5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

La villa romana de Veranes: el esplendor del Gijón romano

En Asturias, allá donde los musulmanes encontrarían un obstáculo insuperable, los romanos triunfaron como en todo el resto de la Península Ibérica. El pasado romano de Gijón se muestra en todo su esplendor en la casi desconocida villa romana de Veranes que, en su momento, estaría a la altura de las más ricas de Pompeya o de la misma Roma. Grandes patios, enormes edificios, fastuosa decoración… una muestra del poder de su señor, Veranius. ¡Está claro que los antepasados de Sara sabían lo que hacían!

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Salto

Una curiosidad histórica, puesto que las grandes villas romanas se han encontrado principalmente en el sur de la Península, y una forma de descubrir la vida cotidiana de hace más de quince siglos.

Ave César, vamos a descubrir tu historia en Gijón.

El Gijón romano y la villa de Veranes: un poco de historia

Toda la vida hemos asumido que los astures eran los antiguos pobladores de lo que hoy es Asturias –y de bastante más territorio– pero, ¿quién les dio ese nombre? Pues los romanos. Sí, la historia asturiana está ligada a la conquista romana. Y es gracias a los historiadores romanos, como Plinio el Viejo, que sabemos, por ejemplo, que los astures estaban divididos en 22 pueblos nada más y nada menos.

Los que vivían en el actual territorio de Gijón eran los cilúrnigos, quienes habitaron el castro de Campa Torres. Los romanos llamaron a ese castro Oppidum Noega –si ves alguna camiseta o cartel con la palabra “Noega” en tu paso por la ciudad asturiana, ya conoces su origen–. La llegada de los romanos, y de la pax romana, hizo que ya no fuera necesario defenderse en un castro y propició que sus habitantes se trasladaran a Cimavilla. Más tarde, el nacimiento del puerto de Gijón. En Cimavilla, el casco histórico de la actual Gijón, fue donde los romanos fundaron su ciudad: Gegionem.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Ruinas

Perdón por la “clase de historia”, pero cuando uno visita un yacimiento arqueológico hay que hacer los deberes. Y es curioso descubrir cómo en Asturias la historia romana se ha ido olvidando en el tiempo en favor de la más marketiniana “celta”. Historia celta que, por otra parte, es en realidad más genéricamente indoeuropea que exclusivamente celta. Porque, antes de los romanos, había una mezcla de poblaciones diferentes de origen.

La historia de la villa de Veranes

En la villa romana de Veranes nos empapamos un poco más de esa historia romana gracias a las guías con imagen y sonido con las que volvíamos a ese pasado lejano mientras nuestros pies hollaban antiguas calzadas.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Museo Maqueta

La villa de Veranes se construyó a 12 kilómetros del núcleo de la Gegionem romana. Funcionó desde el siglo I d.C. al V d.C y era un gigantesco complejo agropecuario –con zona residencial, pars urbana, y de trabajo, pars rustica– de más de 3.500 m2. Dado el lujo de la villa, se considera que Veranius debía estar emparentado con el emperador o serle muy cercano. ¿Su función? Desde aquí controlaba la extracción del oro que necesitaba Augusto para su campaña en la Dacia.

Unos corrimientos de tierra en la zona y el declive del Imperio Romano son dos de las causas de su abandono. A partir de la segunda mitad del siglo V, perdió su estatus como centro de poder y quedó restringida al uso religioso con el culto de San Pedro y Santa María. Hasta el siglo XIV fue utilizada como necrópolis –se han encontrado más de 600 tumbas– y, después, se convirtió en nuestro Machu Picchu o nuestra Petra: desapareció de la faz de la Tierra.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Museo Hacha

El descubrimiento de la villa

Bueno, exagero, aunque sí es verdad que muchas de sus construcciones habían desaparecido al ser utilizadas sus piedras para levantar iglesias, casas y castillos, como el de Curiel en Valladolid en el siglo VII. El caso es que “desapareció” de las crónicas y de los mapas hasta que fue “redescubierta” por Don Manuel Valdés, párroco de la iglesia de Cenero y aficionado a la arqueología, a principios del siglo XX.

La primera hipótesis sobre el origen del complejo, por parte de Don Manuel, hablaba de un monasterio… un martillo sólo ve clavos. Pero más tarde se comenzó a pensar en una villa romana, dato que se confirmó en los años 80. El pasado romano de Asturias, y de Gijón en concreto, emergía.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Entrada

La visita al museo de la villa romana de Veranes

Volviendo a los autores romanos, Vitruvio decía que las villas debían situarse cerca de vías de comunicación, pero no al lado. En la ladera de un monte, concretamente a media ladera, y orientadas hacia el sur. Para acabar, lejos de ríos para evitar la presencia de mosquitos –ya eran lo bastante molestos en la época romana como para tenerlos en cuenta a la hora de construir una villa–. Venarius siguió las instrucciones al pie de la letra.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Flora

Nada más llegar a la villa romana de Veranes, descubres el porqué de su localización. Un sitio estratégico que controlaba el mar, con una vista sobre el puerto de Gijón, y la montaña. Bien comunicado, a pocos kilómetros de la urbe –cerca del ramal de la Vía de la Plata que unía Astorga con Gijón–, pero no tan cerca como para que el trasiego de carros y ejércitos molestara al dominus. Y sin mosquitos.

Lo siguiente –o puede que lo primero– que salta a la vista es su tamaño. Sí, ya había dicho que eran 3.500 m2, pero no es hasta que te encuentras allí que “comprendes” la dimensión, y eso que sólo hay una hectárea excavada.

¿Sabías que…?


Alfonso II de Asturias quería un “reino a la romana” y copió la arquitectura de la villa romana de Veranes en san Julián de los Prados, una de las muestras del prerrománico de Oviedo.

Asturias Oviedo Prerromanico San Julian Prados Fachada

El mosaico de la villa romana de Veranes

Los restos arqueológicos visitables corresponden a la pars urbana reformada y ampliada en tres ocasiones a lo largo del siglo IV. Se reconocen la sala de estar o exedra, el comedor o triclinio, los baños o termas, las habitaciones del señor –diaeta, la habitación propiamente dicha, y oecus, el espacio de recepción–… Bueno, se reconocen cuando te lo explican, aunque las termas son muy obvias. ¡Las reconstrucciones ayudan mucho!

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Mosaico

Lo que sí podrás reconocer con facilidad es un enorme mosaico –el más grande de Asturias– conservado in situ, en el oecus, la sala de recepción. Se trata de un mosaico típico del siglo IV sin representaciones humanas, con nudo salomónico, rosa de los vientos, cruces… A pesar de contar con todas las teselas, no se ha podido reconstruir por completo. Los corrimientos de los que hablaba al principio hicieron que las teselas acabaran apiladas a los pies de los peldaños exteriores y no se han conservado los diseños.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Mosaico

El edificio que lo cubre se ha levantado considerando la altura más baja que tendría el original. Sí, es «lo más pequeño posible”. Cuando das la vuelta y te encuentras ante el acceso por el que llegaban las visitas de Veranius, comprendes la intención del arquitecto.

El tamaño del edificio consigue que cualquiera se sienta pequeño frente a él. Más aún porque se aprovecha la ladera del monte para que parezca todavía más alto. Las escaleras de acceso, otro detalle del arquitecto, tienen los peldaños estrechos para que tengas que subir mirando donde pisas –para no acabar rodando con la toga– y, de esa forma, no poder mirar directamente al dominus que esperaba en la parte alta.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes

El resto de estancias estaban decoradas con la misma ostentación –se han encontrado restos y algunos se exhiben en el museo–.

El museo del sitio

Es en el museo donde, además de con la guía, puedes hacerte una idea más completa de la riqueza de la villa. Las maquetas y sobre todo el vídeo ayudan a comprender más fácilmente las dimensiones y la riqueza de las construcciones.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Museo Inscripcion

Se han descubierto materiales de la Galia –la actual Francia– y del norte de África, lo que confirma que el puerto de Gegionem era muy importante en la época romana. Las piezas de cocina –como ollas–, de ornamentación –como collares, anillos, pulseras, horquillas o peinetas– o de ocio –como cuchillos de caza, puntas de lanza o pintura– dan una idea de la vida cotidiana de la villa.

Curiosidades como un hacha neolítica pulimentada, una inscripción en carboncillo en una de las paredes de la villa y una estatuilla de Mercurio –en realidad, sólo del pie, gracias al que se ha determinado quién es, por las alas de su calzado– son las “joyas” del museo.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Museo Mercurio

Viviendo la vida romana en la villa de Veranes

Para acercar la historia romana a los viajeros, se organizan visitas teatralizadas por las ruinas. Incluso la degustación de una “gustatio romana” a base de platos elaborados a partir de recetas originales de los banquetes servidos en las villas señoriales romanas, acompañados del mulsum, una bebida mezcla de vino y especias. La próxima tendrá lugar el 26 de agosto a las 11 de la mañana con un precio de 20 €. Puedes encontrar más información en la página oficial de turismo de Gijón.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Guia

Información práctica de la visita: horarios, precios, cómo llegar

La cercanía a Gijón –sólo 12 kilómetros– hace que sea sencillo llegar a la villa romana de Veranes en transporte público. La ruta de autobús que une Gijón con Oviedo tiene parada en Venta de Veranes y, desde allí, se camina poco más de un kilómetro. Si llegas en tu propio coche, o alquilado –aquí puedes ver precios de alquiler de coches en Gijón–, encontrarás un aparcamiento en la puerta del edificio de recepción. Salida 17 de la autopista AS-II.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Ruinas Flora

La villa romana de Veranes abre todos los días excepto los lunes. Los horarios son de 10 a 15 del 16 de septiembre al 15 de junio y de 10.30 a 19.00 del 16 de junio al 15 de septiembre.

El precio de la entrada es de 2,50 €. Los domingos la entrada es gratuita y también es gratis con la tarjeta Gijón Card.

El recinto de la villa romana de Veranes es totalmente accesible para sillas de ruedas y cuenta con información para ciegos.

Asturias Gijon Villa Romana Veranes Accesos

 

Puedes encontrar más información en la página oficial de turismo de Gijón.

El Gijón romano más allá de la villa de Veranes: Campa Torres y las termas de Campo Valdés

Si estás interesado en el pasado romano de Gijón, no deberías dejar de visitar sus otros dos ejemplos: Campa Torres –el antiguo castro Oppidum Noega que también fue habitado por los romanos– y las termas de Campo Valdés. Nosotros no tuvimos ocasión de acercarnos al primero. Pero sí pasamos por el segundo: las termas de Campo Valdés, en plena ciudad de Gijón.

Asturias Gijon Romano Termas Campo Valdes

El pasado romano de Asturias, y de Gijón en concreto, nos fascinó en la villa romana de Veranes.

¿Quieres visitar la villa romana de Veranes en Gijón? Te ayudamos:

  • Busca tu vuelo más barato a Asturias aquí
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Gijón aquí.
  • Alquila el coche al mejor precio en Asturias aquí.
  • La mejor guía de Asturias aquí
  • Contrata tu tour guiado en Asturias aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios