5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La visita a la Ciudadela de Roses, 25 siglos de historia en Girona

¿Dónde puedes encontrar, en un mismo complejo, un barrio helenístico, una villa romana, una necrópolis paleocristiana, edificios de época visigoda, un monasterio románico lombardo, un casco urbano medieval y edificios militares del siglo XVI? Así, de entrada, estamos seguros de que no te vendrán a la mente muchos lugares que cumplan todas esas condiciones. A nosotros, ninguno… Claro, ninguno antes de visitar la Ciudadela de Roses, la Ciutadella.

Muralla de la Ciudadela de Roses

No en vano, hablamos de un bien cultural de interés nacional, declarado conjunto histórico-artístico en 1961. Vamos, que por mucho que vayas a Roses a disfrutar de sus playas, no deberías dejar de cruzar la avenida de Rhode para acercarte a su muralla. Si es que la vas a estar viendo casi desde la arena… ¿Vas a dejar pasar la ocasión de recorrer más de veinticinco siglos de historia en una mañana?

Eso sí, ya te avisamos de que no todos los restos de los veinticinco siglos se han conservado igual de bien. Así que, además de leer lo que te vamos a contar para tener una idea de lo que protegen esas murallas, te recomendamos hacer una visita guiada para que los muros, los edificios y las iglesias crezcan en tu imaginación.

Saltaconmiconsejo


Ya que estás en la zona, echa un vistazo a nuestros 12 lugares que visitar en la provincia de Girona. Y, si eres un apasionado de la arqueología, estás de enhorabuena, además de la Ciudadela de Roses, no te puedes perder las ruinas de Empúries.

La fortaleza, los muros de Roses

La Ciudadela de Roses conserva restos históricos helenísticos desde el siglo IV a.C., pero eso no significa que ella misma sea de esa época. Nos explicamos, lo que encontrarás al acercarte a la Ciutadella será un recinto amurallado, una fortaleza, del siglo XVI, concretamente de 1543. Una fortaleza de estilo renacentista y forma de pentágono con dos niveles defensivos concéntricos. Así que no, esos muros no son griegos….

Estatua de un maestro de obras con la maqueta de la fortaleza en la avenida de Rodhe

Tampoco es que casi 500 años sea poco tiempo de historia. De hecho, no se conserva tal y como se levantó. Uno de sus baluartes –los edificios defensivos que se colocan en cada esquina del recinto– fue sustituido por viviendas, mientras que los cuatro restantes han tenido que ser restaurados/reconstruidos porque fueron volados a principios del siglo XIX. ¿Volados? Sí, porque no vayas a pensar que la fortaleza se levantó con intención decorativa. Al contrario, protegía la ciudad y la bahía de ataques piratas sarracenos y franceses. Y, más tarde, participó en varias guerras, entre ellas la Guerra de la Independencia contra los mismos franceses que fueron los causantes de la voladura en su retirada.

¿Sabías que…?


Las murallas de la Ciudadela de Roses todavía conservan las dos puertas originales: una orientada hacia el sur y otra hacia el norte. La del sur se conoce como puerta de Mar, por razones obvias, mientras que la del norte era la puerta de Tierra.

Puerta de Mar, Sur, de la Ciutadella de Roses

Pero no nos vamos a quedar en el exterior. Nos acercamos a la puerta –la de Mar, que para eso vienes de la playa– y entramos en una mezcla histórica como pocas. Sin solución de continuidad estarás delante de restos separados por cientos de años… y pocos metros de distancia.

  •  

    ¿Qué te parece dormir a medio camino de la playa y de la Ciutadella de Roses? Nosotros lo hicimos en el Hotel Spa Terraza, con vistas a la playa por un lado y a la fortaleza por el otro. Un hotel perfecto para descansar, con su spa, habitaciones amplias y un delicioso desayuno buffet. Echa un vistazo aquí a precios y disponibilidad.

De los griegos al siglo XXI: un paseo por la historia en la Costa Brava

Vamos a hacer un resumen rápido, muy rápido, de los veinticinco siglos de historia del recinto. No somos historiadores y seguro que nos dejamos hechos muy importantes y, tal vez, mencionamos algunos totalmente prescindibles… ¡Qué le vamos a hacer! Por eso es muy corta, para que no tengamos posibilidad de equivocarnos mucho.

Restos de la colonia griega

Nada menos que del siglo IV. De esa época son los primeros restos que se conservan en la Ciutadella de Roses. Corresponden a un barrio de la colonia griega de Rhode –como la avenida que la separa del mar–.

¿Sabías que…?


Cuando los griegos se asentaron en la zona y crearon la colonia de Rhode, la línea de costa estaba mucho más cerca de sus casas. De hecho, en el siglo IV a.C. la costa se encontraba dentro de lo que ahora es el recinto amurallado.

A finales del siglo III a.C. llegaron los romanos que, unos años después, lucharían contra los cartagineses en la batalla de Rhode y los derrotarían.

Con la caída del Imperio Romano llegaron los visigodos. Más tarde, y por un periodo breve de tiempo, estuvo ocupada por los árabes, hasta que entró a formar parte del Reino de Aragón.

Restos medievales en el interior de la fortaleza

Y llegamos a la época de construcción de la fortaleza, siglo XVI, y a las sucesivas guerras. Tras la de la Independencia quedó inservible, cerrada y abandonada, hasta que se restauró y abrió al público en 1991. Desde 2004 se convirtió en el Museo de la Ciudadela de Roses –además de los restos históricos también hay un museo en el interior de la fortaleza–.

Había prometido que iba a ser rápido y he cumplido, ¿no?

La visita, más allá de las murallas

Como decíamos antes, hay restos de los que no levantan un metro del suelo. ¿Esperabas que los muros de las casas del barrio helenístico del siglo IV a.C. se hubieran conservado intactos, hasta con los techos? Pues no, lo sentimos. Podrás ver la estructura de las casas y un poco del trazado. Lo mismo sucede con la villa romana… y es que más dos mil años de ocupación ininterrumpida del espacio es lo que tienen. No te preocupes, toda la zona está señalizada con carteles con códigos QR que ofrecen más información, gracias a la red WiFi gratuita. Eso sí, online solo en catalán, aunque puedes recoger un folleto en papel en la entrada en castellano.

No todo levanta ni un metro del suelo

Podrás hacer el camino de ronda por la muralla interior para tener una visión de conjunto. Un panorama que se convierte en una presentación de historia: solo moviendo la vista, con los pies quietos, pudimos imaginar el paso del tiempo y cómo fueron evolucionando tanto los edificios como las calles. Vale, es que nosotros tenemos mucha imaginación para la historia…

Recorriendo el camino de ronda de la Ciutadella de Roses

Saltaconmiconsejo


El paseo por el camino de ronda y los baluartes de la Ciudadela de Roses nos trajo a la memoria otra gran fortaleza con forma estrellada de Girona: el Castillo de San Fernando en Figueres. No te lo pierdas, no todos los días se puede ir en 4×4 por los fosos de un castillo o en zodiac por sus cisternas.

Castillo de San Fernando Figueres Foso 4x4

Uno de los edificios más llamativos, por su torre y su altura, es el monasterio de Santa María de Roses. Sí, el monasterio románico lombardo que mencionábamos antes. Vale, no tiene techo, pero eso le da incluso más encanto, además de que el exterior del ábside de la iglesia te tendrá más que entretenido con sus detalles de decoración. Lo mismo sucede con el arsenal –también sin techo–, lleno de antiguas anclas de barco, y otros edificios militares de la última época de ocupación.

El exterior del ábside del monasterio de Santa María de Roses

Fue en el museo, donde se conservan algunas de las piezas originales encontradas en las excavaciones, donde confirmamos lo que habíamos imaginado desde el camino de ronda. En él se explica la evolución del paisaje del interior de la Ciudadela de Roses.

Restos arqueológicos en el museo de la ciudadela de Roses

Conciertos en la Ciutadella de Roses

Si creías que, después de toda esa historia, la Ciutadella de Roses se había quedado bloqueada en el tiempo, estás muy equivocado. ¿Qué te parece escuchar un concierto de Antonio Orozco, Gloria Gaynor o Sergio Dalma en semejante espacio –el cartel en el momento en que la visitamos nosotros–? Dicho y hecho, todos los veranos, el recinto se convierte en uno de los escenarios del festival Sons del Món.

El escenario del festival Sons del Món

Pero no es el único, está el Festival de Blues, Jazz y Gospel de Roses o el Festivalet de Roses con sesiones de DJs. La Ciudadela sigue muy viva.

Información práctica para visitar la Ciudadela de Roses: entradas, precios, horarios…

La Ciudadela de Roses se encuentra en la avenida de Rhode s/n.

Abre todos los días del año excepto los lunes no festivos de octubre a marzo, el 1 y el 6 de enero y el 25 y el 26 de diciembre. El horario de octubre a marzo es de 10 a 17 de martes a sábado y de 10 a 14 domingos y festivos; de abril a septiembre de 10 a 20 –en julio y agosto cierra a las 21–. Echa un vistazo a su página oficial para comprobar los horarios más actualizados.

Las anclas en el arsenal

El precio de la entrada es de 4 €. Las visitas guiadas –en catalán, castellano y francés– están suspendidas ahora mismo por la pandemia de SARS-Cov-2, pero tenían lugar los sábados.

Interior del monasterio

Ya puedes decir que has recorrido veinticinco siglos de historia entre baño y baño en la Costa Brava.

¿Quieres visitar la Ciudadela de Roses? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Girona aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Roses aquí.
  • Alquila el coche en Girona al mejor precio aquí.
  • La mejor guía de Cataluña aquí
  • Contrata tu tour guiado en Girona aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios