5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com


La visita al recinto modernista del hospital de Sant Pau en Barcelona

El modernismo catalán no solo construyó grandes casas burguesas y fastuosos templos religiosos. El conjunto modernista más grande de Europa –incluyendo los distintos “modernismos” europeos, del Liberty al Jugendstil, pasando por el Art Nouveau o la Secesión vienesa– es nada más y nada menos que ¡un hospital! Hablamos del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau en Barcelona. Pabellones médicos rodeados de jardines y conectados entre sí por túneles subterráneos que muestran, una vez más, que la funcionalidad no está reñida con la belleza. Como no podía ser de otra forma, esta obra de Lluís Domènech i Montaner es Patrimonio de la Humanidad UNESCO. ¿Cómo podíamos dejar de visitarlo, restaurado a su diseño original?

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Salto

En sus más de 80 años de uso hospitalario, fue testigo directo de la evolución de la medicina y acogió grandes hitos de la cirugía en España, como el primer trasplante de médula ósea, en 1976, y el primer trasplante con éxito de corazón, en 1984. Fuimos al Hospital de la Santa Creu i Sant Pau en Barcelona por su arquitectura modernista y, de regalo, acabamos conociendo más de la medicina y de la propia institución, con más de seis siglos de historia. ¿Te animas tú también?

Saltaconmiconsejo


Una vez que te convenzas de visitar el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, deberías acercarte también al resto de edificios modernistas de Barcelona que no puedes perderte. Y, como no sólo de arquitectura vive el hombre, echa un vistazo a nuestra ruta de fin de semana en Barcelona o las 60 cosas que hacer y que ver en Barcelona.

La visita al hospital Sant Pau de Barcelona: dónde está, entradas, horarios, precios…

Lo primero que tienes que tener claro es que el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona sigue en activo en un edificio contemporáneo. Así que no te extrañe si, al buscar en Internet, encuentras información sobre citas médicas, especialidades, urgencias… Lo que tú quieres visitar es el Recinto modernista de Sant Pau, la obra de Lluís Domènech i Montaner.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Tejas

El Recinto modernista de Sant Pau se encuentra en la calle Sant Antoni Maria Claret número 167. Para llegar hasta allí puedes usar la línea 5 de metro –parada Sant Pau | Dos de Maig– o las líneas de autobús H8, 19, 47, 117 y 192. Eso sí, como siempre, puedes preguntarle a Google Maps que sabrá decirte cómo llegar desde el sitio en que te encuentres.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Panoramica

Hay varios tipos de visitas/entradas: desde la libre hasta la guiada, pasando por grupos, con audioguía y hasta una familiar, tienes toda la información en su página oficial. El precio de la libre es de 15 € y el de la guiada –solo los fines de semana y festivos a las 11 h en castellano y a las 12:30 en catalán– de 20 €. La audioguía tiene un coste de 4 €, aunque, debido a la COVID-19, el servicio de préstamo está cancelado temporalmente.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Cupula Pabellon

Abre todos los días del año excepto los lunes laborables y el 25 de diciembre. El horario es de 10 a 14:30 de martes a viernes y de 10 a 17 fines de semana y festivos. Eso sí, ten en cuenta que la taquilla cierra media hora antes y ya te decimos que en 30 minutos no podrás verlo todo.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Pasillo

Entrada gratuita al Recinto modernista de Sant Pau y visitas guiadas

El Recinto modernista de Sant Pau ofrece entrada gratuita tres veces al año: el 23 de abril, Sant Jordi, el 24 de septiembre, La Mercè, y la Noche de los Museos. Esos días podrás entrar gratis, pero no se realizan visitas guiadas.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Salida Tunel

Saltaconmiconsejo


Si no vas a viajar a Barcelona en uno de los días gratuitos, todavía puedes ahorrarte parte de la entrada con la Barcelona Card. El Recinto modernista de Sant Pau solo tiene un descuento, pero hay muchos museos y atracciones con entrada gratuita, además de incluir el transporte público en la Ciudad Condal. Mira aquí los precios y echa cuentas.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Sala Dia

Más allá de los fines de semana, también es posible hacer una visita guiada al Recinto modernista de Sant Pau con una empresa externa –aquí puedes ver precios y horarios–. Ahora mismo, como el servicio de audioguía, está cancelado por la pandemia, pero esperamos que pronto vuelva a estar disponible.

Un poco de historia del hospital de la Santa Creu i Sant Pau (el viejo y el nuevo)

Como decíamos al principio, además de disfrutar de la maravilla arquitectónica diseñada por Lluís Domènech i Montaner, la visita al hospital de la Santa Creu i Sant Pau nos descubrió la historia de la propia institución. Historia que se remonta al año 1401.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Gargolas

El antiguo hospital de la Santa Creu

Fue entonces, 1401, cuando se colocaron las primeras piedras del hospital de la Santa Creu en el barrio del Raval. El centro estaba dirigido por la “Muy Ilustre Administración” compuesta por dos canónigos y dos seglares elegidos por el Capítulo Catedralicio y el Consejos de Ciento. La MIA sigue gestionando el hospital, hoy lo forman el Obispado, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya.

¿Sabías que…?


Aunque hablamos de principios del siglo XV, en la Barcelona medieval ya había seis pequeños “hospitales” de titularidad privada, de la Iglesia o del gobierno municipal: el Hospital d’en Pere Desvilar, el Hospital d’en Marcús, el Hospital d’en Colom, el Hospital d’en Vilar, el Hospital de Santa Eulàlia y el Hospital de Santa Margarida.

Los ingresos para mantener el hospital llegaban en forma de privilegios otorgados por reyes y Papas. Te mencionamos dos de ellos, uno por lucrativo y otro por curioso. El primero, de 1405, era el de heredar los bienes de las personas que morían sin testamento o descendencia legítima. El segundo, llamado de las comedias y concedido por Felipe II en 1587, otorgaba derecho exclusivo de las representaciones teatrales en Barcelona. Las obras se representaban en un teatro de la Rambla que todavía hoy existe con el nombre de Teatre Principal.

Hospital Santa Creu Raval Biblioteca Catalunya

Aquel primer recinto se mantuvo en activo cinco siglos de manera ininterrumpida. A principios del siglo XX se levantó el nuevo complejo modernista. Del original, muestra de arquitectura de estilo gótico civil, las antiguas salas de hospitalización hoy acogen la sede de la Biblioteca de Catalunya.

La idea de Lluís Domènech i Montaner

En 1901, Lluís Domènech i Montaner recibe el encargo del proyecto. Durante diez años –no lo presentará hasta 1911–, estudia las últimas propuestas en arquitectura hospitalaria documentándose sobre más de 200 hospitales de todo el mundo. Vamos, que aunque tardó, no se puede decir que perdiera el tiempo. De hecho, el proyecto final constaba de siete volúmenes que se trasladaron en una caja de madera hecha a medida.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Jardin

¿Sabías que…?


Cuando, en 1890, el hospital de la Santa Creu compró los terrenos, eligió alejarse más aún de la ciudad. ¿Más aún que quién? Pues que Josep Maria Bocabella quien, en 1881, había adquirido otros para levantar el templo expiatorio de la Sagrada Familia. Las obras del primero comenzaron en 1882 –Gaudí se hizo cargo en 1883– y las del hospital en 1902. Desde 1926, la avenida Gaudí une ambas joyas del modernismo catalán.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Sagrada Familia

Su hospital de la Santa Creu i Sant Pau constaba de 48 pabellones rodeados de jardines y conectados por galerías subterráneas. Combinaba las ideas higienistas de la época y del modernismo catalán: amplios espacios, grandes ventanas y aire circulando. Organizaba los pabellones en dos zonas: para enfermedades infecciosas y no infecciosas, ambos, además, divididos en zona para hombres y zona para mujeres.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Maqueta

La puesta en marcha

El 30 de junio de 1916 llegaron las seis primeras pacientes al hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Ocuparon el pabellón del Sagrado Corazón, que más tarde se llamaría de Sant Salvador. El resto del complejo estaba aún en obras, con lo que ese primer pabellón funcionaba casi como un pequeño hospital independiente con un equipo formado por un jefe de servicio, dos médicos, cuatro practicantes y cuatro sirvientes. De los cuatro practicantes, uno vivía en el mismo pabellón y estaba de guardia permanente. Y sí, siendo un hospital religioso, también había un cura y seis hermanas.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Pabellon Sant Rafael

Para ese 30 de junio de 1916, y durante bastantes años más, el personal tenía que coger el tranvía y caminar más de medio kilómetro por la calle Dos de Maig, calle que, en la época, no estaba iluminada. Los médicos y practicantes que trabajaban en el nuevo hospital recibían seis pesetas al mes por gastos de tranvía, excepto el que vivía en el pabellón. Las enfermas llegaban al hospital –acompañadas de una enfermera o de una criada– desde el edificio del Raval en una tartana.

De la Guerra Civil a hoy

Durante la Guerra Civil, la Generalitat de Catalunya confiscó el hospital y cambió su nombre a Hospital General de Catalunya. Además del nombre “principal”, también se eliminaron todas las referencias religiosas de los pabellones. Hasta ese momento, cada uno recibía el nombre de un santo o de una Virgen –Sant Salvador, Sant Rafael, la Purísima…–, que fueron sustituidos por números.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Santo

Después de la guerra, modernizaciones y acuerdos –con la Universidad Autónoma de Barcelona– convirtieron al, de nuevo, hospital de la Santa Creu i Sant Pau en referente de la medicina a nivel nacional.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Vista Ventana

En 2009 se trasladó toda la actividad hospitalaria al nuevo complejo. Los pabellones se cerraron y comenzó un proceso de recuperación y restauración del diseño original por el que hoy se pasea.

El recinto modernista patrimonio de la UNESCO: qué se visita

De los 48 pabellones que formaban parte del proyecto de Lluís Domènech i Montaner, solo se llegaron a completar 27, no todos según el proyecto original. Hoy en día se visitan varios de ellos y el edificio administrativo y de recepción, además de algunos túneles y el jardín. No vamos a entrar en detalle en lo que encontramos en cada uno de estos espacios. Solo diremos que, además de la propia historia del hospital de la Santa Creu i Sant Pau y de la obra arquitectónica, también se explica la evolución de las pruebas médicas en la primera mitad del siglo XX.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Instrumentos

Lo más espectacular, sin duda, es la arquitectura del complejo. La simetría de la organización espacial de los pabellones y su propia forma tanto exterior como interior; las llamativas tejas coloreadas que cubren sus techos; las imágenes de los santos a los que están dedicados los pabellones; las esculturas de los ángeles –símbolo tanto de vida como de muerte–; las gárgolas; los escudos de sus fachadas; los mosaicos… No vas a saber dónde mirar porque vas a querer mirarlo todo.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Angeles

¿Sabías que…?


Como si se tratara de la catedral de Chartres, la fachada del hospital de Sant Pau se ilumina con un vídeo mapping en Navidad. Es La luz de Sant Pau en el que se juntan la luz, el color y la música del 21 de diciembre al 6 de enero, de 18 a 22 h.

Túneles, salas y pabellones

La visita comienza por la sala hipóstila –de columnas casi como si fuera la cripta de una gran catedral– y la red de túneles de comunicación.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Sala Hipostila

La idea de ocultar toda la logística de un hospital a los ojos de los pacientes nos parece un avance incluso más de un siglo después de su proyecto. Pacientes que podían pasear cómodamente por el jardín sin cruzarse con carros llenos de ropa o de comida, o con camillas, además de soterrar los conductos eléctricos, tuberías y demás servicios. Brillante. No se puede decir que el arquitecto no aprovechara sus diez años de documentación.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Tunel

El siguiente espacio se ha convertido en una sala de exposiciones que aloja el “museo” del Recinto modernista de Sant Pau. Proyecciones de los dibujos creados con los azulejos, muestras de las esculturas de los ángeles, una maqueta del proyecto completo… La introducción perfecta a lo que llega.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Museo

Tuvimos la oportunidad de visitar varios pabellones. Entre ellos, uno totalmente restaurado al diseño original, incluso con las camas que diseñó el propio Domènech i Montaner: el pabellón de Sant Rafael. Y uno que se ha vaciado de reformas modernas, dejando la estructura del edificio según estaba, sin restaurar, para mostrar el volumen y las modificaciones que sufrieron a lo largo del tiempo, el pabellón de la Purísima.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Pabellon Purisima

El edificio administrativo y recepción

El majestuoso edificio que se abre al cruce de las calles Cartagena y Sant Antoni Maria Claret, que oculta la simetría trasera, es el edificio administrativo y recepción. Será lo primero que veas desde el exterior, pero lo último que visites en tu recorrido. Después de los pabellones, los túneles y el jardín entramos en él por su puerta trasera.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Fachada

Lo primero que nos dejó sin palabras fue la escalera del vestíbulo. La luz natural es una de las máximas del modernismo y entra en el edificio a través del vitral del cupulino de la escalera. Nueve bóvedas en el techo sobre columnas de piedra y mármol y una central con los escudos de Barcelona y Catalunya, la cruz de la catedral de Barcelona y la de Sant Jordi y las fechas de construcción. Vamos, que motivos para mirar arriba no te van a faltar. Y, si subes, tendrás una panorámica perfecta de los pabellones y los jardines desde sus ventanales.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Escalera

Pero la joya de la corona es la sala Domènech i Montaner de casi 18 metros de altura. Esculturas, mosaico, cerámica en relieve, pintura… un compendio del modernismo.

Hospital Santa Creu Sant Pau Modernista Sala Domenech Montaner

Porque no todo el modernismo de Barcelona son casas burguesas ni iglesias, ni es obra de Gaudí ni, sobre todo, está lleno de turistas.

¿Quieres visitar el Recinto modernista de Sant Pau en Barcelona? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Barcelona aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Barcelona aquí.
  • Contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí.
  • Las mejores guías de Barcelona aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Barcelona aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios