ÁfricaTanzania

Safaris en Tanzania por los parques naturales

  

Agarra bien fuerte la cámara porque los caminos son de tierra y el coche no parará de saltar. Los safaris en Tanzania te mostrarán cosas que sólo imaginaste de niño, pero la vida salvaje pasa muy deprisa y no siempre tendrás una segunda oportunidad para hacer esa foto increíble. El lago Manyara, el Serengueti o el cráter del Ngorongoro te transportarán a un documental en el que puedes elegir dónde enfocar y dónde colocar la cámara en cada momento.

Tanzania Serengueti Llanura Paisaje

¿Quién no ha soñado alguna vez con esas llanuras interminables salpicadas de acacias y de kopjes –las “islas de roca”– en África y con sentirse un cazador con cámara de fotos a la búsqueda de un león? A casi todos los niños les gustan los animales, nuestro sobrino de 5 años es capaz de reconocer a casi cualquier ave con una foto, y ese gusto no algo que se vaya perdiendo con la edad. Las visitas a los zoológicos hacen que se pierda la magia: las jaulas, las rejas, los ojos tristes, la falta de espacio… Sensaciones que nos llevan a recordar con más fuerza los documentales y las imágenes de grandes espacios abiertos en los que no hay barreras. Crece así la idea de hacer un safari en África¿dónde si no?– para asegurarnos de que esa naturaleza salvaje es real.

Tanzania Ngorongoro Kopje

Safari fotográfico en África

A pesar de ser un continente y de las infinitas posibilidades de hacer cosas que sus más de 30 millones de kilómetros cuadrados –ni se me pasa por la imaginación ponerlo en campos de fútbol– ofrecen, viajar a África lleva asociado en la cabeza de casi cualquier turista hacer un safari cámara en mano. Dos son los nombres que más resuenan en nuestras cabezas cuando pensamos en un safari fotográfico en África: Serengueti y Masái Mara –o Serengeti y Massai Mara siendo más internacional–. Dos nombres que, curiosamente, son un único parque en dos países distintos. Mientras el Serengueti está en Tanzania, el Masái Mara está en Kenia, una diferencia que a los animales poco les importa y que da lugar a una de las migraciones más espectaculares del planeta. ¿Qué pensarían los más de un millón y medio de ñúes, cebras y gacelas si un funcionario les hicera sacar el pasaporte?

Tanzania Ngorongoro Manada Ñues

Nuestra experiencia fue en Tanzania. ¿Por qué? No sabríamos decir, el boca a boca, la experiencia de alguien que había estado, el precio –más económico en aquel momento que en Kenia–… El caso es que viajamos a Kenia –sí, no me he confundido, viajamos a Kenia para ir a Tanzania– y desde el mismo aeropuerto cogimos un autobús que nos llevó hasta Arusha, la ciudad tanzana de los safaris por excelencia.

Tanzania Serengueti Leona Rugido

Safaris en Tanzania

Podrías pasar una vida en los parques naturales de Tanzania y no te cansarías. Cada día la función es diferente y el león que ayer no apareció hoy viene a saludar; la jirafa se coloca de forma que el sol crea el contraluz perfecto con la acacia; las leonas tienen hambre; las crías de elefante pierden un poco de timidez y se alejan de sus padres… Pero ni teníamos todo el tiempo del mundo ni todo el dinero para pagarlo, los safaris en Tanzania pueden ser desde el más exclusivo lujo a tiendas en campings públicos, en cualquier caso hay que preparar la cartera. Nosotros estuvimos cinco días y visitamos dos de los dieciséis parques que hay en el país: el parque nacional del Lago Manyara y el parque nacional Serengueti, y la zona de conservación de Ngorongoro –que formó parte del Serengueti hasta que se separó en 1959–.

Tanzania Lago Manyara Manada Elefantes

Parque nacional del Lago Manyara

Nuestra primera toma de contacto con la naturaleza africana fue el parque nacional del lago Manyara. Hasta allí llegamos desde Arusha, la “capital” de los safaris en Tanzania, pasando por Mto wa Mbu.

Tanzania Lago Manyara Monos

Ese momento en que el techo del todoterreno se abre y asomas la cabeza emocionado esperando encontrarte con todos los animales al mismo tiempo… y te das cuenta de que las cosas no son así. Los animales aparecen cuando quieren, que para eso eres tú el invitado a su casa. Pero tranquilo, es mejor empezar emocionándose por ver un mono, un impala o una cebra y que la ilusión siga subiendo con jirafas, elefantes e hipopótamos, que ver una leona cazando un búfalo nada más llegar y que luego todo te parezca poco.

Tanzania Lago Manyara Jirafa

El lago Manyara es el parque de los elefantes. Cuando se acerquen al coche te darás cuenta de que, desde el otro lado del foso en los zoológicos, parecen más pequeños, pero son enormes. Esos ojos me transmitieron tranquilidad. Una mirada especial que parece reflejar años de sequías, de migraciones, de lucha con los depredadores… unos ojos que están de vuelta de todo y que tampoco se sorprenden por ver a un pequeño humano dentro de un coche.

Tanzania Lago Manyara Elefante Coche

Parque nacional del Serengueti

El Serengueti es el más famoso de los parques nacionales de Tanzania y casi de toda África. El plato fuerte de cualquier viaje fotográfico. La casa de los cinco grandes de África: el león, el leopardo, el elefante, el búfalo y el rinoceronte. ¿Por qué “grandes”? En realidad es porque son –eran, en los tiempos coloniales– los más difíciles de matar por los cazadores. Ahora son los más difíciles de fotografiar, tanto es así que, después de pasar por Tanzania y por Sudáfrica con el Kruguer todavía no hemos visto un león macho adulto con su melena.

Tanzania Serengueti Leona

El Serengueti es el hogar de los depredadores. Los leones rodearon nuestro coche durante más de media hora mientras se dirigían a beber a una charca. Un par de leonas comían un ñu mientras una decena de buitres esperaban su turno en las ramas de una acacia cercana –siempre hay una acacia cerca–. Un leopardo nos deleitó con sus estiramientos sobre un kopje antes de decidir que con diez coches como espectadores ya era suficiente.

Tanzania Ngorongoro Leopardo

Dormir dentro del parque forma parte de la experiencia. No hay vallas ni muros que mantengan a los animales alejados y, cuando nuestro guía nos dijo que si salíamos por la noche tuviéramos cuidado con las hienas, nos dimos cuenta de que eso no era un zoo. ¿Qué podía hacer nuestra pequeña tienda frente a las garras de cualquier depredador? Y, con la comida que nos preparaba cada día nuestro cocinero seguro que les parecíamos apetitosos

Tanzania Serengueti Leona Comiendo

Zona de conservación Ngorongoro

Si la cima del Roraima era un lugar casi aislado por la dificultad que había en la subida y las pocas personas que hacen el trekking, el Ngorongoro estuvo igual de aislado durante mucho tiempo al tratarse del cráter de un volcán. Dormir en el borde con esa enorme explanada a los pies, sin árboles que impidan ver nada –pero que tampoco dan sombra– pero con lagos salados en los que viven cientos de flamencos es entrar en un documental por la puerta grande. Tan grande como el elefante que se coló en nuestro campamento con la intención de beber algo de agua de los depósitos que hay en los tejados de la zona de cocina y de baños.

Tanzania Ngorongoro Cebras

La experiencia safari definitiva. En un momento puedes ver como las leonas cansadas de comer se alejan de su presa, como los buitres se abalanzan sobre ella sabedores de que las hienas no tardarán en llegar para reclamar su parte. Manadas de búfalos y de cebras atravesando el camino delante del todoterreno como si fuera una migración. Nuestra única escena de caza: un silvercat –un pequeño gato salvaje– atacando a un pájaro.

Tanzania Ngorongoro Lago Flamencos

Viajar por libre a Tanzania

Es posible viajar a Tanzania por libre, nosotros lo hicimos, pero hay que tener en cuenta que es imprescindible conocer los parques: los conductores se comunican por radio para avisar cuando encuentran a un animal, y es obligatorio acceder a ellos con guía oficial. Así que, una vez en Arusha, contratamos a una agencia local para hacer los tres safaris.

Tanzania Serengueti Acacia

Vacunas y seguridad en Tanzania

Estás en una de las zonas menos “contaminadas” por el hombre del mundo. Los animales son los reyes y no son sólo los grandes depredadores, también los mosquitos o las moscas. En el centro internacional de vacunación te explicarán qué vacunas son las recomendables según el viaje que vayas a hacer y la época. Ten en cuenta que la mayoría de las vacunas necesitan alrededor de un mes antes de ser “efectivas”, así que visita el centro de vacunación con tiempo.

Tanzania Serengueti Jirafa Puesta Sol

Da igual cuantas vacunas lleves, siempre es mejor evitar una picadura: un repelente de insectosRelec extrafuerte–, manga larga, mosquitera si es zona de malaria y atención a la mosca tse-tse que suele estar cerca de ñúes y cebras.

Tanzania Serengueti Ñues

Si tu viaje es, como el nuestro, de safari fotográfico la única seguridad de la que debes preocuparte es de que no se estropee la cámara, se quede sin batería o llenes la memoria. Por supuesto, no bajar nunca del coche sin que el guía te lo permita, no sacar mucho el cuerpo por las ventanillas o el techo y seguir cualquier otra indicación que te den.

Tanzania Serengueti Amanecer

En su momento nos recomendaron no salir a la calle en las ciudades grandes, como Arusha, una vez se pusiera el sol porque, según ellos, no eran demasiado seguras, además de no tener mucho que mostrar.

En cualquier caso, como siempre, es recomendable viajar con un seguro de viaje. Echa un vistazo a nuestro artículo el mejor seguro de viajes con nuestros consejos para saber cómo elegirlo. Nosotros viajamos siempre con un seguro de viajes IATI y, por ser lector de SaltaConmigo, puedes disfrutar de un 5% de descuento si lo contratas desde aquí.

  

8 comentarios

  1. 29 mayo, 2015 en 11:56 — Responder

    Este es de esos momentos donde vuelvo a pensar que tengo que preguntaros para que me digáis exactamente a qué sitios no habéis ido todavía! Envidiaca.

    • 29 mayo, 2015 en 19:16 — Responder

      Miles de sitios Dani, hay miles de sitios en los que no hemos estado 😉

  2. Marjorie
    31 mayo, 2015 en 23:11 — Responder

    Unas fotos espectaculares!
    Qué pasada de lugar…
    Besotes

    • 4 junio, 2015 en 22:41 — Responder

      Muchas gracias Marjorie 🙂
      Nos encanta que te gusten las fotos y esperamos que el texto también 🙂
      ¡Un saludo!

  3. […] Safaris en Tanzania por los parques naturales. De SaltaConmigo […]

  4. Naiara
    25 julio, 2015 en 17:53 — Responder

    Hola chicos!

    Que envidia de viajes! Una pregunta, cuánto tiempo estuvisteis en Tanzania? OS acercasteis a la costa?

    Gracias!

    • 27 julio, 2015 en 12:38 — Responder

      Hola Naiara y bienvenida al blog,
      En Tanzania estuvimos sólo una semana… no había tiempo para más con los trabajos y las vacaciones y hubo que hacerlo todo rápido. De hecho, no pasamos por Zanzíbar ni la costa…
      Seguro que tus viajes también nos darán envidia a nosotros 🙂

  5. 3 agosto, 2015 en 00:34 — Responder

    Ay, Tanzania, el Serengueti, sentir que estás dentro de un documental de la 2.. Uno de mis sueños. Me ha encantado. Era una de las opciones que barajaba para este verano pero al final me decidí por el transmongoliano… ¡Para la próxima! Me ha hecho mucha gracia lo de cuando vas con el todo terreno y los animales aparecen cuando les da la gana puesto que es su casa, je je je me ha recordado a cuando fui al corazón de la selva de Costa Rica. Ilusa de mí, entré con miedo al bosque pensando que los jaguares y los monos se iban a lanzar a comerme… Y nada de eso, tienes que tener mucha paciencia y sigilo y con suerte lograrás verlos… (Jaguares ni de coña, esos sí que saben esconderse). Un abrazo de la cosmopolilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *