CataluñaEspañaEuropaGirona

Turismo en la Garroxta, Girona: de volcanes a la Edad Media

  

¿Sabías que hay volcanes en la península ibérica? Nosotros tenemos que confesar que no… hasta que surgió la posibilidad de visitar la comarca de la Garrotxa durante nuestro viaje por Girona. Fue entonces cuando descubrimos que no sólo en las islas Canarias hay volcanes y que en una pequeña comarca catalana puedes encontrar casi cualquier cosa: desde vegetación mediterránea hasta atlántica; desde valles llanos hasta paredes de piedra que son el paraíso de los escaladores; desde una pequeña ciudad hasta pueblos medievales; desde cocina tradicional hasta un restaurante con dos estrellas Michelin; desde casas rurales hasta hoteles en mitad de la naturaleza…

girona garrotxa parque natural zona volcanica sendero

Con esta carta de presentación estaba claro que no podíamos dejar pasar la ocasión de recorrer una parte –pequeña, porque haría falta mucho más tiempo– de la Garrotxa y darnos cuenta de que, como parecía a primera vista, es una comarca que hay que conocer y disfrutar.

Los paisajes: de la Alta a la Baja Garrotxa

Para que en una comarca relativamente pequeña haya tal diversidad hace falta que el propio terreno sea variado. No hay más que decir: la comarca de la Garrotxa, en sus escasos 750 km2, reúne planicies y montañas. Mientras que la Baja Garrotxa, en el sur, es una zona plana –gracias a las erupciones volcánicas–, la Alta Garrotxa llega hasta los pies de los Pirineos y las altas montañas.

girona garrotxa parque natural zona volcanica hotel vall bas puigsacalm

Es el valle del río Fluvià el que sirve de separación natural a estos paisajes. ¿Cuál elegir? Cualquiera de los dos, porque mientras en la Baja Garrotxa se encuentra el parque natural de la zona volcánica de la Garrotxa, la Alta ha sido declarada espacio de interés nacional. Nosotros, como visita inicial, elegimos la Baja.

Olot: la ciudad de los volcanes y capital de la comarca de la Garrotxa

Olot, con sus más de 30.000 habitantes, es la población más grande de la comarca y su capital. Una ciudad cargada del romanticismo de siglos pasados y que, como la propia comarca, es un compendio de muchas cosas, en este caso estilos y arquitectura: con aires indianos, construcciones modernistas, grandes avenidas, un casco histórico medieval… Pero en un tamaño que permite recorrerla paseando, percibiendo el paso de los años y los siglos, adelante y atrás, según se va caminando por sus calles.

catalunya girona olot

Nos contó nuestro guía que son muchos los visitantes que, nada más llegar a Olot, entran en la oficina de turismo preguntando cómo se llega a los volcanes. Los olotenses sonríen. Ellos saben que no “se llega a los volcanes”, “se llega a Olot”: la ciudad está construida sobre y rodeada de ellos. Nada más y nada menos que cuatro volcanes en su trazado urbano. Pero tranquilos, es un tipo de volcán que sólo erupciona una vez, como todos los de la Garrotxa.

girona garrotxa olot puesta sol volcan

Besalú: ¿uno de los pueblos medievales más bonitos de la península?

Besalú fue nuestra primera parada en la comarca de la Garrotxa. Su puente del siglo XI nos dio la bienvenida, a nosotros y a varios centenares de turistas que bajaban de autobuses para viajar hasta la Edad Media en Girona. Las cámaras de foto y vídeo, los móviles y los palos selfies se empeñaban en recordarnos que el tiempo había pasado y que estábamos en pleno siglo XXI mientras que los edificios de piedra, las calles de los barrios judío y cristiano y las murallas nos hacían soñar con mercaderes, caballos, carros y una vida muy distinta.

catalunya girona besalu puente

Antes de que te lo preguntes, barrio musulmán no hay porque en esta zona de la península la invasión no duró lo suficiente como para dejar huellas arquitectónicas. A cambio, Besalú contaba con siete iglesias en la Edad Media y todavía hoy se puede visitar el único mikve –donde se realizaban los baños de purificación que prescribe el judaísmo– medieval que se conserva en la península y uno de los más grandes de Europa.

girona garrotxa besalu romanico monasterio san pedro

Si quieres saber más, no dejes de leer esto: hay muchas cosas que ver en Besalú además del puente.

La Garrotxa: tierra del románico y de pueblos medievales

El románico y la Edad Media siguen muy presentes en la Garrotxa más allá de Besalú. La comarca, por su orografía, se ha mantenido muy aislada a lo largo de los siglos, lo que ha ayudado a la conservación de sus tradiciones y de su arquitectura. Nosotros pasamos por dos de esos pueblos preciosos de la comarca: Castelfollit de la Roca y Santa Pau.

Tenemos que decir que Castefollit de la Roca –entre Besalú y Olot– es más bonito desde lejos que desde el propio pueblo –además de que se trata de uno de los pueblos más pequeños de la península, con menos de un kilómetro cuadrado de superficie. Es impresionante ver las casas que se asoman al precipicio del riscal de Castelfollit, encaramadas en una roca basáltica de 50 metros de altura. De hecho, nos contaron que algunas de ellas han caído por la erosión y que, además de estar prohibido construir nuevas, está también prohibido rehabilitar las antiguas por el peligro que supone vivir en ellas.

girona garrotxa castelfollit de la roca panorama

Cruzando el parque natural desde Olot por la GI-524 en dirección a Banyoles, está Santa Pau. Si Castefollit está en lo alto de un risco, Santa Pau está rodeado de montes cubiertos por vegetación y el color marrón de sus ladrillos y las formas románicas de sus edificios parecen formar parte del mismo bosque la rodea.

girona garrotxa santa pau panorama

Sólo fueron dos los que pueblos que nos dio tiempo a visitar pero, por si tienes más tiempo que nosotros en la página oficial de turismo de la Garrotxa hay un listado de todos los pueblos medievales y románicos de la comarca,

Tierra de volcanes: el parque natural de la zona volcánica de la Garrotxa

Ya sabíamos que había volcanes en la zona y habíamos visto los de Olot, pero la posibilidad de entrar en un volcán era algo que nos emocionaba como a niños pequeños. Entrar en el volcán era seguir los pasos de Axel y Otto Lidenbrock en Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne. Pero la experiencia no es igual, no hay que rapelar, ni llevar casco o linterna: se entra al volcán caminando y a plena luz del día.

El parque natural de la zona volcánica de la Garrotxa existe desde 1982 pero el hombre ha estado allí desde mucho antes. Y cuando decimos hombre no nos referimos sólo a los agricultores o ganaderos que han cuidado de sus tierras porque para ellos ya eran su propio parque natural. Nos referimos también a la minería, que continuó hasta 1992. En concreto a la extracción de lapilli, pequeños fragmentos de lava que formaron los conos de los volcanes de la zona, para la elaboración de cemento, ladrillos y hasta pistas de tenis. Esa actividad fue la que “abrió” el cono del volcán Croscat permitiéndonos hoy ver su interior.

girona garrotxa parque natural zona volcanica volcan croscat cono abierto

Hoy en día la zona está totalmente protegida, por las leyes y por los propios vecinos que se han hecho cargo de su conservación, y no es posible acceder en grupo si no es acompañado de un guía. Una recomendación: el verde de las laderas de los volcanes, tan espeso, que llega a ocultar algunos conos, no es “gratis”, estamos en la zona de Cataluña donde más llueve, ve preparado.

girona garrotxa parque natural zona volcanica sendero

En el parque hay cuarenta volcanes –aunque se siguen descubriendo– siendo el Croscat el más joven con unos 11.500 años. Son, como los de Olot, unos volcanes que sólo erupcionan en una ocasión, por lo que se puede decir que están extintos. Eso sí, la zona sigue teniendo actividad y, en cualquier momento, puede aparecer otro nuevo volcán –nunca donde ya ha habido uno–. Pero no sólo hablamos de volcanes: 56 tipos de orquídeas o 152 tipos de mariposas hablan de la diversidad que puedes encontrar.

El hayedo de Jordá, Fageda d’en Jordà, la maravilla del otoño en la Garrotxa

Muy cerca del volcán Croscat se encuentra otra de las joyas del parque natural: la fageda d’en Jordà, el hayedo de Jordá. Un hayedo único en la península, por la altura sobre el nivel del mar a la que se encuentra, que se convierte en un paisaje idílico en otoño con sus miles de hojas amarillas en las ramas.

girona garrotxa parque natura zona volcanica fageda jorda hayedo

El calentamiento global –y parte de nuestra mala suerte con estos temas botánicos, tampoco pudimos disfrutar del koyo en Japón– hizo que nos encontráramos muchas hojas amarillas en el suelo –esas las hay todo el año– pero que las de las ramas siguieran bastante verdes. En cualquier caso, la paz y la calma que transmite el hayedo bien merecen el paseo. No está permitido el uso de vehículos a motor dentro de la reserva natural pero sí que se pueden hacer rutas caminando o a caballo.

girona garrotxa parque natural zona volcanica fageda jorda hayedo hayas

Como en toda la zona, la actividad volcánica está presente en el hayedo en forma de montículos creados por pequeñas erupciones de lava, denominados tossols u hornitos, que van desde pocos centímetros hasta varios metros de altura. Atento a donde pones el pie.

Garrotxa activa

Un parque natural, y más aún la zona de la reserva natural de la fageda d’en Jordà, es el lugar ideal para el senderismo y así lo han entendido en la Garrotxa. Caminando con nuestra guía, Beth de Trescàlia, vimos unas señales amarillas y nos explicó que hay una red de senderos que, además de por la comarca de la Garrotxa, discurren por las comarcas vecinas de l’Alt Empordá y el Ripollés con más de 32.000 kilómetros señalizados. Se trata de la red de senderos Itinerànnia que cuenta incluso con una app para móvil.

Si lo tuyo es andar, también puedes recorrer la Vía Romana del Capsacosta, el Camino Real de Vic a Olot, el Camino de Santiago y otras rutas dentro del parque sólo o con guías oficiales –recuerda que si vas en grupo no se puede entrar sin guía en el parque–. Puedes ver toda la información en la página oficial de turisme Garrotxa.

girona garrotxa parque natural zona volcanica senderismo

¿Que prefieres las dos ruedas? Puedes recorrer la vía verde Olot Girona y otras rutas señalizadas… Aquí no podemos dar muchos consejos porque, ya sabes, la bici no es lo mío.

Otra cosa que nos comentaron y que, por temas de tiempo, no pudimos hacer fue sobrevolar el parque en globo. Sin duda, la mejor forma de descubrir los conos volcánicos y confirmar que sí, que hay volcanes en la península.

Turismo rural en la Garrotxa

Como comentaba, la comarca de la Garrotxa se ha mantenido bastante aislada durante mucho tiempo y el turismo ha llegado de forma paulatina. De esta forma, los propios habitantes de la comarca han ido gestionándolo y abriendo casas y apartamentos rurales en antiguas construcciones en los que casi todo lo que hay –desde la ropa de cama al desayuno– se ha producido en la región. Los garrotxinos se han tomado muy en serio el proteger lo suyo y, gracias a eso, fueron los primeros en obtener la carta europea de turismo sostenible.

girona garrotxa hotel vall de bas masia

Además de las casas rurales también encontramos un fantástico hotel en mitad del parque natural, en Joanetes, el hotel Vall de Bas de cuatro estrellas. Llegamos de noche y desde la terraza al jardín de nuestra habitación –todas las habitaciones tienen una que te hace pensar que estás en una pequeña casa en mitad de la naturaleza– sólo se veían las luces de la piscina y las ovejas luminosas, las lámparas del jardín son ovejas de tamaño real. A la mañana siguiente el amanecer nos mostró el Puigsacalm entre la niebla que poco a poco fue levantándose.

La tranquilidad que se respiraba no podía ser más adecuada para reponer fuerzas después de una caminata o, como en nuestro caso, después de recorrer los pueblos de la comarca y antes de la caminata que disfrutaríamos al día siguiente. Por cierto, las habitaciones son personalizables y también hay duplex en las que pueden alojarse familias completas.

girona garrotxa hotel vall de bas habitacion

En el hotel nos explicaron que su filosofía se basa en la proximidad: desde los empleados que son de los pueblos de alrededor, hasta los productos de la cocina que llegan de granjas y cultivos de los vecinos. Deliciosos los embutidos y el pan que sólo encontrarás allí y en alguna pequeña tienda de pueblo.

girona garrotxa hotel vall de bas embutidos desayuno

Hablando de gastronomía y de respeto por lo propio, Beth nos habló de la iniciativa Cuina Volcànica, cocina volcánica. No, ¡no está cocinada en lava de volcán! Varios restaurantes de la comarca se han unido para ofrecer menús confeccionados con producto local y siguiendo recetas tradicionales: canelones, alubias de Santa Pau, patatas de Olot… Algunos los probamos en la Quinta Justa, en Olot.

Mapa de la comarca de la Garrotxa y sus lugares de interés para el turismo

A pesar del poco tiempo que estuvimos en la comarca de la Garrotxa, no se puede decir que no lo aprovecháramos para ver lo más posible. Si en tu caso tienes algo más de tiempo –deberías tenerlo porque te hará falta–, puedes incluir algún punto más en tu recorrido. Para ayudarte, hemos preparado un mapa con algunos lugares de interés turístico de la comarca de la Garrotxa, los que están marcados con el saltarín los visitamos en su momento, los demás quedaron para otro viaje.

Volcanes en la península Ibérica pero también llanuras, montañas, gastronomía, historia, cultura… Sólo podemos dar las gracias a los garrotxinos por haberse mantenido aislados tanto tiempo cuidando de su patrimonio y por dejarnos disfrutarlo ahora.

¿Te quieres ir de viaje a la Garrotxa? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Girona aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en la Garrotxa aquí.
  • Alquila el coche en Girona al mejor precio aquí.
  • La mejor guía de Cataluña aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

2 comentarios

  1. 8 diciembre, 2016 en 01:29 — Responder

    Gran articulo sobre los encantos de nuestra comarca. Te ha faltado el vuelo en globo, que es una maravilla, asi que tienes que volver!! Un abrazo.

    • 10 diciembre, 2016 en 17:36 — Responder

      Hola Francisco y bienvenido al blog 🙂
      No dudes que lamentamos mucho no haber podido sobrevolar la región en globo y que lo tenemos apuntado para sacarnos la espinita algún día 🙂
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *