5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


5 maravillas naturales que ver en Venezuela, más allá de las playas

Desde el primer minuto en que mencionamos Venezuela como país a visitar en nuestro viaje por Sudamérica, todo el mundo nos dijo que estábamos locos. Inestabilidad, desabastecimiento, peligro… Unos años después, la situación política no ha cambiado mucho. Sobre todo las ciudades, no se han librado de sus problemas e inseguridad, pero la naturaleza sigue siendo tan exuberante como entonces. Eso fue en lo que nos centramos en nuestro viaje por el país. Intentamos alejarnos de las urbes e ir en busca de esas bellezas de la naturaleza. Y aquí está el resultado de esa búsqueda: las 5 maravillas naturales que tienes que ver en Venezuela. De las playas no hablamos porque, aunque sabemos que las hay también preciosas –la isla de Margarita o el archipiélago de los Roques son joyas del Caribe–, no las pisamos. No somos muy de playa y, además, veníamos de Brasil…

Naturaleza Venezuela Roraima Salto

La naturaleza en Venezuela es cosa seria. Solo por pisar sus grandes parques, surcar sus lagos o sentirse abrumado por sus cascadas ya merece la pena el viaje. Y es que te encontrarás con obras de la naturaleza únicas en el mundo. Ecosistemas que se han mantenido inalterados desde hace miles de años. O la caída de agua más alta del mundo. Por no hablar de un relámpago sin trueno… Antes de que preguntes cuál nos gustó más o de que pienses que los hemos puesto en orden de preferencia, te adelantamos que no: están colocados en el orden en que los visitamos. Todos nos dejaron con la boca abierta y no podríamos ordenarlos de otra forma.

Ponte las botas de trekking, mete el bañador en la mochila y rocíate bien de repelente de mosquitos, las maravillas naturales de Venezuela te esperan.

Saltaconmiconsejo


La naturaleza te convencerá de viajar al país, pero, antes de ponerte con la organización, echa un vistazo a nuestros consejos para viajar a Venezuela.

La Gran Sabana, nuestro primer contacto con la naturaleza venezolana

La Gran Sabana es una zona del Parque Nacional Canaima con una extensión de más de un millón de hectáreas –el parque entero ocupa unos tres millones–. A simple vista, desde los miradores, parece una perfecta pradera, pero no es más que una ilusión. Hablamos de un área bastante desértica en la que pequeñas superficies cubiertas de vegetación engañan desde la lejanía. Ojo, que el hecho de que sea seca en muchas zonas no quita que haya gran cantidad de agua en otras: ríos –con selva de galería en sus riberas y saltos de agua– y humedales.

Naturaleza Venezuela Gran Sabana Mirador Tepuys

Dos son los motivos para visitar La Gran Sabana: la adrenalina y su geología. No pudimos, ni quisimos, resistirnos a vadear el curso de los ríos, a saltar a pozas, a caminar por detrás de cascadas o a dejarnos caer por toboganes naturales. No somos los más aventureros, pero hay que hacer lo que hay que hacer… y aquí lo que hay que hacer es disfrutarlo. De todas formas, los paisajes se disfrutan con solo contemplarlos: el color de la Quebrada de Jaspe, los saltos de agua –el salto Kama, Kamá Merú, el Arapena, Arapena Merú, o el Kawi, Kawi Merú–, los miradores –como el de la piel del abuelo–… Y, por supuesto, la proximidad de los inmensos tepuys.

Naturaleza Venezuela Gran Sabana Quebrada Jaspe

¿Sabías que…?


La palabra tepuy proviene del idioma pemón, oriundo de la zona, y significa literalmente montaña, aunque hay quien lo traduce como “morada de los dioses” porque los pemones los consideraban sagrados y el hogar de sus deidades.

Naturaleza Venezuela Gran Sabana Cascada

Te lo contamos todo en nuestro artículo La Gran Sabana, el hogar de los tepuys en Venezuela.

Roraima, la montaña de Up y de El mundo perdido

Si has visto la película Up, has visto el tepuy Roraima. Ese extraño monte con cima plana surgiendo entre las nubes que aparece en la película de animación de Pixar existe. Si has leído El mundo perdido de Arthur Conan Doyle –si, el de Sherlock Holmes–, también conoces el tepuy Roraima. Ese lugar con un ecosistema que ha estado aislado durante miles de años y ha permanecido olvidado del resto del mundo donde sobreviven los dinosaurios también existe y también está en Venezuela. Vale, lo de los dinosaurios fue una licencia del novelista… Tendrás que “conformarte” con minúsculas ranitas negras únicas en el mundo.

Naturaleza Venezuela Roraima Kukenan

Toda la zona de La Gran Sabana está llena de estas formaciones geológicas, los tepuys, pero el Roraima es el más famoso de ellos. Además de ser el más alto –2.800 msnm–, es el único al que se puede subir sin formar parte de una expedición de aventura.

Naturaleza Venezuela Roraima Tope

¿Sabías que…?


A pesar de lo que pueda parecer, los tepuys no son “montañas”. Es el suelo a su alrededor el que ha sido erosionado y ha bajado su nivel. La cima de los tepuys es de un material más duro y, al no erosionarse, ha protegido al resto del monte y mantenido su altura.

Naturaleza Venezuela Roraima Tope Sara

Nosotros lo hicimos con un trekking de seis días que nos llevó a donde poca gente ha llegado. El objetivo merece la pena y es recompensa suficiente, pero no creas que el camino es sencillo: ríos caudalosos, rocas sueltas, barro, un etapa con un desnivel de un kilómetro de altura entre la selva y mucha humedad. Echa un vistazo a nuestro artículo Trekking al monte Roraima, ¿sí o no? para saber en lo que estás metiendo.

El Salto Ángel, la caída de agua más alta del mundo también está en Venezuela

Es probable que, si te pedimos que pienses en Venezuela, el Salto Ángel sea una de las cosas que primero te vengan a la cabeza. Lo que es menos probable que tengas en mente es que hablamos de 979 m de caída de agua –807 m en un solo tramo–, la caída de agua más alta del mundo. El origen de semejante maravilla de la naturaleza es otro tepuy, concretamente el Auyantepui.

Naturaleza Venezuela Salto Angel

¿Sabías que…?


El nombre pemón del salto es Kerepakupai Vená, salto del lugar más profundo. No creas que los conquistadores en su afán evangelizador le cambiaron el nombre en el siglo XVI. El nombre de “Salto Ángel” se debe al aviador estadounidense James C. Angel que lo sobrevoló por primera vez.

Para llegar hasta el Salto Ángel hay que sobrevolar parte del parque nacional hasta la población de Canaima y, desde allí, remontar el río en barca hasta el pie del tepuy. Para acabar con una caminata en mitad de la selva hasta el mirador donde sentir la fuerza de la caída del agua haciendo que vibren las costillas.

Naturaleza Venezuela Salto Angel Abajo

En nuestro artículo Salto Ángel, la catarata más alta del mundo te damos más detalles y consejos a la hora de contratar tu excursión, además de contar nuestra experiencia.

Los Llanos venezolanos, los humedales llenos de vida

Si te decimos Los Llanos venezolanos seguramente no sepas de qué hablamos. Pero si te decimos que es el paisaje del Pantanal brasileño, probablemente te vayas haciendo una idea. Una enorme llanura inundable en la que la vida salvaje se encuentra en todas partes. Nuestra experiencia no pudo ser más cercana: pasamos unos días en Rancho Grande con el señor Ramón y su familia.

Naturaleza Venezuela Los Llanos Atardecer

Desconexión completa del mundo, el rancho tenía un motor para generar electricidad, pero nada de internet ni casi señal de teléfono. Excursiones por la mañana y por la tarde. Anacondas, pirañas, iguanas, delfines, nutrias, tortugas, capibaras, tapires, osos hormigueros, tucanes, monos aulladores… y muchos más animales que no sabíamos ni que existían y que nos tuvieron los cuatro días con los ojos abiertos como platos no queriendo perdernos ni un detalle. Ni en los safaris en África habíamos visto tanta vida.

Naturaleza Venezuela Los Llanos Caiman

Lee nuestro artículo sobre Los Llanos venezolanos para emocionarte tanto como nosotros y asegúrate de visitarlo en tu viaje por Venezuela.

El relámpago del Catatumbo, la luz sin sonido

En el lago de Maracaibo se produce un fenómeno único en el mundo: un relámpago sin trueno. El truco de contar cuántos segundos pasan desde que se ve la luz hasta que se oye el sonido para ver si la tormenta se acerca o se aleja pierde todo el sentido: el relámpago del Catatumbo no tiene sonido. No se sabe exáctamente a qué se debe el fenómeno, nos comentaron que podía ser por el petróleo y los gases que se encuentran bajo el lago y por la acción del sol y las cordilleras que lo rodean, pero ningún estudio ha dado una explicación definitiva.

Naturaleza Venezuela Lago Maracaibo

Según nos comentaron, es relativamente fácil de ver: sucede entre 250 y 300 noches al año. Tanto, que la NASA la ha declarado “capital mundial de los relámpagos”. Relativamente, porque la noche que fuimos nosotros hubo relámpagos, pero con sus truenos correspondientes. Vivimos una bonita tormenta desde nuestro palafito en el lago de Maracaibo. Eso sí, solo por el amanecer ya merece la pena ir, aunque haya sonido. La excursión, además de la noche en el lago, incluye un recorrido en barca y unas cuantas visitas desde Mérida. Date una vuelta por nuestro artículo sobre el relámpago del Catatumbo para conocer más detalles. Además, desde Mérida puedes disfrutar de otra maravilla natural del país: los Andes venezolanos.

Naturaleza Venezuela Lago Maracaibo Amanecer

Ya ves que la naturaleza fue generosa con Venezuela, no todos los países pueden presumir de semejantes maravillas de la naturaleza.

¿Te quieres de ir de viaje a Venezuela? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Venezuela aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Caracas.
  • Alquila el coche en Venezuela al mejor precio comparando entre varias compañías aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Venezuela aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios