CataluñaEspañaEuropaGirona

La casa museo de Dalí en Portlligat (Cadaqués): intimidad surrealista

  

No se puede organizar una ruta siguiendo los pasos de Dalí por Girona sin incluir la visita a su casa museo de Portlligat. Bueno, se puede si no has reservado la visita, nosotros no entramos justamente por eso en nuestro primer viaje, pero hemos corregido el error en cuanto hemos tenido ocasión. En pleno Cap de Creus, Dalí situó su única casa estable: el lugar en el que vivía y al que siempre volvía. Prepárate para disfrutar de una experiencia tan surrealista como la del Teatro-Museo Dalí de Figueres pero mucho más personal e íntima.

Girona Costa Brava Portlligat

No se puede entender mi pintura sin conocer Portlligat”. Es hora de entender la pintura de Salvador Dalí.

La casa de Salvador Dalí en Cadaqués: un poco de historia (y de geografía)

Corría el año 1930 cuando Dalí y Gala compraron una barraca de pescadores en Portlligat. La cabaña de Lidia Noguer. Vaya por delante que, un año antes, su padre le había desheredado y prohibido volver a Cadaqués. Y aquí llega la clase de geografía: Portlligat, a pesar de estar considerado como pueblo, se encuentra dentro del término municipal de Cadaqués… Está claro que Dalí no quería perder las vistas del Cap de Creus y que tampoco estaba dispuesto a cumplir el destierro paterno a rajatabla.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Terraza Vista

Ese cambio de localización –si miras un mapa, una punta separa la bahía de Cadaqués de la de Portlligat– le gustó tanto a la pareja que acabaron por “ampliar” la barraca. Durante los siguientes años, no dejaron de comprar otras adyacentes hasta convertir aquella primera barraca de Lidia en el “palacio” que llegó a ser y se visita hoy en día. Es más, gracias a eso, se situaron en el pueblo más al este de la Península ibérica. Un poco más al este que el núcleo urbano de Cadaqués, de hecho.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Vista Huevo

Desde ese 1930 hasta 1982, Portlligat fue el lugar de residencia de Dalí, excepto la época que pasó en Estados Unidos desde el estallido de la Guerra Civil hasta 1948. En 1982, a la muerte de Gala, Dalí se trasladó al castillo de Púbol y la casa fue cerrada de un día a otro. Sólo el personal de servicio accedía para limpiar. El tiempo se paró y, gracias a eso, hoy podemos entrar en la casa de Dalí en Cadaqués y verla tal y como estaba cuando el genio surrealista vivía en ella.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Estudio Exterior

La visita a la casa museo de Dalí en Portlligat

Esa forma de construir la casa a base de incorporar las barracas de pescadores vecinas es muy patente desde el interior: pasillos estrechos, escaleras irregulares, cambios de nivel del suelo… En palabras de Dalí: “como una verdadera estructura biológica”, una “criatura” tan viva como sus habitantes, vamos.

Decir que todo es sorprendente en la casa museo de Dalí de Portlligat es quedarse muy corto. Al fin y al cabo, hablamos de Dalí… Con decir que nada más entrar nos saludó un oso polar disecado, ya te haces una idea. Ése es el vestíbulo del Oso. A partir de ahí, el surrealismo se hizo con nuestras mentes y, antes de salir, ya nada nos parecía demasiado extraño como para estar en esa casa.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Vestivulo Oso

Según nos contaron en la visita –no es posible acceder más que con visita guiada y concertada–, todos los objetos que hay en la casa son originales, excepto los libros –que verás son de cartón piedra– y los cuadros. Sí, los animales disecados –un oso, un búho, una cabra, un rinoceronte con alas… pronto verás también cisnes– ya estaban aquí.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Rinoceronte Alado

La vida privada en la casa museo de Dalí

Del vestíbulo del Oso se llega al comedor y, desde él, a la biblioteca –aquí están los cisnes– que da paso a la primera terraza de la casa. De vuelta al vestíbulo por una sinuosa escalera se accede a la segunda planta, donde se encuentran el resto de salas “privadas”, su habitación entre ellas, y el estudio.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Biblioteca

Dalí se jactaba de ser el primero en ver los rayos del sol en España. Tanto que, en la llamada sala amarilla, colocó un espejo apuntando a la cama para “capturar” esos primeros rayos. ¿Quién necesita despertador si te amanece en la cara? Aunque nosotros somos más de despertarnos después del amanecer… Un detalle, las camas están separadas y con decoración casi de reyes, nadie dijo que Dalí fuera discreto.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Habitacion

Por cierto –y esto nos pareció extraño incluso después de habernos imbuido del espíritu del surrealismo–, en la sala de los pájaros, además de canarios, también tenía un grillo. Todos los del grupo nos quedamos pasmados pensando en la experiencia horrible que es que un grillo se ponga a grillar –sí, se llama así– de noche… y ellos lo metían prácticamente en la habitación.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Sala Pajaros Espejo

Antes de llegar a la sala de los pájaros se pasa por el salón amarillo –el taller original hasta la ampliación de 1949–. Gala decoraba con flores amarillas, siempre vivas, esta sala cada día. La organización un tanto caótica –mejor dicho: viva– de la casa une el salón amarillo, la sala de los pájaros y el dormitorio bajo un único techo, casi sin paredes de separación, pero a tres niveles distintos. ¡Un loft adelantado a su tiempo!

Los dominios de Gala en Portlligat

Junto al dormitorio se encuentra el tocador de Gala, la primera de las estancias en las que ella era la reina. Aunque, según Dalí: “Todo celebra el culto de Gala”, de hecho, consideraba la casa como una “catedral Galáctica”.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Tocador Gala

La “cúpula” de esa catedral sería la habitación ovalada: la sala oval. Un cuarto de eco perfecto… nosotros alucinamos colocados en el centro. Eso sí, nos pareció que podría llegar a ser un poco molesto estar allí un rato con toda esa reverberación sonora.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Sala Oval

Entre el tocador y la sala oval se encuentra el vestidor de Gala, la habitación de los armarios. Armarios que Gala decoró con fotografías en las que Dalí está acompañado de personajes famosos –Harpo Marx, Picasso, Gregory Peck e Ingrid Bergman, Coco Chanel, Walt Disney, Maria Callas… –, portadas de revistas y fotos personales –incluso hay una de Dalí con su padre tras la reconciliación–. Tuvimos la sensación de encontrarnos dentro de un periódico gigante, del tamaño de un armario.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Vestidor Gala

El estudio de Dalí en Portlligat

Dos cuadros quedan en el estudio de Dalí en Portlligat sin acabar. El estudio era, y es, la sala más luminosa de la casa. En una sala adyacente –adyacente sí, pero a otro nivel, que era otra barraca de pescadores– todavía se conservan sus tubos de pintura, blocs de dibujo, barnices, cuencos de mezclas… Todo preparado y ordenado como si fuera a ponerse de nuevo a crear en cualquier momento.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Estudio Materiales

¿Sabías que…?


Dalí pintaba siempre sentado y por eso verás que el caballete es un poco especial: es mecánico para poner el cuadro a la altura adecuada en cada momento.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Estudio Caballete

El exterior: del olivar a la piscina

La casa creció a base de comprar las barracas de pescadores contiguas, pero también en espacio exterior. Una vez terminadas las visitas a las habitaciones –con lo que acaba el recorrido guiado–, accedimos al olivar con unas vistas privilegiadas de la Costa Brava. No nos extraña que no quisiera dejar de venir a Cadaqués a pesar del destierro… Allí nos encontramos con los “clásicos” huevos –en uno es posible incluso entrar, Sara no pudo evitarlo– y con otros espacios que Dalí utilizó también como talleres en algún momento.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Sara Huevo

Mención aparte merece el Cristo de las Basuras, una gigantesca figura creada a partir de tejas, tuberías, barcas de pescadores… Hasta que no subes al mirador que está al lado no te das cuenta de su tamaño y de su significado –o eso nos pasó a nosotros–.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Cristo Basuras

No podía faltar un patio blanco –en el que encontramos una buena colonia de hormigas que habrían hecho, quién sabe si lo hicieron en su momento, las delicias de Dalí– ni una piscina. Pero, claro, la piscina de Dalí no podía ser una piscina normal. No. Ésta está inspirada en las fuentes de la Alhambra, incluso tiene una especie de jaima en uno de sus extremos.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Piscina

Precios y reservas de entradas para la casa de Salvador Dalí de Cadaqués

Como decía, la visita a la casa museo de Dalí en Cadaqués sólo puede hacerse en grupos guiados y con reserva previa.

Esa reserva previa se puede hacer a través de la página web de la Fundación Gala – Salvador Dalí o directamente en la taquilla. Recomendamos la página porque también podrás consultar los horarios del día que te interese con más facilidad.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Patio

El precio de la entrada es de 12 € incluyendo la visita al olivar. Hay entradas reducidas y existe la opción de visitar sólo el olivar por 6 €.

Cómo llegar

Portlligat está asomado a su propia bahía, al otro lado de la punta que cierra la bahía de Cadaqués. Es posible llegar andando desde Cadaqués en unos 20 minutos. De la playa de Cadaqués hasta la casa de Dalí hay algo menos de 1,5 kilómetros a pie. El problema será, si vas en coche, encontrar dónde aparcar en Cadaqués –sobre todo en temporada alta–.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Estudio

En el propio Portlligat, hay un aparcamiento municipal de pago frente a la playa a la derecha de la casa, a menos de 400 metros. También puedes aparcar, gratis, en la Avinguda Paratge S’Alqueria antes de llegar a la línea de costa y caminar desde ahí.

Hoteles en Port Lligat o Cadaqués

Nosotros, para ganarle la partida a Dalí y ver el sol incluso antes, nos alojamos en el Hotel Sol Ixent, al final de esa lengua de tierra que separa las dos bahías, junto a la Punta des Bou Marí. Un lugar privilegiado, con una piscina infinita a la Costa Brava, y muy tranquilo en el que, además de recuperar fuerzas descansando, lo hicimos en su restaurante: con una cena y un desayuno deliciosos.

Girona Costa Brava Cadaques Hotel Sol Ixent Habitacion

De todas formas, si quieres dormir cerca de la casa del artista, puedes hacerlo en el propio Portlligat, aunque siempre dentro del término municipal de Cadaqués –aquí puedes ver otros hoteles en Cadaqués–.

Portlligat Casa Museo Dali Cadaques Cabezas Castor Polux

Me he hecho en estas piedras / Aquí he forjado mi personalidad / No me puedo separar de Portlligat”. En Cadaqués dimos un paso más para entender a uno de nuestros artistas favoritos.

¿Quieres visitar la casa museo de Dalí en Portlligat? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Girona aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Cadaqués aquí.
  • Alquila el coche en Girona al mejor precio aquí.
  • La mejor guía de Cataluña aquí
  • Contrata tu tour guiado en Girona aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *