de que también había una especie de zoo en el interior del complejo de la Torre de Londres.

¿Sabías que…?


Durante las guerras mundiales, muchos países beligerantes trasladaron los animales de sus zoos hasta la Casa de Fieras del Retiro. Tras la Segunda Guerra Mundial, los de Alemania, Italia y Austria no fueron devueltos y se mantuvieron en Madrid.

En 1895 se municipalizó el parque del Retiro y la gestión de la Casa de Fieras se cedió al empresario Luis Cabañas. Se podría decir que inventó el marketing de guerrilla: recorría el parque vestido con un taparrabos acompañado de cocodrilos para dar a conocer su zoo. La Casa de Fieras llegaba a congregar hasta 200.000 visitantes en días festivos. Entre las atracciones principales estaba bañar a la elefanta Pizarro. Una elefanta que llegó desde Filipinas en barco hasta Cádiz y desde allí a Madrid ¡caminando! Pobre animal.

En 1972 se trasladaron los últimos animales de la Casa de Fieras al nuevo zoo de la Casa de Campo.

Sacarse el carné de conducir en el Paseo de Coches

Aunque hoy parezca una cosa del pasado, no hace ni 40 años que los coches circulaban por el interior del parque del Retiro. Fue en 1984 cuando se cerraron sus puertas a los vehículos. Pero es que los coches están muy relacionados con el parque… y no nos referimos a los de caballos, que también. Entre los años 30 y 50 del siglo pasado, los coches llegaron a Madrid y las primeras clases de conducir tuvieron lugar en el Paseo de Coches del Retiro.

Curiosidades Del Retiro Paseo de Coches

Decimos primeras clases porque fueron muchas… pero únicas. En la primera y única clase de conducir se obtenía el carné. No se puede decir que fuera complicado, aunque también es cierto que la cantidad de coches con los que te podías cruzar por la ciudad, su precio y la velocidad hacían que no fuera muy peligroso eso de conducir.

El Palacio de Velázquez… que no es del pintor

Puede que hayas oído hablar del Palacio de Velázquez en el interior del parque del Retiro. Si has pensando en el pintor, estás equivocado. El palacio lleva ese nombre en honor a su arquitecto: Ricardo Velázquez Bosco. Y lo cierto es que fue su arquitecto podría decirse que “de rebote”. Los más famosos de la época estaban ocupados y no se podía esperar a que terminaran sus trabajos. ¿Por qué? Porque el palacio se construyó para otra exposición, concretamente la Exposición Nacional de Minería de 1883.

Eso sí, aunque no fuera la primera opción, la gran acogida de la obra y su gran acabado le sirvieron para, años después, levantar el Palacio de Cristal. Sí, Ricardo Velázquez Bosco también es el “padre” del palacio más famoso del Retiro.

Parques Madrid Retiro Estanque Leon Puesta Sol Barca

Una pequeña pincelada de los casi cuatro siglos de historia del parque del Retiro. ¿Te has quedado con ganas de más?

¿Quieres visitar el Retiro de Madrid? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Madrid aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Madrid al mejor precio aquí.
  • Alquila el coche en Madrid al mejor precio comparando entre varias compañías aquí o contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí
  • Hazte con las mejores guías de Madrid aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Madrid y sáltate las colas aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios