ÁfricaTanzania

De safari por el Serengueti

  

Las seis de la mañana. No es una hora en la que la gente piensa levantarse cuando está de vacaciones, pero es la hora a la que hemos quedado con Bryson para desayunar. Nuestro primer día durmiendo dentro de un parque natural en tienda de campaña. Hemos dormido en el Serengueti.

El Serengueti es uno de esos nombres que se le quedan a uno grabados en la cabeza. Años de documentales de animales, de ver a los ñúes atravesando la sabana, las leonas corriendo tras las cebras, las puestas de sol con las jirafas a contraluz… Es uno de esos sitios que todo el mundo conoce y su visita puede ser una experiencia o una decepción.

Depredadores esquivos en el Serengueti

La mañana comienza como lo segundo. Tras un par de horas sólo hemos visto herbívoros. El tamaño de los elefantes africanos hace que el todoterreno parezca un juguete. Nos miran con sus ojos sabios, cansados por todo lo vivido, mientras caminan como los señores del parque sin preocuparse por ningún peligro. Su fuerza está en el grupo y en su tamaño. El rey de la sabana no atacará nunca a una manada de elefantes y lo saben.

Tanzania-SafariElefante

Cada uno de los grupos de cebras, búfalos, gacelas, antílopes, impalas… que vemos nos hacen buscar a sus depredadores entre los rastrojos secos. Pero, o nuestros ojos no son capaces de distinguir el color de los leones y las manchas de leopardos y guepardos del amarillo de los tallos secos, o no corren ningún peligro.

Ñúes y cebras

Saludar a los hipopótamos ha sido sencillo. Son animales de costumbres y no se alejan mucho de los ríos o balsas de agua. A pesar de la fama de los depredadores el animal más peligroso de África es el hipopótamo, es el que más humanos mata al cabo del año. Puede ser porque es difícil de localizar al estar casi completamente sumergido y porque, cuando sale del parque, se convierte en una presa tan apreciada que sirve de banquete en muchas de las aldeas situadas alrededor.

Hipopótamos

Todavía no hemos visto carnívoros. La decepción se está instalando en nuestro ánimo después de unas horas dando tumbos por los caminos del parque. En los documentales parece mucho más sencillo ver leones cazando, leopardos paseando por las ramas de los árboles, guepardos echando carreras con las gacelas… pero aquí la cosa se complica. El tamaño del parque es enorme y, a pesar de las radios que llevan los coches para avisarse de la posición de las estrellas de la función, no es fácil localizarlos.

Cebras

Felinos por fin

Bryson para el coche. Señala a la derecha entre la hierba amarilla. Allí está. Nuestro primer felino. Dos leonas que están dado buena cuenta de un ñú. Cuando levantan la cabeza nos muestran sus hocicos manchados de sangre. Hemos perdido la caza, pero la visión del felino colma nuestras expectativas. Es un animal precioso, majestuoso, estamos frente a la reina de la sabana, la verdadera cazadora. A su alrededor, en los árboles, los buitres están esperando su parte. Con sus largos cuellos sin plumas son parte del servicio de limpieza. No son los únicos limpiadores. Un grupo de hienas se mantiene a cierta distancia de la leona. Impacientes pero temerosas.

Leona comiendo

La emoción por verla queda en nada cuando encontramos una leona dando de mamar a sus dos cachorros y jugando con ellos. Una de esas escenas que muestran la cara más amable de estos animales. Unos gatos grandes que cuidan a sus crías. Unos gatos a los que dan ganas de lanzar una bola de lana para que jueguen con ella.

Cachorros de león

Cachorro de león

Todavía se puede subir más. Bryson nos lleva junto con una manada de leones que se dirigen a una balsa de agua a beber y descansar a la sombra de las acacias. Más de media hora rodeados de leones por el camino. La impresión inicial da paso a la inquietud: el techo del todoterreno está levantado y el tamaño de los leones, hembras y jóvenes –todavía no hemos visto a un macho con su melena–, les permitiría sin problemas saltar y meterse dentro… pero la experiencia lo vale.

Manada de leones

La radio da sus frutos. Bryson cambia de rumbo y acelera camino de un kopje, una isla de piedra en mitad de la llanura. Allí nos espera un leopardo en un photocall. Todos los coches han oído la llamada y está rodeado. El dinero que hay en cámaras y objetivos es más de lo que han costado los coches. Venir al Serengueti sin un objetivo digno de un paparazzi no parece una buena idea.

Leopardo

No dejamos escapar la ocasión de disfrutar de los atardeceres africanos. Las acacias y los kopje se recortan contra el rojo del cielo mientras las jirafas con sus largos cuellos buscan su comida en las hojas altas y verdes.

Viajar por el Serengueti es vivir un sueño.

Rugido de leona

No dejes de ver nuestras entradas sobre Tanzania.

  

21 comentarios

  1. 5 marzo, 2012 en 10:11 — Responder

    Visteis de todo, hasta un leopardo, que mira que son dificiles de ver.
    Que bueno el post, chulísimas las fotos y que recuerdos me ha traído. Más o menos vi lo mismo, pero yo estuve en el Masai Mara. 😉

  2. JAAC
    5 marzo, 2012 en 11:29 — Responder

    En realidad lo vimos en dos días y medio 🙂 tampoco vamos a decir que tuvimos tanta suerte… aunque no vimos a un león macho adulto (ni en ningún otro parque tanzano ni en el Kruger de Sudáfrica) ni una escena de caza.
    Muchas gracias por lo de las fotos 🙂
    Da lo mismo el parque al que vayas, todos te emocionan. Otro día hablaré de los paisajes 🙂

  3. 5 marzo, 2012 en 12:32 — Responder

    Si que estais cerca de los animales, creia que estos eran más tímidos, como en España que a la mínima salen corriendo.
    Eso hablanos de paisajes, que deben de ser también fantásticos.

  4. JAAC
    5 marzo, 2012 en 12:36 — Responder

    Hola machbel!

    La verdad es que sí que están cerca. Saben que por mucho coche que tú tengas ellos son las estrellas y que, puestos a pelear, tienen las de ganar, por tamaño o por garras 😉

    Mirar a un elefante a los ojos, estando tú de pie dentro de un todoterreno de los altos, y que tengas que levantar un poco la cabeza la verdad es que impresiona 🙂

  5. Purkinje
    5 marzo, 2012 en 13:04 — Responder

    Uf, alucinante!!! Un viaje similar iba a ser nuestra luna de miel… pero justo coincidió con las revueltas en Kenia y tuvimos que cambiarlo. Nos queda la espinita…

  6. JAAC
    5 marzo, 2012 en 13:08 — Responder

    Qué faena Purkinje 🙁

    Lo bueno es que hay muchos sitios en los que puedes hacer un safari, siempre te quedará el Kruger, el delta del Okavango… A nosotros las revueltas (más las que preveían que las que de verdad hubo) nos estropearon Tibet, pero nos hicieron descubrir Bután. Confío en que vuestro cambio de planes también os llevara a un buen destino 🙂

    Estoy seguro de que lo acabaréis por disfrutar!

  7. conxa
    5 marzo, 2012 en 13:58 — Responder

    Oh no!!! quieres que me muera???

    Sabes que de todos tus viajes,este es el que mas he deseado (y además haré)pero volverte a leer hará que te envidie y odie un poco mas!!!!!

  8. JAAC
    5 marzo, 2012 en 14:38 — Responder

    Hola Conxa!!

    Tenemos que hacer un viaje que te guste más que éste! Yo creo que también influye que lo leíste en orden y de corrido :-p porque anda que no hemos viajado después a sitios chulos…

    Nos dejamos odiar un poco más, pero poco, eh? 😉

  9. Xabier Villanueva
    5 marzo, 2012 en 17:46 — Responder

    Otra de mis asignaturas pendientes y, echando un vistazo en tu blog… son ya unas cuantas!

    Has sacado muy buenas fotos y, viendo caminar esos animales en libertad, me puedo imaginar las sensaciones que llegarías a sentir.

    A seguir saltando!

  10. JAAC
    5 marzo, 2012 en 17:48 — Responder

    Hola Xabier!

    Tú tienes unas cuantas completadas que para mí están pendientes y en el punto de mira!! 😉

    Gracias por lo de las fotos. Es cierto, ver a esos animales al lado del coche sabiendo que son ellos los que están en su terreno y tú eres sólo un invitado al que pueden echar (la zarpa) en cualquier momento… Sólo se puede agradecer poder disfrutar de la experiencia

    Ya te tocará, seguro 🙂

  11. 5 marzo, 2012 en 18:35 — Responder

    Una experiencia increíble!

    Llevo ya unos años que me ronda por la cabeza un viaje a Kenia y Tanzania, pero por varios motivos (entre otras cosas los precios que suponen los safaris), lo voy dejando.. Pero me has vuelto a despertar esas ganas con este artículo..

    Espero no tardar mucho en poder vivir este post en primera persona.

    Una pregunta. Los animales en general se ven relativamente cerca? Porque uno de mis temores es la decepción. Recuerdo haciendo un safari en Sri Lanka que dimos millones de vueltas para ver leopardos.Finalmente los vimos, pero bastante lejos y sino llega a ser por el objetivo de la cámara casi ni me entero.. (Está claro que no es lo mismo que África,pero aún así me da cierto resquemor esa frustración…)

    Un abrazo

  12. JAAC
    5 marzo, 2012 en 20:01 — Responder

    Hola Carol!

    Tú lo has dicho, es una experiencia inolvidable. Lo de los precios sí que es cierto, pero tampoco son tan exagerados. Es mejor contactar con agencias locales que cerrarlo en España. Nosotros contratamos con una agencia de Arusha vía correo electrónico. Buena gente. Bryson, el conductor y guía, era un crack y Simon, el cocinero, nos cuidó mejor que una madre 🙂

    Los animales se ven lejos, cerca y, en algunas ocasiones, demasiado cerca 🙂

    El rinoceronte lo vimos en Ngorongoro muy a lo lejos (luego en el Kruger estuvieron al lado del jeep), el guepardo fue casi una sombra entre la maleza (aunque fuimos capaces de distinguirlo), el leopardo ya ves que estaba cerca y los leones… estuvimos rodeados por una manada!!
    El resto de animales, se acercaban sin ningún problema, mira la distancia a la que está el elefante 🙂

    También te tengo que decir que tenemos bastante suerte con los animales, en India vimos a dos tigres de bengala 😀

  13. 6 marzo, 2012 en 00:29 — Responder

    “Los animales se ven lejos, cerca y, en algunas ocasiones, demasiado cerca :-)”

    jajajaja lo de demasiado cerca también es para pensárselo!

    Sin duda tiene que ser increíble, y al final yo creo que es casi todo un factor de suerte.. Así que espero poder hacerlo más pronto que tarde! Gracias por tu respuesta! 😉

  14. JAAC
    6 marzo, 2012 en 07:59 — Responder

    jajaja Ya te digo que ver al elefante o al león pegados al coche… pero es algo que piensas más cuando el animal se ha ido, cuando está al lado no piensas en otra cosa que en la emoción que se siente 🙂

    En los parques tanzanos hay menos suerte que en otros. Los coches van todos equipados con radio y entre los conductores se avisan. Es más fácil encontrar a los animales con tantos ojos atentos. Eso sí, tienes que tener suerte con tu guía/conductor que sea bueno y que se conozca bien el parque 😐

    Gracias a ti por volver a pasar 🙂

  15. Aran BL
    6 marzo, 2012 en 10:23 — Responder

    Guaaau! Me he quedado completamente impresionada. Era como la peli de El Rey León pero en la realidad jejeje. Tiene que ser super emocionante! Gracias por compartir la experiencia! 😀

  16. JAAC
    6 marzo, 2012 en 10:30 — Responder

    Hola Aran!

    Pues sí que es emocionante, de esas cosas que llevas toda la vida viendo en la tele pero ni te imaginas cómo serán en directo. Por supuesto, los zoos son otra cosa y no valen como entrenamiento para esto 😉

    Gracias a ti por pasarte!

  17. Cool
    7 marzo, 2012 en 07:56 — Responder

    Que suerte!!! visteis al leopardo!!!
    Nuestro viaje por Kenia fue de lo más increible y maravilloso que hemos hecho.
    Es más, ya estamos soñando con Tanzania para repetir la experiencia.
    Pero vimos cientos de leones, guepardos y creo que todos los animales de la sabana pasaron por nuestros objetivos, pero por más y más que buscamos, el leopardo se nos escabulló.
    Espero que la próxima vez no sea tan tímido.
    Un saludo,

  18. JAAC
    7 marzo, 2012 en 08:29 — Responder

    Cool, cientos de leones, guepardos y todos los animales de la sabana… y nosotros tuvimos suerte?? jajaja

    Fijo que algún león macho adulto con su melena al viento pasó cerca de vosotros. ¡Eso es tener suerte! Después de cuatro parques naturales en dos países todavía no lo hemos visto nosotros! 🙁

    Pero venga… te voy a dar un poco de razón 😉 lo del leopardo fue una suerte increíble pero, como he dicho más arriba, por ahora hemos tenido relativa suerte con los animales (lo del macho con melena, 🙁 ). Si hasta vimos dos tigres de bengala en Ranthambore! 🙂

    Suerte la próxima vez! A ver si nos podemos enseñar las fotos que nos faltan 😉

  19. Cool
    7 marzo, 2012 en 11:53 — Responder

    Lo confieso, tuvimos demasiada suerte. Vimos un macho que se acercó tanto a nuestro vehículo que nos tiramos al suelo del susto. Vimos el apareamiento de una pareja de leones durante casi una hora, guepardos cazando, una manada de búfalos persiguiendo a dos jóvenes leones macho… tienes razón, me quejo de vicio 😉 pero siempre queremos más, sobre todo con lo que amamos a los animales… Espero que en Tanzania podamos quitarnos la espinita y compartamos fotos 🙂

  20. JAAC
    7 marzo, 2012 en 11:56 — Responder

    Arg!! De puro vicio!! jajaja

    Ahora somos nosotros los que os odiamos!! jajaja Ni en el Kruger vimos nosotros todo eso :-O

    Sólo podemos conseguir daros envidia con el tigre de bengala y el gran tiburón blanco ;-p

  21. Cool
    7 marzo, 2012 en 16:00 — Responder

    Sip… mucha envidia y de la mala 😉
    Un abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *