AmberesBélgicaEuropaFlandes

El museo de la Red Star Line, la emigración en Amberes

  

El tiempo pasa muy rápido y, con frecuencia, nos lleva a olvidar nuestra historia. Una historia en la que eran nuestros compatriotas los hombres y mujeres que salían de sus países casi con lo puesto para atravesar medio mundo con la esperanza de huir de la pobreza, de escapar de las guerras y de los gobiernos totalitarios. Esto sucedía en Europa a principios del siglo pasado. Hace menos de cien años que los barcos de la Red Star Line cruzaban el Atlántico desde Amberes cargados de sueños.

Belgica Flandes Amberes Puerto Red Star Line Museum Exterior

El puerto de Amberes, uno de los más grandes del mundo en aquella época –y todavía hoy en día– era una de las puertas de salida para ese flujo migratorio incesante. Pero, al mismo tiempo, era la primera etapa en la que se decidía si el viaje continuaba. El museo de la Red Star Line es, sin duda, una de las cosas que ver en Amberes para repasar esa historia que hoy tenemos prácticamente olvidada.

El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla y, en este caso, por pueblo podríamos hablar de toda la Humanidad.

La emigración europea: el comienzo del viaje

Guerras, enfermedades, hambre… la Europa de finales del siglo XIX y principios del XX no era precisamente una “balsa de aceite”. Desde el otro lado del Atlántico, Estados Unidos y Canadá, llegaban noticias de riqueza y de oportunidades. Mientras recorríamos las salas del museo de la Red Star Line, no podíamos dejar de preguntarnos: ¿quién podría resistirse a buscar una vida mejor? ¿quién puede seguir haciéndolo en pleno siglo XXI?

Después de visitar el museo de la inmigración en Ellis Island, Nueva York, llegaba el momento de descubrir el otro lado del viaje: su comienzo. Bueno, en realidad tampoco era el comienzo porque, como explican los paneles del museo de la Red Star Line, ese viaje podía haber comenzado a miles de kilómetros de distancia de Amberes y en condiciones tan terribles como podamos imaginar: cruzando fronteras de forma ilegal, apretujados en trenes sin calefacción o, incluso caminando, durante meses.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Carteles

Eso sí, los coloridos carteles de las navieras que promocionaban sus barcos hacia América prometían un viaje casi de ensueño… Bueno, de ensueño para los de primera clase, claro.

Camino del sueño americano desde el puerto de Amberes

Aquellos que llegaban a la ciudad de Amberes tampoco tenían el camino libre: tenían que superar muchos controles antes de conseguir abordar los barcos. Las navieras, como explican en el museo, eran muy estrictas con las normas que imponían desde el otro lado del Atlántico para permitir la entrada a sus países porque, en el caso de que un pasajero fuera rechazado, era la propia naviera la que tenía que costear su viaje de vuelta.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Sala

Esa norma, que puede parecer antigua, se sigue manteniendo hoy en día y son las compañías aéreas las que no te permiten subir a un avión hacia un país extranjero sin visado o todas las condiciones que el país de destino exija. Sí, como entonces, es la compañía, en este caso aérea, la que debe hacerse cargo de la devolución del pasajero si no tiene los documentos en regla.

Amberes –las fotos y videos del museo muestran cómo era en aquellos años– deslumbraba a la mayoría de inmigrantes que llegaban de un entorno rural o de lugares mucho menos desarrollados: palacios, tiendas de lujo, ropa refinada, una cultura diferente… Pero también tenía su lado oscuro: ladrones y timadores que se aprovechaban de ellos, hoteles en los que esperaban hacinados a que los barcos zarparan y el dinero que debían gastar.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Fotografias

Los documentos necesarios para cruzar el Atlántico

El primer papel imprescindible era el pasaje. El billete que permitía acercarse a las oficinas de las navieras en el puerto de Amberes. Pero no era el único. Si al principio de la actividad de la Red Star Line, en 1872, no hacían falta más, después de la Primera Guerra Mundial las restricciones a la inmigración llegaron a hacer necesario un visado.

Los listados de pasajeros que decoran una de las paredes del museo, las fotografías de algunos de ellos y sus historias –con vídeo y audio– son ese documento que quedó de su paso por el edificio. Aquí, en el edificio que hoy acoge el museo de la Red Star Line, era donde tenía lugar ese proceso de control. Casi es posible sentir los nervios de los cientos de miles de personas que caminaron por esos pasillos con el miedo a ser rechazados tan cerca –bueno, 10 días de viaje por el océano– de su sueño…

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Pasajeros

La salud, la auténtica prueba para abordar el barco en Amberes

La mayor preocupación en los puertos de llegada de los inmigrantes europeos era la salud. El miedo a un contagio masivo de fiebre tifoidea o cólera –enfermedades de las que todavía había epidemias en Europa– llevaba a extremar las precauciones. De hecho, fueron esos controles los que motivaron la construcción del propio edificio. Allí descubrimos que, al principio, se hacían en el mismo muelle a la intemperie hiciera el tiempo que hiciera, y eso, en Amberes en invierno, es sinónimo de frío y, muchas veces, lluvia.

Desinfección del equipaje, duchas de una hora de duración –en el sótano del edificio–, lavado químico de la ropa… eran los pasos previos en el edificio de la Red Star Line –hoy la sede del museo–. Para acabar con controles sanitarios llevados a cabo por médicos de la naviera o de los mismos gobiernos estadounidense y canadiense. Hay fotografías de la época en las que se enseña cómo se llevaba a cabo ese control final.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Maqueta Barco

Si estabas sano, podías subir al barco. Si estabas enfermo, pero podías curarte, en la ciudad había hospitales para inmigrantes. Una vez sano, comenzaba de nuevo todo el proceso. Si tu enfermedad era de las “prohibidas”, tu sueño acababa en el puerto de Amberes.

Como siempre, el dinero marcaba la diferencia. Los viajeros de primera y de segunda clase, no solían pasar este tipo de controles en destino, lo que se los evitaba también en el puerto de Amberes.

Rincón SaltaConmigo


Albert Einstein viajó a Estados Unidos varias veces con la Red Star Line entre 1930 y 1933. El Belgenland, en el que cruzaron el Atlántico en más de una ocasión –aunque la definitiva, en 1933, fue en el Westernland–, era un barco de 204 metros de eslora y capacidad para 2.500 pasajeros.

El museo de la Red Star Line

Ese edificio en el que se llevaban a cabo los controles, un enorme almacén en la zona portuaria de Amberes, es hoy el museo de la Red Star Line. La compañía, que desapareció en 1934 –debido a las dificultades para la inmigración posteriores a la Primera Guerra Mundial– llegó a fletar dos barcos semanales hacia un lado y otro del Atlántico.

Un museo moderno, abierto en 2013, en el que conocer de cerca la historia de esa emigración y los procedimientos que tenían que superar los emigrantes para poder llegar a la “puerta del sueño americano”, a través de las historias de sus protagonistas y de sus objetos. Además, visitar el lugar en el que pasó todo, el edificio original de la Red Star Line, no tiene precio.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Edificio

Desde la primera sala ya te das cuenta de la importancia que tuvo el edificio en el que te encuentras: una especie de reflejo de Ellis Island al otro lado del Atlántico por el que pasaron millones de personas. Carteles y folletos de la naviera cubren las paredes: había millones de inmigrantes, pero también varias compañías que hacían el viaje hacia el continente americano y había que convencerles.

Las historias de algunos de sus pasajeros son las que dan ese toque personal que, en muchos museos, se pierde. Equipaje –incluso un piano–, fotografías del control sanitario, la puerta en la que se dejaban las maletas para ser desinfectadas… Llegas casi a vivir un “día cualquiera” en el edificio a principios del siglo XX. De hecho, en algunas salas hay fotografías casi a tamaño real de aquellos días que ponen en contexto el espacio.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Desinfeccion Equipaje

La exposición se completa con maquetas de los barcos y piezas de la cubertería y del mobiliario –incluso unas tumbonas de cubierta– de primera clase. No pudimos dejar de recordar el museo Titanic Belfast, otro recuerdo de los años de emigración en busca del “sueño americano”.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Tumbonas Primera

Para acabar, de nuevo las personas vuelven a recuperar el protagonismo. En la última sala los emigrantes –bueno, actores que los interpretan– te cuentan sus historias a través de unos teléfonos antiguos.

Rincón SaltaConmigo: El mirador del museo de la Red Star Line


El edificio de la Red Star Line cuenta con una torre mirador desde la que disfrutar de una preciosa panorámica del puerto de Amberes, así como del edificio de la autoridad portuaria obra de Zaha Hadid.

Belgica Flandes Amberes Puerto Red Star Line Museum Zaha Hadid

Prepara tu visita al museo de la Red Star Line: dirección, horario, precios…

El antiguo edificio de la Red Star Line está en Montevideostraat 3, en la zona del puerto de Amberes.

El precio de la entrada al museo de la Red Star Line es de 8 euros. El acceso es gratuito con la Antwerp City Card  y el último miércoles de mes. Un detalle a tener en cuenta: la entrada es válida para todo el día y se puede volver a visitar el museo.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Equipaje

El museo abre todos los días excepto los lunes, el 1 de enero, el 1 de mayo, el 1 de noviembre y el 25 de diciembre. El horario es de 10 a 17.

Puedes ver más información en la página oficial del museo de la Red Star Line.

Belgica Flandes Amberes Red Star Line Museo Cuberteria

Dos millones de personas cruzaron el Atlántico a bordo de los barcos de la Red Star Line en busca de un futuro mejor. Nosotros visitamos su museo para conocer su pasado… y aprender de él.

¿Quieres viajar a Amberes por tu libre? Aquí te ayudamos a hacerlo:

  • Busca tu vuelo más barato a Bélgica aquí.
  • Escoge el hotel que más te guste al mejor precio en Amberes aquí.
  • Alquila el coche en Bélgica al mejor precio comparando entre varias compañías con rentalcars.
  • Las mejores guías de Bélgica aquí.
  • Contrata tu seguro de viaje con un 5% de descuento aquí.

 

  

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *