5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


¿Quién descifró Enigma? Descúbrelo en este “museo” de Poznan

No pudieron elegir un nombre mejor para una máquina que se encargaba de cifrar mensajes. Una máquina que convertía cualquier palabra en un galimatías de letras ilegible, en un… enigma. La fama le llegó cuando el ejército alemán empezó a usarla para cifrar sus comunicaciones. Durante la Segunda Guerra Mundial, los Aliados interceptaban letras sin sentido que, a pesar de que sabían que era un código, no eran capaces de descifrar. Romper el código de Enigma se convirtió en una cuestión de vital importancia. Y, aunque los vencedores se han encargado de dejar claro que fueron los ingleses de Bletchley Park quienes lo consiguieron, resulta que todo empezó mucho antes en Poznan, Polonia.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Entrada

Una historia de espías, de matemáticos, de huidas, de torturas… que se mantuvo en secreto durante décadas. ¿Por qué? Porque se consideró secreto de Estado por parte del ejército británico y se “enterró” durante 30 años. Tampoco es que en Polonia se pudiera hacer nada por recordar a estos héroes desconocidos que, en algunos casos, dieron su vida por descifrar Enigma.

Si quieres saber más de ellos, de su historia y de cómo acabaron en Bletchley Park, ven con nosotros a visitar el Centro de Cifrado Enigma en Poznan.

Saltaconmiconsejo


Echa un vistazo a nuestro artículo 9 cosas que ver en Poznan para completar tu paso por la ciudad polaca.

La historia de la máquina Enigma y su rol en la Segunda Guerra Mundial

La máquina Enigma no fue una creación militar, ni con fines militares. Se inventó para cifrar mensajes comerciales. Eran las empresas las que usaban esa extraña máquina alemana con apariencia de máquina de escribir que había sido inventada a finales de la segunda década del siglo XX –la patente es del 23 de febrero de 1918–. ¿Habría pasado desapercibida en la historia si no hubiera sido utilizada por el ejército nazi durante la Segunda Guerra Mundial? Pues, seguramente sí.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Submarino

Esa extraña “máquina de escribir” contaba con tres rotores que se podían configurar en 26 posiciones diferentes, lo que daba un abanico de 17.000 configuraciones. Su uso militar fue aumentando su complejidad, con más rotores, discos, cableado… hasta las ¡159.000.000.000.000.000.000! Llegamos a leer en el Centro de Cifrado Enigma que en algunas de estas máquinas había más posibilidades de combinaciones que átomos en el Universo –estamos casi completamente seguros de que era una exageración que usaron para conseguir más fondos para su desencriptado, porque en el Universo se estima que hay unos 10^80 átomos… y eso son ochenta ceros–.

¿Sabías que…?


Durante los trabajos para descifrar Enigma se construyeron los primeros “computadores”. En realidad no eran computadores, porque estaban diseñados para resolver un único problema, pero fueron el germen de lo que llegaría después. Podría decirse que gracias a Enigma estás leyendo esto… y no solo porque estés interesado en el tema, también porque tu ordenador o tu móvil son un producto de su uso.

El ejército alemán comenzó a usar la máquina Enigma en sus comunicaciones navales en 1926… El resto es historia, aunque la relacionada con su descifrado ha sido secreto de Estado durante gran parte de ella.

¿Quién descifró Enigma? De la Polonia del Biuro Szyfrów al Bletchley Park

Antes de que el ejército aliado pensara siquiera en descifrar ese extraño código que interceptaban sus rádios, en Polonia ya estaban trabajando en ello. Es más, en Polonia se trataba de romper Enigma incluso antes de que se declarara la guerra. Incluso antes de que empezaran a usarla… Bueno, no exactamente. En 1919 se creó en Polonia una sección de criptografía. En 1929, se impartió un curso de criptología en la universidad de Poznan. Y, en 1931, se creó el Biuro Szyfrów, la oficina de cifrado formada por un coronel, ingenieros, profesores y los tres estudiantes de matemáticas más brillantes del curso: Marian Rejewski, Henryk Zygalski y Jerzy Różycki. Cuatro meses después, Marian Rejewski, descifró un mensaje de Enigma por primera vez.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Matematicos

En Poznan se utilizaron métodos matemáticos para descifrar un código. Hasta entonces, eran los lingüistas los que se peleaban con los mensajes en código. Esa aproximación matemática fue la que, años después, continuó en Bletchley Park bajo la supervisión de Alan Turing. Por el camino, los integrantes del Biuro Szyfrów pasaron de Poznan a Varsovia; tuvieron que huir a Bulgaria; después a España, para acabar en París y, de ahí, a Londres. Algunos fueron hechos prisioneros y torturados, otros murieron en escaramuzas y ataques… Los que llegaron a Londres fueron borrados de la historia, junto con todos los que trabajaban en Bletchley Park.

¿Cómo se descifró Enigma?

No es fácil entender cómo se llegó a la formulación matemática de permutaciones y pruebas que llevaba a descifrar el código de Enigma. Nosotros tampoco llegamos a ello ni leyendo todos los carteles. Lo que sí es interesante es saber que la configuración de las máquinas cambiaba cada día. El ejército nazi tenía un libro de configuraciones con cada máquina y cada día se reconfiguraban todas. De esa forma, aunque se rompiera la configuración de un día, al día siguiente los mensajes volverían a ser seguros.

¿Cómo lo rompieron? Basándose en códigos que eran incorporados a todos los mensajes. A partir de lo que se sabía que tenía que estar, se configuraba la máquina para que probara combinaciones hasta dar con la que mostraba lo buscado. Entre esas letras que buscaban estaban “Hi Hitler”, con las que acababan todas las comunicaciones.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Aula

El Biuro Szyfrów

Rejewski preparó la llamada “bomba Rejewski” que probaba combinaciones hasta encontrar la adecuada. Ojo, que la «bomba Rejewski” también era una máquina electromecánica… un primer computador mucho más reducido, pero un comienzo. La teoría matemática utilizada conseguía que se pudieran probar las combinaciones con un razonamiento más allá de la fuerza bruta. Eso sí, por aquellas fechas, las combinaciones todavía eran mucho menos de las que llegó a tener la máquina Enigma militar.

Cuando se llegó al nivel más alto de complejidad, la oficina de cifrado polaca era incapaz de construir las bombas necesarias para descifrar Enigma en tiempo, recuerda que la configuración se cambiaba cada día. Para ese momento, probar todas las configuraciones –una por segundo, 24 horas al día, 7 días por semana– suponía más de ¡5 billones de años!

Por cierto, aunque Rejewski y Zygalski acabaron por llegar a Inglaterra y se establecieron en Londres, nunca trabajaron en Bletchley Park.

Bletchley Park

En Bletchley Park, Alan Turing desarrolló la “bomba Turing” siguiendo los trabajos de Rejewski y el resto de matemáticos polacos, con los que había hablado en Francia en 1940, para acortar más aún los tiempos.

Además de los trabajos teóricos, también trabajó en ese primer prototipo de ordenador, una máquina universal. Fueron sus trabajos en esa rama, la computación, la que le dieron la fama a nivel académico años después.

Las películas y el reconocimiento

Desde 1973 se conocen los trabajos de Bletchley Park y la colaboración polaca. Pero es ahora cuando se está popularizando ese trabajo que, se estima, redujo la duración de la Segunda Guerra Mundial en dos o tres años –eso siendo optimista y pensando que habría acabado con el mismo resultado y no con la victoria de Hitler–. Eso sí, si antes la historia la escribían los vencedores, ahora la escriben los que pagan las películas.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Telegrafo

Si has visto Descifrando EnigmaThe imitation game– y creías que lo sabías todo, estarás pensando “en la pelí no salen polacos…”. Y es cierto. Comentan, muy de pasada, que van a fabricar una máquina basándose en una creada por los polacos, pero ahí acaba todo. No se habla de que el comandante Denniston había viajado a Varsovia para conocer las técnicas usadas por el Biuro Szyfrów, ni que Turing también les había conocido en las afueras de París… Así se escribe ahora la historia.

Eso sí, todos los personajes que aparecen en la película son reales, incluida Joan Clarke –interpretado por Keira Knightley–. Joan Clarke existió, luchó contra las ideas que se tenían de la inteligencia femenina en aquella época y llegó a trabajar codo con codo con Turing. Y sí, él también le propuso matrimonio.

Polonia no se ha olvidado de sus matemáticos y en 2021, concretamente el 25 de septiembre, abrió sus puertas el Centro de Cifrado Enigma en Poznan. En una localización muy especial, donde se impartía aquel primer curso de cifrado entre los alumnos de la universidad. En el lugar, pero en un nuevo edificio, porque el original fue destruido durante la guerra.

El Centro de Cifrado Enigma en Poznan, Polonia

Tenemos que decir que el Centro de Cifrado Enigma en Poznan es una visita de lo más interesante. Fue ahí donde descubrimos todo lo que te hemos contado hasta ahora con sus paneles y su audioguía. Audioguía que, eso sí, hay que decir que acaba por ser un poco agobiante: se conecta por proximidad y no se calla ni un segundo. No estamos hablando de un museo al uso, la historia se cuenta con reproducciones, paneles, elementos interactivos… pero pocos objetos de la época, más allá de una máquina Enigma auténtica de los años 30 del siglo XX. Para nosotros ya era la tercera que veíamos, después de la de las Churchill War Rooms y la del Memorial de Caen.

Que Ver en Poznan Centro Cifrado Enigma

¿Sabías que…?


A pesar de que durante los años de la Segunda Guerra Mundial el ejército alemán construyó y distribuyó cientos de máquinas Enigma, muy pocas han llegado a nuestros días. De hecho, se ha llegado a pagar hasta medio millón de dólares por una de ellas a mediados de 2017. Si encuentras una… ya sabes.

Entramos en la reproducción de una sala de comunicaciones de un submarino alemán, pasamos por el aula en la que se impartía el curso de cifrado –también una reproducción, como hemos dicho, el edificio se destruyó durante la guerra– y descubrimos la existencia de la conferencia de Kabaty –julio de 1939–, donde los polacos informaron a franceses e ingleses de que habían roto el código de Enigma y cómo lo habían hecho.

Orígenes de la criptografía y los mensajes en código

El Centro de Cifrado Enigma no está dedicado solo a la famosa máquina de rotores alemana y a cómo se descifró su código, sino a la historia de la criptografía y del cifrado. Antes de llegar a la zona de Enigma propiamente dicha, aprendimos que los códigos ya se usaban en la antigua Grecia y en la Roma Imperial –uno de los más famosos era el cifrado César, por Julio César–. La pasión que se desató por los cifrados durante el Renacimiento. O que Edgar Allan Poe, además de ser un apasionado de los mensajes ocultos, inventó la palabra criptografía en El escarabajo de oro.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Cilindro Jefferson

Probamos a encriptar y desencriptar mensajes con códigos de sustitución y con claves, incluso con cilindros o discos –un método inventado por Thomas Jefferson y que usó el ejército norteameticano hasta finales del siglo XIX–. Pasamos por el Vaticano, con Sixto V, por la Francia del Cabinet noir y hasta por Egipto. Porque sí, la piedra Roseta se descifró usando técnicas propias de la criptografía.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Sara Descifrando

Incluso aprendimos un poco de código Morse. Bueno, lo justo para enviar unos mensajes en las pantallas interactivas, pero más allá del SOS no sabemos nada… Nunca fuimos Boy Scouts.

La revolución de los ordenadores

La rotura del código de Enigma dio como resultado la creación de las primeras máquinas capaces de resolver problemas. A pesar de ser secreto de estado, su diseño se fue mejorando y se fabricaron los primeros ordenadores. Fue a través de estas novedosas máquinas como consiguió su fama Alan Turing. Porque, como el resto de trabajadores de Bletchley Park, su participación en la guerra fue un secreto de Estado hasta mucho después de su muerte –se cree que se suicidó con una manzana impregnada en cianuro, pero esa es otra historia–.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Ordenadores

También hay una parte del centro dedicada a su desarrollo a lo largo de los años, desde aquellos primeros gigantes que solo sabían tratar con un problema hasta los procesadores de hoy en día. Sin olvidar que los mensajes que se envían entre ellos también van cifrados en muchas ocasiones.

Información práctica de la visita: horarios y precios

El Centrum Szyfrów Enigma está en Święty Marcin muy cerca de donde se encontraba la antigua facultad de matemáticas de la Universidad de Poznan.

El centro abre todos los días del año, excepto los lunes, de 9 h a 18 h –sábados y domingos hasta las 19 h–. El precio de la entrada es de 20 PLN –algo menos de 4,50 €–. Puedes comprar tu entrada en la taquilla o en su página oficial.

Centro de Cifrado Enigma Poznan Sala

¿Cuánto habrían cambiado nuestras vidas si no se hubiera impartido ese curso de criptografía en Poznan en 1929?

¿Quieres viajar a Poznan? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Poznan aquí o a Varsovia aquí o a Berlín aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste en Poznan al mejor precio aquí.
  • Contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí
  • Hazte con las mejores guías de Polonia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Polonia y sáltate las colas aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No hay comentarios