AsturiasEspañaEuropaGijón

Gijón: mitos, leyendas y cosas que pasan solo en Asturias

  

Si te estás planteando viajar a Asturias y crees que te vas a meter en un anuncio de Central Lechera Asturiana lleno de prados verdes y vacas pastando, te vas a llevar unas cuantas sorpresas. La primera será descubrir que no todo el mundo tiene una vaca ni que están por todas partes. Lo siento, estás en Asturias, no en la India.

En nuestra primera visita express a Gijón ya desterramos la idea de ver vacas por la calle, pero en esta segunda, con más calma, hemos ido descubriendo más mitos, leyendas y cosas que sólo pasan en Asturias, además de conocer un poco más a los gijoneses en particular. Tendrás que ir a visitarles para comprobarlo, pero te vamos adelantando algunas para que no entres en shock al pasar el túnel del Negrón.

Asturias Gijon Sostenible Museu Pueblu Asturies Salto

 

Vacas, vaquines y ciudades sostenibles

Si lo primero que se te pasa por la cabeza preguntarle a un asturiano es si tiene vacas, eso sólo puede ser el principio de una hermosa enemistad… Ya te hemos dicho que aquello no es la India y que, además de ser paraíso natural, también hay ciudades.

Asturias Gijon Sostenible Vaca Prado Verde

Pero unas ciudades especiales, con la etiqueta de sostenible como Gijón, en la que la gente se mueve en bici o en transporte público, recicla, cuida sus tradiciones y que, a pesar de contar con casi 300.000 habitantes, tiene un 85% rural. Del concejo, ¿eh? Que las calles siguen siendo de asfalto y los edificios de ladrillo.

Asturias Gijon Sostenible Iglesia San Pedro Reciclar

El abuelo fue picador, allá en la mina…

… pero hoy el nieto se dedica a la tecnología. Las tiendas y empresas de informática que vimos en las calles de Gijón lo demuestran. El cierre de muchos de los pozos mineros ha hecho que las cosas cambien, así que ya sabes: ni se levantan por la mañana a ordeñar la vaca ni bajan al pozo para sacar el carbón con el que encender la cocina.

Asturias Gijon Sostenible Llagar Sidra Trabanco

En Asturias se reutiliza todo y hoy puedes visitar algún pozo transformado en museo o recorrer un túnel de transporte de mineral mientras vas probando sidrinas –sigue leyendo para descubrir dónde– y cantando el Asturias patria querida en el mismo concejo de Gijón. ¿Te imaginas una piscifactoría de calamares para bocadillos en una estación abandonada del metro de Madrid?

El mundo de la sidra es inescrutable… si no eres asturiano, claro

Cuando vayas a Asturias te van a llevar a tomar unas sidrinas –ni se te ocurra decir sidriña que te mandan a casa de una patada– a las primeras de cambio. No te lo tomes como si te estuvieran haciendo una visita turística. Ellos van mucho. Tanto, que el 90% de la producción de sidra asturiana –y hablamos de ¡10 millones de litros!– se consume sin salir del principado. Si te llevan a tomar sidra no lo hacen por ti, ellos ya iban y tú, o te quedas solo o les acompañas. Nosotros, poco después de bajar del tren en Gijón, ya estábamos en el llagar de Sidra Trabanco. Sí, la que tiene uno de sus llagares en un túnel abandonado.

Asturias Gijon Sostenible Casa Trabanco Escanciar

Otro mito más a desterrar de los asturianos: no todos saben escanciar. ¡Ah! y tú tampoco sabes… y cuando el chorro de sidra te caiga por la cabeza te darás cuenta –al escanciar se mira el vaso, no la botella, y el chorrito es traicionero–.

La conquista árabe no llegó hasta las tierras astures pero aquí, como los beduinos con su taza de café, se comparte el vaso de sidra.

El rito de la sidra
  • ¿Eres de los que pide al camarero que le echen más en la copa? Pues tendrás que morderte la lengua. En Asturias la sidra se bebe a culines, que pueden ser largos o cortos pero siempre culines aunque el vaso sea bien grande. No le pidas al escanciador que te lo llene porque puede sacar el carácter minero y estamparte la botella.
  • Se toma de un trago según te lo dan. Olvídate de las charlas de barra de bar con la caña o la cerveza en la mano como si fuera la varita de un director de orquesta. En Asturias, cuando te dan el vaso con el culín de sidra, te callas y te lo bebes.
  • Pero ojo, no te lo bebes todo porque el vaso es comunitario y la higiene es importante. Siempre hay que dejar un poco que se tira al suelo para limpiar las posibles babas, que una cosa es compartir la sidra y otra el ADN.
  • Una última advertencia: a base de culines van cayendo botellas –la sidra se pide directamente por botellas, que somos del norte– y, aunque creas que no, llega a emborrachar, más aún a los no iniciados, es decir, los no astures.

Con fabes y sidrina nun fai falta gasolina

La otra pata más conocida de la mesa asturiana es la fabada. ¿Has oído a alguien decir que ha comido mal en Asturias? ¿Y que ha comido poco? Nosotros no vamos a ser la excepción. Pero hay vida más allá de la fabada –y, últimamente, del cachopo–.

Asturias Gijon Sostenible La Salgar Fabes Berberechos

Palabras que te acabarán sonando a las pocas horas de estar en Gijón: espicha y chigre. Que vienen a ser: sidra más comida y sitio para beber sidra y comer. Un asturiano que se precie no queda para hablar tomando un café, se habla con un buen plato de comida, y unas cuantas botellas de sidra. Si hasta se nos ofendió una camarera en un chigre porque le preguntamos si tenía medias raciones o algo pequeño… “Aquí pequeño no tenemos nada” y una mirada entre ofendida y de escanciador enfadado.

Desde las verduras que nos prepararon en Casa Trabanco –después de recogerlas nosotros en su huerto– hasta el arroz con pitu de caleya de La Salgar –uno de los dos restaurantes con Estrella Michelin de Gijón– la cocina asturiana no ha parado de evolucionar en los últimos años y ahora, más que nunca, hay todo un mundo más allá del llenarse el estómago con una rica y enorme fabada: nos comentaron que se estaban “vasquizando”. Aunque describirlo así puede que no le haga gracia a todos los asturianos… Y es que en Gijón se come de maravilla y para que sea más fácil confirmarlo existe el Gijón Gourmet que reúne a varios restaurantes de la ciudad con un menú especial a precio fijo.

Asturias Gijon Sostenible Restaurante Laboral Fabada

Pero, como pasaba con el verde, que no cunda el pánico. Si viajas a Gijón con la idea de comer fabes y cachopo no te va a costar encontrarlas. De hecho, La Salgar tiene en su carta la fabada clásica, además de unas fabes con berberechos, pechuga de gallina y caldo dashi de la abuela. O la clásica, servida en una cazuela, como la del restaurante de La Laboral también estaba de muerte: parecía que tenían secuestrada en la cocina a la abuela del anuncio de lo buena que estaba.

Además de comer bien, también golosos… llambiones en Gijón

Más palabras en asturiano –que no todos lo llaman bable– que oirás en tu viaje a Gijón: llambión. Y es que los gijoneses son llambiones o, lo que es lo mismo, golosos. ¿Por qué si no iba a haber una ruta que reúne a las mejores pastelerías de la ciudad y un “abono” con el que probar su especialidad? Hablo del Gijón goloso y es que, aunque hoy en día sólo queda una fábrica de chocolate en la ciudad –y es de Nestlé– hace años llegó a haber ¡200!

Asturias Gijon Sostenible Pasteleria Arguelles Goloso

Si hace ruido… hace música

Ya dije que en Asturias se reutiliza todo y vaya que lo comprobamos en el Muséu del Pueblu d’Asturies en Gijón con una charla la mar de divertida de la Asociación Cultural Escontra ‘l Raigañu sobre antiguos instrumentos musicales. Desde una sartén hasta una caja o un cesto, pasando por botellas, cucharas, silbatos… si suena puede usarse para animar un baile. Eso sí, siempre que sea un asturiano el que lo haga sonar, porque yo lo intenté con las cucharas y casi sale huyendo todo el mundo de la sala.

Asturias Gijon Sostenible Museu Pueblu Asturies Instrumentos Musica

Pero como pasa con las vacas, no todo es lo que parece, aunque también se usen sus cencerros para animar las fiestas. La gaita, el tambor, la guitarra, la bandurria, el violín, el acordeón, la zanfonia… también suben a los escenarios, que no todo va a ser soplar cuernos, golpear huesos de buitre o girar carracas.

Asturias Gijon Sostenible Museu Pueblu Asturies Zanfonia

Y si hace música… hay fiesta

Y ya que habíamos oído los instrumentos sonando, tocaba que empezara la fiesta en el Muséu del Pueblu d’Asturies. Pero antes, teníamos que prepararnos. Ni te imaginas la cantidad de capas de ropa que llevaban los paisanos de bien por estas tierras. Nosotros lo sabemos bien porque nos las fueron colocando una tras otra –madreñas incluidas, los zuecos de madera– que parecía que nos íbamos a volver a casar. Camisón, medias, ligas, falda, mandil… hasta el pañuelo en la cabeza para Sara, y ropa interior, ligas, camisa, chaleco, faja, chaqueta y montera picona para mí.

Asturias Gijon Sostenible Museu Pueblu Asturies Ropas

¿Qué hay más asturiano que las fabes y la sidra? ¡Nosotros vestidos de asturianinos! Eso sí, los vestidos, hechos por la asociación Escontra ‘l Raigañu, eran fieles reproducciones de los trajes de la época de entre mediados del siglo XVIII y el XIX: sí, hicimos un poco el ridículo pero nos encantó.

Asturias es España y lo demás tierra conquistada

Asturias es España y lo demás tierra conquistada, así podría empezar una conversación sobre historia con un asturiano… y tampoco le faltaría del todo razón al paisano –pronto te darás cuenta de que hay muchos paisanos por estas tierras–, aunque en la época de Pelayo todavía faltara mucho para que existiera España. Por cierto, todo ese tratamiento de Don que le damos a Don Pelayo, en Gijón se relaja mucho, al menos cuando quedan en su plaza quedan en la plaza de Pelayo.

Va a abrir… saldrá el sol

El verde se paga y, aunque la fama de que está lloviendo todo el tiempo es exagerada, sí que es cierto que el sol suele ser tímido en Asturias. Eso nos permitió ver una de las características principales del carácter asturiano: son optimistas por naturaleza. Mientras tú miras al cielo pensando que está cubierto, ellos atisban un pequeño claro azul en lontanza que significa que va a abrir y que la puesta de sol será épica. Pero ese paisano asturiano tiene un punto de humor que no entiendes si de verdad piensa que va a abrir o te está tomando el pelo porque sabe que esa nube hoy duerme en el horizonte… Puestos a no entender, te costará un poco aceptar que los pronombres van detrás del verbo y que cosas como “me voy” o “me gusta” se convierten en un márchome y un “préstame”.

Asturias Gijon Sostenible Hora Azul

Finalmente abre. En nuestro caso una hora antes de coger el tren de vuelta a Madrid, pero qué colores: el verde más verde y el azul más azul que se puedan ver bien iluminados por Lorenzo –que hasta tiene una playa en Gijón, la de San Lorenzo–.

Asturias Gijon Sostenible Sol San Lorenzo San Pedro

Xixón, préstame, ¡ho!

¿Quieres ir de viaje a Gijón? Te ayudamos:

  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Gijón aquí.
  • Alquila el coche al mejor precio en Asturias aquí.
  • La mejor guía de Asturias aquí
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

7 comentarios

  1. 27 mayo, 2016 en 10:42 — Responder

    Olé, me ha encantado chicos! Aun recuerdo todo lo que llegasteis a zampar… así que yo creo que os sentisteis como en casa, además si os quedaban al guante los trajes de asturianinos!
    Un placer compartir finde con vosotros, hasta la próxima!!

    Abrazo!

    • 14 junio, 2016 en 13:03 — Responder

      Muchas gracias 🙂 Una manera de conocer un poco más y romper falsas verdades con un poco de humor. ¡Ah! es que lo de que se come mucho no es ni un mito ni una falsa verdad :-p jajaja
      ¡Un abrazo!

  2. Begoña
    6 junio, 2016 en 23:10 — Responder

    Me encanta que la gente que nos vista hable así de nosotros, de nuestra tierra, de nuestras costumbres y de nuestra gastronomía.
    Sólo un detallín, ye “Xixón, préstame, ho!”.

    • 14 junio, 2016 en 13:05 — Responder

      Hola Begoña y bienvenida al blog 🙂
      Nos ha hecho mucha ilusión que te haya gustado siendo de allí, no sabíamos si le molestarían algunas bromas a los asturianos 🙂
      Gracias por la corrección, ya está cambiado, ho!

  3. […] a los miembros del grupo #GijónSostenible16, Myriam de A Donde Quiera que Vayas, JAAC y Sara de Salta Conmigo, Patri de La Cosmopolilla y Víctor de Machbel. Un placer compartir con vosotros risas, […]

  4. Elvira
    26 mayo, 2017 en 15:12 — Responder

    Una pregunta ¿ por qué pensáis que yendo vestido de asturianos, hicisteis el ridículo?

    • 1 junio, 2017 en 12:13 — Responder

      Hola Elvira y bienvenida al blog 🙂
      Hacíamos un poco el ridículo porque nosotros no somos asturianos y es la típica cosa que hacen los turistas cuando llegan a su destino: vestirse de geisha en Japón, comprar un sari en India, ponerse un sombrero de cowboy en EEUU… Por supuesto, tenemos un respeto enorme a los trajes tradicionales y, en ningún caso, queríamos dar a entender que por vestirnos de asturianos en concreto hacíamos el ridículo. Es por hacer la “guirada”… aunque tenemos que decir que nos quedaban bien 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *