5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Consejos para preparar tu gran viaje, gestionarlo y disfrutarlo

Nuestro gran viaje nos llevó un año por Sudamérica y la Antártida. Hace ya casi dos años que hemos vuelto y, mientras pensamos en el siguiente, aprovechamos nuestra experiencia para darte algún consejo para preparar y gestionar un gran viaje. Seguro que nos faltan muchos, si has hecho un gran viaje nos encantaría que nos dejaras un comentario con tu consejo.

Río Amazonas Amanecer

Ponte una fecha de salida para tu gran viaje

Lo has soñado toda la vida: irte y dejarlo todo. Pero hasta que no te pongas una fecha se quedará sólo en eso, en un sueño. Da igual que sea dentro de un mes, seis meses, un año o 5 años: ponte una fecha. Y recuerda: nunca será el “mejor momento”: tu “zona de confort” siempre te seducirá pero tienes que ser más fuerte… Si es lo que realmente quieres. Porque también existe esa posibilidad, que de verdad no lo quieras. Cuando te pongas la fecha lo descubrirás.

Junto con la fecha del viaje haz una lista de todo lo que tienes que hacer antes de salir y ve añadiendo una fecha tope a cada “tarea”.

Cómo elegir el destino de tu gran viaje

Sí, muchos dicen que en un gran viaje el viaje en sí es más importante que el destino. Nosotros somos mucho más prosaicos que eso. Somos turistas de los de toda la vida y nos gusta conocer los principales atractivos turísticos de los países que visitamos. Llamadnos raros… Entonces, ¿cómo elegir el destino de tu gran viaje? Hay que tener en cuenta todos estos factores:

  • ¿Qué te gusta de verdad? ¿Cuáles son los grandes sueños viajeros que siempre has tenido y nunca has podido realizar por falta de tiempo?

Paraty Paseo Escuna Playa

  • ¿Quieres dar la vuelta al mundo o focalizarte en una zona? En el primer caso podrás conocer culturas muy diferentes entre ellas, en el segundo podrás ver con calma cómo cambia el paisaje y las costumbres, sintiéndote uno más en el destino;
  • ¿Qué presupuesto tienes? Es verdad que hay opciones baratas para viajar en todo el mundo –en nuestra entrada de cómo ahorrar en los viajes lo explicamos– pero el presupuesto de un mes en Australia nunca será igual que el de un mes en India;
  • ¿Qué tiempo hace y qué fiestas hay? Pillar un monzón en el sudeste asiático o el invierno en la Patagonia puede no ser buena idea… También es bueno saber cuándo caen las principales fiestas de los países que quieras visitar, tanto sea por evitarlas, porque todos los precios suban, como para acudir a ellas y reservar alojamiento con tiempo;

Belem Festas Junina Arraia Bailarines

  • ¿Qué tal se te dan los idiomas? Es verdad que no saber inglés no puede ser “excusa” para dejar de viajar a ningún país –de hecho en países como Rusia, Japón o China casi nadie lo habla–, pero siempre viene bien, y a la larga puede ser agotador que no te entiendan. Por eso también nosotros elegimos Sudamérica para nuestro primer gran viaje.

Puedes inspirarte en libros o guías –la de El Mundo de Lonely Planet por ejemplo– o en los viajes de otros –échale un vistazo a estos blogs de viajes de mochileros y grandes aventureros– pero, recuerda: nadie sabe más que tú lo que te gusta. Inspírate pero no te dejes influenciar. Y recuerda también que siempre estás a tiempo de cambiar, ¡para eso están los aviones!

Itinerario de tu gran viaje: cómo prepararlo y por qué hacerlo… o no

Está claro que es bueno prepararte un poco antes de lanzarte a la aventura de tu gran viaje. Saber algo sobre el clima, los costes, los visados necesarios y otros requisitos de entrada de cada país, etc.

Rio de Janeiro Puesta Sol Bahia Desde Pan Azucar

A partir de ahí, puedes hacerte una idea del recorrido que vayas a hacer y ponerte unos objetivos claros sobre algún sitio que quieras visitar pero es muy complicado que puedas cumplir a la perfección tu plan. En eso está lo bueno de un gran viaje: dejarse sorprender, ir a otro ritmo, probar cosas diferentes que no habías imaginado, fiarte de los desconocidos y seguir los consejos de los locales –eso sí, cuidado con los consejos de los mochileros de algunos albergues, que siempre han visto sitios mejores tú–, aprender a improvisar y a ser más flexible… Nosotros nunca habíamos practicado el “slow travel” antes de nuestro gran viaje, pero a las dos semanas de viajar a los ritmos de antes, paramos y entendimos que así no podíamos seguir. Y la ruta que teníamos en mente al principio duró sólo un par de semanas más.

Los Llanos Rancho Grande Anaconda Completa

Sobre todo, muy importante: no te empecines con que el viaje tiene que tener una duración específica. Si te cansas antes, vuelve: nadie te obliga a viajar, hazlo sólo si disfrutas. Siempre hay momentos malos –enfermedades, robos, problemas con alojamientos o transportes, estafas, etc.– y cosas que no entenderás de las culturas que irás conociendo –alguna incluso te aborrecerá–. Hay que tener actitud positiva e intentar romper los prejuicios pero, si no estás a gusto no estás a gusto… Por el contrario, si quieres viajar más y puedes: sigue. Así de fácil.

Maleta o mochila y qué meter

Tu equipaje será también tu casa durante tu gran viaje y le cogerás un cariño que nunca habrías imaginado así que medita bien qué vas a llevar. La primera pregunta es ¿maleta o mochila? Ya le dedicamos un artículo a esta duda existencial. Ahí hablábamos de cómo elegir si llevar maleta o mochila en tu viaje. La respuesta variaba según el tipo de viaje, ya que nosotros, a priori, no tenemos nada en contra de ninguno de los dos tipos de equipaje. Para viajes largos en los que vas a estar llevando el peso del equipaje encima nuestra recomendación es, sin duda, llevar mochila.

Madrid Gran Via Vuelta

Y ahora la segunda “gran” pregunta: ¿qué me llevo? En otro artículo sobre qué meter en la mochila lo contamos. Básicamente es lo mismo que un viaje más corto, de un par de semanas. Porque siempre puedes lavar. La regla principal: no llevar nada “por si acaso”. Siempre (o casi), podrás comprar lo que necesites en destino, y muchas veces será más barato. Cada gramo de peso que dejas de llevar encima le dará un poco más de alivio a tu espalda.

Tu gran viaje solo, acompañado, con amigos o en familia

Nosotros lo tenemos claro, nos gusta viajar acompañados para compartirlo todo: lo bueno –que se multiplica– y lo malo –que se soporta mejor–. Pero muchos viajeros son de otra opinión. Viajar solo te ayuda a integrarte más con los locales y con otros viajeros, con los que incluso puedes recorrer parte de la ruta. Y si eres mujer, sí, puedes viajar sola en cualquier otro país del mundo en el que podrías viajar acompañada. Viajar en familia significa enseñarle a tus hijos cosas que nunca podrán aprender en el pupitre de una escuela… Os aconsejamos leer los blogs de grandes viajeras en solitario y de familias para inspiraros. O leer los libros Viajeras o Viajar con niños: El Manual para Preparar Tus Vacaciones en Familia de la Editorial Viajera.

Japon Fushimi Inari Taisha Kyoto Nosotros

También está la opción de viajar con amigos. Eso sí, elígelos muy bien: llevarse bien tomando unas copas no significa llevarse bien conviviendo, tanto parados en una ciudad como viajando.

Medio de transporte para tu gran viaje: ¿voy en autostop, en autobús, en tren, en bicicleta, en moto, en coche, en barco…?

Nosotros decidimos viajar en transporte público, en ocasiones en autostop, y siempre por tierra por diferentes razones. La primera es que no somos grandes conductores –de ningún medio de transporte– y no pensábamos poder aguantar tanto tiempo. La segunda es que es la mejor forma para moverse como la gente del lugar. La tercera es que es una de las opciones más económicas –aunque moverse por tierra no siempre lo es: a menudo los vuelos son más baratos que ir en autobús para distancias largas–.

Chile Carretera Austral Austop Camion Gas

Pero los que viajan a pie, en coche, en bicicleta, en moto o de cualquier otra forma también os dirán que es lo mejor. Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas. Así que puedes consultar qué han hecho otros viajeros –en la web de Un gran viaje hay una sección dedicada a “grandes viajeros” divididos por medio de transporte– pero, sobre todo, de nuevo, tienes que saber qué te gusta –moverte rápido, el contacto con los locales, ahorrar, llegar a cualquier rincón, disfrutar de cómo cambia el paisaje…– y qué no –cansarte, ensuciarte, moverte lento, poder tener problemas en las fronteras…–.

Camino Santiago Peregrinos Pedro

Prepárate para tu gran viaje: no todo es bueno

Sí, vas a vivir tu sueño, pero un viaje largo no es una vacación y no todos son buenos momentos. Como decía anteriormente, hay que estar preparado para lo malo. Estadísticamente, viajar más tiempo implica tener más posibilidad de que te pase algo malo. Puedes enfermar, te pueden robar, te puedes perder, te pueden estafar…

La actitud es muy importante: hay que intentar, dentro de lo posible, mantener la calma y no dejar que un problema afecte al resto del viaje –lo dice una que no suele conseguirlo, de ahí que me guste viajar en pareja con JAAC que es el que mantiene la frialdad–. Y no perder la confianza en los locales por haber tenido una mala experiencia con uno, o alguno, de ellos.

India Locales

También es importante la “prevención”. Respecto a robos: guardar el pasaporte original en un sitio seguro y llevar copias en papel y en “la nube” y “no dar papaya” como dicen en Colombia, o sea no llamar la atención y no dar la oportunidad a otros para que te roben. En otras palabras: no hacer ostentación de objetos de valor, no dejar nunca la mochila desatendida, sobre todo en sitios como estaciones de autobús y, si se deja en un hostel, por ejemplo, usar una malla con candado.

Respecto a las enfermedades: hay que intentar mantener una alimentación sana y equilibrada en la medida de lo posible, hay que llevar un botiquín completo –y llevarlo siempre: nunca me he arrepentido tanto de algo como de no haberme llevado los antibióticos al trekking al Roraima–, vacunarse –hay que acudir a un centro de vacunación internacional– y hacerse revisiones de todo tipo, incluidas las dentales, antes de salir.

Venezuela Tepuy Roraima Gran Sabana Desde Tope

Seguro para tu gran viaje: por qué nosotros lo recomendamos

Prepararse para los imprevistos es hacerlo anímicamente, previniéndolos y pensando en posibles riesgos para disminuir la probabilidad de que pasen. Pero también es hacerse con un seguro de viaje. El seguro de viaje, por un lado, te da más tranquilidad aunque no te pase nada y, por otro, será tu gran amigo cuando te pase. En nuestro caso, en nuestro gran viaje de un año, usamos el seguro en sólo cinco ocasiones y, aún así, lo amortizamos. Cuatro problemas médicos menores –una infección con fiebre muy alta en Brasil, la infección de muela en Venezuela, un problema que todavía no hemos podido identificar en Colombia y un esguince en Chile– y un robo –de la cámara– en Argentina fueron nuestros peores compañeros de viaje. El seguro siempre respondió bien y rápidamente, para los problemas médicos nunca tuvimos que adelantar el dinero y, en el caso del robo, conseguimos recuperar parte del valor de la cámara ¡en una semana! Con ese dinero pudimos comprar otra.

Chile Puerto Natales Esguince

Nosotros usamos IATI seguros porque nos lo habían recomendado y porque la relación cobertura-precio era la mejor que encontramos y, ya que nuestra experiencia fue positiva, también lo recomendamos –además contratándolo desde nuestro blog en este link tienes el 5% de descuento–. Nosotros contratamos el Estrella, ya que es el que tiene coberturas más altas, con opción aventura y sin anulación –lo compramos justo antes de irnos–. Después han sacado el IATI mochileros, pensado justamente para viajes largos y con más cobertura para robos y aventura incluida –eso sí, las coberturas médicas son algo más bajas, dependiendo del país puede seguir mereciendo el Estrella–. En la web de IATI, después de elegir países y fechas, verás una tabla en la que se comparan todas las coberturas.

Antartida Sara Polar Plunge

Si quieres saber más sobre seguros, tenemos una artículo sobre cómo elegir el mejor seguro de viaje internacional.

Conexión durante el viaje

¿Estar conectado o desconectado? This is the question! En nuestro caso, aún teniendo un blog de viajes y teniendo que actualizar nuestras redes sociales y el mismo blog, tenemos que admitir que, en nuestro gran viaje, nunca compramos tarjetas 4G para nuestros móviles. Aprovechamos el wifi en los hoteles y lugares públicos –estaciones, centros comerciales, etc.– y con eso nos valió. Pero siempre es bastante fácil comprar tarjetas 4G locales o incluso una tarjeta SIM sólo de datos para varios países.

Ecuador Hacienda Uzhupud Prisa Mata

No somos muy familiares pero estábamos en contacto con familia y amigos por email, skype y una vez llamamos desde un locutorio –suele ser muy barato–. Whatsapp es otra alternativa.

También viene bien desconectar para estar más pendiente del viaje y de “tu nuevo mundo” dejando el otro atrás por un rato.

Gestión del dinero en los grandes viajes por el mundo

Sí, hablemos de dinero. Sobre cómo generarlo durante el viaje, hay muchas posibilidades: trabajar en hostales o granjas, dar clases de idiomas, convertirse en freelance y ofrecer servicios de lo que sepas hacer, etc. Nosotros no sabemos mucho de eso porque viajamos simplemente con nuestros ahorros y no generamos dinero durante el viaje. Nuestro trabajo era alimentar el blog –un trabajo que ya nos llevaba muchísimas horas por cierto– y, en ese momento, no nos generaba ningún tipo de ingreso.

Lo que sí podemos comentar es cómo gestionar el dinero. Antes de irse hay que cercionarse de las comisiones de los bancos, tanto en las tarjetas de crédito como de débito, y tanto para sacar dinero como para pagar en las tiendas. Algunos bancos tienen comisiones altísimas: si tienes cuenta ahí piensa en cambiarla o abrir otra. También es bueno tener tarjetas de diferentes tipos (Visa y MasterCard), por si acaso.

Uzbekistan-Som

Siempre hay que llevar dinero en efectivo –unos 300 euros– para emergencias, más en el caso de ir a países donde no es fácil o hay problemas para sacar efectivo. En nuestro caso no solemos cambiar sino sacar directamente en moneda local, para no llevar demasiados euros.

Es muy importante tener el control de lo que se gasta. Nosotros teníamos una hoja de cálculo en la que apuntábamos todos y cada uno de los gastos que teníamos en el viaje, hasta los más pequeños, tanto en moneda local como en euros –con el cambio que habíamos conseguido, no el oficial–. Los diferenciábamos en gastos en efectivo y en tarjeta, para tener también el control sobre el efectivo que nos quedaba en cada momento.

Detalles prácticos para tu gran viaje: dónde encontrarlos

Hay decenas de detalles más que tener en cuenta y que, además, varían de viaje en viaje. Nosotros recomendamos leer el libro Cómo preparar un gran viaje, de Itziar Marcotegui y Pablo Strubell –grandes viajeros que conocimos justo a raíz de comprar el libro– y nos fue muy útil. Ellos dan información por su propia experiencia y la de muchos otros que han conocido. Por cierto, organizan también las Jornadas de los grandes viajes en Madrid y Barcelona: una ocasión genial para inspirarse con grandes viajeros.

Patagonia Saltos Hoteles Mosaico

Gracias al libro pensamos en detalles como hacer un curso de primeros auxilios, dejar un poder notarial, comprar la copa menstrual, etc.

Prepárate para el antes, disfruta del durante… ¿y el después?

El después es duro. En mi caso fue muy duro, puede que porque le tenía miedo ya desde antes de empezar el gran viaje. Ya no te mueves, ya no descubres nuevos sitios, ya no tienes que planificar qué vas a ver sino que tienes que pensar en el: ¿ahora qué? Una sombra que empieza a acechar desde las últimas semanas del viaje…

Tú has vivido muchas cosas pero, aunque haya pasado mucho tiempo, para los demás todo sigue igual y lo tuyo es sólo una anécdota. Te hacen preguntas a las que no tienes ganas de contestar, no te entienden, sus problemas y cuestiones diarias siguen siendo más importantes, como es normal, etc. Eres un extraño en tu propio entorno.

Alepo-GranMezquita

Es muy complicado dar consejos sobre esto. En mi caso diría que no hay que pensarlo antes, para que no te estropee el viaje. Y que después viajes por tu ciudad y los alrededores y busques a otros que han tenido experiencias parecidas, para que puedan comprenderte.

Antartida JAAC Polar Plunge

Pero el consejo más importante es: ¡disfruta mucho de tu gran viaje! Es una experiencia única –aunque no irrepetible, ya verás que te enganchará y querrás repetirla–.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • 17 marzo, 2016 a las 13:50

    Muy buenos los consejos. Felicidades por la entrada que os habéis currado.
    Sobre los medios de transporte, apoyo lo que decís. Cada uno es el mejor a su manera. He probado el transporte público, la bici y el autoestop y de momento no sabría cuál elegir. Depende de cómo quieras que sea el viaje, pues cada uno ofrece experiencias diferentes. Eso sí, la bici pone a prueba tu forma física y mental, y el autoestop la paciencia.

    Un saludo desde Boston!

    • 19 marzo, 2016 a las 11:17

      ¡Hola Irene! Muchas gracias, nos vamos a poner colorados 😉 Lo de la bici nosotros no lo hemos probado nunca (JAAC no sabe montar y yo sí pero en las cuestas tengo que bajar y empujar, jaja), pero el resto sí y cada cosa tiene su punto. ¡Disfruta de Boston!