5% de descuento en tu seguro IATI por ser lector de SaltaConmigo.com

Restaurantes en Cracovia: dónde comer bien en la ciudad

Sí, hay muchas cosas que ver en Cracovia: muchos monumentos, mucho patrimonio y mucha historia. Pero algunos de nuestros mejores recuerdos están ligados a la comida. Nos encantó la comida polaca que probamos en Cracovia, ¡y qué barata es! Te hablamos un poco de la comida típica de Polonia que puedes degustar en la ciudad y luego te recomendamos 8 lugares donde comer en Cracovia. Desde bares de leche a comida callejera pasando por restaurantes de buena categoría.

Polonia Cracovia Chlopskie Jadlo Pierogi Carne

Smacznego! O sea, buen provecho en polaco, aunque no sepas pronunciarlo como nosotros.

La comida típica de Polonia: un cruce de sabores

La comida típica de Polonia es un reflejo de la historia del país: el resultado de una gran mezcla de culturas diferentes. Si Polonia, por su posición, siempre ha sido un cruce de caminos, su gastronomía es un “cruce de sabores”. Influencias del norte de Europa, de Italia, de Oriente, de Rusia… Todavía puedes escuchar hablar de verduras “italianas” en las sopas o de carpas “al estilo judío”. En la página oficial de turismo de Polonia podrás aprender un poco más sobre este tema.

Eso sí, hay una característica común: en general, la comida tradicional polaca es bastante contundente.

Platos típicos de Polonia en los restaurantes de Cracovia

Entre los primeros hay un plato omnipresente: la sopa. A los polacos les encantan las sopas y tienen decenas de variedades diferentes. Una de las más conocidas es la «żurek«, elaborada con harina de centeno y patata. Lleva ajo, salchichas blancas de cerdo –kielbasa– y huevo cocido. A menudo se sirve en un “cuenco” hecho con pan de centeno. También hay sopas de tomate, de setas, de remolacha, de col, de pepinos fermentados…

Polonia Cracovia Chlopskie Jadlo Sopa Zurek

Otro clásico son los pierogi, una especie de empanadillas cocidas que pueden tener diferentes rellenos. Algunos de los más comunes son los de carne y los pierogi ruskie –o sea “rusos”, aunque en Rusia no los conozcan, ¡como la ensaladilla rusa de España!–, con patatas y queso. También los hay de espinacas, de repollo y setas, y ¡hasta dulces! Es un entrante muy típico, así como los placki ziemniaczane, una especie de tortitas de patatas.

Polonia Cracovia Pierogi Bacon

Pero el plato polaco por excelencia es el bigos: un guiso a base de col agria acompañado con diferentes tipos de carne y embutidos, además de setas y ciruelas secas. No es un sabor muy fácil para los no polacos, pero está rico.

Polonia Cracovia Bigos

Entre los platos de carne más típicos están el steak tartar; los deliciosos filetes empanados –kotlet schabowy–; las salchichas –kielbasa– a la parrilla; el pato asado con manzana –kaczka z jabłkami–; el golabki, bolas de carne de cerdo, ternera o pollo con arroz y cebolla envueltas en hojas de col; y muchos más platos a base de cerdo, desde el goulash hasta cerdo con ciruelas o el codillo.

Polonia Cracovia Pod Baranem Golabki

También hay bastantes platos a base de pescado, aunque nosotros no probamos muchos. Los más típicos son los de río.

Entre los postres, en Cracovia te encontrarás mucho con la tarta de queso típica de aquí: la sernik krakowski.

Tipos de restaurantes en Cracovia: los “normales” y los bares de leche

Además de los restaurantes que puedes encontrar en cualquier otra parte del mundo, en Cracovia, como en el resto de Polonia, hay otro tipo de restaurante muy característico: el bar mleczny. En inglés se ha traducido como milk bar y en español como bar de leche.

Los “bares de leche” son un invento socialista de la postguerra. Eran lugares subvencionados por el Estado en los que la clase obrera podía comer cerca del trabajo a precios muy económicos. No servían carne. Servían sobre todo platos a base de verduras o harina y lácteos, de ahí el nombre. Tampoco servían alcohol.

Polonia Cracovia Milk Bar Leche Interior

Hoy en día sí que hay algún plato con carne, pero se sigue sin servir alcohol y siguen estando subvencionados, con lo cual se puede comer a precios muy bajos. En los bares de leche no hay camareros –la comida se recoge en la barra y luego se devuelven los platos– y casi nunca hay menú en otro idioma que no sea el polaco.

Precios y horarios en los restaurantes de Cracovia

La comida polaca está muy rica pero es que además es muy barata, ¡qué más se puede pedir!

En los bares de leche es más que barata, está tirada: puedes comer por 2 €. Pero es que no es raro encontrarse con menús de entre 4 € y 8 € e, incluso en los restaurantes de nivel superior, puedes comer muy bien por menos de 20 €.

Ah, en la mayoría de sitios las raciones son muy abundantes así que, ¡cuidado con pedir demasiado! Sobre todo porque, como decía antes, la cocina polaca es bastante contundente.

Polonia Cracovia Raciones

Respecto a los horarios, los restaurantes no suelen cerrar a mediodía, por lo que se puede comer a la hora que se quiera. Incluso para cenar suelen cerrar bastante tarde para los estándares europeos: sobre las 11, aunque siempre es bueno averiguarlo antes, ¡Google no suele fallar!

Comida callejera en Cracovia

Además de comer en restaurantes, otra experiencia que no deberías perderte es probar la comida callejera de Cracovia. En casi cualquier esquina te encontrarás con carritos de vendedores ambulantes de obwarzanek, una gran rosquilla de una especie de masa de pan espolvoreada con semillas de amapola o sésamo.

Polonia Cracovia Comida Callejera Obwarzanek

Otra comida callejera típica es la zapiekanka, la “pizza polaca”. Se trata de media baguette caliente cubierta con champiñones, jamón, queso, verdura, salsa de tomate y lo que se les ocurra.

Polonia Cracovia Zapiekanka

También puedes probar el queso ahumado típico de Malopolska, el oscypek –que vimos cómo se preparaba en nuestra excursión a Zakopane y su región– a la plancha. Y hay puestos callejeros de pierogi que a menudo se sirven con bacon y cebolla frita encima.

Polonia Cracovia Comida Callejera

Nuestros restaurantes de Cracovia

Éstos son los restaurantes de Cracovia en los que comimos nosotros. Son bastante diferentes pero todos nos gustaron a su manera. Están en el orden en el que los probamos.

Chlopskie Jadlo: restaurante con comida campesina en pleno centro de Cracovia

El restaurante Chlopskie Jadlo, en pleno centro, al lado de la plaza del Mercado, fue nuestro primer encuentro con la comida polaca en Cracovia, ¡donde empezó el idilio!

Lo habíamos encontrado en una guía y el aspecto nos pareció –y lo es– bastante turístico con su “estilo campesino”, pero la verdad es que la comida estuvo genial.

Polonia Cracovia Chlopskie Jadlo Kielbasa Salchicha

Ahí probamos nuestros primeros pierogi de carne, nuestra primera sopa «żurek» en pan, los primeros placki ziemniaczane y nuestras primeras salchichas a la brasa, ¡todo para chuparse los dedos! De postre, tartas de queso y de manzana. Todo por 125 zloty entre los dos, unos 15 € por persona. Que en ese momento nos pareció baratísimo y luego descubriríamos que era bastante caro para los estándares polacos.

Polonia Cracovia Chlopskie Jadlo Placki Ziemniaczane Patata

Dirección: Świętego Jana 3.
Página web: chlopskiejadlo.pl (sólo en polaco).

Smakolyki: comida barata con ambiente moderno

El segundo día descubrimos qué significaba comer barato en Cracovia. El restaurante Smakolyki nos lo recomendó un amigo que había estado hacía poco en la ciudad y nos pareció todo un descubrimiento. Sigue estando en el centro pero justo en el límite de la que fue la muralla. Es un lugar frecuentado sobre todo por estudiantes y gente joven, con pinta un poco hipster. Tiene precios muy baratos, aunque sin llegar a los límites de los bares de leche, pero un ambiente mucho más moderno.

Polonia Cracovia Smakolyki Kotlet Mieloni Filete Empanado

Cayeron más pierogi, en este caso de espinacas y feta; otra sopa żurek, esta vez sin pan; el primer filete empanado –kotlet mieloni, otro plato típico polaco–; unos pyzy, los “gnocchi” polacos; y, como no, una tarta de queso. Todo esto por 52 zloty entre los dos, ¡poco más de 6 € por cabeza! Y sin menú ni nada, pidiendo a la carta.

Polonia Cracovia Smakolyki Pierogi Espinaca Feta

Dirección: Straszewskiego 28,.
Página web: smakolyki.eu (sólo en polaco).

Pod Filarkami: un auténtico bar de leche de Cracovia

Ya era el momento de probar un bar de leche. Hay algunos en el centro que se han “turistizado” un poco y tienen hasta los menús en inglés, por ejemplo el Milk Bar Tomasza. Pero en el que fuimos nosotros, el Pod Filarkami, no había nada en inglés. Sólo un letrero en la pared en polaco. Así que elegimos lo que entendimos: unos pierogi ruskie, unos “gnocchi” con champiñones –kopytka sos pieczarkowym– y otro filete empanado –kotlet mieloni–. Todo por la friolera de 16,5 zloty entre los dos, ¡menos de 2 € por persona!

Polonia Cracovia Pod Filarkami Kopytka Pieczarkowym Gnocchi Champinones Milk Bar Leche

Todo estaba correcto –nada del otro mundo– y el ambiente era un poco triste pero los precios, ¡imbatibles! Una “experiencia soviética” que hay que probar una vez.

Dirección: Starowiślna 29.

Restaurante Pod Baranem: uno de los grandes clásicos de la ciudad

También queríamos probar restaurantes de nivel más alto, que además en Cracovia siguen siendo baratos comparados con los precios españoles. Es el caso del restaurante Pod Baranem, uno de los grandes clásicos de la ciudad, aunque “sólo” tenga un par de décadas de edad. Como curiosidad, Wisława Szymborska, la última premio Nobel de literatura polaca, era asidua.

Polonia Cracovia Pod Baranem Crema Champinones Pan

El restaurante, ubicado en una antigua casa burguesa, es muy curioso “visualmente”: un poco laberíntico –es grande y con muchas salas conectadas entre ellas– y lleno de obras de arte y mobiliario de época. La cocina es polaca, también con toques europeos, pero nosotros nos centramos en platos locales. Cayeron unos arenques –un entrante típico de Polonia y de Cracovia en particular–; una crema de champiñones servida en pan; unas chuletas de cerdo también con champiñones; las primeras golabki del viaje; y, vale, tenemos una debilidad por ella: una tarta de queso. Todo exquisito y el servicio también estupendo. El precio, 145 zloty entre los dos, menos de 18 € por persona.

Polonia Cracovia Pod Baranem Tarta Queso

Dirección: Świętej Gertrudy 21.
Página web: podbaranem.com (en polaco y en inglés).

Restaurante C.K. Dezerter: un poco más de cocina tradicional

El C.K. Dezerter es otra buena opción para el mediodía –cierra a las 19 h–. Es un poco turístico, al estar en pleno centro, pero todo está muy rico. Aquí volvimos a caer en nuestras debilidades: los pierogi –unos rusos y unos de repollo y setas– y el filete empanado. El otro segundo fue cerdo con repollo y ciruelas. De postre, para variar un strudel. Precio total: 125 zloty entre los dos, unos 15 € por persona.

Polonia Cracovia C K Dezerter Pierogi Ruskie

Dirección: Bracka 6.
Página web: facebook.com/CKDezerter.

Restaurante Szara Ges: cocina creativa en plena plaza del Mercado de Cracovia

La comida tradicional polaca nos encanta. Pero, tras unos días en la ciudad, también es buena idea probar algo diferente. El restaurante Szara Ges, en plena plaza del Mercado de Cracovia, es una opción genial hacerlo.

Polonia Cracovia Szara Ges Muslo Pato

El sitio en sí ya es increíble: comer bajo las bóvedas góticas de un edificio del siglo XIV no es algo que puedas hacer todos los días. En cuanto a la cocina, los ingredientes son en su mayoría polacos y de temporada, pero el estilo es totalmente diferente al de los otros restaurantes. Dejamos un día la cocina tradicional para acercarnos a la creativa, casi cocina de autor.

Polonia Cracovia Szara Ges Ternera Estofada

Nosotros probamos pato ahumado con salsa de naranja y frambuesa; una sopa con huevo de codorniz; muslo de pato con ciruela y palomitas de maíz; ternera estofada con cebada y apio nabo y de postre, un par de sorpresas: un “Copernicus” y un “claro en el bosque”. Todo de 10, sobre todo el Copernicus. Eso sí, como decíamos, la carta cambia según la temporada. El servicio muy correcto, aunque nos pareció un poco inexperto para el tipo de restaurante –el chico era muy joven–. Tiene aspecto elegante, pero se puede ir informal. El precio: 245 zloty entre los dos, menos de 30 euros por persona.

Polonia Cracovia Szara Ges Copernicus

Dirección: Rynek Główny 17.
Página web: szarages.com (en polaco e inglés).

El bar de leche Mleczny Północny en Nowa Huta

Hubo un bar de leche más en nuestro último día en Cracovia: el Mleczny Północny, en Nowa Huta. No sabemos exactamente cuánto costó porque estaba incluido en nuestro tour por Nowa Huta, pero vimos los precios en general y eran muy parecidos al del Pod Filarkami. Eso sí, la comida nos gustó más, puede que también fuera porque nos ayudaron a escoger. Cayeron pierogi ruskie, otro golabki, unas albóndigas grandes muy ricas y unos pierogi dulces, sí rellenos de queso fresco con azúcar encima, ¡muy ricos!

Polonia Cracovia Nowa Huta Bar Leche Comida

Dirección: os. Teatralne 11.

Una zapiekanka en la plac Nowy del barrio judío

Y, por supuesto, tenía que caer una zapiekanka. El lugar más típico para probarla es la plac Nowy, en el barrio judío de Cracovia. En la plaza hay muchos puestos, cualquiera de ellos vale. Y con una zapiekanka, que vale de 5 a 8 zloty, menos de 2 €, has comido.

¡Volveríamos a Cracovia sólo para comer, qué rica y qué barata está la comida!

¿Quieres disfrutar de los restaurantes en Cracovia? Aquí puedes hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Cracovia aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Cracovia aquí.
  • Contrata tu traslado desde el aeropuerto a tu hotel aquí o alquila el coche al mejor precio en Polonia aquí.
  • Hazte con las mejores guías de Polonia aquí.
  • Contrata tu tour guiado en Cracovia aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

  • Jose Luis
    14 mayo, 2019 a las 12:29

    Mmmm que buena pinta!! Muy buen artículo!!

    • 23 mayo, 2019 a las 10:00

      Hola, José Luís y muchas gracias por tu comentario. Sí, desde luego estaba todo riquísimo.